Cosas increibles que la ciencia nunca se pudo explicar

Cosas insólitas

Insólito – Casos que la ciencia no puede explicar – El extraño caso de la Sra. Rooney

En diciembre de 1885, Patrick Rooney y su mujer –que pesaba alrededor de 100 kilos- invitaron a su peón, John Larson, a compartir la cena de Nochebuenaen su granja localizada en Seneca, Illinois, Estados Unidos, un poblado a 80 kilómetros de Chicago. Durante el festejo la pareja y su invitado tomaron una botella de whisky que Patrick previamente había comprado en la ciudad. Después del postre y la sobremesa, Larson dijo que se sentía bastante mareado y se fue a dormir a su cuarto ubicado fuera de la cas principal. La pareja se quedó bebiendo.

A la mañana siguiente Larson se levantó temprano con un fuerte dolor de cabeza y la boca seca, por lo que se dirigió a la cocina por un vaso de agua. Al entrar descubrió que el hogar de los Rooney estaba lleno de humo denso, por lo que corrió a la habitación de sus patrones y encontró a Patrick muerto en el piso; pero su mujer no estaba en la habitación.
Rápidamente, el peón tomó un caballo y se dirigió a la granja de Tedd, el hijo de su patrón. Tras contarle lo ocurrido, ambos regresaron al lugar de los hechos, acompañado por un vecino de Tedd. Los tres entraron en la casa y comenzaron a buscar a la mujer. Vieron en el piso de la cocina un agujero de metro y medio de profundidad, y en el fondo de éste Tedd descubrió con horror la parte de un pie y un cráneo humano, así como restos de huesos de vértebras y un montón de cenizas. Después de un minucioso análisis de los restos descubiertos, el médico forense Floyd Clendens determinó que pertenecieran a la señora Rooney; sin embargo, no sabían que había pasado.

La causa de la muerte de Patrick era clara: murió como consecuencia de la aspiración del humo que invadió su hogar, pero faltaba descifrar que ocasionó la muerte de su mujer, quien se había calcinado a una temperatura superior a los 500 °C, sin que nada a su alredor indicara señales de un incendio. Tras leer algunos casos históricos extraños, la única hipótesis que encontró Clendens para explicar la misteriosa muerte fue que la esposa de Patrick había sufrido una combustión espontánea. Sin embargo nunca fue posible determinar la causa exacta.



Insólito – Casos que la ciencia no puede explicar – “Despertares Insólitos”

Hay muchos casos insólito que la cienca no ha podido explicar, pondremos algunos de estos raros y curiosos casos, que han sido reales pero que no se ha podido dar una explicación cientifica.

Estado de comaEn 1980 un piloto aviador de 45 años sufrió un accidente automovilístico que como consecuencia los hizo quedar en coma. Los especialistas creían que debido a lo traumático del golpe podría quedar en estado vegetativo el resto de su vida sin que pudieran hacer algo al respecto.

Sin embargo, dos años más tarde, los médicos del Hospital de la Universidad, Estados Unidos, decidieron realizarse una limpieza dental de rutina en pacientes comatosos para evitar caries e infecciones.

Como el enfermo ocasionalmente abría sus ojos y balbuceaba algunas palabras, le inyectaron una dosis de valium para reducirle molestias que en un remoto caso pudiera presentar. Cinco minutos después el hombre, ante la sorpresa de los especialistas se incorporó de manera abruta y comenzó a hablar. Su lucidez era tal que tenía la capacidad para responder preguntas, decir su nombre, comer y comer, sin embargo horas después volvió a quedar en estado vegetativo.

Para corrobar su teoría de que el Valium había influido en su despertar, los médicos le inyectaron una nueva dosis del medicamento y el hombre volvió a recuperar el conocimiento durante 90 minutos.

De manera subsecuente recibió diferentes dosis de barbitúricos que le permitian mantenerse lucido por periodos de 10 a 12 horas. Su neurólogo, el doctor Andrés Kanner, director de la División de Epilepsia y Neurofisiopatología Clinica, llegó a la conclusión de que su paciente sólo se podría mantener despierto de manera permanente hasta hallar la combinación exacta de fármacos que pudiera ingerir de forma oral y le permitieran evitar recaídas al estado vegetativo. Hasta el momento es un caso único que se ha presentado en la medicina y aún se desconcen las causas por las que caía de forma repetida en un estado de coma.


Insólito – Casos que la ciencia no puede explicar – Coincidencia Accidental

Una noche de junio de 1935, el entonces jefe de patrullas motociclistas de carretera de El Paso, Texas, Allan Falby, se encontraba en persecución de un camión que viajaba a exceso de velocidad. Cuando el conductor se percató de que el patrullero lo seguía, redujo la marcha y dio vuelta en una curva pronunciada. Falby no pudo realizar una maniobra adecuada con su moto, y se estrelló a toda velocidad con el camión.

