El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Duro mensaje del Papa a la curia romana

Anuncios

Duro mensaje del Papa a la curia romana: los acecha "el Alzheimer espiritual"


Francisco enumeró en un discurso las que consideró las 15 "enfermedades" que acechan a la Iglesia y a la Curia romana.

Duro mensaje del Papa a la curia romana
El Papa aprovechó el tradicional encuentro en la sala Clementina para felicitar la Navidad a los miembros de la Curia romana.


El Papa argentino invitó hoy a la Curia Romana, el gobierno central de la Iglesia y principal objetivo de Francisco para limpiar a fondo la Iglesia, a un profundo examen de conciencia en lo que pareció una paliza espiritual que los cardenales y altos prelados reunidos en la Sala Clementina recibieron con la debida sorpresa por el baldazo de agua helada. En los saludos finales de lo que algunos calificaron con ironía "una misa de cuerpo presente" se notaba la tensión pese a las sonrisas. Jorge Bergoglio enumeró las 15 enfermedades que a su juicio acechan a la Iglesia y en especial a la Curia romana.

mensaje

Las enumeró, mientras los cardenales lo escuchaban asombrados. El "Alzheimer espiritual", "la mundanidad y el exhibicionismo", "la vanagloria", la persistencia de un clima de chismes, "el sentirse inmortal".

"Una Curia que no hace autocrítica, que no se actualiza y no intenta mejorar es un cuerpo enfermo", dijo Francisco, que invitó a los presentes a visitar los cementerios, plenos de inquilinos con nombres de tantas personas "que se creían inmortales, inmunes e indispensables".

El Papa no hizo nombres pero señaló que "esto deriva de la patología del poder, del complejo de sentirse un elegido y del narcisismo". A algunos les pareció ver el fantasma del cardenal Tarcisio Bertone, que hegemonizó la Curia Romana durante el pontificado de Benedicto XVI, el ex cardenal conservador Joseph Ratziner. Hace dos días perdió el cargo de camarlengo de la Iglesia, que se encarga del interinato de gestión desde que muere o renuncia un Papa hasta que el Cónclave elige a su sucesor. El cardenal debió ser destornillado de los muchos lugares estratégicos del poder que controlaba, incluido el IOR, el banco del Papa.

He aquí las enfermedades de la Curia Romana que enumeró el Papa en medio de un silencio tumbal que contrastaba con los brillos de la Sala Clementina, decorada con los oros de las Américas saqueados por el imperio español.

El Alzehimer espiritual. "Una declinación progresiva de las facultades espirituales, que causa graves handicap a las personas haciéndolas vivir en un estado de absoluta dependencia de sus puntos de vista con frecuencia imaginarios". Hay quienes construyen "en torno a sí muros y costumbres".

Sentirse "inmortal o indispensable. "Una Curia que no hace autocrítica, que no se actualiza y trata de mejorar, es un cuerpo enfermo." Es la enfermedad "de los que se transforman en patrones y se sienten superiores a todos y no al servicio de todos". Padecen el complejo del narcisismos, se creen "los electos".

La excesiva operatividad. "Se sumergen en el trabajo dejando la mejor parte: sentarse a los pies de Jesús, que decía que no reposar lleva a la agitación y al estrés".

La excesiva planificación y la mala coordinación. "Cuando el apóstol planifica todo minuciosamente y cree que las cosas así progresan. Se recuestan en las propias posiciones estáticas e inmutables". Y los miembros que "pierden la comunión entre ellos y hacen que el cuerpo pierda su armoniosa funcionalidad, convirtiéndose en una orquesta que produce solo ruido".

La esquizofrenia existencial. La padecen aquellos que "viven una doble vida, fruto de la hipocresía típica del mediocre y del progresivo vacío espiritual, que laureas y títulos académicos no pueden colmar"." Abandonan el servicio pastoral y se limitan a las cosas burocráticas, perdiendo así el contacto con la realidad."

