El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Aikido - 3ra Parte

Anuncios

El Dojo

Entrando en un Dojo, entramos en un mundo diferente, un mundo de guerreros. Templo del respeto y la camaradería, puede convertirse en un lugar de paranoia y desconfianza.
Sobre el tatami de Aikido, somos alternativamente atacantes y atacados y nos entrenamos en reaccionar instintivamente. Es gracias a la etiqueta que podemos practicar con total seguridad, disciplinar nuestras tendencias agresivas, desarrollar la comparación y el respeto.
Un Dojo de Aikido no es un gimnasio. Es el lugar donde se dispensa la enseñanza del Maestro Ueshiba. No se debe expandir el ego allí, sino educar y purificar el cuerpo y el alma. Una actitud de respeto, sinceridad y de modestia es esencial para la serenidad de cada uno.
Las reglas siguientes son indispensables para mantener un ambiente propicio para el estudio del Aikido.
• El Dojo funciona siguiendo reglas tradicionales. Es el lugar consagrado a recibir las enseñanzas del fundador del Aikido. Es deber de cada alumno honrar y seguir esta enseñanza.
• Cada alumno debe participar en la creación de una atmósfera positiva de armonía y respeto.
• La limpieza constituye un acto de gratitud y de respeto y cada practicante debe participar en la limpieza del Dojo y aplicarse en ella con interés.
• El Dojo no debe ser utilizado para otros fines que no sean las clases previstas, o sin el permiso del responsable.
• El profesor es el responsable de decidir si impartirá o no su enseñanza a un alumno. No se compra la técnica. La cuota mensual nos garantiza un lugar para practicar y no es sino uno de los medios de probar nuestra gratitud por la enseñanza que recibimos. Las cotizaciones deberán satisfacerse puntualmente.
• Respeta al fundador y sus enseñanzas como son transmitidas por vuestro profesor. Respeta el Dojo, vuestras herramientas de trabajo, vuestra ropa y a vosotros mutuamente.

Etiqueta en el dojo:

1.Entrando al Dojo: Debes tener puesto el keikogi y obi atado apropiadamente. Una vez en el interior del dojo realiza un saludo a la fotografía de O Sensei. Dirígete a la esquina del tatami y arrodíllate saludando de nuevo a la fotografía de O Sensei.

2.El saludo: Quédate sentado sobre tus talones. Sitúa las manos izquierda y derecha en el tatami justo enfrente de ti, formando con los pulgares y con los dedos índices un triángulo.

3.Cuando el Sensei o el Instructor entren al dojo todos los miembros deberán sentarse formando una línea frente a la fotografía de O Sensei.

4.Enorgullécete con tu dojo. Cinco minutos de cada alumno antes de practicar diariamente ayudan a mantener el dojo en condiciones limpias y aseadas.

5.Al empezar la clase: Todos saludarán con el Sensei a la fotografía de O Sensei, luego el Sensei devolverá el saludo al resto del dojo, diciendo Onegaishimas (por favor, enséñame). Después seguiremos con los ejercicios de calentamiento.

6.Durante la clase: Saluda a tu compañero cuando empieces y termines una práctica con él. Si el instructor te enseña a ti o a tu compañero de forma individual, es apropiado que lo saludes cuando concluya la explicación. Mientras el instructor esté practicando con tu compañero, espera atento sentado en seiza.

7.Asegúrate de que tu obi y keikogi estén colocados apropiadamente durante la práctica.

8.Si llegas tarde a clase o vas a salir antes, espera antes de entrar o salir del dojo hasta que el instructor no esté haciendo ninguna demostración. Espera a un lado del tatami a que el Sensei te de permiso para poder entrar. Realiza el saludo apropiado. Cuando debas salir temprano pide permiso al Sensei para dejar la clase. Haz un saludo antes de salir del tatami.

9.Cuando el Sensei indique que ha finalizado la clase, todos deberán situarse formando una línea recta, frente al Sensei. Una vez que estén todos sentados deberán saludar con el Sensei diciendo Domo arigato gozaimashita (gracias por haberme enseñado). Permitir siempre que el Sensei salga primero del tatami. Es adecuado también saludar al último compañero en señal de agradecimiento a la totalidad de los compañeros.

10.Al salir del dojo: Realiza un saludo de la misma forma que lo hiciste al entrar.

11.Llevar zapatillas para acudir al tatami o saliendo de él.

