Leyendas Indigenas de Latinoamérica Vol 1

Bueno Taringueros.....les comparto un poco de lo que todos deberíamos saber, contemplar, interesarnos y forjar en latinoamerica....la tradición autóctona. Aquí la primera entrega. espero que les guste...y sirva. Atte. Frijolero

Los colosos de Tierra del Fuego


(Leyenda Sélknam - América austral - Chile-Argentina)

"...Kenós un enorme coloso de treinta y ocho metros
pisó por primera vez el planeta
cuando la tierra era tan joven,
que sobre ella no existía nada más
que una gran, inmensa y desolada pampa.

Temaukel, su padre, y padre de todo el universo
lo envió a dar forma y vida sobre
la superficie del mundo.

Al tiempo de estar habitando en la soledad,
necesitó alguien para
compartir y entretenerse, un amigo.
Miró hacia el cielo;
Temaukel escuchó su lamento,
dándole entonces la capacidad
para crear otros dioses grandes y semejantes a él.

Puso manos a la obra,
y pronto contó Kenós con tres hermanos gigantes;
ellos fueron Cenuque, Cóoj y Taiyín,
junto a quienes recorrió de arriba a abajo
y de un lado para otro
poniendo las montañas donde no existían,
las nieves en sus cumbres,
los bosques,
los animales grandes y pequeños,
los que viven de día
y los de la noche.
Crearon las plantas,
entre ellas
las que tienen raíces para
afirmarse por sí solas y aquellas que cuelgan largas
voladoras desde un árbol.
Todos,
cada uno de los seres y cosas que dan vida
y forman la tierra
fueron establecidas por Kenós, Cenuque, Cóoj y Taiyín.

Las largas travesías agotaron el cuerpo de Kenós,
quien un día sintiéndose viejo
llamó a sus tres compañeros
para avisarles que había llegado su tiempo de morir.

Les pidió lo acompañaran hacia el Sur,
pues mirando al Sur mueren los guerreros.

Cuando llegaron al lugar elegido
les indicó como debían sepultarlo a tres pisos
bajo el suelo mirando a Temaukel.

Viendo a sus tres hermanos ancianos y cansados les dijo:
-Todas las formas tiene su tiempo, esperen y verán.

Poco debieron aguardar los colosos,
quienes con gran alegría,
a las tres semanas
vieron a Kenós pararse en sus pies.

Era maravilloso ser inmortales
y cada cierta cantidad de años volver a ser
jóvenes; luego comprenderían algo más sobre la vida y la muerte.

Largos siglos vivieron estos gigantes de Tierra del Fuego
transformando la enorme pampa original,
en el mundo que hoy conocemos
con sus infinitos senderos y colores.

La tarea estaba tocando a su fin
cuando Cóoj el más enérgico y puro, se acercó a
Kenós diciéndole:

India Patagona

-Amigo, nuevamente ha llegado mi hora del reposo,
pero esta vez no deseo
volver a renacer.

Mi cuerpo está cansado
y mi caspi anhela su sitio final
junto a Temaukel nuestro creador.

Lo miró Kenós con tristeza
sabiendo que su naturaleza como inmortales no podía
aspirar a estar eternamente junto a Temaukel,
sino que debía permanecer por toda la eternidad
cumpliendo una misión para El,
y para las obras de su creación.
Le hizo saber a Cóoj que el
reposo de su caspi sólo encontraría
su lugar definitivo aquí en la tierra o en el espacio
cósmico de las estrellas siendo una más entre todas.

Nada supo decir Cóoj.
Se había equivocado.
Más bien,
no había comprendido el significado de ser inmortal.
Muy triste se
retiró a llorar su pena.

Caminó hacia el este solitario
derramando torrentes de lágrimas.
Los gruesos goterones
que rodaron por sus pómulos cayeron sobre la tierra
cubriéndola de agua salada
de amargura,
agua que no alcanzó a secar el calor del sol.

Su llanto anegó profundas quebradas y
valles por el oriente,
rebasando los límites
de las altas cumbres hundiéndolas con su peso.

Tanta y tan enorme fue su pena,
que cuando se detuvo y miró hacia el oeste
pensando en regresar junto a Kenós,
su mirada no divisó los territorios caminados en su
peregrinar.

Las lágrimas formaban enormes lagos
los cuales serían llenados posteriormente
por el agua de las nieves y glaciares
que cubrieron la superficie terrestre con su blanca capa de
hielos, cuando el norte se enojó con el sur.

Vio Cóoj el resultado
de su último trabajo comprendiendo cual era el destino
final de su caspi;
entonces reclinando su cuerpo,
besó por última vez la roca seca y se
sumergió...."


http://hunnapuh.blogcindario.com/2005/06/00188-leyendas-indigenas-los-colosos-de-tierra-del-fuego.html

TOBAS

A veces el valor de éste personaje mítico , se superpone - en importancia - al mismo Sol , lo que - con los resguardos que corresponde - nos mostraría la preeminencia de este rasgo del horizonte cazador . Casi todos los elementos naturales poseen sus dueños , la fruta silvestre , la constelación de la Pléyade , los fenómenos celestes , el agua y la tierra .
MAGIA : Puede ser de dos tipos , la magia privada y la magia publica. La privada se realiza por medio de amuletos , cuya portación y utilización , junto con los cantos exorsísticos de sonajeros y maracas , previenen distintos males .

