Gatos cachorros y perros juntos. ¿Es posible?

Siempre se piensa, como dice el refrán, que el perro y el gato se llevan mal desde siempre, por naturaleza o por defecto. Pero esto no tiene por qué ser así. Muchos desean tener en una misma casa a un perro y un gato juntos. Otros ya tenían un perro o un gato desde hace tiempo y ahora quieren traer a un cachorro de los dos a casa y no saben como hacerlo. Pero quizás el caso más delicado es cuando se tiene perro desde hace mucho tiempo y de repente uno quiere tener en casa un gato cachorro y un perro juntos.

Gatos cachorros y perros juntos. ¿Es posible?

¿Por qué se llevan mal gatos y perros?

Las razones por las que "se llevan mal" el perro y el gato son muy simples. Se trata de dos especie distintas y las dos son de instinto cazador. Por definición un perro es natural que corra tras un gato, un conejo o cualquier otro animal más pequeño que él y se mueva en su territorio. Igual que el gato siempre correrá detrás de un pájaro, una rata o una mosca.

Pero hoy día ya es evidente para cualquiera que la relación perro y gato es posible en una misma casa, aunque solamente cogiéramos como testimonios los muchos videos de gatos y perros viviendo juntos que hay en Youtube. He aquí uno de tantos ejemplos:



link: http://www.youtube.com/watch?v=T8s3_lWoMeo




Pero la cuestión es si nosotros seremos capaces de hacer lo mismo. Porque también hemos visto en alguna ocasión un video de un gato cagando en el WC y a ver quien es el guapo que consigue que mi gato haga eso...

La manera más sencilla de lograr que un gato y un perro se lleven bien es criarlos desde pequeños, pero bueno, esto es evidente. Lo que nos interesa es hacerlo cuando uno de ellos recibe después de algunos años al nuevo visitante. También es mas sencillo si el que viene de nuevas es el perro, porque los perros de adaptan mejor a los cambios. No tan fácil sería si el nuevo es el gato, porque el perro es menos propenso a aceptar visitas nuevas, ya se trate de un gato, un niño o cualquier otro ser vivo.

Algo que hay que tener en cuenta es el tamaño de los animales y evitar en lo posible grandes diferencias. Pero si no es posible, vigilar frecuentemente a ambos para que el grande no haga daño el pequeño.

Un buena idea es mantenerlos los primeros días a ambos cerca, en lugares cercanos para que se puedan ir oliendo y acostumbrándose a su presencia pero sin que puedan estar en contacto físico.

Es importante el momento de las presentaciones. El animal más grande, por ejemplo el perro, debería estar en ese momento recién comido y tranquilo, quizá cansado de haber estado jugando y corriendo para que no esté cargado de agresividad, adrenalina ni tenga hambre ni nada parecido cuando vea al gato. Una vez recibido el gato, si se ha comportado bien, hay que premiar al perro por su buena respuesta.

Y en el caso del gato, como todos los cambios que tienen que ver con ellos, hay que darles mucho tiempo, no forzarlos a hacer nada que no quieran. Igual que cuando llegan a una casa nueva (aunque no haya perros) se toman su tiempo, a veces por días para ir atreviéndose a salir de su rincón e ir explorando poco a poco la estancia y más adelante el resto de la casa... así hay que permitirle hacerse poco a poco a la presencia de su nuevo amigo perruno.

1 comentario - Gatos cachorros y perros juntos. ¿Es posible?