El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Venezuela: Gracias por tanto, Jorge

Anuncios

VENEZUELA

Gracias por tanto, Jorge

Venezuela: Gracias por tanto, Jorge

Algunos arriesgan que la tanda que precedió al final abrupto del programa de Lanata de anoche fue la más larga de la historia de la televisión abierta (8 minutos, de 23:38 a 23:46) Otros hubieran pagado lo que no tienen con tal de presenciar el backstage, las órdenes y contra órdenes entre Buenos Aires y Caracas, el desconcierto, la realidad llevándose todo por delante y arrasando con el ensueño mediático. Había ganado Hugo Chávez con comodidad, Capriles asumía la derrota con valor y Canal 13 cerraba una noche penosa, vergonzante, de esas que todos quieren borrar cuando antes de su memoria.

¿Qué llevó a Lanata a protagonizar tamaño papelón? Sin dudas el poder arrollador del microclima que se va formateando en los pasillos de los estudios de radio y TV. Ese microclima que muchas veces termina transformándose en una realidad paralela que los mismos que la engendraron la validan como “lo que está pasando”. Luego, cuando llegan los datos duros de la realidad “real”, sobreviene el papelón, las caras desencajadas y el final abrupto.

Es que, si Jorge Lanata llegó a darle crédito a un PDF del blog “Mesa de Autoayuda K” que Nicolás Wiñazky le mostró como un gran hallazgo y lo exhibió como un manual de formación política de La Cámpora ¿Cómo no iba a creerle a encuestas impresentables? Es que al show no le importa la realidad ni el dato duro, el show se alimenta de abstracciones. El problema es que se lo promociona como periodismo, entonces ese travestismo es eficiente y da resultados mientras desde la realidad no surjan datos irrefutables que de un plumazo hagan añicos el montaje demostrándole a la audiencia, que una vez más, ha sido vilmente engañada y que eso que estaba viendo no era periodismo ni nada que se le parezca.

Lanata pudo salir como si nada de Argentina, algo en apariencia prohibido, logró ingresar y salir de Venezuela, algo más complejo aún, montó un espectáculo tan fabuloso con “la dictadura chavista” que se lo terminó creyendo. Entonces volvió a salir de Argentina, aunque nadie lo pueda hacer, según dicen, y volvió a ingresar a la tierra de Bolívar para transmitir en vivo y en directo la caída del régimen feroz, pero algo falló y de buenas a primeras se encontró protagonizando un papelón de esos que hace décadas no se daba en la televisión argentina. En el mismísimo momento en que Capriles reconoció la derrota, la única aliada que le quedó al showman del 13 fue la poca memoria de su audiencia, que en horas olvidará este bochorno porque algún zócalo le servirá de excusa para pensar en otro tema.











politica

0 comentarios - Venezuela: Gracias por tanto, Jorge

Los comentarios se encuentran cerrados