El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Fede de Paternal

Anuncios

-Fede, ¿a qué hora volvés hoy a casa?-
Era la pregunta ¨tradicional¨que Flor, su novia de ese momento, le hacía. Nunca sabía, si quiera, si volvía. Es que Fede era así... era ese ¨loquito lindo¨de Paternal, tenía facha, se sabía relacionar muy bien con las mujeres, ojo, con los hombres también, porque su oficio lo requería.
-Estudiá hijo, podés estudiar y trabajar al mismo tiempo- era lo que su mamá le decía siempre, pero a Fede le gustaba la, como decía el, oratoria. Sí, era un excelente orador de la línea de colectivos 134. Todos los días, se paraba frente a muchos pasajeros y los convencía de que sus chocolates eran los mejores. Aunque suene simpático, convencía a las mamás de niños mayores de 5 años ( aproximadamente) de que esos chocolates podían dominar a todos los chicos del mundo: -Si les rompen las bolas lo´ pibe, compreles los chocolates míos señoras-... y lo compraban!
A los veintiocho años conoce a Tatiana, también de Paternal, aunque años anteriores vivió junto a su familia en el barrio de Saavedra, muy cerca de la Avenida Cabildo.
Tatiana tenía ojos pardos, pelo negro y un corte de peluqería que, al menos en mi barrio se lo llama ¨eston¨, haciendo alusión a los Rollings... Tatiana era una ¨estona¨ que nunca olvidaba delinearse los ojos de negro y colgarse una decena de collares, coloridos todos. Muy bonita ella... Ah, me olvidaba, también sus calzas negras y zapatillas blancas de reconocida marca (de común uso entre la tribu eston).
Fede y ¨La negra¨ (a Tatiana le gustaba que la llamaran así), se pusieron de novios inmediatamente después de su primera noche juntos. Para que se den una idea, tardaron cinco días en ir a la cama y al sexto se prometieron amor eterno en Plaza Francia, entre mates y facturas, una tarde soleada de otoño. Qué rápidos son los jóvenes ahora...tanto que a los seis meses de estar de novios se fueron a vivir juntos a un modesto PH de Paternal...ah sí, a Fede nadie lo saca de su barrio.
Todo iba bien, la conviviencia, los muebles (escasísimos), las compras diarias, el sexo... era una pareja ideal, se llevaban de maravillas.
Creo que había comentado que eran ¨precoces¨, porque a los pocos meses Tatiana o La negra ( da igual), anunciaba un atraso en su regla, que no tardó en ponerse en evidencia tras hacerse un test de embarazo, la inminente llegada de su primer bebé. Todo era lindo... Todos estaban muy contentos...
Tatiana, hasta que supo que sería mamá, trabajaba de camarera en una parrilla cerca de la cancha de Argentinos Juniors. Con lo que Fede ganaba y lo que ella juntaba con sus propinas y el sueldo, llegaban a cubrir con todos los gastos, pero con un bebé en su vientre creyó que sería conveniente dejar, al menos por un tiempo, de trabajar y dedicarse a los quehaceres del hogar.
La idea fué buena, pero el dinero no alcanzaba, y la parejita comenzó a tener problemas, de todo tipo: económicos, sentimentales, entre las distintas familias...
Fue un tiempo de peleas intensas, era muy difícil vivir así. Un 7 de Marzo nació Iván, un bebé que pesó 3.500 kg... era hermoso! Los flamantes padres estaban muy contentos con la llegada de su primogénito a sus vidas, auque en el fondo la situación económica que vivían les preocupaba.
Fede comenzó a tener problemas con los colectivos, había días que, sin saber muy bien porqué, no lo dejaban subir, y otras veces no lograba vender nada. Comenzó a buscar trabajo por el barrio, porque él se las rebuscaba con los autos, sabía bastante de mecánica, de hecho tenía el Chevy, que había heredado de su abuelo, siempre bien arreglado, cuidado y limpio. Así que hablo con Cacho, el mecánico del barrio y logró convencerlo para comenzar a trabajar. Con Cacho hicieron una buena relación de amigos, y se habían tomado la costumbre de que todos los días terminaban la jornada en el bar de la esquina de Camarones y Terrada, hasta largas horas de la noche.
-Fede, ¿a qué hora volvés hoy a casa?-, le preguntaba Tatiana todas las noches...
Con Cacho conversaban de la vida, de sus asuntos personales... Cacho era soltero y vivía con su papá y su perro Bujía, un ¨marca perro¨que se lo encontró vagando en una plaza. Fede no estaba mal con Tatiana, pero todo se había vuelto muy rutinario en sus vidas. Casi no tenían relaciones sexuales y no andaban nada bien económicamente entre ellos.
Una noche, Fede conoce a una amiga de Cacho, ella era de Entre Ríos y estaba de visita en Buenos Aires. Hablaron largo rato... es que Fede era muy ¨entrador¨con las chicas y no poco atractivo. Un morocho de altura media, (1.75, no estaba mal), su pelo era castaño oscuro, largo hasta los hombros y ondeado, usaba flequillo y siempre llevaba su campera de cuero negra.
A una cuadra del bar estaba Camarone´s Hotel... y pasó mucho más que un beso. Y se repitió, por lo menos, seis veces más, hasta que una noche, Fede llegó a su casa y no encontró ni a Tatiana ni a Iván, pero sí una nota manuscrita que decía: ¨Nos vamos. Lamento que todo haya terminado así...Me voy a quedar en lo de mis viejos hasta que pueda irme con Ivan solos a alquilar algo. Siempre voy a amarte¨.
De repernte sintió una mezcla de culpa, de vacío... su hijo y su mujer no estaban más, se habían ido.. Él sabía que, en algún punto, había abandonado a su familia, porque nunca estaba en su casa, porque a la noche salía con Cacho, y porque conoció a Ana.
Fue a bucar a Tatiana a la casa de los suegros, inútilmente, porque nunca le abrieron las puertas. No volvió a saber más de su ¨familia¨.
Ana se quedó en Buenos Aires, consiguió trabajo en una pizzería y convivían muy bien con Fede. Alquilaban un departamento, también en Paternal, un tercer piso contrafrente, muy lindo.
Todas las noches, cuando Ana volvía de trabajar, hacía la misma pregunta:

-Fede, ¿a qué hora volvés hoy a casa?-

Anuncios

1 comentario - Fede de Paternal

@federron221 +1
yo soy fede de que me perdi...???