Game of Thrones, el juego

Anuncios

Antes de profundizar en los detalles, vale hacer una acotación para quienes no están familiarizados con el sello. A Game of Thrones es el nombre del primero de siete libros de fantasía medieval escritos por George R.R. Martin y que, a grandes rasgos, retrata una guerra civil entre varias casas reales por el control del trono de un continente ficticio bautizado como Westeros. La serie literaria completa, titulada A Song of Ice and Fire, ha despachado ya 15 millones de copias a nivel mundial y su adaptación en el canal HBO está en su punto de mayor popularidad.

El éxito de ambos productos lógicamente se contagió a la escena de los pixeles y aunque los desarrolladores de Game of Thrones, aseguran que la idea de producirlo vino antes de que la serie de televisión alcanzara la fama, queda claro que con el inicio de la segunda temporada, una recreación interactiva se antoja más que oportuna. Todo lo que es adaptación a videojuego suele venir marcado por un dejo de incertidumbre, pues la premura de estos proyectos ha sido históricamente muy mala consejera y sin embargo, el estudio francés Cyanide se aventó con dos propuestas, la segunda de las cuales está a escasos treinta días de su debut y es objeto de nuestro análisis.

Game of Thrones, el juego
James Cosmo en su papel del Comandante Jeor Mormont es uno de los personajes de la serie que de inmediato destaca en el videojuego

Game of Thrones es, definitivamente, un trabajo ambicioso, pero también muy congruente con lo que esta compleja saga de fantasía representa para sus huestes de fanáticos, pues la fuente de inspiración es una novela con elevados índices de construcción cultural y política. Todo quien haya visto la serie sabe que no sólo se trata de hombres en armadura, doncellas y corceles, sino de un entramado de intereses de poder que chocan violenta y dramáticamente a lo largo y ancho de un mapa polarizado y multifacético.

En vez de tomar el camino fácil de la recreación directa de los acontecimientos suscitados en televisión, Cyanide optó por explotar el rico contexto mediante el relato de dos historias alternas pero vinculadas con los libros y con la visión de David Benioff y D.B. Weiss en la pantalla chica, en un planteamiento híbrido que, de primera impresión, se antoja inteligente y propositivo.

Así las cosas, tomaremos el rol de dos personajes diferentes: Alester Sarwyck y Mors Westford. El primero es un sacerdote rojo, quien regresa a su ciudad natal luego de enterarse de la muerte de su padre, señor de Riverspring, una de las locaciones más importantes en el juego. Mors, por otro lado, es un veterano de la rebelión de Robert Baratheon, el cual se ve obligado a adoptar los oscuros ropajes de la Orden de la Noche, dejando atrás a su esposa e hija, con los conflictos internos que ello implica. Más allá de su trasfondo personal, tanto Sarwyck como Westford encarnan filosofías opuestas de juego, una orientada en el combate distante y la magia, y la otra en la fuerza bruta.

Ahora bien, hay dos personajes y dos historias pero una sola campaña que alterna ambos hilos conductores en una dinámica por capítulos que deja algunas preguntas al aire, pues hablar de “capítulos” supone cierta linealidad y el género RPG es todo menos lineal. Habrá que esperar unos días más para entender a cabalidad esta estructura. Lo cierto es que sí habrá progresión y decisiones, los otros dos elementos centrales dentro del paradigma del juego de rol.

consola
Esto es Castlewood. Gráficamente luce bien, pero qué me dicen de la postura casi robótica de los personajes

Un vistazo prematuro nos permite hacer la analogía entre Game of Thrones, The Witcher y Dragon Age. No existe una personalización de atributos físicos, pero sí un desarrollo de talentos por la via de las clases y el árbol de habilidades, con matices de combate. Lo anterior no implica una falta de diálogo. De hecho, los desarrolladores sostienen que la conversación será abundante y las elecciones, cerebrales y trascendentes, pues tal como ocurre en los libros y el programa, habrá momentos éticamente grises donde habrá que discernir entre lo honorable y lo correcto. Irónicamente, los videos disponibles hasta el momento hacen más énfasis en la acción que en esta parte narrativa, lo que no nos da muy buen espina, pero le concederemos a Cyanide el beneficio de la duda.