Por un momento perdió la noción del tiempo y segundos después se dio cuenta que su pierna derecha sangraba debido a que tenia una arteria seccionada. De manera milagrosa apareció Alfred Smith, un automovilista que pasaba por el lugar del percance, y le brindó los primeros auxilios. Con habilidad innata Smith aplicó un torniquete sobre la extremidad dañada del policía, lo que detuvo la hemorragia hasta que llegó la ambulancia y fue trasladado al hospital, de donde salió una semana más tarde completamente recuperado.

Años más tarde, en abril de 1940, Falby recibió una llama de la central de patrullas en que se le solicitaba atender un percance automovilístico ocurrido en una carretera principal de Texas; contestó la llamada y dijo que se dirigía a la zona del accidente por que se encontraba a pocos kilómetros.

Al llegar al lugar vio un automóvil que se había impactado de frente contra un árbol y el inconsciente conductor sangraba de la pierna izquierda. Falby le aplicó en seguida un torniquete centímetros arriba de la herida para detener el abundante sangrado, lo que permitió salvarle la vida al accidentado.

Luego, cuando revisaba al hombre que estaba inconsciente y vio su identificación en la cartera, se dio cuenta de que se trataba de Alfred Smith, la misma persona que en condiciones parecidas le había salvado la vida cinco años atrás.


Insólito – Casos que la ciencia no puede explicar – ‘Seres electricos’


Pues bien hemos llegado al fin de esta interesante serie de articulos insólitos, denominados como ‘casos que la ciencia no puede explicar’, casos extraordinariamente insólitos, cada quien es capaz de adoptar su propia opinión, aquí esta el último, no olviden comentarlo.

La electricidad de una instalación corriente es semejante al sistema nervioso humano, aunque la ciencia se muestra reacia a reconcer el equivalente bológico. No obstante, ha habido personas cuyas ‘baterias’ fueron de una naturaleza desacostumbrada y sobrecargada, como las de Angelique Cottin, una joven francesa de catorce añños cuyas sorprendentes cualidades electromagnéticas fueron objeto de un estudio por parte de la Academia de Ciencias de Francia.

En los primeros examenes, el 15 de enero de 1846, y durante las diez semanas siguientes. Angelique volvió locas a las brújulas. Otos objetos, incluso muebles pesados, regían su contacto y vibraban en su presencia. Fuera cual fuera su extraña fuerza, la Academia la equiparó al ‘elctromagnetismo’. La fuerza parecia brotar de su lado izquierdo, dijeron los expertos, en particular del codo y de la muñeca, y aumentaba en intensidad por la noche. Durante sus ataques Angelique sufría a menudo convulsiones y su corazón daba latidos por minuto.

Otro ser humano sobrecargado de electricidad fue la adolescente estadounidense Jennie Morgan, de Sedalia, Missouri, Estados Unidos, quien descargaba chispas entre ella y cualquiera que se le acercara; en ocasiones había que la otra persona quedara inconsciente. Los animales le eran hostiles y huían de su presencia.

Otra adolescente llamada Carolina Clare, de London, Notario, Canda, mostró síntomas parecidos al sufrir una enfermedad no diagnosticada y durante la cual describió lugares que nunca habia visitado. La enfermedad duró un año y medio. Cuando se curó Carolina estaba tan magnetizada que los cubiertos se pegaban a su piel y tenían que ser desprendidos de ella por otra persona. Tambien fue objeto de un estudio, realizado por la Asociación Médica de Notario. Los anteriores casos son sorprendentes, pero la más poderosa ‘pila humana’ fue sin duda Fran McKinstry, de Joplin, Missouri, cuya energía era tal que quedaba pegado al suelo. Por ejemplo, si McKinstry se detenía al caminar, no podía dar otro paso a menos que otros le levantaran los pies del suelo, rompiendo el circuito.

Fuente: http://www.planetacurioso.com

Anuncios

10 comentarios - Cosas increibles que la ciencia nunca se pudo explicar

@zurdino
ponele un poco de color al post para q se vea mejor

salu2
@funda_ta
me dejo intrigado el primer caso!!
@TEJANO
\"combustion espontanea\"

ja!
@rolito22
funda_ta dijo:me dejo intrigado el primer caso!!


se fumo una garrafa y con el incendio se iso popo
@Joanpi_182
Insólito – Casos que la ciencia no puede explicar – ‘Seres electricos’
alo XMEN