El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

One Piece: crónica de una historia manchada de vergüenza

One Piece: crónica de una historia manchada de vergüenza

Hola a todos, que tal les va. Hace tiempo que no hacía una columna, creo que ya hace 5 meses. No sabía que tema plantear y cada uno significaba un desafío para investigar de fondo. Finalmente, el tema surgió de la nada y como resultado de algo que pasó la semana pasada: la censura de One Piece.

Como muchos saben, el canal chileno ETC TV, luego de las múltiples advertencias, peticiones e incluso amenazas de que no emitiese la versión censurada de 4Kids (conocida también como 4Piece), terminó por cediendo al respeto al fan y ponerle fecha de estreno a este mendrugo masacrado.

Bien, al grano: en esta columna analizaré, punto por punto, la vergonzosa, por no decir asquerosa, forma en que One Piece fue distribuida, doblada, comercializada, censurada y, peor aun, continuada legalmente con todos estos problemas en Latinoamérica. Si, el tema está trillado, pero nunca antes, creo, se ha hecho una columna acerca de cómo fue tratada la serie en Latinoamérica, ni en esta página ni en otras webs especializadas, aunque hay menciones en otros artículos y columnas. Bien, empecemos.

Un poco de historia…

Hasta hace poco nadie sabía el por qué de la decisión de Toei Animation de distribuir One Piece en Latinoamérica en base a la versión de 4Kids Entertainment. Había muchos rumores, pero hace un año atrás supe la verdadera razón por parte de una fuente confiable.

Como muchos sabrán, antes Toei Animation tenía como agente de distribución en todo el continente americano a Cloverway Inc, compañía que trajo gran parte del catalogo de Toei Animation en los 90 y principios de los años 2000. De su excelente distribución surgieron y entraron en Latinoamérica series como Caballeros del Zodiaco, Sailor Moon, Dragon Ball, Digimon y Magical Doremi, bien dobladas y comercializadas. En 2004 Toei decide romper con Cloverway y se dedicaría de lleno a distribuir por su cuenta sus propias series en América.

Cabe decir que Cloverway distribuía en ambas Américas (Anglosajona y Latina) de forma totalmente distinta. En Latinoamérica se distribuía todo de forma respetuosa: doblajes fielmente grabados de la versión original japonesa, temas musicales originales, naturalmente sin censura y vendiéndose como pan caliente a miles de canales latinoamericanos. En la América Anglosajona (Estados Unidos y Canadá), en cambio, la censura del primero obligaba a que se cumplieran normas de adaptación a Tv casi imposibles de tolerar, por lo que Cloverway le vendía sus series a distribuidores locales (Saban, Harmony Gold, DIC y la aun en pañales Funimation Entertainment). Cuando Toei comenzó a distribuir todo por su cuenta, por extraña$ razone$, decidió darle prioridad a USA en vez del resto del continente.

Esto significaba solo enfocarse en el peligroso mercado del gigante del norte. Para ese entonces el anime ya era bastante popular en Estados Unidos, pero la censura era un problema atroz. Por otro lado, países como México y Brasil aprobaban nuevas leyes de censura en Tv que se adecuaban en parte a las normas televisivas norteamericanas, lo cual facilitaba la distribución de contenido censurado en USA para varios países de la región.

One Piece fue vendida a 4Kids Entertainment, cuya censura hablaremos más adelante, pero rompiendo con la tradición de Cloverway, Toei decidió vender esa misma versión en Latinoamérica. Mucho se especulaba del porqué esa versión y no una original como correspondía. La versión oficial, según supe hace un año, vino de una declaración del señor Kenji Ebato: querían venderle la serie a Televisa y Cartoon Network como canales claves para la distribución de la serie, rechazando a otros canales de Tv de igual o menor importancia (otro quiebre con la tradición Cloverway). El señor Ebato, conservador al límite, pensaba que con la versión de 4Kids podría vender la serie sin problemas a otros canales. Cuando One Piece iba a ser estrenado en Televisa, hubieron notas de prensa al respecto de la versión que se traería de la serie:


La triste realidad es que, lamentablemente, ambos canales terminaron por darle un mal trato a la serie con malos horarios y poca publicidad, algo que estaba en contra de lo que el señor Ebato quería para una serie que el mismo mandó a editar: que la serie fuese apta para todo público. Quienes veían One Piece en Cartoon Network hace años atrás de seguro encontraban estúpido que este emitiera una versión censurada a las 11 y media de la noche y que después se emitieran series como Love Hina o Samurai Champloo sin censura alguna. El señor Ebato luego declararía que él se sentía arrepentido de haber vendido esta mala versión.

