El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

zoologicos carceles del sufrimiento

Anuncios

Mirar. Esperar un soleado día libre y llevar a los niños al zoológico para mirar. Recorrer los senderos, seguir las indicaciones a veces plagadas de avisos publicitarios, buscar al animal y mirar. Intentar encontrar las réplicas en vivo de los increíbles seres descubiertos en documentales, libros y revistas que dan cuenta de la vida salvaje. Mirar, y darse cuenta de que no están. Tras las rejas sólo es posible hallar las ruinas del que pudo haber sido en libertad. El zoológico, supuesto lugar de encuentro entre el animal humano y el no humano, es la representación más cabal de la imposibilidad de ese encuentro.. "...llegué a aprender lo suficiente para saber el daño que se les hacía a los animales al tenerlos cautivos, y simplemente no quise seguir". Estas fueron las palabras dichas por Desmond Morris cuando hace poco, después de 10 años, decidió dejar su puesto de cuidador de mamíferos en el zoo de Londres.

El encierro de animales para ser mirados, tal cual se practica en los zoológicos, es una de las tantas formas de "esparcimiento" a costa del individuo sometido a prisión perpetua. Inculca a los niños la idea de que está bien encerrar a un animal para reducirlo a objeto de una mirada. Cuando pagas para verlos, ellos pagan con sus vidas.


Por qué y para qué

Orígenes
Nacidos en el s. XIX, supusieron una reafirmación del poder colonial. Las grandes capitales como Londres, París, Berlín, adquirieron prestigio con los 'trofeos' enviados a la patria por los exploradores, emulando las antiguas casas de fieras de la realeza. Para el sostenimiento por parte del público, se buscó darles una función educativa. Un lugar donde se pudiera aprender sobre la vida salvaje. La curiosidad de millones de visitantes hizo comprender que se trataba de un gran negocio : Los capitales privados no tardaron en aparecer.

Misiones imposibles
Ni para educar, ni para conservar, ni para investigar. El zoológico concebido como lugar para encerrar animales comprados -no rescatados de laboratorio o granjas o situaciones de emergencia- es una prueba más del egoísmo y la omnipotencia humanas.

Educación
Actualmente hay consenso en la imposibilidad de aprender sobre la vida animal a través de la contemplación del individuo tras las rejas. Aletargados o hiperactivos, los prisioneros viven sin ejercicio físico ni mental, sin interacción con su medio ambiente natural específico, sin estímulos, faltos de privacidad. La situación se agrava cuando los animales son obligados a participar de espectáculos circenses: El animal-objeto, víctima una vez más del humano.
Si realmente se quiere enseñar y/o aprender sobre la vida animal, existe una amplísima gama de recursos: documentales en video, enseñanza multimedia a través de CD e Internet, revistas, libros, parques naturales y santuarios.

Conservación
Tampoco sirven para la conservación de las especies. De las 3000 especies encerradas, sólo 66 están en extinción, ínfima proporción considerando las 2422 que en el mundo están en peligro de extinción. No fue en zoos, como muchas veces se aduce, donde se salvó de la extinción al bisonte europeo o al caballo Przewalski de Mongolia o al oryx de Arabia, sino en criaderos científicos con grandes espacios y bien alejados del público. Por otro lado, los zoos no pueden devolver a los animales a su hábitat natural si éste se deteriora, y éste es el objetivo de cualquier tarea conservacionista. Invertir en la protección de este hábitat -evitando la contaminación y prohibiendo la caza- y no en el cautiverio forzado -que sólo beneficia a los dueños de las jaulas- es la verdadera tarea para la salvación de una especie.

Investigación
Constituye la tercera misión imposible de los zoológicos. El comportamiento competitivo y la selección natural no existen tras los barrotes. Endomixia es el término con que se designa la degeneración genética producto de la sustancial reducción del intercambio genético. Como consecuencia se produce: aumento de la susceptibilidad a las enfermedades, defectos congénitos y mutaciones generalizadas. La especie se debilita como nunca podría en su medio natural.


En conclusión
Ni función educativa, ni conservacionismo, ni investigación. La idea de capturar animales y traumatizarlos en lugares diminutos es un negocio de los tantos en que seres con vida sensibles son victimizados por el egoísmo y la avaricia de la especie humana. Ellos estarán enjaulados allí cada segundo del resto de sus vidas. Aislados, encerrados e indefensos, sus vida transcurrirán con una penosa carga de tristeza. La misma que, vía compasión y reflexión, tendrá nuestra mirada al contemplarlos.

