El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Machi: “La música de Spinetta es universal”

Por Edgardo Solano

El bajista forma parte del cuarteto, que completa junto a Guille Arrom, Luis Ceravolo y Andrés Beeuwsaert, que van a “traer a la palestra” el álbum “A 18’ minutos del sol”, uno de los discos más bellos del Flaco.

Machi: “La música de Spinetta es universal”
 
Luis Alberto Spinetta decidió en 1977, poco después de la separación de Invisible, patear el tablero cuando grabó “A 18´del sol”, una verdadera obra maestra con un sonido en clave de jazz rock, un género que el músico no había buceado hasta el momento.

En ese álbum, injustamente incomprendido en aquellos días, acompañaron al “Flaco” en la grabación Machi Rufino en bajo,Diego Rapoport en teclados y Oscar López “Lopecito” en batería. También se sumó como invitado Gustavo Spinetta en bateria, que volvió a colaborar con su hermano tal como había ocurrido en “Artaud”, cuatro años antes.
El material de ese disco se presentó en vivo con la banda que registró ese material en estudios y luego hubo varios cambios de formación hasta desembocar un tiempo después en la denominada Banda Spinetta.

Soy el único sobreviviente de ese disco, además de Gustavo Spinetta que tocó en algún tema”, recuerda Machi, que será parte de una banda con una formación estelar que se encargará de desempolvar esas canciones, junto a Guille Arrom en guitarra, Andrés Beeuwsaert en teclados y Luis Ceravolo en batería, quien también tocó ese material en vivo con Spinetta a fines de los ’70.

De todos modos, el músico aclara que no se trata de un “homenaje” y que hay otras intensiones claras. “Queremos poner esa música en vivo, ponerla en la palestra”, le asegura Machi a Crónicas y versiones sobre los planes de este cuarteto.

El proyecto es no fue una idea mía, me convocó Luis Ceravolo, que ya había hablado con Guille Arrom, que esta viendo la idea de hacer este proyecto y me sumé. Faltaba un tecladista y propuse a Andrés y así se formó el cuarteto”, acota Machi sobre la génesis de este proyecto.

En las presentaciones del disco también formaban parte de repertorio algunos temas inéditos, como “El Tuquito”, que nunca volvieron a ser tocado en vivo. “En estos primeros shows no vamos a tocar temas inéditos, como él tampoco los grabó con las mil oportunidades que tuvo de hacerlo, vamos a respetar su voluntad”, acota Machi.

SpinettaEste cuarteto saldrá a escena el viernes 2 de octubre en el espacio porteño La Trastienda Club, ubicada en Balcarce 460, para repasar íntegramente el material de “A 18’ del sol” y además incluirán algunas canciones de Jade y del disco “Tester de violencia”, del que participaron el bajista y también Guille Arrom. Luego seguirán con otras presentaciones en Rosario, Bariloche y en otros puntos del país.

Estos shows lo tendrán a Machi en primera voz, compartiendo ese rol con Beeuwsaert. “Yo siempre canté y ahora me llaman mucho para cantar. Hay muchos que no se acuerdan que en Pappo´s Blues, en Invisible y en Tantor cantaba y en el recital de Las Bandas Eternas cantó la segunda parte de ‘Durazno sangrando’, por ejemplo”, enumera.

Un Flaco jazzero

A pesar de sólo tenía 27 años cuando grabó “A 18’”, ya tenía por entonces nueve álbumes editados en su rica discografía, que se extendía finalmente a cuarenta, y en plena juventud ya se había ubicado para siempre en el bronce del rock argentino. Antes del álbum jazzero, un sonido que retomaría años después en Jade, el Flaco fue lírico en Almendra, más crudo en Pescado Rabioso y sintetizó esos dos mundos en Invisible, junto a Pomo y Machi.

El propio Spinetta aseguró en más de una oportunidad que es disco era uno de los mejores disco de su carrera. “Me saqué la campera de cuero y me puse los jeans”, le comentó a Eduardo Berti en el libro “Crónicas e iluminaciones” en una comparación entre el vestuario y cambio estilístico que tomaba su música.

“Pasaron muchos años y leo en un reportaje en el Luis dice que es uno de los mejores discos que grabó en su vida. Se lo comenté y me dijo: ¿no te acordarás cuando grabamos ‘Viejas mascarillas’?”, recuerda Machi una vieja conversación con su amigo y citando uno de los temas más bellos del disco.

Además de la mencionada canción, el álbum no tiene desperdicio y los temas no bajan de los altos picos creativos, que van desde los instrumentales “Telgopor” y el track que le da título al disco, a la bella poética spinetteana de “Toda la vida tiene música” “El viento del azur” y hasta el fogonero “Canción para los días de la vida”.

El músico también recuerda las repercusiones del álbum tras la legada a las bateas. “Las críticas de la supuesta prensa especializada eran destructivas. Luis sufrió mucho, decían que necesitaba otro guitarrista porque no le daba la talla para tocar esa música. El público tampoco lo aceptaba, le pedían que toque ‘Muchacha’”, comenta.

A propósito de aquella crítica, Machi atesora una anécdota jugosa. “En el 85 me invitan a ver un película ‘Bring on the night’en el Teatro Ópera, estaba con Pedro Aznar. Estaban los mismos periodistas que habían criticado a Luis y decían que era extraordinario lo que había hecho Sting al pasar del rock aj jazz luego de la separación de The Police. Les dije raro que piensen eso porque ya lo había hecho Luis en el 77 y habían dicho que era una porquería y todos agacharon la cabeza y no pudieron decirme nada. Es esa suerte de snobismo de que lo hace un inglés está bien y si lo hace un argentino está mal”, apunta Machi sobre la genuflexión de esos especialistas, a los que optó por no mencionar con nombre y apellido.

Spinetta hasta en Nueva Zelanda

Para Machi la música de Spinetta no tiene frontera alguna y hasta puede romper las barreras idiomáticas. “A través del Facebook me hice amigo de una señora de Nueva Zelanda y me le mandé para que escuchara ‘Silver’ para compartir nuestra cultura. Se fue a la embajada a pedir que le traduzcan las letras y se pasó escuchando el disco a todo volumen, generando que se quejen los vecinos. Spinetta es universal, es muy difícil que no te guste”, dispara.

Machi, además de haber tocada en disitnatas bandas de rock, también incursionó durante los ’80 en el jazz en la banda de Baby López Furst. “Cada música tiene su eje y el eje del jazz es la improvisación. Hay gente del jazz que piensa que el rock es un arte menor y gente del rock que piensa que es la jazz es muy acamémico. Hay que romper con eso”, apunta.

Este músico, además del power trío que tiene hace casi una década como Lito Epumer y Cristian Judurcha, tiene el proyecto de grabar su primer disco como solista junto a Néstor Díaz, uno de los productores de “Raíz Spinetta”, el tributo folklórico al Flaco, y no toma como una “obligación” tener que registrar un álbum en solitario. “Sentí que este era el momento de hacerlo y no lo tomo como algo postergado”, dice.

Machi no detiene su marcha creativa mientras disfruta de la llegada de su primer nieta, que le dio su hijo y bajista Juan Pablo y la compañera de este, Brenda Martín, también de la legión de los bajistas e integrante del trío Eruca Sativa.

Además, adelanta que “Raíz Spinetta” tendrá segunda parte con la participación de músicos de distintos puntos de América latina y suenan ya los nombres de los brasileños Caetano Veloso y Djavan, entre otros.

Machi


a 18 del solcronicas y versiones


Machi: “La música de Spinetta es universal”


Spinetta

0 comentarios - Machi: “La música de Spinetta es universal”