El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Larry Ellison, excentricidad es mi nombre

Mujeriego, brillante, amante de la velocidad y de los lujos, piloto de cazas de combate, campeón del mundo de regatas y obsesivo en su empeño por superar a Gates y por implantar los PC tontos, Larry Ellison es, además del presidente de Oracle y uno de los dos hombres más ricos del mundo, es todo un personaje.

Pobre niño rico

Lawrence Joseph Ellison nació, hijo de madre soltera, en Chicago hace 56 años. Aunque alardea de sus modestos orígenes, en realidad no lo son tanto: se crió con la tía de su madre Lillian Ellison y su marido Louis, en un ambiente típico de la clase media norteamericana sin pasar ninguna privación. Fue un estudiante mediocre que empezó una carrera en la universidad de Illinois y nunca llegó a finalizarla, al igual que su detestado Gates.

Su buena fortuna se debe su talento y a su capacidad estrátegica, sin duda supo estar en el momento adecuado y en el sitio oportuno: cuando estaba trabajando para Ampex, ya en Silicon Valley, se le asignó el proyecto de diseñar una enorme base de datos para la CIA. El nombre del proyecto, que acabó siendo un desastre, era Oracle.

En cambio, las exitosas andanzas de la empresa que nació en 1977 de este proyecto fallido ya son historia. Fundada junto a Bob Miner, el cerebro detrás del desarrollo de la base de datos (curiosa la equivalencia con Paul Allen, cerebro de Microsoft), actualmente casi todos los principales sitios web del mundo funcionan con el software de bases de datos de Oracle Corporation (ORCL).

Los juguetes de Ellison

¿Qué significa esto? Que el sofisticado Ellison es como un niño caprichoso con todo el dinero del mundo para comprar los juguetes más caros y extravagantes que se le antojen. Un jet Gulfstream Aerospace G-5 valorado en unos 38 millones de dólares. Sayonara, uno de los veleros más veloces del mundo, que le consiguió el título de campeón del mundo. Un MiG-29 ruso que le costó alrededor de 20 millones de dólares (tuvo que insistir durante años hasta que le permitieron comprarlo). Una finca en construcción en Woodside con una réplica de un palacio japonés del siglo XVI en la que lleva invertidos más de 40 millones de dólares...

Su otra pasión son las mujeres. Esta especie de Playboy del silicio, cuando desea entablar algún tipo de relación con una señorita, suele emplear la fórmula "me dejas que te invite a un coche". Su dinero, sus lujosas fiestas, su rápida lengua y su estilo de vida algo salvaje (además, claro está, de sus miles de millones) hacen que este Don Juan siempre aparezca acompañado de mujeres impresionantemente hermosas.

Ellison, al contrario que otros multimillonarios, no se molesta en disimular su irritante riqueza a costa de fundaciones benéficas personales. Aunque es cierto que Oracle como empresa contribuye con diferentes proyectos, como la conservación de la naturaleza, la investigación médica o la educación, principalmente regalando PC tontos a las escuelas.

En cualquier caso Mr. Ellison tiene todo el derecho del mundo a gastarse su dinero como le venga en gana.

El chico malo de Silicon Valley

Pocos altos ejecutivos del mundo tecnológico son tan controvertidos como Ellison, amado por unos y odiado por otros. El chico de Giorgio Armani se ha ganado a pulso el epíteto de chico malo, enfant terrible del valle del silicio. Varios de sus allegados han llegado a afirmar que sólo hay una cosa que supere a su fortuna: su ego.

Ha ridiculizado en varias ocasiones a America Online; ha insultado en público a Nathan Myhrvold, CTO de Microsoft; llama a Gates 'el papa del PC'; ha asegurado que le encantaría dejar caer un misil en la sede de Microsoft; dio una auténtica paliza verbal a Netscape afirmando que estaba descarriada y sin futuro pese a tener un acuerdo con ellos (las malas lenguas afirman que pretendía que bajara su cotización para comprarla) y se embarcó en una demanda absurda contra la ciudad de San José (California) por no permitirle pilotar su jet más que a unas horas muy determinadas por el ruido que provocaba.

La lista es interminable, pero lo más curioso es que sus amigos y colegas no se libran de sufrir este mismo trato. Además su legendario carisma hace que sus ruedas de prensa y sus presentaciones estén llenas a rebosar de periodistas deseosos de recoger sus declaraciones, por lo que hacen aún más daño.

Dios y Larry

El extraordinario (por poco ordinario) Ellison cuenta con una biografía en el mercado cuyo revelador título es "La diferencia entre Dios y Larry Ellison" de Mike Wilson, y el libro es la mejor manera de saber como una pequeña empresa llegó a lo más alto y de aprender de los errores ajenos.

¿Y cuál es la diferencia entre Dios y Larry? Mike Wilson la deja bien clara en letra pequeña en la portada del libro: Dios sabe que él no es Larry Ellison.

