El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

cuentos la llorona,la presencia,la muñeca diabolica

La muñeca diabólica


Conocia a Don Servando desde mi mas tierna infancia, era el Parroco del pueblo, un hombre afable y dedicado por completo a su labor pastoral, pero a la vez, era de esa clase de curas permisivos que no solo se ocupan de repetir hasta la saciedad el consabido discurso acerca de la religion ortodoxs y oficial, es mas, era un hombre al que le encantaba prestar libros acerca de antiguas culturas ya extintas y yo apreciaba mucho sus extensos conocimientos acerca del tema, asi que solia acudir a su casa cuando salia de clases para pedirle prestados aquellos preciados libros que tanto me gustaba leer...
La biblioteca de Don Servando era enorme y contenia infinidad de libros de filosofia, historia y mitologia (estos ultimos mis favoritos), todos ellos ordenados en lujosas estanterias adornadas por pequeñas figuras de porcelana...
En una de mis ocasionales visitas, me encontre mirando detenidamente a una muñeca de porcelana, vestida a la usanza victoriana...Era una obra singular, a la vez "inocente", pero con un halo inquietante...decidi verla mas de cerca y alarge mi mano para tomarla de su lugar, pero la aguda e imperiosa voz de Don Servando me sobresalto:
- No toques esa muñeca!!!, bajo ningun concepto la toques...- Bramaba fuera de si- Ha quedado claro???.
Sobresaltado asenti con la cabeza y me dispuse a abandonar la biblioteca, pero Don Servando me tomo del brazo y ya con gesto mas amable me relato la historia que paso a contarles...
A mediados del siglo XIX habito en el pueblo una dama de noble familia (o al menos de gente de posicion acomodada) que desde niña resalto por su exquisita educacion, tanto como por su hemosura. Como era de esperar, a tan noble dama, nunca le faltaron pretendientes, y como era costumbre en la epoca, se intento por parte de sus tutores el acordar un matrimoni ventajoso. Se dice que la dama se caso con un adinerado caballero que habia hecho fortuna en las americas,aunque dicen que ella no lo amaba, y que en secreto su corazon ardia por un joven del pueblo que no era de tan alta posicion como para poder siquiera pretenderla. De esta manera, la desdichada dama se consumia a causa de su amor clandestino, y de una poco afortunada vida matrimonial, ya que su esposo viajaba frecuentemente a america y la dejaba sola, incluso de el se dijo que poseia varias amantes... Segun cuentan, la dama nunca concibio hijo alguno de su esposo, ni tampoco del amante que tenia (que fallecio ahogado en la mar), asi que poco a poco, se fue marchitando en soledad, hasta que quedo por fin viuda....
Sola y ya con una avanzada edad, le dio por añorar los hijos que nunca habia tenido, asi que se aficiono a coleccionar muñecas de porcelana de la epoca. Segun el relato del cura, la pobre mujer acabo por perder el juicio en sus anhelos por tener un hijo que ya nadie podia darla, ni ella misma podia concebir. Asi que, en su locura, escogio a la muñeca mas perfecta de las que poseia, y la bautizo segun sus creencias cristianas....
De este modo, un alma inocente descendio de los cielos, y no encontro cuerpo mortal donde alojarse, asi que quedo presa en la muñeca...
Dicen que la anciana dama fallecio presa de unas fiebres y con delirios y su casa pasó a manos de su parentela. Pero nadie pudo acomodarse en ella, al parecer los llantos de una niña no cesaban de oirse todas las noches en todas las estancias de la casa...Estos llantos se convertian en agresiones fantasmales si habia niños en la casa... Nadie habia conseguido pues establecerse en la casa en muchas generaciones, asi que poco a poco, la lujosa mansion quedo en ruinas...
Pero aun entre ellas, habitaba el espiritu de la niña...Hasta que para poder derruir la casa y construir en el solar un nuevo edificio, se hizo llamar a un cura, para que bendijese los terrenos...
Milagrosamente intacta de la demolicion de la casa, se extrajo una muñeca de porcelana, pulcra y limpia como si el derrumbe nunca la hubiese afectado. Una muñeca que portaba desgracia a todo aquel que la poseia, y de la que nadie podia deshacerse sin sufrir toda clase de calamidades...
De este modo, concluyo don Servando su relato...contandome que la muñeca reposa en el unico lugar donde puede descansar de su busqueda de paz y ser mantenida bajo control...en la casa de un siervo de dios.
Me fui a casa con un amargo sentimiento de pena, pensando en cuantos siglos le quedan de penas a un alma inocente que espera el dia del juicio para su reposo...Nunca ha nacido, ni puede morir...Segun la teologia cristiana, esa es su unica forma de reposo eterno...
AMEN (asi sea!!!)
..........................................................................................................................................
El Origen de la Llorona