La rivalidad y la vanagloria de los chismes y divinizar a los jefes. Las sufren "cuando el color de los vestidos y las insignias de honoríficas devienen el objetivo primario de la vida. Así "los chismes se hacen dueños de las personas, que devienen diseminadores de cizaña, como Satanás y en ocasiones homicidas a sangre fría de la fama de los colegas. Esta es una enfermedad de los cobardes. Evitemos el terrorismo de los chismes".


alzheimer


Francisco siguió pasando lista a las 15 patologías que a su juicio afectan seriamente la Curia y por lo visto no cree que las cosas hayan cambiado a fondo, como esperaba hace 21 meses, cuando asumió el pontificado.

Citó por ejemplo "la indiferencia hacia los demás, cuando alguno piensa sólo en sí mismo y pierde la sinceridad y el calor de las relaciones humanas. También habló de "la enfermedad de la cara fúnebre", que tienen pintado "el rostro de la melancolía y de la severidad al tratar con los otros, sobre todo aquellos considerados inferiores. Para ellos rigidez, dureza y arrogancia". Bergoglio pidió "un sano humorismo" en lugar de "la severidad teatral y el pesimismo estéril, que son casi siempre síntomas de miedo e inseguridad". Las críticas se extendieron a los que padecen "la enfermedad de acumular bienes materiales para colmar un vacío espiritual".

Atacó además "los círculos cerrados", los "grupitos" y "lobbies" (grupos de presión) cuya apariencia "se hace más fuerte que el Cuerpo y a veces que el mismo Cristo". Este fue uno de los garrotazos de Bergoglio más directo contra las facciones que durante el pontificado de Benedicto XVI se combatieron entre sí y causaron un daño desastroso al prestigio de la Iglesia.

Por último, entre los carraspeos de una parte de los cardenales y altos prelados que lo escuchaban, Francisco atacó las enfermedades del "beneficio mundano y los exhibicionismos", temas de gran actualidad en la reforma a fondo que busca el Papa argentino.

"Cuando el apostol transforma su servicio en poder y su poder en mercadería para obtener beneficios mundanos o más poder, estamos ante la enfermedad de las personas que buscan insaciablemente de multiplicar poderes y con ese fin son capaces de difamar y desacreditar a los demás". Esta enfermedad "hace muy mal al cuerpo porque lleva a la persona a justificar el uso de cualquier medio para alcanzar el objetivo, con frecuencia en nombre de la justicia y la transparencia".

El Papa pidió perdón por sus errores, pero fueron tantas y tan penetrantes la enumeración de las patologías del gobierno central de la Iglesia y de la misma institución universal, que su discurso será recordado como la crítica más dura que ha recibido la Curia Romana en muchos decenios.

Anuncios

3 comentarios - Duro mensaje del Papa a la curia romana

@cdf9172 +9
Ojala me equivoque pero le queda poco,sera atentado o accidente.
@fedebust +3
@skywalker1 Juan Pablo I (Albino Luciani) Predecesor de Pablo VI, les dijo claramente al ser elegido "que Dios los perdone por lo que han hecho conmigo" en clara alusión a las reformas que iba a implementar, un mes más tarde aparecía muerto en su cama con "una sonrisa" en su rostro, el libro ¿Por obra de Dios? es muy instructivo sobre el papa "muerto"
@Nazzke
Me parece mas publicidad para la iglesia que otra cosa, se gana cada vez mas la admiración de la gente por lo que dice, pero en la realidad no cambia nada
@fedebust
@Nazzke el peronismo tiene poco más de 60 años y cada vez que alguno llega con intenciones de modificar la "línea de conducta" se pudre todo, imaginate algo como la iglesia con casi 2000 años de hacer las cosas mal y a su exclusivo beneficio.
@discoteria +3
grande Francisco !! sigue con su compromiso pastoral y con los preceptos de su orden
@ElduqueInfernal +2
Uff, en lo que te estas metiendo panchito... Que Dios lo proteja de la mafia interna de la iglesia que cada dia lo debe querer "correr del medio" un poco mas...