El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

La FFII lanza nueva campaña contra las patentes de software

Anuncios

Aunque pueda resultar extraño, la Unión Europea prohíbe las patentes de software, pese a que Oficina Europea de Patentes (EPO por sus siglas en inglés) haya concedido muchas a programas informáticos aprovechando un vacío legal existente en el artículo 52 de la Convención Europea de Patentes y conforme al cual no es patentable el software “como tal”, pero no explicita nada sobre las ideas de los algoritmos que subyacen bajo dichos programas.

Tradicionalmente, los programas informáticos han venido siendo protegidos por la legislación de Propiedad Intelectual, copyright o derechos de autor. Esta legislación otorga derechos exclusivos de comercialización y reconocimiento al autor de un programa y consecuentemente prohíbe la copia, la distribución o modificación sin el debido permiso, pero no excluye la posibilidad de que otra persona pueda desarrollar una solución diferente que desempeñe el mismo cometido. Así, por ejemplo, si un programador crea un software que controla el combustible inyectado a un motor, cualquier otro programador puede desarrollar un programa que haga lo mismo, siempre y cuando no copie directamente el otro desarrollo. Incluso, ambos programadores podrían llegar a la misma solución por caminos diferentes.

La posibilidad de patentar la idea que subyace bajo un programa eliminaría esta posibilidad, permitiendo que si el primer programador de nuestro ejemplo patenta su desarrollo, el segundo no pueda siquiera empezar su trabajo, ya que el anterior podría interponer una demanda aunque este segundo trabajador cree su solución desde cero sin tomar prestado absolutamente nada del anterior.

Además, y en principio, no es ni siquiera preciso presentar un código informático que desempeñe la funcionalidad deseada, sería suficiente con presentar la idea que mueve el programa. Volviendo a nuestro ejemplo, se podría patentar la idea o algoritmo que permiten controlar el flujo de combustible que entra a un motor por vía de un software, y una vez conseguida dicha patente, ponerse a trabajar sobre el programa impidiendo que cualquier otro haga lo mismo.

El efecto económico más obvio de las patentes de software es la posibilidad para los titulares de las patentes de generar ingresos bien por la comercialización exclusiva de productos o servicios basados en esas patentes, bien por el requerimiento a terceros derechohabientes por el uso de su patente.

Sin embargo, cualquier estudio sobre los efectos económicos debería incluir los costes que el sistema de patente de software tendrá sobre los creadores de software y sobre el sector informático en general.

Como mínimo cualquier productor de software deberá considerar los costes de realización de un análisis de patentes existentes sobre su producto, con el fin de identificar el número de patentes que le pueden afectar y presupuestar provisiones de contingencia por derechos de patentes no identificadas correctamente en el proceso de análisis.

Un efecto más genérico es que resulta importante considerar las consecuencias en el sector informático y en compañías específicas, por las acciones tomadas cuando existen patentes en un campo determinado. Así, por ejemplo, con demandas intimidantes para reforzar las posiciones de monopolio, con acuerdos con los grandes jugadores que disponen de un gran número de patentes, con el bloqueo de tecnologías clave debido a los intereses comerciales de los titulares de patentes básicas, etc.

Las patentes de software lastran el desarrollo y la competitividad, y benefician solamente a las grandes empresas que pueden permitírselas, perjudicando a los pequeños desarrolladores y al mercado en global. Es por ello que entre los profesionales y la sociedad en general, estas patentes están mal vistas.

La postura de la FFI

La Foundation for a Free Information Infrastructure (FFII) es una organización sin ánimo de lucro que vela por el mantenimiento de un mercado libre para las tecnologías de la información. Esta organización se ha mostrado contraria a las patentes de software en diversas campañas, la última de las cuales solicita la participación ciudadana para enviar tantas firmas como sea posible al Parlamento Europeo.

La FFII denuncia el papel de lobby que está ejerciendo la EPO, presionando para que se acepten de forma oficial las patentes de software mientras continua registrando este tipo de patentes empleando el subterfugio antes comentado.

Fuente: http://www.imatica.org/bloges/2009/07/090740722009.html

Anuncios

0 comentarios - La FFII lanza nueva campaña contra las patentes de software

Los comentarios se encuentran cerrados