El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

La música nos ayuda a sobrellevar todo

Anuncios

"La música nos ayuda a sobrellevar todo"
EXCLUSIVO "Don Osvaldo", la banda liderada por el Pato Fontanet, aguarda una decisión de la Justicia en la causa Cromañón mientras graba su primer disco. En diálogo con DiarioShow.com, sus integrantes contaron los miedos y ansiedades que afrontan al intentar rearmar su historia
La música nos ayuda a sobrellevar todo
Días después de una nueva audiencia, esta vez ante la Cámara de Casación Penal, Don Osvaldo recibe a DiarioShow en su sala de ensayo, donde más allá de la preocupación que conlleva no saber qué dirá la Justicia sobre el futuro inmediato de Patricio Rogelio Santos Fontanet y de Cristian Eleazar “Dios” Torrejón, se respira ansiedad. Además de los ex Callejeros, nos esperan, con mate y “las facturas del barrio”, Luis “Lulu” Lamas y Crispín, ex público y asistente de Callejeros. “La primera bandera de Callejeros la hizo él”, cuenta Pato en tono paternal mientras nos extiende un mate.
Callejeros
Horas después de la realización de esta nota, Don Osvaldo comenzaría a grabar su primer disco, el primero en siete años para Pato y Dios, luego de “Disco escultura”, que fue editado en el año 2008. Aquí reinará un clima más “optimista”, según define Lamas, baterista de la banda y sobreviviente de Cromañón. “Con lo judicial estamos atentos a lo que pase”, arranca Pato. “Nos importa no solamente esta instancia, también las que vengan. Es un poco lo que empezamos a tratar de hacer ese año, a discutir un poco la opinión y nuestra postura en lugares donde no lo veníamos haciendo. Estamos peleando por la absolución y en caso de que no pase vamos a seguir discutiendo, pero la reivindicación de lo nuestro, que es hacer música, al grabar un disco se fortalece. Queremos dejar registrado lo que venimos tocando acá en la sala. Tenemos ganas de escucharlo y que la gente también lo escuche”.
La relación con los medios
Los músicos del grupo sienten que en muchas ocasiones el periodismo tergiversa o utiliza mal sus declaraciones. “Nos ha pasado de hacer notas y que te modifiquen lo que decís. Vos das una nota con un diario y ahí después sale un título que no dijiste”, lamenta Fontanet. Y Luis acota: “Sí, como ahora, que dijo que no tenía miedo de ir preso y lo instalaron en todos lados como algo soberbio. Y él lo dice en el contexto de lo que pasó el 30 de diciembre y el haber estado preso; habló con tristeza. A través de la música lo aprendimos a sobrellevar, pero ya no damos más notas que son solo de lo artístico, del disco, de los temas, de las presentaciones. Es un tema que sale y va a salir siempre. Siempre vamos a estar volviendo a esa noche”.
Don Osvaldo tiene la misma formación que Casi Justicia Social, un proyecto que comenzó en 2010, poco después que Callejeros se terminara de quebrar definitivamente. Sobre esto Pato recuerda: “El último año de Callejeros fue un caos. Cuando se terminó lo viví como un duelo grande, pero fue el momento. No estuvo mal. Ya en 2010 hacíamos un esfuerzo muy grande por tocar, yo viví todo el comienzo de Casi Justicia como un esfuerzo muy grande porque no quería que se separara Callejeros y eso me generó una gran depresión. Después, con el tiempo, aprendí a disfrutarlo de nuevo. Ahora recuperamos el oficio de tocar. Nosotros con Callejeros lo teníamos hasta Cromañón, tocábamos una vez por mes o dos. Ahora entre CJS y Don Osvaldo, estando un año y ocho meses preso, hicimos 76 recitales”.
El rito
