El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Control biológico del dengue

Anuncios

Es un trabajo que realice con unos compañeros de la facultad y me parecio copado subirlo, como para que la gente se entere que no solo con químicos se solucionan los problemas. Espero que les resulte interesante.
Si tienen alguna pregunta, no duden en consultar y si es alguna critica constructiva mejor aún.



EFECTOS DE GIRARDIA ANCEPS (TRICLADIDA: TURBELLARIA) COMO CONTROL BIOLÓGICO SOBRE LA PLAGA DE MOSQUITOS (AEDES AEGYPTY) TRANMISOR DEL DENGUE


L. F. Hincapie, J. S. Salgado & E. O. Palumbo


Universidad nacional de La Plata, facultad de ciencias naturales y museo 2009



Resumen

El control de enfermedades humanas ha incentivado el uso de plaguicidas químicos, sin medir los daños en el medio ambiente. A raíz de este problema, se han buscado diferentes formas y métodos de detener las estas plagas aplicando soluciones que no contaminen. Dentro de estos métodos encontramos al control biológico, el cual es menos costoso y más natural, por el uso directo o indirecto de depredadores o agentes patógenos.

En base a lo anterior y teniendo en cuenta que el mosquito Aedes aegypti es una plaga transmisora de dengue, y tomando como referencia que en un ecosistema natural las planarias son un importante depredador de mosquitos en su estado larval, determinamos poner a prueba la capacidad de la especie Girardia anceps como controlador biológico.


Introducción

El filo platizoa esta compuesto por cuatro clases: turbelarios, cestodes, monogenea y trematodes. Para este trabajo nos abocaremos a los turbelarios: Los turbelarios, como las planarias, poseen un espacio entre el ectodermo y el endodermo está lleno de un tejido mesodérmico denominado mesénquima en el cual están incrustados los órganos internos. A diferencia de la mayoría de bilaterales carecen, pues, de cavidad general y la estructura del cuerpo es de tipo macizo (acelomado).
El tubo digestivo carece de ano, actuando como cavidad gastrovascular, es decir, realiza las funciones digestivas y de distribución de los nutrientes, dado que carecen de aparato circulatorio; suele presentar numerosas ramificaciones, en especial en las especies de mayor tamaño (hasta 13cm en algunas planarias terrestres). Tampoco tienen aparato respiratorio y el oxígeno que necesitan para su metabolismo pasa a través de los delgados tegumentos del animal. Carecen de apéndices locomotores, se desplazan mediante las vibraciones de su epitelio ciliado. El aparato excretor es protonefridial y consta de células flamígeras filtradoras cuyos conductos terminan en los poros excretores.
Presentan un sistema nervioso definido con órganos sensoriales, como ocelos (de dos a más de mil), quimioreceptores ciliados y receptores táctiles. Poseen una incipiente cefalización con ganglios concentrados en un cerebro en la parte anterior del cuerpo; del cerebro parten unos cordones longitudinales ventrales conectados por comisuras transversales. Se desplazan gracias a sus cilios vibrátiles, invisibles al ojo, que recubren su cuerpo.
Son seres hermafroditas, y es la estructura más compleja de los turbelarios. Los testículos son muy numerosos y se distribuyen por todo el cuerpo y se reúnen en un conducto deferente que conduce al pene. Los ovarios pueden ser también numerosos se unen en el oviducto que desemboca en el atrio genital; algunos grupos poseen glándulas productoras de células vitelinas que son rodeadas junto con los huevos por secreciones de las células de la pared del atrio, formando un capullo.
La dieta de los tricladidos es muy amplia pero básicamente se conforma de moluscos, copépodos, crustáceos, larvas de insectos, dentro de las cuales podemos destacar las de los mosquitos.


Materiales y métodos

El muestreo fue realizado a mediados de agosto en el parque ecológico de villa Elisa (34°50’25’’S 58°05’51’’O), sobre el arroyo Gutiérrez. Las muestras fueron capturadas usando una red de zooplancton, lanzada al azar sobre la carpeta vegetal del arroyuelo. Luego, se procedió al separado de las especies de Girardia anceps, tapizando las muestras obtenidas y observando el material bajo lupa. Los individuos fueron guardados en un recipiente común, con agua de donde se produjo la extracción.
El experimento fue realizado en un ambiente cerrado, a temperatura constante.
Se utilizaron 10 frascos de vidrio, de igual volumen y medidas, a los cuales se le introdujo 500ml de agua mineral y se los cubrió con una red fina. En cada recipiente: una planaria, Girardia anceps y 10 larvas de mosquito de Aedes aegypti.
Se los observo cada 120 minutos durante 24 horas, tomando nota de la cantidad de larvas faltantes o muertas. Finalizado el experimento, se guardaron los animales en una pecera llenada con agua mineral y un soplador de aire para preservar las muestras.

Resultados

Se observo que en las primeras horas del experimento, que las planarias mataban eficazmente a las larvas y las ingerían. Luego de un corto lapso de tiempo (3 horas promedio), solo mataban a las larvas, no las comían, las cuales aparecían como cuerpos desechos en la superficie del agua.
Con los datos obtenidos, de cada uno de los recipientes, se armaron sus respectivas tablas y se volcaron los datos en una recta de regresión.

(no pude pegar el gráfico con los resultados, no se como subir la foto)

Conclusiones

Las planarias Girardia anceps, mostraron una fuerte eficacia en la depredación contra las larvas de mosquito Aedes aegypti. Ya que, no solo las comía, sino que también las mataba por instinto natural.
Dado que esta especie de planaria posee reproducción asexual por fragmentación, los costos de producción en masa de estos animal serian mínimos, comparándolo con los plaguicidas químicos.
La clave de usar a esta especie como control biológico es que solo hace falta introducirlas 1 sola vez en el hábitat, ya que al llegar el invierno, las planarias depositan una especie de huevo en el medio, que luego se activara con los primeros días de calor de primavera, desarrollándose muy rápidamente, puesto que a la tercer semana de vida ya pueden depredar a las larvas de los mosquitos.
También hay que tener en cuenta, que estos animales no contaminan el agua, permitiendo que siga siendo potable como para la ingesta personal o para otros animales.

Agradecimientos- Los autores estamos agradecidos con la Dra. Cristina Damborenea por facilitarnos los materiales para realizar este trabajo y guiarnos en la preparación del mismo. También gracias a la Dra. Inés Cesar y a la Dra. Stella Martín por su colaboración y consejos durante el desarrollo del trabajo. Gracias a Dr. Juan García por cedernos las larvas de Aedes aegypti.

Referencias

Lischetti, A. B. (1919). Un verme del genero Planaria, enemigo natural de las larvas de mosquito. Physis (B. Aires).

Kent, R. (1972). Freshwater planarians (Turbellarian) of North America. Biota of freshwater ecosystem identification manual No. 1. Smithsonian Inst. Washington, D.C.

Legner, E. F., Yu, H. S., Medved, R. A. & Badgley, M. E. -- 1975. Mosquito and chironomid midge control by planaria. -- Calif. Agric, 29, 3-6.

McConnell, J. V. -- 1967. A manual of psychological experimentation on planarians, 2 nd ed. -- Planarian Press, Ann Arbor, MI.

Anuncios

0 comentarios - Control biológico del dengue