La pública se da en la acción shamánica que impide calamidades ( incendios e inundaciones ) . Predice acontecimientos , detiene tormentas , hechiza al enemigo , de éxito guerrero , cura los enfermos . Las cualidades mágicas se pueden obtener de tres maneras , ya sea por herencia de los elementos que componen el instrumental mágico , por aprendizaje de un médico-brujo de prestigio , o por revelación . El instrumental mágico consiste en un sonajero, o teketé , cascabeles de cascos de corzuela , un manojo de plumas de avestruz , sonajeros de calabaza o recipientes cerrados , palillos puntiagudos y todo objeto que a juicio del brujo encierre cualidades mágicas .

Cuenta la leyenda que en lejanos tiempos , en el Gran Chaco , los indios eran felices , no se conocían las estaciones porque no había cambios de clima , ni fenómenos meteorológicos .
En esa armonía y felicidad los indígenas brindaban todos sus tributos a NAKTÄ NOÓN ( EL BIEN ) .
Esa actitud puso furioso a NAHUET CAGÜEN ( el Mal ) que vivía en las tinieblas , que para vengarse y calmar su ira creó a NOMAGA ( el invierno ).
Satisfecho de su obra se dirigió al pueblo indígena diciendo :
- Ja,Ja,Ja ,
Morirán de frío
Mi nuevo servidor los hará padecer y se les helará la sangre en las venas .
El sol no brillará en el cielo chaqueño .
Un perpetuo nublado cubrirá la tierra toba .
El invierno será helado y dañino. La naturaleza irá pereciendo .
Los indios gritarán y se retorcerán implorando a NAKTÄ NOON ( el Bien ) que les de calor y castigue a NAHUET CAGÜEN ( el Mal) .
Fue entonces cuando cuatro embajadores , los preferidos y mas escuchados a los alto suplicaron a el Bien , que derrame calor sobre la tierra .
Los embajadores fueron :
- El palo borracho
-La planta del patito
-El picaflor
-La viudita
Compadecido el Bien , los convirtió en una flor ; la flor del Algodón (GUALOK) que tiene de cada uno un atributo .
- El calor de la planta del patito.
- El capullo como palo borracho.
- La bondad del picaflor.
- La blancura de la viudita.
Despejado el cielo de las nubes , la flor (GUALOK) llega a tierra y se abre , mientras siguen resonando los tambores indios y las semillas vuelas y vuelan , y al caer nuevos algodonales nacen ... Y nuevas semillas ... Y nuevos algodonales hasta que todo el territorio se cubre de blanco.
El urundai se hace telar para tejer la hebra suave del algodón convirtiéndose en níveas túnicas que cubren a los indígenas dándoles color a su vida.
El canto aborigen se eleva. El Bien ha vencido.
Ante todo lo acontecido el demoníaco NAHUET CAGÜEN ( EL Mal) enfurecido nuevamente y en un último intento , maldiciendo , se convirtió en "Lagarta rosada" plaga del algodón .

FUENTE: http://www.austral.addr.com/chacoargentina/page4.htm
Leyendas Araucanas:

EL NAHUEL HUAPÍ

Cuando las naciones del Sur vivían florecientes, reinando a ambos lados de la Cordillera, una ciudad portentosa proyectaba su luz y su fama a todos los ámbitos del Mapú.
Su esplendor era tal, que hasta allende los mares, gentes de otras razas y colores, habían oído hablar de ella como una creación fantástica de hadas.
Oyeron hablar de ella los Conquistadores, cuando sus plantas ávidas de aventuras pisaron las playas vírgenes de América. Y unos tras otros se lanzaron febrilmente en busca de la ciudad maravillosa, que se decía alhalajada de oro, plata y pedrerías.
Estaba emplazada se decía en una pequeña isla del lago Nahuel Huapí, circundada por jardines colgantes y guardada por muros cubiertos de esmeralda...
Avisados sus reyes de la proximidad de los conquistadores, y temerosos que la ciudad mítica fuera ultrajada, resolvieron reducirla a cenizas para que no quedara vestigio de ella. Pero un traun pidió y obtuvo de los soberanos la realización de un Hillatún en reemplazo de aquella resolución. Se realizó éste para pedir a Guinechén hiciera desaparecer la ciudad intacta, sin dejar huellas, hasta que se alejaran los invasores. Y así, en un Hillatún que no tuvo precedentes, todos los habitantes de ambas faldas de la cadena andina, pidieron fervientemente el milagro. Y el milagro se hizo. Al finalizar la primera luna del Hillatún, la isla comenzó a hundirse lentamente en las aguas del lago que eran - dice la tradición - límpidas y profundas.
Guinechén, que tanto amó ese pueblo virtuoso, abrió generosamente el lecho del lago donde se sumergió para siempre la ciudad del embrujo...
Y ahí permanece aún intacta, intangible a las manos profanas que tratan de alcanzarla, hasta que desaparezcan los intrusos, para emerger triunfante con sus collares maravillosos, sus coronas de esmeraldas, su palacios de oro y plata y sus jardines encantados de resplandeciente pedrería....


