El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

¡Sigamos luchando por nuestras reivindicaciones!

Anuncios

¡Sigamos luchando por nuestras reivindicaciones!


¡Sigamos luchando por nuestras reivindicaciones!


Comenzamos a transitar la recta final del año. Las luchas que hemos encarado los estudiantes universitarios en estos meses, aunque como toda lucha aportaron a la construcción y a la experiencia, han sido aisladas y esporádicas, sin una gran participación del grueso de los compañeros. Es por ello que muchas cosas no han cambiado esencialmente y que nuestras reivindicaciones continúan hoy más vigentes que nunca. De allí que debemos perseverar en la construcción del movimiento estudiantil en lucha.

Más presupuesto no sólo para que cierren las cuentas Como primer análisis, vemos que el presupuesto universitario sigue estancado en donde lo dejaron y desde el año pasado no se aumentó más que un 9% (sin contar los 87 millones de pesos que el Consejo Interuniversitario Nacional aceptó como fondos provenientes de la explotación de La Alumbrera Ltda.). Es probable que para finalizar el año se necesite nuevamente una partida presupuestaria de emergencia como la que se recibió a fines del 2008. Y este presupuesto que tenemos que exigir no sólo tendría que utilizarse en el acondicionamiento de los edificios (cuyo deterioro ya se hace insostenible en algunas facultades) y en mejores y más materiales de estudio (bibliotecas, insumos para los laboratorios y talleres, etc.), sino también para garantizar una verdadera educación pública y gratuita. Los apuntes baratos (o mejor aun, gratuitos), el boleto estudiantil, los comedores universitarios son reivindicaciones que debemos impulsar para avanzar en este sentido. Son indispensables para permitir el acceso de quienes hoy se encuentran marginados de las facultades y mejorar las condiciones de aquellos que permanecemos en la Universidad con un esfuerzo en el bolsillo, impulsando además horarios y cursadas accesibles para los que laburamos. En tanto el Estado es enemigo central de los trabajadores, es fundamental organizarnos para arrancarle una parte de todo lo que nos roba, es decir, un aumento en el presupuesto. La lucha debe traducirse en un mayor acceso y permanencia de estudiantes de la clase trabajadora en la Universidad. En los hechos se ve que brindar educación gratuita en todos los niveles para todos y
todas no es una política de ningún Estado. Por el contrario, su accionar, acorde a los intereses de la clase dominante, tiende a reforzar las desigualdades de clase en materia educativa. Por eso la educación gratuita no es algo que le pedimos al Estado sino que le arrancamos con la lucha. Por otra parte, a la vez que pedimos el financiamiento estatal de la educación también debemos ir por que los centros de estudiantes no sean quienes parchen las fisuras presupuestarias del Estado con la administración de las fotocopiadoras, kioscos y/o bares estudiantiles. Un centro de estudiantes no debe ocuparse de mantener una estructura de servicios, sino que debe convertirse en la herramienta de lucha para combatir las políticas del Estado y el Capital, siempre contrarias a nuestros intereses. Debemos comenzar a construir un centro asambleario, de lucha y no de servicios, donde la participación no sea sólo un bonito slogan, con comisiones verdaderamente abiertas que puedan, no sólo debatir, sino decidir y ejecutar acciones concretas en todos los planos. Pero de todas formas, por más presupuesto que consigamos tampoco podemos dejar que los que manejan los hilos del poder en la Universidad lo controlen a su antojo, asignando discrecionalmente la guita y acomodándose lo mejor que puedan en los gobiernos de las facultades y de la UBA. Debemos pelear por nuestra decisión sobre ese presupuesto, la de los estudiantes y trabajadores de la Universidad, coordinando las luchas de todos los sectores y llevándolas adelante por los que día a día sostenemos la educación pública y gratuita.


