El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Secuestro de Christian Schaerer

Secuestro de Christian Schaerer: la vida de Lorhman es un misterio


Lo buscan desde 2003 junto a su cómplice Horacio Maidana. No hay rastros de su existencia. Una versión dice que murió en el exterior.
Rodolfo Ruso Lorhman (49) tiene pedido de captura desde 2003 por el secuestro del estudiante universitario correntino Christian Schaerer (21). Un delito que cometió junto a su cómplice Horacio Potrillo Maidana, también hoy prófugo. El resto de la banda fue enjuiciada y condenada.
No hay rastros de su existencia. Una versión indicó que murió en el exterior en un ajuste de cuentas. También se difundió, hace unos años, que una patrulla de la Policía Bonaerense lo había sorprendido durante un control vehicular de rutina y en esos momentos negoció, con los efectivos, su libertad pagando una fuerte suma en dólares. La versión nunca se confirmó ni se investigó.
Ayer, el diario La Nación publicó un artículo sobre Lorhmann, firmada por el periodista Gabriel Di Nicola.
Desapareció. De un día para el otro, nadie tuvo más noticias de Rodolfo Lorhmann. Nunca más llamó por teléfono a la casa de su madre, en Lima, partido de Zárate. También dejó de visitar a su hija adolescente en Grand Bourg, Malvinas Argentinas.
Sus cuentas de correo electrónico parecen no haber tenido movimientos. Es como si a Rodolfo Lorhmann, el Ruso, se lo hubiera tragado la tierra.
Lorhmann, de 49 años, está señalado como el líder de una peligrosa banda de secuestradores que operó en la Argentina, Paraguay y Brasil.
Se lo definió como “el delincuente más buscado” y también como “el secuestrador más peligroso”. Se le contó media decena de identidades falsas; tantas como mitos alrededor de las veces que logró escapar de sus perseguidores por un pelo.
Fuentes del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos informaron a La Nación que sigue vigente la recompensa de 200.000 pesos para quien aporte datos que posibiliten su detención. Lo mismo sucede con quien está sindicado como su socio en el liderazgo de esa banda, Horacio Maidana, alias Potrillo. En tanto la recompensa en países limítrofes es de 70.000 dólares.
Algunos investigadores sostienen que el Ruso rehizo su vida en la clandestinidad, en otro país. En cambio, una calificada fuente de la Policía Federal afirmó: “Se lo buscó mucho. La hipótesis más firme que tenemos es que murió en circunstancias extrañas en territorio extranjero. Pudo haber sido víctima de sus propios cómplices o haber muerto en un enfrentamiento con la policía. Pensamos que su cuerpo pudo haber sido enterrado sin que se conociera su verdadera identidad”.
A Lorhmann lo acusan de haber participado del secuestro del estudiante universitario Christian Schaerer. El joven, de 21 años, fue tomado cautivo el 21 de septiembre de 2003 en Corrientes. Aunque su familia pagó un rescate de casi 275.000 dólares, nunca apareció.
El Ruso y Maidana, considerados los jefes de la organización, nunca pudieron ser enjuiciados. Otras cinco personas sí fueron condenadas a penas de entre 11 y 18 años de prisión por ese caso.
Se sospecha que la banda a la que se atribuye el liderazgo de Lorhmann también protagonizó, en 2005, el secuestro y homicidio de Cecilia Cubas, hija del expresidente paraguayo Raúl Cubas.
En la Argentina, a la banda también se la acusa de haber participado del secuestro de Claudio Stefanich, por quien se cobró un rescate de unos US$ 30.000 en mayo de 2002.
Se dedicó al robo de ganado en Entre Ríos, a los asaltos de supermercados, de bancos y de camiones blindados hasta que, a principios de los 2000, comenzó con los secuestros extorsivos. Nunca lo atraparon.

Fracasos
“Es una cuenta pendiente no haber podido atrapar a Lorhmann”, dijo a La Nación un veterano detective de la Policía Federal que durante años estuvo tras los pasos del Ruso. Las historias sobre su eventual paradero van camino a transformarse en leyenda. Una de las últimas versiones que llegaron a oídos de detectives de la División Antisecuestros de la Policía Federal fue que al Ruso lo habían visto en la cancha de San Lorenzo alentando a su amado Ciclón. Pero, como tantas otras, fue una pista falsa.
“Se tejieron muchas historias sobre él. Lo cierto es que a su madre no la llamó más. Tampoco hizo contacto durante la agonía de su padre, que sufrió una larga enfermedad hasta su muerte”, afirmó una calificada fuente de la Federal.


