El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

¿Hay espacio en el mercado de los navegadores para Opera 10

Anuncios

Según las cifras proporcionadas por Net Applications para este pasado mes de agosto, el Internet Explorer de Microsoft lidera el mercado de los navegadores web a nivel global con un 67% del mercado, seguido del Firefox de Mozilla con un 23%. En la quinta posición de este ránquing nos encontramos con la compañía noruega Opera Software, con un 2,04% del mercado para las diversas versiones de su browser, habiendo sido adelantada por dos desarrollos más “jóvenes” que el suyo: Apple, con Safari, y Google, con Chrome.

El poco interés que despierta Opera entre el público no se corresponde con la calidad técnica, funcionalidades e historia que encontramos tras este navegador. No obstante, la compañía dispone de otros ases en la manga, como las diversas versiones móviles de su software para smartphones, y las versiones “empotradas” como la que equipa a la Nintendo Wii, que son las que le dan mayor relevancia y beneficios.

Pero la compañía de Oslo no da su brazo a torcer en el mercado de los navegadores para sistemas de sobremesa ni la batalla por perdida, y lanza una nueva versión de su programa que incluye atractivas novedades.

Un Opera 10 a la altura de sus contendientes... o mejor aún

Técnicamente, Opera siempre ha estado a la vanguardia de los navegadores web, adelantándose a toda su competencia y al propio tiempo en algunas de las funcionalidades y facilidades ofrecidas al usuario.

Para su última versión, se ha continuado la obra iniciada con la inmediatamente anterior, la 9, puliendo determinadas tecnologías. Es el caso de Turbo, una tecnología similar en finalidad y ejecución a la que equipa y permite el funcionamiento de Opera Mini, cuya finalidad es aumentar la velocidad a la que se cargan las páginas web en el navegador.

Dicha funcionalidad está pensada para un mundo cada vez más móvil, en el que son cada día más frecuentes los usuarios que utilizan una tarjeta 3G para conectarse desde allí donde estén a Internet mediante su netbook o notebook. También aquellos que utilizan redes WiFi públicas (presentes en hoteles, aeropuertos o centros de convenciones, por ejemplo) que pueden verse fácilmente saturadas por el exceso de conexiones, son usuarios potenciales de esta funcionalidad.

Opera Turbo puede conectarse y desconectarse a voluntad del usuario, y la tecnología consiste básicamente en utilizar un servidor intermedio (puesto por la misma Opera aunque pueden ser también las operadoras quienes los tengan en régimen de hosting) para comprimir los datos. La petición a un servidor web no se envía, pues, directamente a la máquina de destino, sino que pasa por los servidores de Opera para que luego los datos les sean reenviados, puedan comprimirlos y entregarlos en destino. Al situar un paso intermedio, estos dos saltos deben hacerse todo lo rápidamente que sea posible para que no entorpezcan a la operativa del usuario más que ayudarlo.

Evidentemente, las páginas consultadas por un usuario pueden ser conocidas por la compañía noruega, aunque también es evidente que esta promete en su acuerdo de licencia de uso, no utilizar dicha información de forma que pueda afectar al usuario. De este dependerá creer dicha cláusula y utilizar la tecnología.

Otro aspecto que se ha cambiado en esta nueva versión 10 es la interfaz de usuario del navegador, su “look&feel”, más minimalista y elegante a partir de ahora. Las actualizaciones de este software también son automáticas, un punto en el que Firefox le llevaba la delantera.

Buscando su público

Está claro que las principales innovaciones técnicas de este navegador se dirigen a hacerlo más competente en el terreno de la movilidad y enfocándolo por lo tanto a usuarios de netbooks y/o tarjetas 3G y redes WiFi públicas, un sector en aumento constante. Un factor juega en contra de Opera: el desconocimiento general que el público tiene de su navegador, algo que no le pasa, por ejemplo, a Chrome pese a haber llegado al mercado mucho más tarde. La compañía noruega va a tener, pues, que esmerarse en una campaña de marketing y publicidad más agresiva de lo que ha venido haciendo hasta ahora.

Fuente: http://www.imatica.org/bloges/2009/09/070944302009.html

0 comentarios - ¿Hay espacio en el mercado de los navegadores para Opera 10

Los comentarios se encuentran cerrados