Mapú : tierra
traun : junta de varios sabios
Hillatún : rogativa
Fuente: Leyendas Americanas - Lázaro Flury _ Ilustraciones_ Zulema Ciordi

Fuente: http://www.folkloretradiciones.com.ar/superstic_leyendas/sup_ley_43.htm


COPAHUÉ
A las famosas termas de Copahué (Neuquén) pertenece esta poética leyenda del período épico de las tribus de Arauco
Corría el siglo de las guerras decisivas entre los indígenas de la Cordillera. El cacique Copahué, tras luchas sangrientas había sojuzgado casi todas las tribus del norte y sur de Chile.
Sin embargo, cuando estaba fresca la sangre en los valles del Aconcagua, donde obtuvo su última victoria, una sublevación lo derrotó en Llai Llai dándole muerte, y sepultándolo en una cumbre de la cordillera para perpetuar su memoria.
Al valiente le sucedió su hijo, homónimo de aquél. El nuevo jefe, heredero por igual del valor y la crueldad paternas, buscó refugio en este lado de los Andes para rehacer sus derrotadas huestes. Una hechicera de la montaña, de la que se enamorara, auspicióle un porvenir lleno de gloria, el que una vez cumplido impulsó al joven guerrero buscar a la hechicera para unirla a su destino, a pesar de las oposiciones de sus consejeros. Pero la gloria no duró mas que el fulgor de una estrella en una noche de verano. Después de vencer los disturbios en su dominio, Copahué se vió atacado por una legión de tribus aliadas, muriendo en la contienda. Su compañera, a quien sus opositores dieran el nombre de Pirepillán fue acusada de traición y condenada a lanceamiento.
Cuando hubo de consumarse el sacrificio dice la leyenda, la infeliz en sus protestas de inocencia, invocó la ayuda del finado amante, consiguiendo, aunque tarde para su salvación, que éste se materializara bajo la forma de agua hirviente que brotaba por todas partes. Los enfurecidos chorros de agua hirviente sepultaron en su ira los homicidas de Pirepillán.
Así nacieron las famosas termas de Copahué, que pese a los siglos, siguen vengando la despiadada e injusta muerta de Pirepillán.
Y parece que desde entonces, los indígenas no cruzan nunca las quebradas inmediatas al cerro que llamaron Copahué, sin ponerse bajo la custodia de un "lanalhué".(1)
lanalhué . piedra verde de las montañas a las que atribuyen la virtud de ahuyentar los espíritus malignos
Pirepillán : Nieve del diablo
Fuente: http://www.folkloretradiciones.com.ar/superstic_leyendas/sup_ley_44.htm


EL FUTALEUFÚ
Esta leyenda corresponde a la tradición del Diluvio entre los araucanos. Los cerros Tren Tren y Can Can, considerados milagrosos, se encuentran según los indígenas de esa raza, en el territorio de Río Negro sobre la parte sur de Puerto Blest.
Hace muchísimos siglos las cataratas del leufú (cielo) se abrieron de un modo .arrollador. Las aguas empezaron a inundar las tierras de Arauco con empuje incontenible y arrasaron en su furia bravía todo vestigio de vida. Guinechén (su Dios) previno el peligro a la nación, que presintiendo la catástrofe, obedeciendo a su Buen Espíritu, se refugió en un cerro alto llamado Tren Tren. En otro cerro, llamado Can Can,
se refugiaron todos los representantes de la fauna. Dice la tradición que el furor de las aguas era tal, que en rugiente crecida se acercaba a la cúspide de los cerros. Pero Guinechén, pese a las maquinaciones de Guecufú (el Demonio), impidió que llegaran a la cima eIevando los cerros a medida que las aguas subían.
Después de largas lunas de angustioso asedio las aguas comenzaron a bajar lentamente, y la nación quedó a salvo, gracias a la protección de Guinechén.
Aun hoy, los indios de la CordilIeIla guardan profunda veneración a los cerros Tren Tren y Can Can, que se elevan imponentes en el macizo andino, como si aún quisieran proteger a la raza que salvaron del Diluvio.. .
(1) Futaleufú: Mar. Río Grande
Fuente: http://www.folkloretradiciones.com.ar/superstic_leyendas/sup_ley_45.htm

Fuentes de Información - Leyendas Indigenas de Latinoamérica Vol 1

Dar puntos
1 Puntos
Votos: 1 - T!score: 1/10
  • 1 Seguidores
  • 13.897 Visitas
  • 1 Favoritos

1 comentario - Leyendas Indigenas de Latinoamérica Vol 1

@renatita Hace más de 7 años +1
me parecio muuy bueno lo que buscaste...

un gusto haberlo leido...

y ahberte cnocido...



si pudiera dejarte puntos lo ahria...

kisses!



jah bless!