FUENTE:http://www.diariolarepublica.com.ar/notix/noticia.php?i=191088#.VXcImtJViko


Secuestro de Christian Schaerer





ricardo canaletti




"El Ruso" Lorhman: el delincuente entrerriano más buscado, lleva ocho años prófugo



Existen las más variadas versiones sobre el destino de Lohrman.
Luego de más de ocho años prófugo, aún no hay noticias sobre uno de los delincuentes más buscados en el país, por el cual se ofrece una recompensa que asciende al monto récord de 100 mil dólares: el entrerriano Rodolfo José El Ruso Lohrman, de 46 años, secuestrador, pirata del asfalto y ladrón de bancos. Lohrman está acusado de ser el jefe de la banda que en 2003 secuestró y posteriormente asesinó a Cristian Schaerer, un joven que entonces contaba con 21 años y cuyo cadáver nunca apareció. Las versiones sobre su destino son variadas y contradictorias, pero la mayoría coinciden en señalar que el prófugo cuenta con la protección de algunos policías.
Cristian Schaerer, quien entonces tenía 21 años, fue secuestrado la medianoche del 21 de septiembre de 2003 en la puerta de su casa, en el barrio Las Tejas de la ciudad de Corrientes. Su padre, Pedro Schaerer (ex ministro de Salud de esa provincia, con pedido de captura de la Justicia argentina y refugiado en Asunción del Paraguay), pagó un rescate de 277.300 dólares por él.

El dinero fue entregado por la madre del joven, Pompeya Gómez, en Ciudad del Este, Paraguay. Mientras, su hijo estaba cautivo en Uruguayana, Brasil. Pese a esto se cree que el chico (cuyo cuerpo nunca apareció) fue asesinado esa misma noche.

La Justicia determinó que uno de los jefes de la banda fue Rodolfo Lohrman, quien en 2002 ya se había tiroteado con Schaerer padre para robarle 80.000 dólares que llevaba encima.

Por el secuestro de Cristian se realizaron dos juicios. En el primero fueron condenados el abogado Angel Barbieri y Horacio Barczuk (quien cuidaba al joven), a 25 años de prisión , y Judit Alvarenga (secretaria de Barbieri) a ocho años, según reprodujo Corrientes hoy.

En el segundo juicio, Raúl Salgán y Cristian Carro Córdoba – uno de los principales laderos de Lohrman– recibieron condenas a 25 años; Gonzalo Adrián Acosta, una de 16 años, y Claudio Cornelli Belem, una de 12. Fueron absueltos cuatro miembros de la familia de Salgán y un ex suboficial de la Policía Federal que fue acusado de haber alertado a la banda de un allanamiento.

Aún falta un tercer debate oral, en el que se ventilará la conducta de personas que fueron acusadas de encubrimiento.

Igual, la gran deuda del caso sigue siendo, además de encontrar el cuerpo de Cristian, la captura de Lohrman y de su mano derecha, José Horacio “Potrillo” Maidana.

La historia del “Ruso” Lohrman, el delincuente más buscado

Ofrecen una recompensa récord por él: 100 mil dólares. Se inició como cuatrero, pero se convirtió en especialista en asaltos a bancos y secuestros extorsivos. Dicen que se hizo una cirugía estética para cambiar su rostro. Y se sospecha que tiene protección policial.

Cuentan que en 2007 logró escaparse a caballo de la Policía, que lo había ido a buscar a un campo de Chascomús donde se escondía. También se dice que ese mismo año, en Avellaneda, un alto jefe de la Bonaerense (hoy retirado) le cobró un millón de pesos para dejarlo ir luego de que fuera demorado por “averiguación de antecedentes”.

Unos creen que está muerto, que lo mató su adicción a la cocaína y lo enterraron en Paraguay o en Brasil bajo alguna de las seis identidades falsas que se le conocieron; otros sostienen que fue el cerebro detrás del sangriento golpe al blindado del Banco Provincia en Garín, en noviembre de 2010 . Hasta existen rumores de que se hizo una cirugía estética para cambiar su fisonomía y de que bailó vestido de mujer en una comparsa en Corrientes. Y afirman que alguien creyó reconocerlo en un video musical filmado en un recital en la ciudad inglesa de Liverpool en 2005 y que las pericias posteriores dieron un 99 por ciento de coincidencia.

Todo es confuso, misterioso y contradictorio cuando se habla de Rodolfo José “El Ruso” Lohrman, secuestrador, pirata del asfalto, ladrón de bancos y, sobre todo (desde ya hace ocho años), el prófugo número uno del país. Está acusado, entre otras cosas, de secuestrar y matar al joven Cristian Schaerer en 2003. Por su captura se ofrece una recompensa récord: 100.000 dólares.

No es que sea un hombre difícil de distinguir: mide casi dos metros, existe una colección de fotos suyas obtenidas en distintos allanamientos y tiene el torso cruzado por una cicatriz de 20 centímetros que le quedó de un escopetazo recibido durante el asalto a un blindado en los 90. Suele andar con gorrita con visera, un collar umbanda al cuello y, además de la cocaína, adora los fusiles FAL y las pistolas 45. Sus alias también son conocidos: Carlos Basualdo, Fernando Pablo Pitari, Pablo Vitari, Pedro Silva, Maximiliano Quispe y José Luis González, entre otros.

