El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Lousteau habló de su paso por el Gobierno.

Anuncios

El primer ministro de Economía de Cristina Kirchner afirmó que la resolución 125 "fue el mal menor" frente a la iniciativa que barajaba el secretario de Comercio Interior; relató que elaboró "un proyecto paralelo" para transparentar al Indec; calificó la visión de Kirchner como "muy primitiva"





Martín Lousteau quedará irremediablemente atrapado en los libros de historia argentina contemporánea como aquel funcionario que públicamente inauguró el mayor, y aún no resuelto, conflicto de intereses entre un gobierno nacional y un sector tan importante en la economía del país, como es el agropecuario.

No obstante, el primer ministro de Economía de la gestión de Cristina Kirchner, el más joven que pisó el Palacio de Hacienda, afirmó que la resolución 125 de retenciones móviles "fue el mal menor frente a otra iniciativa que se estaba barajando en el Gobierno" y que preveía fijar los derechos de exportación de la soja en más del 60%.

En una entrevista exclusiva con lanacion.com, identificó al autor de esa propuesta. "Moreno ha roto absolutamente todo lo que ha tocado, todo, todo", exclamó un frustrado y autocrítico Lousteau, quien aún dice no comprender cómo la Presidenta mantiene al secretario de Comercio Interior en su gobierno. No obstante, Lousteau defiende el sistema de retenciones móviles.

Consultado sobre su rol ante la manipulación de las estadísticas públicas en el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), se defendió. "Tuve un proyecto paralelo de generar otro índice. Discutí con Moreno públicamente por esto", indicó. "Para hacer gestión, lo que medía el Indec a mí no me servía", remató.

Pese a la actual crisis económica que vive el país, el ex ministro de Economía, aquel que venía a oxigenar al kirchnerismo y sólo se mantuvo en su puesto unos meses, ve pocas posibilidades de que se generen cambios en el rumbo. Así lo explicó: "Sigue primando la visión de Néstor Kirchner y esa visión es muy primitiva".

- Usted fue el impulsor de la polémica resolución 125 que modificaba el sistema de retenciones móviles, ¿se arrepiente?

- La resolución tuvo un nacimiento muy particular porque fue el mal menor frente a otra iniciativa que se estaba barajando en el Gobierno.

- ¿Cuál era esa iniciativa?

- Poner un esquema muy parecido al del petróleo, que era imponer retenciones del 63,4% y fijar el precio de la soja. Es decir, si la soja valía 400, ponerle esa retención, que fijaba el precio en 160 dólares. Fue el mal menor, trabajado contrarreloj, para contener esa situación. Allí creo que hubo dos errores. El primero fue un error político, que fue dejarse atrapar en una discusión de cuál era el mal menor. Los problemas se venían concatenando y estaba lidiando con una parte de mi ministerio que boicoteaba las cosas. Tenía varias personas sólo tratando de remendar las cosas que Moreno iba rompiendo por ahí. Respecto a la resolución en sí, creo que hay cuestiones que deben ser rescatadas sobre todo para darle un corte final a la discusión con el campo, que nunca se resolvió. En ese sentido, la Argentina tiene que ir a un sistema de retenciones móviles porque los precios de los commodities son muy volátiles y tienen un montón de implicancias para la gente que compra comida, para la rentabilidad, para el balance de dólares, para la posibilidad del Central de intervenir sin generar inflación.

- Los productores agropecuarios afirmaban que la movilidad destruía el mercado de futuros

- Lo que destruye el mercado de futuros no es la movilidad, sino la aplanación de la curva. Moreno quería fijar el precio de la soja. Esa falta de movilidad del precio era lo que destruía el mercado de futuros. Porque si cosecho y no tengo la especulación de que la soja puede valer más, la vendo toda en el momento.

"Moreno ha roto absolutamente todo lo que ha tocado, todo, todo"


- ¿Por qué cree que el Gobierno no resuelve todavía el conflicto con el campo?

- Todas las partes nos atrapamos en un momento. Un sector del Gobierno interpretó que ésta era una pelea política. El campo también se paró en un lugar muy complicado porque tuvo dos iniciativas muy complejas: la primera fue reaccionar con un paro. Y la segunda es que no apuntó contra el responsable. El campo sabe que el que está rompiendo todo sistemáticamente es Moreno. Sin embargo, el sector nunca dijo que lo que quería era sacar a Moreno y que hubiera políticas racionales. Ahora, quizás, algunos se animan un poco más. Creo que el campo podía haber elegido en lugar de una manifestación tan mediática y una confrontación de poder, ir al núcleo de lo que a ellos les molestaba. Creo que esas dos cosas sesgaron la discusión. Cualquier resolución de un Gobierno es oponible, cuestionable, revisable, pero los dos actores se pararon en un lugar en el que era imposible todo eso. En la iniciativa del Gobierno hubo un problema adicional que fue que las clases medias urbanas que tuvieron un buen pasar en la primera etapa del kirchnerismo, durante la gestión de Cristina ya estaban viendo erosionado su bienestar por la inflación y los modos del Gobierno, que no eran cuestionables cuando las cosas iban bien, se hicieron muy cuestionables. Creo que reaccionaron ante el discurso de los piquetes de la abundancia. Ahí fue cuando el conflicto se empezó a trabar y eso se respondió con un cacerolazo. De los errores técnicos, independientemente de cómo hayan surgido, el responsable siempre soy yo, porque estaba a cargo del ministerio. Y el haberme quedado entrampado en la discusión de si era el mal menor, también es un error mío. Pero yo me fui en abril, el voto no positivo es de julio, y hoy estamos en julio de un año después y seguimos con los mismos problemas.


1 comentario - Lousteau habló de su paso por el Gobierno.

@Alberto77_BAN
Los pocos meses que estuvo en el gobierno K hizo estragos en su cuerpo...