Las 7 mantis más sorprendentes

Las mantis son insectos pertenecientes al orden (o superorden, dependiendo de las clasificaciones) Dictiópteros y aunque pueda resultar chocante, son parientes de las cucarachas. Se han descrito unas 2400 especies (Mantodea Species File Online) y posiblemente la más conocida es la mantis religiosa (Mantis religiosa). El calificativo de religiosa viene de la forma que adoptan cuando están al acecho, plegando sus patas delanteras delante del tórax en una postura que recuerda al rezo.


Las 7 mantis más sorprendentes
Una mantis emblemática. El caso es que me suena. ¿Dónde la habré visto?


Otra de las facetas por las que se conocen a las mantis es por la costumbre de la hembra de comerse al macho antes (en algunas especies, las hembras devoran a los machos que no las cortejan adecuadamente), durante o después del apareamiento. Aun así, lo cierto es que no es un comportamiento tan habitual como vulgarmente se piensa y sólo ocurre en un limitado número de especies. El principal beneficio para la hembra es que consigue un «suplemento proteico» que le vendrá muy bien durante la puesta de huevos.

Durante la cópula se da el caso de que la hembra decapita a su pareja. Este comportamiento tiene su explicación. En las mantis, los movimientos copulatorios están controlados por unos nervios que se encuentran en el último ganglio abdominal. Estos movimientos están normalmente controlados por centros inhibidores situados en el ganglio subesofágico (cerca de la cabeza). Cuando la hembra devora la cabeza de su pareja, ya no hay nada ya que inhiba los movimientos copulatorios. Lo que queda del macho se convierte en una máquina del sexo. Intentará copular con todo lo que se le ponga por delante que tenga un tamaño o forma vagamente aproximados al de la hembra.


insectos
Pseudomantis albofimbriata

Como maestras de la emboscada, las mantis han desarrollado una coloración y un comportamiento crípticos que no sólo les permite cazar sino que también las protegen del ataque de pájaros y otros animales insectívoros. Ésta es una selección de algunas de las especies más espectaculares, aunque alguna se queda intencionadamente en el tintero.


Mantis orquídea

La mantis orquídea (Hymenopus coronatus) es un prodigio del mimetismo. Los individuos inmaduros de esta mantis de Malasia, Indonesia, Camboya, Vietnam y Tailandia no se esconden para pasar desapercibidos entre las orquídeas, sino que se parecen a estas flores. Unas proyecciones en las patas y un abdomen aplanado imitan tan bien a los pétalos de las orquídeas que cuando están en reposo, los insectos no se percatan del engaño. Y lo que resulta aún más escalofriante es que la cabeza, vista con luz ultravioleta (como lo hacen los insectos), recuerda a los nectarios, con lo que los insectos van directamente «a la boca del lobo». Las hembras pueden llegar a los seis centímetros de longitud. Los machos, más pequeños, alcanzan los tres centímetros.


mantis
Hymenopus coronatus preadulta y ninfa después de nacer

orquideas

entomologia


Mantis moteada con ocelos

La mantis moteada con ocelos (Creobroter meleagris) es una especie de mantis que se camufla entre las flores. Se encuentra en Vietnam y las hembras pueden llegar hasta los cinco centímetros de longitud. Los machos son ligeramente más pequeños. Cuando se la molesta, esta especie extiende las alas en una actitud amenazadora. Las alas posteriores son rojas y negras, mientras que las anteriores presentan un dibujo con forma de ojo.


mantodea
Creobroter meleagris, ocelos de sus alas


Mantis hoja muerta

Algunas especies de mantis imitan magistralmente a las hojas muertas. En concreto, las especies del género Deroplatys, distribuidas por Malasia e Indonesia, tienen unas elaboradas proyecciones en el pronoto (una especie de escudo que cubre el primer segmento torácico) y en las patas que crean un extraordinario parecido con una hoja muerta, una ilusión aumentada por la costumbre del insecto de colgar boca abajo.



idolomantis
Deroplatys lobata en posición de caza

Phyllocrania paradoxa, una mantis de África central y Madagasacar (también llamada mantis fantasma) presenta ademas una elaborada proyección en la cabeza. Esta especie que puede alcanzar cinco centímetros recuerda a una rama y su parecido lo refina plegando las patas delanteras y extendiendo la cabeza.



hymenopus
La fantasmal Phyllocrania paradoxa

dictiopteros


Mantis palo gigante de Malasia

La mantis palo gigante de Malasia (Paratoxodera cornicollis) es una especie que puede llegar a los 20 centímetros de longitud, lo que la convierte en una de las especies de mantis más grandes del mundo, y ha alcanzado tan perfección en su imitación de las ramas que incluso tiene proyecciones verdosas en las patas y el abdomen que imitan a las hojas y su tórax está curvado para aumentar aún más el parecido con una ramita. Otra especie similar es Toxodera denticulata.



Las 7 mantis más sorprendentes

insectos
¡Qué palo de mantis! Paratoxodera cornicollis.