Por allí resopla

Se dice que uno no es realmente rico hasta que no ve el dinero. Larry Ellison lo ha conseguido, sus 663 millones de acciones de Oracle rondan los 50.000 millones de dólares.

Tras el varapalo dado a la empresa de Redmond por el juez Jackson, el valor de los 742 millones de acciones que Gates tiene de Microsoft, cayó hasta ser superado por el valor de las acciones de Ellison, que se convirtió durante un tiempo en el hombre más rico del mundo provocando decenas de titulares en numerosos medios de comunicación. Pero... ¿realmente es el hombre con más millones del planeta?

No, el título de millonario entre millonarios no está tan disputado como parece entre estos dos potentados del software: contabilizando todas las inversiones de ambos en otras compañías, Ellison aún está lejos de alcanzar al, hasta hace poco, máximo responsable de Microsoft con más de 10.000 millones invertidos lejos de Redmond.

Dada la obsesión de Ellison por alcanzar a Gates, perfectamente resumida por la periodista de Fortune Janice Malone en un artículo titulado Larry Ellison es el capitán Ahab y Bill Gates es Moby Dick, es poco probable que el CEO de Oracle se conforme con esta victoria a medias. Por el contrario, no parece que a Gates le preocupe tanto ser el primero o el segundo en el ranking.

No puede haber dos hombres más diferentes. Gates es un amante esposo y padre de familia, Ellison es un mujeriego. Gates es descuidado en el vestir y Ellison es todo un acicalado dandy. El deporte favorito de ese paradigma del empollón enriquecido que es Gates es el golf, Ellison en cambio es un piloto de cazas y consumado regatista.

La manía que le tiene a Microsoft y a Gates sumada a cierta fanfarronería le empujaron a afirmar en el Comdex de 1998 que pagaría un millón de dólares a quien demostrara que un software suyo no era al menos 100 veces más veloz que el software equivalente de Microsoft. La empresa de Redmond venció y Ellison, enfurecido, se negó a pagar la recompensa asegurando que el método de medición empleado no era correcto.

Si Bill Gates es su archienemigo, Steve Jobs, máximo responsable de Apple, no podía ser otra cosa más que su amigo. Junto a Steve Jobs emprendió la idea del vídeo bajo demanda (Video-on-Demand), que acabó con más pena que gloria.

Los batacazos de Ellison

Pese a que Ellison acertó al apostar por Internet, se ha equivocado unas cuantas veces en otros asuntos. El CEO de Oracle tiene cierta tendencia a actuar como un oráculo, soltando previsiones alocadas con cierta frecuencia. La predicción más famosa la pronunció en 1997 cuando equiparó a las computadoras personales con los dinosaurios, destinadas a extinguirse con la llegada de Internet. Puede que algunas de ellas se cumplan, pero aún quedan bastantes años para que eso suceda.

La metedura de pata más memorable fue sin duda su apuesta por los NCs (Networks PCs) o PC tontos. Su obsesión por revitalizar esta idea es casi tan grande como la de atrapar a Bill Gates.

Un Network Computer es una computadora con mínima memoria, sin disco duro y con un procesador de gama baja, diseñada para conectarse a una red local o a Internet. La idea del Network Computer se apoya en que muchos usuarios no necesitan una máquina especialmente potente y pueden beber de los recursos de un servidor o de Internet. Esto además reduce costes y facilita la administración de los terminales desde un servidor central, sobre todo en el caso de las empresas.

Larry Ellison presentó a bombo y platillo en febrero de 1996 un prototipo de su NC, una máquina que por unos 500 dólares permitía navegar por Internet, recibir y enviar correo electrónico, procesar texto y otras funciones que no precisan todas las prestaciones de un PC. El NC de Oracle empleaba un sistema operativo propio llamado NCOS.



Estos PC tontos sin disco duro fracasaron por múltiples motivos: no eran tan baratos como para compensar la pérdida de prestaciones de un PC, eran difíciles de ampliar, no tenían disco duro (todos los internautas desean guardar en algún momento y en algún sitio los documentos, vídeos o imágenes que encuentran en su deambular por la Red), navegar en el televisor es incómodo y comprar un monitor es caro...

Pese al fracaso, Ellison ha decidido insistir y ha presentado hace poco una nueva versión de su NC, que en esta ocasión se llama NIC (Network Internet Computer) y cuesta 200 dólares. Para salirse con la suya ha creado una nueva empresa centrada en estos cacharros llamada Network Internet Computer Inc.

Esta es la última, pero seguro que no será la última aventura en la que se embarque este carismático y díscolo multimillonario.

-----------------

Sin duda, si fuera rico me gustaria ser como Larry Ellison, digo porque por lo pronto no paso de loco, para ser excentrico se necesita mucho dinero, jajaja

Anuncios

0 comentarios - Larry Ellison, excentricidad es mi nombre