El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Bariloche, solidaridad ciudadana que emociona

Por esas cosas fortuitas y a veces desgraciada, a periodistas de este medio les toco presenciar y ayudar a hijos, su familia, a amigos de la infancia, cuyas casa quedaron rodeadas por el fuego en el centro de la ciudad, corriendo peligro de destrucción todas ellas, con daños graves en varias.

Bariloche, solidaridad ciudadana que emociona



Sacar rápidamente lo más preciado y lo que se pudiera salvar. Gracias a Dios, a bomberos extraordinarios que sin recursos o muy pocos dieron todo y a vecinos, muchísimos vecinos que formaron cadenas de hombres y mujeres pasándose baldes que se cargaban dentro de las casas cercanas también rodeadas o amenazadas por el fuego.
Notable fue la emoción de Don Manuel Boto, vecino cercano a donde se iniciara el fuego, que con sus casi 90 años, no podía mas que emocionarse y agradecer a la innumerable cantidad de ciudadanos que altruistamente se acercaron a ayudar en la emergencia.
Por un lado era un panorama dantesco, pero por el otro, el alma y el corazón no podían hacer otra cosa que alegrarse por encontrar tanta solidaridad. Todos colaboraban con lo que podían. Agua, pañuelos, ayudar a sacar cosas, cuidarlas, pasarse los baldes mientras tragaban humo. Muchos jóvenes, hombres y mujeres se esforzaban con una actitud que era extraordinaria. El cuidado que incluso se puso en los bienes que en la desesperación los propietarios descuidaban fue conmovedor, ninguna situación al respecto se origino, el tesón, la dedicación que pusieron los ciudadanos fue esperanzador.

incendio

Todos ellos llenan de orgullo a esta ciudad y a los padres que los educaron. Algunos, como Pancho, llegó a ayudar a mi nuera y una vez que terminó su primer cometido, volvió corriendo para sumarse a los voluntarios que se pasaban baldes y seguían sumando esfuerzos en donde los bomberos ya no podían porque el agua se acababa. Todo era una mezcla de locura desorganizada, solidaridad y un valor extraordinario.
Claramente la sociedad se mostró una vez mas, mejor que sus dirigentes, seguramente no todos, pero mucho se salvó por el esfuerzo de los vecinos que, sin saber combatir el fuego, dejaron su piel y sus pulmones llenos de humo para ayudar a quienes estaban perdiendo todo.
Me quedó muy grabado que mientras llevaba algunas cosas subiendo a pie hasta encontrar de vuelta el auto, una chica de no más de 20 años se me acercó y me preguntó… “lo puedo ayudar”. Fue un canto a la humanidad. Estaba transpirada, llena de hollín en la cara y se preocupaba por el otro, que en este caso ese otro era yo; otros jóvenes sucios, traspirados, cansados, algunos hasta golpeados porque acudieron a ayudar cuando estaban paseando o en la playa, sin equipamiento, sin mas que su voluntad y su extraordinario valor, otra vez Bariloche estuvo a la altura de las circunstancias; No tenemos idea quienes eran, como se llamaban, solo sabemos que estaban para ayudar, con un amor sincero, como dispone Dios, pero si lee estas líneas, vayan en ellas nuestro agradecimiento por mostrar que hay una Argentina hermosa que solo espera la posibilidad de que su dirigencia se ponga a la altura de su sociedad.

bariloche

A nadie le importaba el pensamiento ideológico, la situación económica del otro, hubo empleados, empresarios, profesionales, allí todo era solidaridad en su estado más puro, acudieron a ayudar y todos y cada uno hizo lo que pudo, con amor. Aquí no había blancos, morochos, hijos de italianos, de alemanes o de mapuches, todo era solidaridad. Hasta los vecinos cercanos, amenazados también por el fuego, salían a sus veredas y llevaban agua o jugos para hidratar a quien pasara tosiendo cerca de sus casas. A muchos les ofrecían entrar y descansar en sus propios livings.
La verdad es que fue muy emocionante ver a una sociedad en estado puro y viva, mostrando lo mejor de sí misma.
No hay mucho más para escribir. Fue una desgracia tremenda, pero esa desgracia mostró también un pueblo extraordinario que desafía hasta la inutilidad de quienes cobran por planificar y ejecutar lo que luego no planifican ni ejecutan. Pero no importa. Bariloche está viva y respira, tiene gente maravillosa y una juventud que frente al desafío llenó las calles con baldes y cadenas de agua, parándose a dos metros de las llamas para apagarlas con la insistencia del alma ante la inexistencia de bocas de incendio para los bomberos.







link: https://www.youtube.com/watch?v=0ifHuAWtzF8

Anuncios

2 comentarios - Bariloche, solidaridad ciudadana que emociona

@matias_v88 +1
estas epocas de mucho calor son tremendas!!! y acompañado de la gente queh ace fuego y no se toma el tiempo de apagarlo como se debe, se producen muchos incendios!! una lastima !!
@Akuma32 +1
La unión y solidaridad de esa gente todo lo puede. Dios quiera q el fuego cese de una vez y sólo sean daños materiales sin lamentar victimas.