Comité Olímpico de China reconoce abiertamente su polític

Anuncios

En declaraciones a la prensa, afirmó que no se permitirán textos y actividades de Falun Gong durante los Juegos. Es la primera vez que se manifiesta la existencia de la lista negra con 43 categorías que se había denunciado el pasado abril. Indignación de organizaciones de derechos humanos internacionales

En respuesta a las críticas por presuntas prohibiciones de objetos religiosos en la villa olímpica, el 8 de noviembre, Li Zhanjun, director del Centro de Prensa de las Olimpiadas de Bejing 2008, anunció que las autoridades chinas permitirán que los atletas y turistas que practican las principales religiones lleven sus objetos religiosos a los Juegos Olímpicos y, para calmar los ánimos, agregó que la villa olímpica tendrá instalaciones para ubicar a cristianos, católicos, musulmanes, judíos ortodoxos, hindúes y budistas. Pero ante la pregunta de un periodista, Li declaró, “No reconocemos a Falun Gong… así que los textos de Falun Gong y las actividades de Falun Gong están prohibidos en China. Los extranjeros que vengan a China deben respetar y actuar según las leyes de China”.

Sin embargo, según recalcaron organizaciones de derechos humanos, la prohibición de Falun Gong viola explícitamente los artículos 35 y 36 de la propia Constitución de China –que garantiza la libertad de asociación y creencia religiosa –así como también de los estatutos del Comité Olímpico, que prohíben cualquier tipo de discriminación, incluyendo la religiosa.

Los planes de Beijing se hicieron públicos el 8 de noviembre pasado a través de un informe de AP que indica que las supuestas políticas más tolerantes hacia las religiones “no aplican a Falun Gong”, en cambio, reafirman “la determinación de marginar, perseguir y erradicar al movimiento espiritual”.

Las declaraciones de Li se debieron a informes de algunos medios de comunicación europeos que afirmaban que las autoridades de Beijing habían prohibido a la Biblia en las Olimpiadas, lo que provocó una fuerte reacción de grupos religiosos y funcionarios de gobierno de varios países. Li salió a negar estos alegatos, aunque en la página web oficial de las Olimpiadas de Beijing se sigue recomendando que “cada visitante ingrese sólo una Biblia a China”.

Hasta ahora, los medios de comunicación oficiales en China y el sitio web oficial de las Olimpiadas habían intentado evitar las discusiones públicas sobre la prohibición de la participación de grupos o personas específicos en los Juegos Olímpicos. Esto se reforzó luego de que saliera a la luz la existencia de un orden del Ministerio de Seguridad Pública de China, emitida en abril de 2007, que requiere que se investiguen a todas las personas de China y del extranjero que participarán en las Olimpiadas, apuntando especialmente a averiguar si éstas se ubican dentro de algunas de las 43 categorías de personas “prohibidas”. Esto incluye investigar a atletas, periodistas, sponsors y hasta funcionarios del Comité Olímpico Internacional (COI).

Sin espíritu olímpico

Ante las declaraciones de las autoridades olímpicas chinas, la Coalición para Investigar la Persecución a Falun Gong (CIPFG) expresó su preocupación sobre la situación de los practicantes de Falun Gong y de otros grupos religiosos en China. “Esta política no sólo demuestra la completa falta de voluntad del régimen chino para cumplir la promesa que hizo en 2001 al COI de mejorar los derechos humanos en China, sino que evidencia claramente que cualquier esperanza en mejorar los derechos humanos en China a través de las Olimpiadas no es compartida por el gobierno de Beijing”, dice el comunicado de la Coalición, que comenzó un Relevo de la Antorcha de los Derechos Humanos para promover el Boicot a las Olimpiadas.

Cuando en 2001 el COI otorgó a Beijing los Juegos de 2008, expresó que lo hacía con la esperanza de que esto mejoraría la situación de los derechos humanos en China. Pero seis años después, todas las organizaciones y organismos de derechos humanos que investigaron sobre la situación en China informan que los abusos se han incrementado desde entonces.

El régimen chino continúa ejecutando muchas más personas por año que todo el resto del mundo junto; encarcelando arbitrariamente y torturando a personas que buscan ejercer su derecho a la libertad de expresión y asociación; torturando y persiguiendo a budistas tibetanos, practicantes de Falun Gong, miembros de la Iglesia Católica doméstica (no reconocida por el Partido Comunista Chino), y uigures musulmanes; y reforzando el control y la censura de periodistas chinos y extranjeros.

Una declaración conjunta de varias organizaciones de derechos humanos también denuncia que las preparaciones en sí para las Olimpiadas involucran abusos. Cientos de miles de residentes de Beijing están siendo desalojados sin compensación alguna para construir instalaciones relacionadas con los Juegos. Quienes se animan a protestar son perseguidos. También se denunció la utilización de trabajo esclavo de niños para fabricar souvenirs de las Olimpiadas.

Boicot Beijing 2008


Ante esta situación, varias organizaciones internacionales de derechos humanos comenzaron campañas alertando sobre la situación de los derechos humanos en China. Reporteros Sin Fronteras (RSF) apoya abiertamente al boicot, con el lema “China: la prisión más grande del mundo para periodistas y cyber-disidentes”.

