Fontanet: "Hoy tengo ganas de seguir con mi vida"

Fontanet: "Hoy tengo ganas de seguir con mi vida"





"Hoy tengo ganas de seguir con mi vida"
EXCLUSIVO. Patricio Fontanet habló de todo con DiarioShow.com y confesó que le gustaría volver a tocar en Buenos Aires, pero sabe que todavía no es el momento, a más de diez años deCromañón. Junto a su banda Don Osvaldo, vivimos el show que dio en Olavarría. No te pierda la entrevista, acá.
 

POR: MARTÍN PÉREZ
25/03/2015 8:32:12Una historia que no vivió ninguna banda lleva en sus espaldas Don Osvaldo. Antes, fueron Casi Justicia Social, y un tiempo más atrás, Callejeros.
Protagonistas de una pesadilla a la cual le siguió otra, la tragedia de Cromañón, la acusación y detención luego, los miembros de Don Osvaldo mantienen vivo al espíritu de ese grupo de amigos que se juntaron en el 95 para hacer música y al que el destino eligió para pasar una dura prueba.
La banda es liderada por Patricio Fontanet, y se compone por Christian Torrejón (ex Callejeros) en bajo, Abel Pedrello (plomo de Callejeros) en guitarra y Luis Lamas (sobreviviente de la tragedia de Cromañón) en batería. Álvaro Puentes en la primera viola completa el quinteto.
En una entrevista exclusiva con Diarioshow.com, el grupo habla de la difícil pero imprescindible tarea de “seguir adelante”. 
El nombre Don Osvaldo remite a Pugliese, el pianista y compositor tanguero. Según el Pato Fontanet, la referencia es porque “él nos representa en muchas cosas, no sólo en que eso se dice que da suerte. Tuvo que afrontar muchas vicisitudes, lamentablemente por cuestiones políticas, no musicales. Es uno de los artistas populares más grosos que tuvo este pais. El cambio de nombre se venía hablando desde hace un tiempo. Íbamos a hacerlo cuando sacáramos el disco. Al quedar detenidos eso paró toda la movida, durante un año y 8 meses, por lo que cuando volvimos, decidimos cambiar el nombre”. 
Salir adelante
Fontanet es un pibe de barrio, de esos que dicen poco, y cuya timidez da parquedad a su rostro. Su verdadero ser está en las canciones, donde muestra toda su transparencia y la vida que le tocó vivir.
En sus propias palabras, “las canciones son una forma de expresión, entonces, en algún lugar va a aparecer algo relacionado a lo que estás viviendo. El último disco de Callejeros tenía mucho de lo que pasó en Cromañón y lo que nos pasó en el juzgado. Hoy, los contenidos son otros porque los tiempos son otros. Hablar todo el tiempo de un mismo tema lo termina desvirtuando. Si lo expresás cuando te está pasando es más auténtico que hacerlo 15 años después. La cuestión está presente porque está en nuestras vidas, es innegable”.
Patricio confesó sobre su futuro y el de su arte que “las letras van a tomar otro rumbo, en general el mensaje ahora es de salir adelante. Pasamos por el duelo, la discusión y el debate, ahora es tiempo de orientar para adelante, si no quedás clavado ahí, porque es peligroso también. Uno nunca puede escaparse de su pasado, a mí me sigue doliendo lo que nos pasó en Cromañón”. 
Sobre la tragedia acontecida hace doce años, reveló que “hoy me puedo levantar de la cama, tengo ganas de seguir con mi vida. En ese momento no; por eso hay que tratar de ser lo más transparentes posibles con lo que uno dice a través de las letras, porque se nota. Lo más interesante de escribir es que pasa el tiempo y podés recorrer tu vida cuando cantás esos temas”. Para concluir, Fontanet aclara que Don Osvaldo “es una continuación de Callejeros, de CJS, no es otra banda. Callejeros no se presenta a tocar, pero la historia es la misma. No nos escapamos de lo que vivimos, si tratáramos de escapar, no seríamos nosotros. Ahora lo importante es traducir lo malo en algo nuevo, no taparlo”.
El dilema

En plena gira, el grupo tocó el domingo en Olavarría, ante más de 20.000 personas y ahora les esperan cuatro fechas en Rosario y luego viajarán a Montevideo, Uruguay, para otras dos. Sobre los shows que vienen, el Pato analiza que “nuestra idea es tocar en lugares chicos, aunque sabemos que mientras más cerca de Capital estemos, más grandes van a ser los predios que nos ofrezcan. En Capital no podemos tocar, si bien no hay ninguna prohibición, es algo tácito. No es algo que nos desespere, pero nos gustaría, para tocar cerca de casa y ver a más amigos, nuestras familias. De todas formas, hay que darle tiempo a las cosas”.
Esa imposibilidad puede virar, según Fontanet, si se dan algunos hechos: “El tiempo va acomodando las cosas. Mientras te mantengas en tus convicciones, no creo que haya otros factores que te lo impidan. Se va a dar naturalmente. Tampoco queremos tocar allá o hacer el intento para amargarnos. Que cuando se dé, esté bueno. Tiene que haber un compromiso por parte de aquellos que están dentro del Estado, para que las cosas se den, si el Estado no está, es muy difícil”.
El plan que tiene el quinteto para realizar los shows es tocar un día y descansar al menos un día entre tanto. El motivo es que “si no descansás, no podés dar todo en el escenario. Nos ha pasado en la gira por el norte, de tocar días seguidos, y ya a la mitad de la lista estás viendo cuándo te falta, es muy agotador. Y no es por nosotros, es por los chicos que vienen a verte, ellos se merecen que le des todo lo que tenés para ofrecer”.

Más que fans, amigos
Desde que nació Río Verde hasta su trascendencia como “Callejeros”, los fans fueron lo más importante para el grupo. El 30 de diciembre de 2004 todo cambió para Fontanet y sus compañeros. Muchos perdieron amigos, familiares y novias, el rock y el país se enlutaron. Seguidores y sobrevivientes de la tragedia tomaron un camino difícil, el del activismo para que se haga justicia, y el pedido por la liberación de los músicos.
Don Osvaldo no se olvida de todo ese respaldo, como lo cuenta el baterista Lamas, al afirmar que “Todo el activismo encarado por los sobrevivientes de Cromañón fue silenciado durante mucho tiempo. Todas las actividades que hicieron en el Obelisco, Plaza de Mayo, Congreso... ninguna fue menor. Tuvieron la dura tarea de contar realmente lo que vivieron esa noche. Un montón de gente fanática y no fanática también nos apoya. Cuando vamos a cualquier lugar del país a comer, gente que no conoce ni un tema de la banda, nos hace llegar ese apoyo que llegó a sus oídos por esas historias contadas por los sobrevivientes de Cromañón. A la fecha de Olavarría fue la familia Blanco, que perdió a su hijo Lautaro de 14 años, y su hija, que también estuvo ahí, vino con su marido, sobreviviente que perdió a su hermana. Por eso denominarlos fans sería subestimarlos. Gracias a ellos, se movilizó el debate cultural que es el que la sociedad aún se debe en los grandes medios de comunicación”. 
 

9 comentarios - Fontanet: "Hoy tengo ganas de seguir con mi vida"

@AguanteNelson
Grande Pato, que el FUEGO de tu existencia nunca se apague
@Phacer +2
la bengala no se mancha.
@Lucianocma
que barderos que son ajajja me encanta callejeros y el humor negro