Mantis metálica

La mantis metálica (Metallyticus splendidus) es una pequeña especie de Malasia y Tailandia que alcanza a los tres centímetros de largo y que destaca, sobre todo, por su «espléndido» brillo metálico en tonos verdes y rojizos. El macho es de un precioso color violeta metálico.


mantis


orquideas

Metallyticus splendidus


Mantis hormiga asiática

El mirmecomorfismo (palabra que deriva del griego myrmex, hormiga y morphos, forma) es la habilidad que tienen algunos insectos y arañas para imitar a las hormigas. Las ninfas de la mantis hormiga asiática (Odontomantis planiceps), una especie de Malasia, presentan un extraordinario parecido con las hormigas. Se asemejan tanto a ellas que incluso forman agregados. Evidentemente, las similitudes desaparecen cuando son adultas.

entomologia


mantodea

¿Quién es quién? Hormigas (i) y ninfas de Odontomantis planiceps (d)


Mantis boxeadora

La mantis boxeadora (Ephestiasula pictipes) es una pequeña mantis de Malasia (las hembras no superan los 2,5 centímetros de largo). Sería una mantis del montón si no fuera porque el fémur de las patas anteriores está aplanado y parece un guante de boxeo.


idolomantis


¡Que te pego, leche! Ephestiasula parece llevar guantes de boxeo



Por mas que parezcan extraterrestres, son inofensivas para los humanos

- NO PICA. Para que un artrópodo pique, lo primero es que tiene que tener algún sistema para hacerlo, cosa que nuestra amiga no tiene. Los insectos que pican lo hacen mediante un aparato picador chupador, como los mosquitos, o mediante un aguijón, como las abejas y avispas o, en el caso de otros artrópodos, mediante otras estructuras más sofisticadas como la cola del escorpión.

- NO ES VENENOSA. Las mantis no tienen ningún tipo de glándulas venenosas en las que almacenar veneno, ni ninguna estructura corporal, como dientes, aguijones o espinas con las que poder inyectarlo.

- SUS MORDISCOS NO SON PELIGROSOS. El aparato masticador, letal para sus presas, o incluso para los machos de su propia especie esta formado por mandíbulas, maxilas y labro, pero estas estructuras articuladas son demasiado pequeñas como para perforar la piel humana, con lo cual, aunque lo intente, (y lo podría intentar como respuesta defensiva o ante movimientos bruscos) no podría daros un mordisco y la sensación sería, a lo sumo, como un pellizco. En todo caso algunas especies tropicales (de mayor tamaño) podrían hacer un pequeño y inofensivo rasguño en la piel, aunque doloroso.

- NO ARAÑA NI PINCHA con las espinas de sus patas raptoriales anteriores, ya que son espinas lo suficientemente fuertes como para retener a sus presas, pero no tanto como para atravesar nuestra piel. Si nos fijamos bien no son muy distintas de las patas aserradas traseras de los saltamontes y a estos no les tenemos tanto pánico. (y que conste que estos pueden dar una dolorosa “coz” con sus patas aserradas traseras).

- NO ATACA A LOS HUMANOS. Las mantis son excelentes cazadoras, con una técnica bastante perfeccionada que consiste en esperar camufladas, mimetizadas con el entorno e incluso imitando el movimiento de ramas y hojas por el viento, a que una presa pase por delante de su amplio campo de visión, momento que aprovecha para lanzarse rápidamente sobre ella y atraparla. Evidentemente el animal no es tonto y no se va a lanzar a atacar a un ser humano, muchísimo más grande que ella, por lo que optará por irse tranquilamente o pasar discretamente desapercibida ante nuestra presencia. Otra cosa es que si la intentamos coger o atacar, evidentemente la mantis se defenderá a la vez que intentará huir, pero eso es lo que haría también cualquiera de nosotros ¿no?

- NO SIEMPRE LOS MACHOS SON DEVORADOS POR LAS HEMBRAS. De hecho hay un alto porcentaje de estos que escapan de las fauces de su compañera tras la copula, sin haber recibido ningún daño. Otros menos afortunado serán devorados para proporcionar a la hembra energía para poder llevar a cabo con éxito la puesta de los huevos en su correspondiente ooteca. Cabe destacar que algunos machos incluso sobreviven sin cabeza un buen número de días e incluso consiguen aparearse con otra hembra sin ella…




Algunas otras fotos interesantes


hymenopus
Parymenopus

dictiopteros
Pseudocreobotra


Las 7 mantis más sorprendentes
Pseudoharpax

insectos
Theopropus


mantis
Eremiaphila

orquideas
Choeradodis

entomologia
Toxodera beieri (Mantis de mimbre de Malasia)

mantodea
Pseudocreobotra wahlbergii

idolomantis
Blepharopsis

hymenopus
Empusa

dictiopteros
Gongylus

Las 7 mantis más sorprendentes
Phyllocrania

insectos
Idolomorpha

mantis
Hypsicorypha

orquideas

entomologia
Empusa pennata

http://wildbook.files.wordpress.com/2011/02/prohierodula-picta.jpg?w=500&h=347

mantodea
Prohierodula picta

idolomantis

hymenopus

dictiopteros

Las 7 mantis más sorprendentes
Idolomantis diabolica (Macho)




insectos

3 comentarios - Las 7 mantis más sorprendentes

@Thekropz
me quedo con la diablo
@PinchePatron
No se si sea mi pc pero algunas fotos no se ven, pero me gusto el post, yo siempre crei que eran venenosas, no mortales pero si lo suficiente para una roncha