El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

RFID, la nueva tecnología que hace posible identificar los

Anuncios

La herramienta que en algún momento estará destinada a sustituir al código de barras para identificar los productos de forma única tiene bastante tiempo en su existencia, y su pronta aplicación en usos comerciales no parece tan distante

GUADALAJARA, JALISCO.- Identificación por radio frecuencia, o bien, RFID por sus siglas en inglés, es un término que se utiliza para definir un novedoso sistema que transmite la identidad de un objeto o persona (en la forma de un número serial único) a través de ondas de radio. Esta tecnología es utilizada para habilitar a los lectores a captar los datos de las etiquetas y transmitirlos a un sistema de computadoras, sin la necesidad de que una persona esté involucrada.

RFID consiste en utilizar una etiqueta que va colocada en un producto cualquiera, mismo que tiene un chip conectado electrónicamente a una antena, y con el cual responderá a una señal de radio frecuencia que enviará una cantidad de información referente al producto en cuestión.

Lo interesante es que este nuevo código electrónico será distinguible a distancia por el lector, lo que facilitará inmensamente que esta aplicación se utilice; por ejemplo, en el ramo mercantil, ya que logrará que se evite la transacción por una línea de vista (o infrarrojo) como sucede con el código de barras para identificar ciertos datos del objeto, y aumentará considerablemente la velocidad de su transacción.

No obstante la gama de beneficios que a corto plazo ofrece la incorporación de este novedoso sistema, el precio actual para su aplicación en masa es un tanto elevado, y por ello el aventurarse a denominar a la tecnología RFID como la sucesora (por lo menos a corto plazo) del código de barras podría ser un poco apresurado, puesto que en este momento ambas son herramientas complementarias.

Extrañamente, no se trata de un sistema contemporáneo, por que la tecnología RFID ha sido utilizada para fines bélicos desde la Segunda Guerra Mundial (con una imagen más primitiva, por supuesto) y su función era determinar la procedencia de un aeroplano, y si este pertenecía o no a la fuerza aliada. En ese entonces las tarjetas eran de un tamaño enorme.

La evolución natural de la tecnología permite que, en este momento, el chip sea de un tamaño muy pequeño, (tres cm de ancho por dos de alto), por lo que su presencia en cualquier producto ya no suena tan difícil.

Incluso los automóviles podrían hacer uso de esta nueva herramienta; “Si necesitas acceder a un estacionamiento, resulta muy difícil alinear la mano para acceder al estacionamiento, pero con esta tecnología se aumentaría la eficiencia puesto que respetaría una lectura de datos en aproximadamente 80cm” menciona Héctor Robles, profesor investigador de la Universidad Panamericana (UP), quien agrega que “Esta nueva tecnología traería grandes ventajas, sobre todo en el ramo farmacéutico”.

Tendencias

Y es que las tendencias indican que el RFID ha llamado poderosamente la atención de este sector, puesto que su aplicación en el ramo farmacéutico podría ayudar a determinar si el producto destinado para la salud es o no original, además, “con la tecnología RFID (difícilmente modificable) se podrían obtener datos como la fecha de caducidad, lo que incrementará exponencialmente los beneficios, por lo menos en este rubro”.

Otra área importante a abarcar con este novedoso código electrónico será la distribución de productos, pues se prevé que de esta forma se implementen rigurosas estrategias de seguridad que, en la práctica impedirán violaciones en las cajas, e incluso se percibirá si existe una disminución en el producto por mínimo que este sea desde que sale de la planta hasta que llega a los almacenes.

La tecnología RFID tendría beneficios que no se han tomado en cuenta, por ejemplo, gracias a la utilización de un PDA en un museo podrías acceder a datos de mayor relevancia (história, curiosidades de la exposición, datos relevantes, entre otros) por medio de estas ondas de radio.

Las cifras

El desarrollo de esta nueva aplicación está creciendo a escala global, y como muestra los números que se mueven en China, donde se distribuyeron 300 millones de documentos con el chip de tecnología RFID en 2007; aunque se estima que la cifra disminuya a 263 millones para 2008. Para ello, China ha invertido seis millones de dólares en esos dos años, y ha consumido un 40% de la tecnología RFID en todo el planeta.

A nivel Latinoamérica, Brasil también comienza en la distribución de la tecnología RFID.

Pero el gobierno mexicano también se ha visto inmerso en la implementación de estos nuevos conocimientos; de hecho, el organismo encargado de controlar y asignar los códigos de barras a nivel nacional, la Asociación Mexicana de Estandares para el Comercio Electrónico (AMECE), está muy interesado en la tecnología RFID, por lo que ahora es parte de GS1.

En ese sentido, la Academia, la Industria y el Gobierno participan en esta tecnología. Las empresas han generado 147 patentes relacionadas con RFID, y en el 2008, son 11 mil 748 más, lo que nos marca una tendencia sobre como marcha el asunto en este segmento.

“Se prevé que a partir del 2010 existirán en México aplicaciones más tangibles, y es por ello que la Universidad Panamericana (UP) se ha interesado en el desarrollo de este segmento” finaliza Robles Campos.

Fuente: http://www.informador.com.mx/tecnologia/2008/35901/6/rfid-la-nueva-tecnologia-que-hace-posible-identificar-los-productos-a-distancia.htm

Anuncios

0 comentarios - RFID, la nueva tecnología que hace posible identificar los