Sarwyck y Westford tienen, cada uno, cuatro clases diferentes para adoptar, desarrollar e incluso fusionar a lo largo del juego. Alester hace las veces del guerrero elegante con una pizca de magia –es un sacerdote, después de todo–, y sus categorías de progresión así lo reflejan. De esta forma, tenemos el árbol de talento para el espadachín o Water Dancer (alguien dijo Syrio Forel), el mercenario venenoso o Sellsword, el arquero y el de la deidad del fuego o R’hollr, que es el más inclinado hacia los conjuros y la hechicería. Westford es un soldado implacable, y sus clases le permiten desde cargar una espada en cada mano (Magnar) hasta vestir una impenetrable armadura –a la tank–, asestar daño de área con el Hedge Knight o recurrir a una cualidad más sobrenatural en Skinchanger, el cual le permite encomendar a su perro fiel tareas ofensivas y de soporte.

Las hostilidades ocurrirán en tiempo real y a menudo habrá aliados o companions que asistirán al personaje central. Como es costumbre en el género, tanto el protagonista como su séquito podrán recibir órdenes en el calor de la batalla, pero a diferencia de Dragon Age, por ejemplo, cuando entremos en el menú de habilidades, las acciones se ralentizarán sin detenerse por completo, orillando al usuario a actuar rápido. A esto se le conoce como Active Pause System y definitivamente es el atributo de más peculiar de Game of Thrones.

Otro de los aspectos importantes a destacar es la atmósfera. A Song of Ice and Fire comparte algunos elementos muy puntuales con toda la literatura de corte medieval y de fantasía, no obstante, tiene un tono y regiones distintivas. Cyanide eligió el motor Unreal Engine 3 para moldear su maqueta virtual de Westeros y ello será notorio casi desde el primer momento. Hay un cierto brillo en los contornos y contraste deslavado que delata la herramienta de Epic, y en realidad no le viene mal a la fórmula. Kings Landing, Castlewood, Riverspring, The Wall y Red Keep, serán sólo algunos de los lugares a recorrer, puesto que explorar permitirá hacer hallazgos importantes que van desde oro hasta accesorios y armas.

preview
Conozcan a Mors Westford, uno de los protagonistas de A Game of Thrones RPG

Por otro lado, Game of Thrones contará con la participación de por lo menos tres personajes directamente salidos de la serie de televisión: el comandante, Jeor Mormont; Varys, la araña; y la reina, Cersei Lannister, todos creados a imagen y semejanza de los actores que los encarnan en HBO. Esto suena muy bien, pero a juzgar por un vistazo preliminar, tanto gesticulaciones como animaciones se antojan tremendamente acartonadas, al punto en que realmente podrían sacarnos de la experiencia. De nada sirve tener la voz y el rostro de un histrión consagrado si dentro del juego tiene la naturalidad y gracia de un robot. Este es uno más de los aspectos que nos interesa ver en la práctica.

juego
Quienes aparten su copia del juego en ciertas cadenas se llevarán un sustancioso libro de arte con pasta dura

Nos encontramos a un mes de que Game of Thrones finalmente sea lanzado, y podemos esperar un juego cuyo componente argumental encajará de forma natural en el folclor y la trama creados por George R.R. Martin. Los fanáticos realmente recibiremos y viviremos los acontecimientos de los primeros dos libros desde una perspectiva complementaria a la de la serie de televisión, pero respetando el mismo concepto visual. En cuanto a jugabilidad, falta ver cómo es que Cyanide maneja el asunto de los capítulos y los diálogos, pero la propuesta se antoja como un intento de homenaje a Dragon Age, con la variante del Active Pause System. Lo que más nos preocupa es el detalle de las gesticulaciones y las animaciones, mismo que luce francamente mediocre en estos momentos y dudamos que mejore para cuando el producto esté en nuestras manos. En síntesis, Game of Thrones se perfila para convertirse en un esfuerzo decente, tal vez sobresaliente cuando se trata de adaptaciones de la pantalla chica o grande al mundo de los videojuegos, pero que difícilmente hará un aporte sustancial al género de rol. De hecho, la campaña durará alrededor de 30 horas –lejos del estándar de otros exponentes, como Mass Effect 3 o Skyrim–. Ya les daremos todos los pormenores cuando finalmente debute el 15 de mayo.

3 comentarios - Game of Thrones, el juego

@pirata62 +2
me compro de toke ese juego si llega a salir, tremenda serie
@fraanquitoo +2
aguantee el libro y la serie, espero q el juego este a la altura..