Sin embargo, la realización del álbum es lo que domina la escena. En las ganas de grabar está puesto el nervio de la banda, que no ve la hora de editar el primer disco: “Ahora, con esto de la grabación, también recuperamos ese hábito. Venimos grabando demos desde enero hasta ahora. Venimos escuchándonos. A mí me sigue pasando lo mismo: estoy convencido de que cuando arranco a cantar arruino el tema. Pero me gusta el sonido de la banda, el contenido de las letras. Yo estoy estudiando canto de nuevo, empecé este año”. Para Dios, “la cabeza, los días que hay que ensayar, está acá. Cuando está la audiencia o reuniones con los abogados, la cabeza está en eso. Volver a grabar era una necesidad; es volver a pensar en temas nuevos, en preocuparte de que suenen bien: es volver a crear”. Crispín asiente y confiesa: “Lo vivo con mucha ansiedad, es mi primer disco. Más con la participación que te dan los chicos, que te dejan aportar arreglos, temas, ideas. Arrancar con un primer CD así está buenísimo”.
Acerca de las canciones, Pato admite haber escrito en la cárcel “pero las que terminaron entrando en el disco no son justo las mías. Escribí algunas cosas en letras de Juano, que escribió dos temas; les puse música a los dos y agregué algo en alguna letra. Hay una letra que hice yo, con música de Luis. Hay un tema con letra y música de Luis. De las que están escritas en Ezeiza, la única es ‘El ángel de Fournier’. A mí las letras de Juano y la de Lulu me identificaron. Para este momento estaban buenas y en eso sí yo me meto un poco más. No tanto en lo que se compone, pero sí en lo que se compone y se dice”.
fontanet
Un trabajo optimista
Fontanet promete que este es “un disco que tiene buenos mensajes. Al no ser todas las letras mías, voy leyendo lo que escriben los demás. No hay solo mensajes que tienen que ver con la lucha, sino también con la construcción. Hay tres canciones que hablan de tres personas que fallecieron, dos en Cromañón y una que no, y ninguna de las tres está escrita con pesar, ni tristeza, ni dolor. Es todo lo contrario, es como una conmemoración, hasta es alegre la música”.
Luis completa: “Es el concepto más de sembrar que de enterrar. El entierro puede estar y podés estar en una postura de lamento; y también lo podés transformar en algo lindo y maravilloso”. Todos coinciden en que la gente ya pedía disco nuevo. “Hay algo ahí que nos reconforta. Siempre hay cosas para arreglar y el artista todo el tiempo estaría modificando su obra”, afirma Luis. “Borges decía que uno saca el libro para dejar de corregir, y acá pasa lo mismo”, señala Fontanet, que además cuenta que seguramente la presentación oficial será en Córdoba: “Desde ‘Rocanroles’, siempre presentamos discos allá, antes de Cromañón ya lo habíamos elegido para eso”. Luis aclara: “Igual la idea es girar con el disco. No vamos a hacer una presentación, va a ser el mismo show que vamos a llevar a Córdoba, Mendoza, a Baradero. La misma puesta, todo”.
¿Y en Capital?
No es un tema menor hablar de una fecha porteña para Don Osvaldo. “Tenemos ganas de hacerlo”, admite Pato. “Pero se tiene que dar todo, no pasa solamente por las ganas. Cuando estuvimos en Baradero, Olavarría, estábamos cerca. A esos shows se arriman ‘los pibes’, que ya son chabones de 35 años como yo. Vienen los amigos, la familia que tengo en el barrio, mis viejos, mis hermanos, se acerca toda la barriada. Es otra emoción y sensación. Capital es algo que nos debemos, nos debemos Capital o tocar cerca, como en La Plata. Pero tiene que darse el tiempo justo. Puede llegar a ser contraproducente generar una expectativa que termine en que haya lío en la puerta. No sabemos cuál va a ser la actitud de la policía ese día, la actitud de los políticos que le den la orden a la policía. Cuando vos ya sabés que ellos no se la van a jugar, tenés que ir tranquilo”.
sigue
lucrando

Anuncios

3 comentarios - La música nos ayuda a sobrellevar todo

LeJudgeDredd
entendi: la musica no mata a los giles ke zobram
patogeno17
La única razón por la que los metería presos,es para que no vuelvan a tocar los perros estos. Por lo demás,callejeros inocente papá! Pero que no toquen mas!!!
jsmozart
Tiene razón, la música no mata. Incentivar a que enciendan bengalas en un lugar cerrado con un techo inflamable, si.