12.Lava tu keikogi como mínimo una vez por semana. Guárdalo en buen estado. También asegúrate de que las uñas de los pies y manos están cortadas adecuadamente y si tienes pelo largo, sujétalo apropiadamente. Debes cuidarte de tener una buena higiene e imagen.

La ropa de practica

Para la práctica (Keiko), se lleva hakama, obi y un keikogi (chaqueta y pantalón) sin ninguna ropa interior (no obstante las mujeres llevan un "maillot". Este conjunto es la adaptación a la práctica de la ropa, en otros tiempos, llevada habitualmente por los samurais y que presenta las ventajas siguientes:
• comodidad, no entorpece los movimientos
• solidez
• buena absorción de la transpiración
Lo más notable es que, si el conjunto se lleva correctamente, la actitud se ve mejorada, fortaleciendo en consecuencia lo mental. En Aikido el hecho de vestir el conjunto tradicional de los samurais permite al aikidoka dirigirse hacia la práctica, cuerpo y espíritu unificados, desde el mismo comienzo del ejercicio.

Keikogi:
La vestimenta puede ser indiferentemente la de Judo, la de Karate, o la de Kendo a condición de que sea blanca y tejida en algodón. Sin embargo los conjuntos tejidos en "grano de arroz", gruesos son preferibles ya que son más resistentes y absorben mejor la transpiración. Las mujeres pueden agregar un lazo para evitar que la chaqueta se abra. El revés izquierdo cubre el revés derecho. Sólo los muertos son vestidos al revés. En el pantalón las protecciones de las rodillas se sitúan delante, así como las trabillas del pantalón, que sirven para mantener los lazos del cordón de la cintura que se anuda delante.

Obi (cinto):
Se puede utilizar una cinturón de Judo pero es preferible cuando se lleva hakama, utilizar un cinturón del mismo tipo que los utilizados por los practicantes de Iai. Una longitud media de 3.50 m permite dar tres vueltas a la cadera y anudarlo a la cintura. El ancho varía de 6 a 8 cm. El cinto será de algodón. El Obi puede ser enrollado o doblado sobre si mismo, para recogerlo.

Hakama:
El hakama era utilizado por los caballeros (jinetes), es como una "falda-pantalón" clásicamente confeccionada en algodón índigo o negro. Hoy en día se encuentran tejidos sintéticos más fáciles de cuidar y que conservan mejor los pliegues. Su uso no está sólo reservado a los cinturones negros, normalmente se porta desde la obtención del 3º kyu. Es un momento en el que el practicante ha tomado implicitamente el compromiso de continuar practicando Aikido. Los lazos de la parte delantera se anudan normalmente en la espalda, pero está formalmente proscrito en el marco de la práctica del Aikido ya que existe peligro para la columna vertebral a causa de los ukemi. Hay pues que anudarlos sobre el costado o si su longitud lo permite anudarlas delante. Se recomienda pasar los lazos de la parte trasera bajo los delanteros, que están por encima, a nivel de las caderas para terminar atándolos delante por medio de un nudo llano que coja todas las tiras anteriores.
El conjunto se complementa con unas zapatillas, denominadas zooris.


Durante la práctica

Aikido representa un inmenso sistema. Una esencial parte de este sistema es el aspecto de arte marcial.
Esto permite una mayor facilidad en la iniciación de la práctica del Aikido. Los practicantes únicamente deben seguir las instrucciones, entonces se convertirán en cautos y por tanto se podrán proteger a sí mismos de otros.
Durante la práctica obedece al instructor y nunca hagas el período de práctica como una prueba de fuerza.
Trabajar con un compañero no será un conflicto de energías. Cuando uke y tori en todas las técnicas se muevan a partir del centro o Tanden se convertirán los dos en un mismo movimiento controlado, en pura acción.
Aikido es un budo psíquico que acompañará a la mejora de la personalidad y del crecimiento mental.
Practicar todo el tiempo sintiendo una agradable respiración.
Conocer al agresor puede proporcionar ventajas. El estudiante de Aikido debe buscar y desarrollar el control del oponente evitando daños o lesiones.
La enseñanza de tu instructor constituye solamente una pequeña fracción de la que aprenderás. La maestría de cada movimiento dependerá completamente de tu tiempo de práctica.
El propósito del Aikido es educar al cuerpo y la mente para hacer un ser humano verdadero. Todas las artes del Aikido son secretos de la naturaleza y no han querido ser revelados por una posible interpretación errónea.

FUENTE: www.dojoseiza.com.ar

Anuncios

0 comentarios - Aikido - 3ra Parte