El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Gays uruguayos: 'Ya no somos ciudadanos de segunda'

Gays uruguayos: 'Ya no somos ciudadanos de segunda'
El frío de la mañana poco importaba. Había que estar bien temprano, a las 7.30 de este lunes, primer día que la ley habilitó para la inscripción en el Registro Civil de aquellas parejas homosexuales que busquen casamiento. Y allí estaban. Los primeros, Sergio Miranda de 45 años, y Rodrigo Borda, de 39. "Somos la primera pareja que se inscribe en Uruguay, quisimos hacer uso de la ley y estamos muy contentos por nosotros y por el país. Es una instancia bien importante, donde para este tema ya no hay más ciudadanos de primera y de segunda, ojalá esto se expanda a otros países y que pueda existir este tipo de leyes para eso mismo, para tener los mismos derechos", cuenta Sergio a ELMUNDO.es.

La puerta del Registro, en la calle Sarandí, solo tiene como testigos al viento frío que sopla del Río de la Plata, a los futuros esposos y a decenas de medios de comunicación que montan guardia en la peatonal, a la espera de más parejas. El flujo de interesados no es tan alto, y aseguran que tampoco lo será en estos primeros días. Portavoces de los distintos colectivos gay aseguran que la cifra de 7.700 parejas argentinas que ya contrajeron matrimonio, será difícil de igualar en Uruguay.

Rubén tiene 53 años, trabaja en un banco del Estado y es gay confeso desde hace muchos años. Su pareja se llama Martín, tiene 36 años, y conviven desde 1997. Será una de las parejas homosexuales que contraerá matrimonio en Uruguay en los próximos días. De hecho, este martes a las 8 de la mañana concurrirán al Registro Civil de la Ciudad Vieja, en la capital uruguaya, para confirmar la unión. Juntos, contaron su historia a ELMUNDO.es. "Nos conocimos el 15 de diciembre de 1997, como toda pareja salimos un tiempo, y después se dio que yo vivía con mis padres por motivos económicos. Le propuse venirse a vivir conmigo y así fue como arrancamos hace 15 años".

Rubén es empleado público y no ha tenido reacciones en contra. Frente a la sociedad, sí las hubo. El hecho de no poder darse un beso, tomarse de la mano en público, cosas que antes no se podía hacer. Ahora la sociedad se ha abierto bastante, quiero creer que no son hipócritas. Muestra de ello es esta ley que salió. Ahora sigue la lucha, no es fácil salir del armario y caminar de la mano por la calle", comenta Ruben. Es el mismo que pensó que la ley iba a demorar un poco más. "Sinceramente pensé que iba a costar muchísimo, no pensé que fuera a salir tan rápido. Tenía confianza en los legisladores de izquierda, por su mente más abierta, pero se sumó Fernando Amado del Partido Colorado también".

0 comentarios - Gays uruguayos: 'Ya no somos ciudadanos de segunda'

Los comentarios se encuentran cerrados