No nos queda otra que la organización

Los estudiantes en la lucha debemos darnos nuestras propias formas organizativas, ampliando la participación con base en la democracia directa y no en la delegación, con línea política definida en asambleas como máxima instancia de decisión. Así construiremos un centro de estudiantes asambleario y combativo, donde todos los compañeros puedan acercarse a participar y accionar políticamente sin intermediarios. Tenemos que acercar más compañeros a la lucha, para que la misma crezca, así como deben crecer las instancias de participación y decisión de los estudiantes como las asambleas y comisiones. El camino comienza discutiendo en cada curso y en cada aula para ir avanzando en nuestras reivindicaciones. Hacemos la crítica a la propuesta de abrir el centro cuando se continúa participando en el sistema de delegación. De esta manera, el poder de decisión lo continúan teniendo las pocas agrupaciones que ganan en las elecciones la comisión directiva de los centros de estudiantes, con el agravante de tener que compartir estas instancias con estudiantes burgueses que representan intereses claramente opuestos a la lucha. El centro de estudiantes debe definir sus políticas y reivindicaciones en la asamblea de estudiantes, sin que éstas deban ser legitimadas en instancias en las que estudiantes que no estén a favor de la lucha deciden sobre estas políticas. Nuestro objetivo tiene que ser el de construir una forma de organización que permita la creación de un movimiento estudiantil fuerte, inmerso en la lucha e identificado con los explotados y oprimidos. Proponemos que la organización de los estudiantes funcione a través de asambleas periódicas resolutivas, sabemos que en esta época es difícil hacer funcionar un espacio de estas características. Pero la única manera de revertir esto, no es profundizar la actual organización del centro, sino acercar cada vez más estudiantes al debate, discutiendo en los cursos y con nuestros compañeros. Creemos que se camina en sentido contrario cuando se profundiza la falencia de espacios de discusión y decisión por la falta de coordinación y solidaridad entre los distintos agrupamientos. De igual manera es contraproducente la forma en que se paraliza la lucha cuando llega la época de elecciones para centros de estudiantes e instancias de cogobierno. Por ejemplo, la mayoría de las organizaciones estudiantiles priorizaron realizar sus campañas electorales en las distintas facultades en lugar de las movilizaciones por La Noche de los Lápices (16/09/2009) y Julio López (18/09/2009), de las cuales no participaron.

La asamblea es la herramienta fundamental que debemos impulsar ya que a la vez que permite ampliar el reclamo a través de la participación de todos los estudiantes en lucha, también es la instancia donde se discuten y resuelven los planes de lucha que serán llevados a cabo por los mismos estudiantes involucrados, comprometidos en la pelea por más presupuesto, por educación gratuita, por el rechazo a la LES y la CONEAU, etc. Las comisiones complementan el crecimiento cualitativo de las discusiones permitiendo espacios de debate y decisión sobre temas particulares, mandatadas por la asamblea y cuyo trabajo debe emanar y volver a la misma. En estos espacios de participación política que permiten no sólo debatir, sino decidir y resolver lo que vamos a llevar adelante, se pone en práctica la acción directa y concreta de todos y todas para pelear y conseguir lo que queremos. En estos momentos de reflujo y poca participación del movimiento estudiantil no debemos desanimarnos, debemos seguir en el camino de construir organización y avanzar en nuestros reclamos; apostando por el crecimiento de asambleas y comisiones que, en lugar de plebiscitar consignas elaboradas entre unos pocos, funcionen como espacios de acumulación política, donde además podamos discutir cuál es la forma organizativa que debemos darnos los estudiantes. Creemos que es la única manera de que los estudiantes y trabajadores logremos arrancarle a los de arriba todo por lo que estamos luchando.


¡Por una organización estudiantil asamblearia y de lucha!

¡Construyamos un movimiento estudiantil combativo!

¡Arranquémosle al Estado más presupuesto para otra educación!

Que la Universidad no le cierre las puertas a los trabajadores



Tendencia Anarquista en Educación

www.tendenciaanarquista.com.ar
tendencia.anarquista@gmail.com

Anuncios

0 comentarios - ¡Sigamos luchando por nuestras reivindicaciones!