"El simple fundamento de mi oposición al cautiverio en los zoológicos es que estamos manteniendo allí animales en circunstancias groseramente antinaturales, debilitantes y aberrantes. Nada de su belleza y fuerza e inteligencia es manifiesta. Confinados, frustrados, ejecutando el ritualista y con frecuencia peligroso y perjudicial comportamiento derivado del agudo aburrimiento, ellos caricaturizan al ser real."

Profesor Euan C. Young
Departamento de Zoología de Auckland University, Nueva Zelandia.
fuente:www.anima.org.ar

link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=NN2rsQe22Gc


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=mo9-9__HVo4&feature=related


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=rnmEJYEtGsM

Anuncios

4 comentarios - zoologicos carceles del sufrimiento

AlxCore +1
no es tan asi, eh, la mayoria de los zoologicos ayudan a los animales mas de q no parece...
Jorgeropa
Que se yo....esta gente cree que los animales \"sufren\" su imposibilidad de estar en libertad. Para creer que los animales sufren, primeramente hay que creer que tienen sentimientos, luego de eso entonces deberíamos juzgar si tienen alma (aquí ya entramos en terrano de la religión y se complica aún mas).
He aquí una verdad cientifica muchachos: los animales se comportan por instintos porque su capacidad de tener memoría no se desarrolló, no necesitaron evolutivamente desarrollarla...entonces lo que vemos en los zoologicos no son bichos diciendo \"este no es mi lugar, debería estar en la selva\", en todo caso es su instinto chocando con la realidad. En ese caso, estaríamos generandoles una confusión, pero nada mas que eso. No se ilusionen, el mono que nació en el zoologico no tiene deseos de libertad, no la conoce, remitanse a la \"alegoría de la caverna\" de Platón para responderse.
Entonces no rompan más con la existencia de los zoologicos, gracias ellos existe gente que defiende a los animales, no rompan las pelotas que ni Discovery ni Nation (Nat-Yio, como les gusta llamarse) transmiten lo que un zoo.

Me alegro que tengan opiniones tan positivas acerca del mundo, he aqui un baldazo de agua fría y realista.
deppravaditah +2
Jorgeropa, ¿Cómo sabes que las personas sienten? ¿Cómo sabes que tienen alma? ¿Por qué te hicieron creer eso? No tenemos certeza si otra persona puede sentir placer, alegría, dolor o temor, porque no son palpables tales sentimientos, en todo caso podremos observar manifestaciones indirectas de tal sensación: en el caso del dolor veremos una reacción, una tendencia a escapar de lo que genera dolor, un grito, un llanto, una patada, lo que sea...Pero el dolor no lo vemos, entonces no podemos juzgar que las personas sufren...Lo mismo ocurre en los animales no humanos. Si los encierran se niegan, si los matan, gritan y tratan de escapar ¿Por qué? ¿Será acaso que quieren huir de algo que no les es grato? ¿Será que sienten dolor?

Los animales se desarrollan por instinto, pero nada tiene que ver con la memoria, incluso muchos de ellos tienen mayor memoria que nosotros, por ejemplo, los elefantes, recuerdan los lugares donde hay agua, sin importar la cantidad de miles de km que implican estos lugares, las tortugas marinas, recuerdan el lugar donde nacieron, para desovar allí, las ballenas y algunos peces lo mismo. Un cerdo tiene la inteligencia de un niño de 3 años, es decir, mucho más inteligente que un perro.
No se en que te basaste con eso de la "verdad científica".

Con tu criterio, podríamos encerrar gente, total no sufrirían porque no conocen la libertad, y haciendo una analogía, los pobres tampoco sufren porque no saben lo que es la riqueza ni abundancia. Es una falacia que se cae a pedazos.

Los ZOOS no conservan ni educan. No se aprende de nada viendo animales no humanos fuera de su hábitat natural, se puede aprender viendolos con sus pares, en su lugar de origen. De nada sirve observar el padecimiento de un oso polar a 38 ºC, cuando estos habitan en zonas bajo cero.

No es una realidad lo que te queres crear, es una hipocrecía, porque he asistido al zoo, hace un tiempo, y vi los animales con las costillas expuestas, un mono que me tiró de mi ropa extendiendo su mano a través de la jaula y caballos bajo una chapa cuando había una sensación térmica de 40 ºC.
Pero es más fácil defendernos pensando que no sienten, que no tienen alma y defendiendonos por lo que dice un libro escrito por personas como nosotros.

Saludos y respeto