La UTA que no paró

Anuncios

El gremio de los colectiveros se resiste a participar de un nuevo paro de 36 horas

Una medida de fuerza más prolongada que la del martes es promovida por algunos sindicatos del transporte y las dos CGT opositoras. La falta de respaldo de la central que conduce Antonio Caló condiciona a la UTA

La UTA que no paró


No había terminado el paro de ayer y ya abundaban las voces que advertían sobre futuras protestas. Las amenazas surgían, sobre todo, de las CGT de Hugo Moyano y Luis Barrionuevo y la CTA de Pablo Micheli, últimamente ávidas de sumar presión sobre la Casa Rosada. También de algunos sectores del transporte, que en las últimas huelgas mostraron su "poder de fuego".

Los que siguen serán días de negociaciones intensas. Los gremialistas cruzarán muchos llamados, encuentros y sensaciones sobre el impacto que tendría un nuevo paro en la sociedad. Posiblemente se encarguen encuestas para tener un termómetro de ello. Las definiciones se conocerán en dos semanas.

Omar Maturano, titular de La Fraternidad y blanco de críticas de la Presidente en su discurso de ayer, redobló la apuesta y aventó la posibilidad de una huelga extendida. "No sé cuál va a ser la protesta, pero si tenemos que hacer un paro, tiene que ser de 24 horas o de 36, para darle volumen a las protestas", explicó en declaraciones radiales. El mensaje que envió fue de igual magnitud que el que agitan Moyano y Barrionuevo.

paro


Los sindicatos del transporte decidirán los pasos a seguir en un encuentro pautado para el 14 de abril (el 15 habría un cónclave de las dos CGT díscolas). Al parecer, la postura de Maturano encontrará allí algunos reparos. Entre ellos, el de la UTA de Roberto Fernández, de notorio aporte en la huelga de ayer.

La UTA, que nuclea a los conductores de ómnibus de corta, media y larga distancia, puso hoy en dudas su participación en un eventual paro de 36 horas. Lo hizo a través de su vocero de prensa, Mario Caligari, quien esgrimió la voluntad de que conjuguen las voluntades de los "tres sectores" que aglutinan al movimiento obrero. Hablaba de la CGT de Antonio Caló, todavía cercana al kirchnerismo, y en la cual se enrola.

huelga


"Nosotros desde la UTA buscamos la unidad del movimiento obrero, de ahí que nuestra participación en una nueva protesta deberá tener el consenso de los tres sectores", apuntó Caligari en diálogo con la agencia DyN. "No queremos participar de un paro sectorial, queremos la unidad de todos", dijo.

La de la UTA no sería la voz disonante en el encuentro del 14, ya que en el ramo aeronáutico también hay quienes rechazan la propuesta.

En cualquier caso, la cita servirá para limar o evidenciar las diferencias. La intención, por supuesto, sería cerrar filas en una postura común. Los gremios del transporte se saben determinantes; en las últimas protestas sacaron a relucir su músculo (lo hizo también la UTA cuando cambió de parecer en el paro de agosto y quitó fuerza a la medida).
Conscientes de su envergadura, esos sindicatos tienen como objetivo central que la reunión sirva de "puntapié inicial" para la unificación de la actividad en un solo nucleamiento: la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), un sello de peso para gravitar en la posible unificación de las centrales. Para avanzar, será clave que haya un entendimiento sobre un posible paro; caso contrario, quedará expuesta una grieta difícil de zanjar en un mismo agrupamiento.


sindicalismo


FUENTE: INFOBAE

2 comentarios - La UTA que no paró