4Kids perdió los derechos de One Piece en 2006 (mismo año del estreno de la mal llamada “versión latina”) y mientras Toei hacía lo posible para salvar la serie en USA para que la distribuyera Funimation, acá, pese al arrepentimiento de Kenji Ebato, se siguió vendiendo 4Piece (nombre que recibió la versión de 4Kids) hasta el día de hoy y que analizaremos como es a continuación.


Porque no merece el nombre: la censura…

Hablar de censura hoy en día es muy polémico. En realidad, muchos estamos en contra de ella, aunque a veces hay series que pese a la censura, continúan teniendo gran parte de su argumento e historia original intacta (inclusive con su banda sonora y Openings y Endings originales). One Piece, más que censurada, fue masacrada. Es decir, aparte de la censura, gran parte del metraje original de la serie fue dejado de lado y se convirtió en otra serie. Cuando muchos acá decimos que One Piece tiene una versión masacrada que no merece el nombre es porque es cierto: es como otra serie que ni siquiera tiene coherencia con la serie original. Incluso Robotech, formada de tres series distintas por parte del fallecido Carl Macek tiene coherencia con sus versiones originales.

¿Que incluye la masacre perpetrada por 4Kids?

- La eliminación de elementos como violencia y armas (los golpes son alterados, las armas convertidas en juguetes):

cronica

- La censura de sangre digitalmente y heridas profundas:

verguenza



- La omisión de bebidas alcohólicas y cigarrillos (el caso de Sanji con su looly pop):

historia


- La censura del escote de personajes femeninos:

anime



- La eliminación de kanjis o el cambio de palabras:

one piece


- El cambio de comida japonesa por comida occidental (el típico cambio del episodio 2 en donde Rika le da a Zoro una galletas en vez de onigiris):

manchada


Pero peor que la censura gráfica fue el cambio del argumento. Siendo un tanto quisquilloso, diría que apenas el 50% de la serie original se mantiene esta pseudoversión. Hay cambios de diálogos horribles que no tienen sentido con la trama y son meros chistes en partes que deberían ser serias. También encontramos los típicos diálogos inventados en una escena que originalmente no existían, agregados sin sentido alguno en la trama y otros que fueron suavizados. Acá un ejemplo del capítulo 1, escena cuando Luffy golpea a Coby:

Versión original japonesa (igual a la editada en DVD por Funimation en USA y distribuida por Arait Multimedia en España):

- Coby: por qué me has golpeado?
- Luffy: porque no te callabas.

Versión de 4Kids:

- Coby: por qué hiciste eso?
- Luffy: porque los niños buenos se quedan quietos.

También se les cambió el nombre a algunos personajes, algo típico en varias adaptaciones hechas en USA, pero aun así, a diferencia de otras adaptaciones de 4Kids, en One Piece solo pocos nombres se cambiaron: Zolo (Zoro), Chasser (Smoker), Trace (Ace), Nebra (Cobra), etc. Los nombres se cambiaron por diversos motivos bastante razonables, como en el caso de Zoro, que se llamó Zolo para evitar conflictos de derechos de autor de “El Zorro”. En otros casos fue la omisión de muertes importantes, lo cual decepcionó a varios fans, ya que la muerte de estos personajes era bastante importante para darle el toque emocional para el fan. Las muertes de Kuina, Bellemer y el doctor Hiruluk fueron cambiadas por accidentes o estancias en prisión.

Pero lo peor que pudo haber hecho 4Kids fue la eliminación y/o fusión de capítulos. Muchos episodios se unieron para formar uno solo, otros se eliminaron. Pero no solo episodios simples, sino sagas, SAGAS!! y no simple sagas de relleno, sino sagas que serían importantes dentro de la historia. Entre las sagas eliminadas por 4Kids se encuentran: Mini-saga de Buggy (46-47 original), Saga del Dragón Milenario (54-61), Saga de Labún (62-63), Mini-saga de Coby y Helmeppo (68-69) y Saga de Little Garden (70-77). Cada una de estas sagas son importantes dentro de la historia posterior de One Piece, sobre todo las sagas de Labún y Little Garden, que dejan vacíos futuros que no concuerdan si se siguiera con la serie original.

Lo que también molestó a los fans fue el cambio de la épica banda sonora compuesta por Kohei Tanaka por una ridícula partitura que, sorpresa!!, había sido utilizada en otras series adaptadas por 4Kids como Sonic X o Yu-Gi-Oh!. La banda sonoras original esta llena de sentimientos y momentos de acción buenísimos, parecidos a los de Dragon Ball o Sailor Moon, pero 4Kids arruinó uno de los mejores ganchos de la serie. El número de temas usados por 4Kids es mínimo, reutilizado de otras series y mal ocupado. Por otro lado, los Openings y Endings fueron remplazados por un rap que también ha generado molestias entre quienes encontraron que es una burla a la serie y quienes no lo encontraron nada malo.