Amnistía Internacional también comenzó una campaña que ya lleva más 136.000 firmas pidiendo el cese de la pena de muerte y de la sustracción de órganos de los prisioneros antes de Beijing 2008. La organización asimismo declara que “en nombre de asegurar la estabilidad y armonía en el país durante los Juegos Olímpicos 2008, el gobierno chino continúa deteniendo y persiguiendo a activistas políticos, periodistas, abogados y trabajadores de los derechos humanos”.

Otras organizaciones acusan a Beijing de apoyar a regímenes autoritarios y genocidas como los de Sudán, Pakistán y Myanmar (ex Birmania), y de seguir reprimiendo a varios grupos de la sociedad, como los tibetanos, abogados de derechos humanos y cristianos.

Un grupo de organizaciones de derechos humanos, que incluyen a Olympic Watch y RSF enviaron el año pasado una declaración al COI en la que afirman que a pesar de los esfuerzos de los activistas de derechos humanos, “el COI se ha rehusado a enfrentar la realidad en la que se llevará a cabo Beijing 2008”, y que las autoridades del COI deben ser “o demasiado cínicas, o demasiado incompetentes, o ambas, como para no proteger los ideales olímpicos ni tomar una clara postura sobre los continuos abusos de derechos humanos en China”.

ONG revela antecedentes genocidas de las autoridades del Comité Olímpico chino


Los más altos funcionarios de los organismos de Beijing 2008 están siendo juzgados en varios países por crímenes contra la humanidad.

Los funcionarios del Comité de la Candidatura de Beijing para los Juegos Olímpicos de 2008 y el Comité Organizador de los Juegos son referentes principales de la persecución a Falun Gong en China, y como tales, incorporan la política de persecución a las actividades de los comités. La Organización Mundial para Investigar la Persecución a Falun Gong (WOIPFG, sus siglas en inglés), emitió un comunicado en el que publica los nombres de los responsables de atacar a Falun Gong en nombre del Comité Organizador de las Olimpiadas de Beijing. Estos son:

Liu Qi, presidente del Comité Organizador de las Olimpiadas de Beijing

Dijo en una reunión de preparación para los Juegos Olímpicos 2008, que el régimen “aplastaría definitivamente a Falun Gong y a otras sectas perversas”. Durante su administración como Secretario del Comité Municipal del PCCh y alcalde de Beijing, ésta se convirtió en la ciudad con mayor registro de persecución a Falun Gong. En su informe al gobierno en la 3er Sesión del 11º Congreso Popular de Beijing, Liu declaró claramente que la política del gobierno hacia Falun Gong era “tolerancia cero”. Entre las 6 tareas a realizar para el gobierno municipal de Beijing para el 2001, una era “intensificar el ataque a Falun Gong”.
En junio de 2003, un juez en primera instancia de una Corte de California declaró a Liu culpable de los cargos presentados contra él por los crímenes de tortura, otros tratos crueles, inhumanos o degradanes, detención arbitraria, crímenes contra la humanidad e interferencia hacia la libertad de religión y creencia. El juez determinó que Liu no le correspondía la inmunidad diplomática y pasó su recomendación a la Corte Federal.

Chen Zhili, primer vice presidenta del Comité Organizador

Aprovechando su cercana relación con el entonces líder del PCCh Jiang Zemin (quién comenzó la persecución a Falun Gong en 1999), Chen emitió documentos en nombre del Ministerio de Educación y llevó a cabo una campaña al estilo de la ‘Gran Revolución Cultural’ en todos los niveles educativos en China, exigiendo que los estudiantes, empleados y profesores hablaran en contra de Falun Gong; forzó a estas personas a ver videos difamatorios; lanzó la campaña del “Millón de Firmas” para obligar a los estudiantes a firmar una petición en contra de Falun Gong; ordenó al Ministerio compilar materiales de enseñanza y para exámenes –incluyendo exámenes de ingreso a universidades y colegios– con materiales anti-Falun Gong. Llegó al extremo de introducir los programas producidos por la CCTV, difamatorios contra de Falun Gong, como material de estudio regular en las escuelas, a fin de infundir odio en los profesores y alumnos.
Chen Zhili ha sido demandada judicialmente en el extranjero por usar el sistema educativo para perseguir a todos los estudiantes que practicaban la disciplina espiritual Falun Gong. En 2004, se aceptó una demanda contra ella en Tanzania, y en 2006 se inició una similar en Canadá.
Otros funcionarios que atacaron abiertamente a Falun Gong en nombre del Comité Organizador de las Olimpiadas son:

Liu Jingmin, vice alcalde de Beijing y vicepresidente ejecutivo del Comité Organizador de las Olimpiadas
He Zhenliang, consejero y miembro ejecutivo del Comité Organizador de las Olimpiadas.
Li Zhanjun, director del Centro de Prensa de las Olimpiadas de Beijing
Tian Yixiang, jefe del Departamento Militar bajo el Centro de Comando de Seguridad de los Juegos Olímpicos 2008.

WOIPFG enfatiza que todo aquel que utilice los Juegos Olímpicos para difamar, atacar o suprimir a Falun Gong enfrentará las consecuencias legales.
Comité Olímpico de China reconoce abiertamente su polític
Derechos Humanos
null
http://www.lagranepoca.com/articles/2007/11/21/1480.html

0 comentarios - Comité Olímpico de China reconoce abiertamente su polític