la Enciclopedia Británica deja de imprimirse

Anuncios

Editores de la Enciclopedia Británica anuncian que ésta ya no se venderá impresa; se enfocarán sólo en la versión en internet, pues consideran que el conocimiento cambia de manera dinámica

Durante décadas, las estanterías del salón de todo piso respetable tenían una enciclopedia. Era como una suerte de diploma oficial que acreditaba el ingreso en la clase media de sus habitantes. En España, teníamos la Espasa y la Larousse, en sus diversos formatos, que a lo largo de los 60, los 70 y los 80 otorgaban un aire de respetabilidad al hogar. Poco importaba que aquellos volúmenes jamás se abrieran en muchos casos. Una enciclopedia era un símbolo de sofisticación. Un elemento tan común que el dibujante Forges convirtió el tomo 'Ocrán-Sanabú' en un elemento recurrente de sus viñetas.

En el mundo anglosajón estaba la Enciclopedia Británica, que el martes 13 de marzo anunció que deja de imprimirse después de 244 años y que, a partir de ahora, sólo saldrá en formato 'online'. En los 40 y 50, en EEUU, la Británica era el símbolo de entrada en la pequeña burguesía.

la Enciclopedia Británica deja de imprimirse

Es todo un cambio cultural y hasta de mobiliario. Las enciclopedias, que a veces se compraban 'por metros', se extinguen. Ahora, lo que confiere 'caché' a una casa es el iPad. La tienda 'online' Amazon ha lanzado su propia tableta, el Kindle, simplemente para poder vender más libros y productos en red. El conocimiento ya ni siquiera está en las computadoras, sino en la red y, ahora, en la 'Nube', es decir, "en la entrega de servicios informáticos, no de productos". Eso es lo que dice, obviamente, Wikipedia, una creación tan notable como las Enciclopedias de toda la vida, ya que es producto de la colaboración altruista de miles de voluntarios dispersos por el mundo.

De hecho, la 'Biblia' de la gestión de empresas, la Harvard Business Review presentaba el año pasado a Wikipedia como un reto a las concepciones del ser humano como un 'maximizador¡ del beneficio. La web de la misma publicación también vende un 'caso' (como se denomina en el argot del ‘management’) sobre cómo Wikipedia ha destruido a la Británica, escrito por dos profesores de la prestigiosa escuela de negocios francesa INSEAD. Un estudio de la revista científica 'Nature', en 2005, daba más rigor a Wikipedia que a la Enciclopedia Británica, pero su análisis se ceñía a los artículos científicos, que suelen ser escritos por expertos en esas ramas del saber. El estudio no tocó tampoco las ciencias sociales. Ni la actualidad.

impresion

Además, la Británica cuesta 1.395 dólares (1.057 euros), mientras que acceder a Wikipedia es gratis. De los 12.000 ejemplares impresos en la edición de 2010 (la última) sólo se han vendido dos tercios. En 1990 las ventas eran de 120.000. Hoy, Britannica obtiene el 85% de sus ingresos con libros de texto y otros productos educativos. La enciclopedia apenas genera el 1% de los ingresos de la editorial. Pero, paradójicamente, su versión 'online' tiene más lectores que nunca: medio millón, que pagan 70 dólares (53 euros) anuales por tener acceso a la colección.

Con la Enciclopedia Británica desparecen también los vendedores a domicilio que, como una subespecie más de los viajantes de comercio, estaban ya en un peligro de extinción más grave que el tigre de Sumatra. En Estados Unidos, de hecho, las cadenas de grandes almacenes están preocupadas ante la peligrosa tendencia de los clientes a ir a ver los productos y luego comprarlos en internet, donde suelen ser más baratos.

La 'Nube' incorpora una experiencia diferente a los sólidos 32 'ladrillos' de la Británica. Es todo un cambio cultural, tal vez el mayor desde que apareció la Enciclopedia de Diderot en 1751. O puede que incluso desde la primera enciclopedia de la Humanidad: la 'Historia Natural' de Plinio el Viejo (según, de nuevo, Wikipedia).

En cuanto a las estanterías, es probable que pierdan su importancia y acaben siendo relegadas a piezas de museo. Ahora, el futuro no es del pino gallego, sino del europio, el gadolinio, el terbio y otros 14 elementos químicos de la Tabla Periódica conocidos como 'Tierras Raras', sin los cuales yo no podría haber escrito esto ni usted leerlo, porque sin ellos no hay ordenadores. Y cuya producción, previsiblemente, China se ha encargado de monopolizar en las últimas dos décadas.

britanica

3 comentarios - la Enciclopedia Británica deja de imprimirse

@Cocheros +3
Acostúmbrense... viene la época de los eBook Readers
@rcalvo
sic transit gloria mundi
@ZoItan +1
la triste realidad es que ya nadie quiere leer