Sin duda una de las historias de miedo mas antigua y popular en México es la leyenda de La Llorona, la cual habla de una mujer de blanco que pasea por las calles de la ciudad exclamando ¡Ayyyyy Mis hijos! Tristemente el folclor y la historia en si, se han ido perdiendo con el tiempo a tal grado que llegan a contarla o platicarla de manera lacónica y en menos de 1 minuto como yo lo hice en las primeras letras de este escrito.
Incluso en Internet es difícil encontrar información completa de esta leyenda, una de las páginas con mayor información (www.lallorona.com) esta en ingles (irónico ¿verdad?). Sin embargo existen tantas y tan ricas variaciones de la leyenda que me he propuesto recopilarlas con la intención que no queden en el olvido. Pasemos pues a la Leyenda.
En la época del Ahuizotl (aproximadamente en el año 1502) se avistaba en el lago de Texcoco una figura blanca, casi espectral la cual daba tremendos gritos y lamentos que se extendían en el agua, y se escuchaban en los templos, asi como en el Teocali palacio del emperador Moctezuma o Montezuma:
Los cuatros sacerdotes aguardaban espectrantes.
Sus ojillos vivaces iban del cielo estrellado en donde señoreaba la gran luna blanca, al espejo argentino del lago de Texcoco, en donde las bandadas de patos silenciosos bajaban en busca de los gordos ajolotes.
Después confrontaban el movimiento de las constelaciones estelares para determinar la hora, con sus profundos conocimientos de la astronomía.
De pronto estalló el grito....Era un alarido lastimoso, hiriente, sobrecogedor. Un sonido agudo como escapado de la garganta de una mujer en agonía. El grito se fue extendiendo sobre el agua, rebotando contra los montes y enroscándose en las alfardas y en los taludes de los templos, rebotó en el Gran Teocali dedicado al Dios Huitzilopochtli, que comenzara a construir Tizoc en 1481 para terminarlo Ahuizotl en 1502 si las crónicas antiguas han sido bien interpretadas y parecio quedar flotando en el maravilloso palacio del entonces Emperador Moctezuma Xocoyótzin.
-- Es Cihuacoatl! -- exclamó el más viejo de los cuatro sacerdotes que aguardaban el portento.
-- La Diosa ha salido de las aguas y bajado de la montaña para prevenirnos nuevamente --, agregó el otro interrogador de las estrellas y la noche.
Subieron al lugar más alto del templo y pudieron ver hacia el oriente una figura blanca, con el pelo peinado de tal modo que parecía llevar en la frente dos pequeños cornezuelos, arrastrando o flotando una cauda de tela tan vaporosa que jugueteaba con el fresco de la noche plenilunar.
Cuando se hubo opacado el grito y sus ecos se perdieron a lo lejos, por el rumbo del señorío de Texcocan todo quedó en silencio, sombras ominosas huyeron hacias las aguas hasta que el pavor fue roto por algo que los sacerdotes primero y después Fray Bernandino de Sahagún interpretaron de este modo:
"...Hijos míos... amados hijos del Anáhuac, vuestra destrucción está próxima...."
Venía otra sarta de lamentos igualmente dolorosos y conmovedores, para decir, cuando ya se alejaba hacia la colina que cubría las faldas de los montes:
"...A dónde iréis.... a dónde os podré llevar para que escapéis a tan funesto destino.... hijos míos, estáis a punto de perderos..."
Al oir estas palabras que más tarde comprobaron los augures, los cuatro sacerdotes estuvieron de acuerdo en que aquella fantasmal aparición que llenaba de terror a las gentes de la gran Tenochtitlán, era la misma Diosa Cihuacoatl, la deidad protectora de la raza, aquella buena madre que había heredado a los dioses para finalmentente depositar su poder y sabiduría en Tilpotoncátzin en ese tiempo poseedor de su dignidad sacerdotal.
El emperador Moctezuma Xocoyótzin se atuzó el bigote ralo que parecía escurrirle por la comisura de sus labios, se alisó con una mano la barba de pelos escasos y entrecanos y clavó sus ojillos vivaces aunque tímidos, en el viejo códice dibujado sobre la atezada superficie de amatl y que se guardaba en los archivos del imperio tal vez desde los tiempos de Itzcoatl y Tlacaelel.
El emperador Moctezuma, como todos los que no están iniciados en el conocimiento de la hierática escritura, sólo miraba con asombro los códices multicolores, hasta que los sacerdotes, después de hacer una reverencia, le interpretaron lo allí escrito.
---Señor, -- le dijeron --, estos viejos anuales nos hablan de que la Diosa Cihuacoatl aparecerá según el sexto pronóstico de los agoreros, para anunciarnos la destrucción de vuestro imperio.
Dicen aquí los sabios más sabios y más antiguos que nosotros, que hombres extraños vendrán por el Oriente y sojuzgarán a tu pueblo y a ti mismo y tú y los tuyos serán de muchos lloros y grandes penas y que tu raza desaparecerá devorada y nuestros dioses humillados por otros dioses más poderosos.
--- Dioses más poderosos que nuestro Dios Huitzilopochtli, y que el Gran Destructor Tezcatlipoca y que nuestros formidables dioses de la guerra y de la sangre? -- preguntó Moctezuma bajando la cabeza con temor y humildad.
--- Así lo dicen los sabios y los sacerdotes más sabios y más viejos que nosotros, señor. Por eso la Diosa Cihuacoatl vaga por el anáhuac lanzando lloros y arrastrando penas, gritando para que oigan quienes sepan oír, las desdichas que han de llegar muy pronto a vuestro Imperio.
Moctezuma guardó silencio y se quedó pensativo, hundido en su gran trono de alabastro y esmeraldas; entonces los cuatro sacerdotes volvieron a doblar los pasmosos códices y se retiraron también en silencio, para ir a depositar de nuevo en los archivos imperiales, aquello que dejaron escrito los más sabios y más viejos.
Aquellos hombres de Oriente no eran mas que los españoles dirigidos por Hernan Cortez y despues de la caída de Tenochtitlán tanto aztecas como los pueblos subyugados por ellos sufrirían las mas grandes atrocidades jamas vistas. Las mujeres serían violadas, los hombres asesinados y sus dioses olvidados a excepción de La llorona...

