El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Adele hace pop en el cerebro

Anuncios

La balada "Someone like you" de la cantante británica tiene una combinación irresistible para el sistema nervioso






Un ritmo monótono que es interrumpido de forma sorpresiva por otro más alto en volumen y tono, junto con una voz poderosa que interpreta una letra profunda, es la combinación perfecta para una sobredosis de dopamina. Ese es el secreto neurocientífico de Someone like you canción de la cantante británica Adele, que conmueve hasta las lágrimas.

El año pasado Robert Zatorre, científico de la Universidad McGill de Montreal, demostró que la música con intensidad emocional hace que el cerebro libere dopamina, una sustancia química que provoca placer.

Aun cuando se trata de una canción triste, como es el caso de esta balada de piano, la dopamina actúa de manera que la persona se siente bien y quiere repetir el comportamiento, tal como sucede con la comida, el sexo o las drogas, indicaba el estudio.

La investigación publicada en Nature iba incluso más lejos y concluía que la cantidad de veces que una canción genera piel de gallina está en relación directa con la cantidad de dopamina liberada, y que cuantas más emociones logra provocar, más ganas de querer escucharla genera. En Someone like you esto sucede al menos cada vez que el estribillo irrumpe.

Para la médica uruguaya especializada en neurociencia Marisa Pedemonte, “la música es muy especial para el cerebro porque es un invento del propio cerebro con el único objetivo de generar placer y confort”.

Si bien Pedemonte reconoció que esta canción puede ser capaz de “atacar cuestiones básicas que están en el inconsciente colectivo”, destacó que la dopamina no puede explicar el conjunto de complejas modificaciones a nivel cerebral que genera una canción por más emotiva que sea.

De ser así, tendría que curar a los parkinsonianos”, ya que la dopamina se usa para tratar sus síntomas, explicó la también profesora catedrática de fisiología en la Facultad de Medicina del Claeh.


La tensión que cesa

Para entender mejor el poder conmovedor de Someone like you, el científico Michaeleen Doucleff abordó también los aspectos más psicológicos de la canción en la nota Anatomía de un generador de lágrimas publicada el sábado en The Wall Street Journal (WSJ).

Según reseñó, en 2007 el psicólogo de la Universidad de Columbia Británica Martin Guhn encabezó un estudio sobre la fórmula para crear un hit emotivo. Y, en función de sus conclusiones, este tema del disco 21 es un ejemplo de manual.

La canción empieza con un patrón suave y repetitivo”, dijo Guhn al periódico estadounidense. Luego, la voz grave de Adele comienza a sonar dentro de un margen estrecho de frecuencia, recitando versos melancólicos. “Cuando el estribillo entra, la voz de Adele sube una octava y grita notas que van incrementando el volumen. La armonía cambia y la letra se vuelve más dramática”, analiza Doucleff.

En su estudio, Guhn midió reacciones físicas como el ritmo cardíaco, sudoración y piel de gallina, en varios expertos musicales mientras escuchaban distintos fragmentos de canciones. Lo que descubrió es que cuando se suman cambios sorpresivos en el volumen, timbre y patrón armónico o melódico, el estremecimiento es inevitable.

Doucleff suma a su análisis un estudio de hace 20 años encabezado por el psicólogo británico John Sloboda. Allí el investigador le pidió a amantes de la música que identificaran fragmentos de canciones que les despertaban reacciones físicas y encontró que en la mayoría coincidían con un recurso musical llamado apoyatura.

Este adorno choca con la melodía lo suficiente como para crear un sonido disonante que genera una tensión en quien escucha. “Cuando las notas vuelven a la melodía anticipada, la tensión se resuelve y eso se siente bien”, explicó Guhn al WSJ. Someone like you está repleta de adornos similares a las apoyaturas.


Una teoría no científica

Quizá todo eso explique que Someone like you estuviera ayer entre las cinco canciones más descargadas de iTunes a pesar de que fue lanzada hace un año.

Sin embargo, el periodista de música de The Guardian, Peter Robinson, tiene otra teoría menos vinculada con el cerebro y más con las entrañas.

Para Robinson, Adele es la mentora de un género al que llama Nuevo Aburrido. En contraste con la explosiva música sin personalidad de David Guetta, Pitbull y LMFAO, “el tono general no bailable (de Someone like you) tiene que ser intencional de parte de Adele”, indica en la nota Perdón, Adele, pero alguien como tú ha fundado el Nuevo Aburrido. En su opinión, es la autenticidad de este ritmo que describe como beige lo que explica el éxito mundial de esta balada lacrimógena.

Anuncios

1 comentario - Adele hace pop en el cerebro