El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Entrevista con Luisa Albinoni

Anuncios

Luisa Albinoni

"Llevará mucho tiempo reemplazar a Olmedo y Porcel"


Los ’70 llegaban a su fin y una noche, el autor y director Hugo Sofovich y el productor cinematográfico Nicolás Carreras, fueron al teatro Embassy a ver la obra Aquí no podemos hacerlo, de Pepito Cibrián, en busca de chicas lindas para las películas de Jorge Porcel y Alberto Olmedo, y allí la descubrieron a ella, una rubia llamativa, pero de aspecto inocente. Su nombre: Luisa Albinoni, una de las caras más recordadas y bellas de los ’80.

Después esa noche, la vida de aquella chica no fue la misma, llegarían, además de varios filmes al lado de los dos capocómicos más importantes que tuvo la Argentina, éxitos televisivos con récord de audiencia, largas temporadas de teatro e innumerables tapas de revistas. Su personaje más recordado le llegó en 1981 de la mano del otro Sofovich, Gerardo, en La peluquería de Don Mateo, un programa que medía más de 60 puntos de rating y donde la actriz interpretaba a “la chica del arbolito”, el gran boom de ese año.

“Era una chica bastante pícara – recuerda Luisa - le contaba a su mamá inocentemente que encontraba cosas atrás del árbol. En realidad era una ‘pillina’. Era bastante atrevida, pero lo contaba desde un aspecto cándido, por lo tanto no era para nada agresivo. Tenía un doble sentido que "pescaba" la gente mayor y los chicos no”, asegura.

Bastante diferente a la mayoría de las chicas que se acostumbran a ver en la televisión de estos tiempos, Luisa Albinoni, que en la actualidad está preparando un show unipersonal, tiene una formación musical y actoral importante y su popularidad le llegó por mérito propio y no a base de escándalos, a pesar de que podría haberlo hecho, ya que tuvo una relación clandestina de seis años nada menos que con el Gordo Porcel, a quien asegura haber amado, y que recién dio a conocer el año pasado, luego de la muerte del capocómico.

En el programa radial Va...de Retro ( viernes a las 20 por FM La Tribu 88.7), habló de cómo era hacer televisión en los ’80, la popularidad repentina, y su relación con los cómicos más importantes del país.

- ¿Cómo era vivir con más de 60 puntos de rating sobre tus espaldas? No podrías ni salir a la calle me imagino.

- Era terrible, sobre todo porque yo recién empezaba y no tenia mucha noción de lo que era la popularidad. Ser popular es salir a la calle y darte cuenta de que no te pertenecés más, le pertenecés a la gente. Es bastante difícil de asimilar.

- ¿Cuánto tiempo estuviste el La peluquería...?

- Desde el '81 hasta el '97. La última la hice con Miguel Angel Rodríguez. Primero fue “hola mami”, después “hola papi” , “hola michifuz” y maté unos cuantos abogados.

- ¿Cómo te trataban los capocómicos de aquel entonces?

- Tuve la suerte de tener muy buenos compañeros y el honor de trabajar con Sapag (Mario), Tristán, Olmedo, Porcel, Portales (Javier), Calabró (Juan Carlos), con los mejores. Tengo recuerdos muy lindos de todos. Pasa que a lo mejor algunos más afectuosos. El Negro (Olmedo) era un tipo maravilloso. Era un excelente compañero. Imaginate que para mi era el sueño de la piba de barrio poder trabajar con él y después llegar a protagonizar juntos las últimas películas que eran aptas para todo público...

- Si, Los extraterrestres, Los fierecillos indomables...

- Claro, que las pasan a "reventar" por la televisión...

- ¿Y con Pepe Marrone también trabajaste, no?

- Sí, tuve el honor de hacer las últimas revistas con Marrone a quien yo veía de chica. Igual que a Piluso. Yo no tomaba la leche si no era con el Capitán Piluso. Hasta que no aparecía la voz que decía “Piluso...la leche”, yo no tomaba la leche.

- ¿Por qué te parece que los programas cómicos no tienen lugar en la televisión de hoy?

- Probablemente el humor y la necesidad social viró para otro lado. Creo que en este momento nosotros necesitamos reírnos de nuestras desgracias y de algunas cosas bastante promiscuas. Es otro tipo de humor. No creo que no haya programas de humor, porque a veces veo chicos jóvenes talentosos que hacen humor, hasta inocente te diría, y da gusto. Lo que pasa es que ahora es más "de descarte". Lo uso hoy y mañana lo tiro. Antes, quizá se hacían programas que duraban para toda la vida. Pensá que cuando yo era chica, veía La peluquería... con Fidel Pintos y después trabajé en esa peluquería.

- Tenían más continuidad aquellos programas...

- Eran programa bárbaros, que pasaban décadas y décadas. Que veían los abuelos, los vimos nosotros, los vieron ustedes, y seguimos hablando. O sea que perduran en el tiempo.

- Quizás tenga que ver con que ahora no hay figuras tan convocantes como lo eran Porcel, Olmedo, Altavista...

- Exactamente. No hay figuras convocantes. Pero creo también que no se deja espacio a otras figuras. Lo que pasa es que ellos tenían mucho peso. A mi me costó mucho después, porque dejaron un hueco muy importante los muchachos, porque uno se apoyaba mucho en ellos. Pero me di cuenta, después de muchos años, aunque me alejé un poco de la profesión, que gracias a ellos aprendí a caminar sola. Además, creo que la gente amaba a estos personajes. Son personajes irremplazables. Vendrán otros, porque hay mucha gente con talento, pero llevará muchos años.

- Sí, porque la comparación es inevitable ¿no?

- Es inevitable y creo que ellos estaban metidos en el corazón de todos nosotros. Yo los amaba. Los amaba de chica y los amé de grande. Hasta a uno de ellos llegué a amarlo como hombre, que fue al Gordo. Y creo que eso nos pasó a muchos. Ellos nos marcaron.

Fuente: http://www.codigoretro.com.ar/entrevistas/luisa_albinoni/los_80.htm

Anuncios

6 comentarios - Entrevista con Luisa Albinoni

@Rioga
, quien corno es luisa albinono?
@MisterMoto
era muy graciosa, yo me acuerdo
@Monoyo
Es la que llamaba con el teléfono público del hijo de don mateo y decía "¡Hola mami!"