La presencia

.........................................................................................................
Estaba durmiendo cuando un pequeño ruido me despertó...al principio no sabía lo que era, pero me di cuenta que eran pasos que se acercaban a mi cama. No quise desvelarme del todo, ni siquiera abrir los ojos pues daba por echo que era mi padre o mi hermana que habían entrado un momento para a lo mejor coger algo de mi habitación.
Lo raro empezó cuando aquellos pasos no terminaban nunca...todo el rato los escuchaba y empezé a tener miedo...cuando tuve esta sensación los pasos empezaron a sentirse cada vez más cerca de mi cama y cada vez más cerca hasta que derrepente ya no se escucharon.
Yo dejé de respirar durante un buen rato, todabía seguía de espaldas a la puerta de mi habitación y ahora si que no me iba a darme la vuelta...no podía, estaba aterrado, no podía girarme, estaba agarrotado en esa postura.
Todabía no había acabado la cosa...empezé a respirar muy hondo y me dí cuenta de que no podía respirar más despacío del pánico que sentía...saber que a mis espaldas había algo y me aterraba. Por un momento no escuché nada, solo mi respiración...que no dejaba de ser profunda y fue entonces cuando escuché una segunda respiración, es decir, yo respiraba y cuando soltaba el aire escuchaba como alguien soltaba también el aire...ya no sabía si me estaba "emparanoiando", pero lo comprobé cuando dejé de respirar por un momento....DIOS MIO...aquella respiración la sentía, había alguien a mis espaldas...esa extraña respiración la empezaba a sentir cada vez más cerca de mí, cada vez más cerca hasta que pude apreciar el aire en mi oído....SUS LABIOS ESTABAN PEGADOS A MI OREJA...y un grito salió de mi boca que hizo girarme.
Estube un instante sentado, incorporado en la cama esperando a que mis padres se levantasen asustados por el grito que había lanzado, pero nadie abrió mi puerta....nadi me había escuchado...ERA IMPOSIBLE, jamás había gritado con tanta fuerza.....toqué mi oreja y estaba casi congelada, me dolía del frío...fué la experiencia más aterradora que he tenido en mi vida...y ahora que la cuento no puedo evitar soltar una lagrima.

si les gusto agradescan y si les encanto denme puntos ( se los debolvere cuando sea full)

Anuncios

3 comentarios - cuentos la llorona,la presencia,la muñeca diabolica

@xxxMaGGoTxxx
mal parese q la llorona es conosida en varios paises latinos