Con una de estas identidades falsas fue detenido en marzo de 2002 en Posadas, Misiones. El y cuatro hombres de su banda se movían en un auto con pedido de secuestro. Por entonces, en Morón estaba siendo investigado por el secuestro de un remisero. Pero “El Ruso” recuperó rápidamente la libertad porque, según se dijo, nadie se dio cuenta de que era él.

Episodios como éste son los que sustentan las sospechas de que, al “hombre más buscado”, en realidad no lo busca nadie. O que, al menos, cuenta con la protección de algunos policías.

Pese a su prontuario, Lohrman –nacido en Concordia, Entre Ríos– pasó pocos años en prisión. Estuvo detenido brevemente a fines de los 80 por cuatrero, salió en libertad y cayó nuevamente en abril de 1995, acusado de robar el Banco Río de San Nicolás. En los cuatro años que siguieron pasó por los penales de Sierra Chica, San Nicolás y Olmos. Al recuperar su libertad, en febrero de 1999, hizo lo mismo que muchas bandas tipo comando: incluyó a los secuestros en su negocio. A esto se dedicó con bastante éxito. En Argentina, además del de Cristian Schaerer, se le atribuyen –entre otros– el de Claudio Stefanich, por el que se cobró un rescate de unos 30.000 dólares en mayo de 2002.

Pero el verdadero éxito comercial de Lohrman fue en el extranjero. Siempre moviéndose en la zona de la Triple Frontera, comandó media docena de secuestros en el Paraguay, incluido el de Cecilia Cubas, la hija del ex presidente paraguayo Raúl Cubas, en 2004.

“Esos fueron secuestros de un millón de dólares cada uno”, aseguró a Clarín una fuente policial. “Mire si será temerario este tipo que, en esos años, cuando era más buscado, se sentaba a tomar tereré en la Plaza Uruguaya, una de las principales plazas de Asunción. Eso lo contó su última mujer, cuando fue detenida en Paraguay a fines del 2003”, agregó la fuente.

A Lohrman se le conocen tres parejas: su primera novia, con la que se casó; una segunda mujer, que murió de cancer; y su actual pareja, con la que tiene un hijo chiquito. Su madre vive en Lima (su línea telefónica estuvo intervenida durante años), donde también están una hermana y su hijo mayor, ya adolescente. Cuando murió su padre, hace algunos años, la Policía esperaba que apareciera por allí. Pero no. Se le hicieron seguimientos, pero por razones siempre complejas o misteriosas nunca se produjo su detención.

Gran parte de su carrera delictiva la hizo en el litoral junto a Cristian Carro Córdoba (de 38 años, detenido en octubre de 2004 por unos bicipolicías que le pidieron documentos en el conurbano) y José Horacio “Potrillo” Maidana (de 51 años, aún prófugo). Para muchos, este último es el verdadero cerebro de la organización.

En Corrientes, Lohrman está considerado como un hábil planificador de todo tipo de golpes, pero a la vez demasiado impulsivo. En Paraguay, donde tiene numerosos hechos en su haber, se cree que preparó (aunque no participó activamente) en un secuestro concretado hace apenas tres meses.

“Es un tipo peligroso, sin escrúpulos, pero arrebatado, y eso lo va a llevar a cometer algún error en algún momento. No es tan inteligente como Maidana”, sostuvo a Clarín un alto oficial de la Policía correntina que persiguió sin éxito a Lohrman hasta su retiro.

En esa provincia, su banda protagonizó un asalto a un camión de caudales en la sede de una cadena de supermercados, un hecho en el que, además de llevarse más de 1 millón de pesos, hirieron a un policía. Tiempo después, en diciembre de 2000, con los mismos socios protagonizó el espectacular asalto a la Caja Municipal de Préstamos de Corrientes, en pleno microcentro correntino, de donde se llevaron casi 5 millones de pesos.

Lohrman también está acusado, junto a Maidana, de ser el autor de dos golpes tipo comando en 2001: el asalto al Banco de Chaco en Resistencia, donde asesinaron a un policía, y el asalto al Banco Macro en Posadas, Misiones.

“Agarrar a Lohrman es como atajarle un penal a Maradona. ¿Quién no querría lograrlo?”, graficó un jefe de la Bonaerense, para desacreditar los rumores de protección policial.

Por lo pronto, el paso del tiempo va empujando su nombre a un conveniente olvido. Hoy, para encontrar su ficha hay que llegar al lugar 217 (de un total de 268) en la lista de prófugos del Ministerio de Seguridad Bonaerense.


FUENTE: http://www.analisisdigital.com.ar/noticias.php?ed=1&di=0&no=159885



CAMARA DEL CRIMEN TN


link: https://www.youtube.com/watch?v=8EQo5zcOCxQ

Anuncios

1 comentario - Secuestro de Christian Schaerer

bolidepimienta
este lorhman es un pillo quien sabe donde anda