De nuevo, cuando digo que One Piece no tiene una verdadera versión latina es porque prácticamente ni siquiera se pueden acoplar ambas versiones: original japonesa y 4Piece, simplemente porque no hay sincronización entre ambas, cosa que no pasa con otras series que han llegado con ediciones como Naruto o Inuyasha. Si Toei siguiese mandando episodios, pero basados en la versión original, se mandaría un lío increíble, ya que ambas versiones difieren totalmente con los vacíos de la trama. La omisión de Labún no explicaría la aparición de Brook, por no decir de otros personajes. Ni siquiera Carl Macek sería capaz de fusionar amabas versiones de una misma serie, si es que 4Piece se considera como una versión real de One Piece.

Porqué no merece el nombre: el doblaje…

Vale, One Piece tiene una versión que fue masacrada en USA, pero ¿el doblaje lo amerita? Esto ha sido centro de polémicas para los fans: muchos dicen que el doblaje, pese a que se dobló de la versión censurada, era bueno y excelente, algo que yo comparto, pero otros no son capaces de escucharlo ya que no le agradaban las voces. Siendo subjetivo, el doblaje de 4Piece en latino es bueno, con voces que se acomodan más a los originales japoneses, pero el uso de la versión de 4Kids le quitó gracia. Aun así, a mi parecer, otros doblajes mundiales son mejores (sin tomar en cuenta la versión), pero no todo es color de rosa, ya que la segunda tanda de episodios masacrados sería completamente distinta.

El doblaje fue hecho por la hoy polémica Candiani y el cast de voces estaba compuesto por grandes actores y actrices de renombre, como Diana Perez (Luffy), Gabriel Basurto (Zoro) y Georgina Sánchez (Nami), más otros como Gerardo Vásquez, Liliana Barba y Eduardo Fonseca. El doblaje arregló algunas de las pifias hechas por 4Kids, como utilizar la pronunciación japonesa de los nombres (Ruffy, Zoro, Choppa) y usar términos japoneses como las técnicas de Luffy y Zoro y mantener el nombre de “Frutas del Diablo” (4Kids les puso “Frutas Malditas”). Aun así, se mantuvieron muchas de las adaptaciones de 4Kids, como la mantención del nombre inventado de Smoker, Chasser (solo en esta tanda).

Sin embargo, esto solo pasó en los primeros 52 episodios masacrados, ya que, habiéndose emitido y fracasado el mismo año en que fue cancelada, la segunda tanda de episodios de 4Piece (53-104) fue doblada sin ningún tipo de cuidado especial. En la segunda temporada fueron cambiadas las voces de Luffy, Zoro y Tashigi (Liliana Barba en la primera tanda) por otros actores, Karina Altamirano y Dafnis Fernández en el caso de los dos primeros y que no llegaban a dar la misma sensación dejada por los actores de la temporada anterior. Traté de investigar el por qué de estas salidas, pero no encontré información confiable (si alguien sabe como chisme del doblaje, le agradeceré que me escriba). Pero 4Piece, en su segunda tanda, tiene más problemas.

Mientras que la primera temporada fue dirigida por Noé Velázquez (Sanji), que trató de cuidar lo posible la versión de la serie, la segunda fue dirigida por Vicky Burgoa, que la dirigió dejando en evidencias muchos errores, como escenas de diálogos sin doblar o poca continuidad de algunas voces, ósea, fue un doblada como cualquier cosa. Por otro lado, se empieza a usar el término “Frutas Malditas” de 4Kids y las técnicas de Luffy son suavizadas (en un capítulo, en vez de “Gomu Gomu no Pistola” dice “Gomu Gomu no Ráfaga”). Curiosamente, en esta segunda tanda, Smoker recupera su nombre original, pero Ace se llama Trace igual que en la versión gringa.

Por casualidades de la vida, talvez para redimirse un poco, Toei mandó a doblar el primer Opening y Ending, We Are! y Memories, para su emisión en canales abiertos de Latinoamérica. Aunque son los temas originales, están muy mal cantados y aunque la letra es bastante fiel al original, no le da el mismo toque que otras adaptaciones traducidas (como la de Funimation o los doblajes ibéricos).

Anuncios

0 comentarios - One Piece: crónica de una historia manchada de vergüenza