Todos los habitantes de esta aldea holandesa tienen Alzheime

Anuncios

En Hogewey, como en "The Truman Show", todo es mentira. En vez de un reality show, es un geriátrico.

Todos los habitantes de esta aldea holandesa tienen Alzheime

Como en la película de Peter Weir, allí nadie es quien dice ser: el cartero, el jardinero y la pastelera son médicos especialistas, enfermeros o geriatras vestidos de paisano.

Yvonne van Amerongen cumplía su jornada como enfermera en un geriátrico cuando recibió una llamada. Era su madre, que le informaba que su padre había fallecido de un ataque al corazón. En ese momento Yvonne se sintió compungida, pero también aliviada: su progenitor no tendría que pasar los últimos días en un triste hogar de ancianos como en el que ella trabajaba, alejado de toda realidad y sintiéndose como un bebé en la época más madura de su vida.

Yvonne empezó a gestar, sin saberlo, una inquietante idea: ¿Y si existiera un pueblo en el que todo es de mentira, como un teatro, donde los enfermos de demencia y alzheimer puedan vivir de una forma más satisfactoria y alegre? ¿Y si se pudiera adaptar la película "The Truman Show" a la realidad, con el objetivo de cuidar mejor a las personas mayores?

En 2009 la idea de Yvonne se hizo realidad gracias a la financiación del gobierno holandés. A Hogewey, unas 10 hectáreas situadas a las afueras de Ámsterdam, ya se le conoce como "el pueblo de la demencia". 152 pacientes diagnosticados con altos grados de enfermedades neurodegenerativas viven en casas compartidas y decoradas como la época de sus vidas que más recuerdan: década de 1950, 1970 o 2000.

Aquí no son enfermos, sino habitantes de una ficción que les satisface: van a comprar, al teatro, organizan su propio ocio y son independientes dentro de un perímetro muy controlado. En Hogewey hay cámaras en todos los rincones, y como en la película de Peter Weir allí nadie es quien dice ser: el cartero, el jardinero y la pastelera son médicos especialistas, enfermeros o geriatras vestidos de paisano. Hasta 250 especialistas vigilan y atienden a los residentes en todo momento.

Sin duda este podría ser el argumento de un thriller psicólógico, pero también es un experimento que está dando buenos resultados e influyendo en un sector creciente: los familiares de los pacientes, que visitan más a sus familiares que si estuvieran en una clínica.

En año pasado, un reportaje en vídeo elaborado por la cadena CNN indicaba que los vecinos de Hogewey no sabrán ni quiénes son ni de dónde vienen, pero necesitan menos medicamentos, comen más, viven más tiempo y son más alegres que los ancianos que residen en los centros habituales.

Este "pueblo fantasma" tiene las plazas limitadas y sólo hay sitio libre cuando algún residente fallece. Sin embargo, ha sentado un modelo que muchos especialistas creen que es mejor: el aislamiento y la pasividad no son una respuesta buena para la demencia y el alzheimer. De hecho, las agravan.

Pero hay otras cuestiones que el éxito de esta iniciativa plantea: las previsiones indican que en 2030 unos 76 millones de personas padecerán alguna de estas enfermedades, lo que provocará un aumento del 85% de los costes en salud que los estados deberán afrontar. O no lo harán, lo cual nos hace prever un futuro muy triste para millones de ancianos perdidos y sus familias. Proyectos como este son, según muchos especialistas, un sector con mucho futuro y que podría ayudar a reducir drásticamente las cifras de paro.

La demencia será la epidemia de una humanidad a la que cada vez se le alarga más la vida. Aceptar esto supone elegir entre proyectos como Hogewey, sin duda un poco fantasmagórico, o la realidad de millones de personas desatendidas. Elegir entre entornos creados para la muerte o para a vida.

ancianos

3 comentarios - Todos los habitantes de esta aldea holandesa tienen Alzheime

@VernonSullivan +2
es por culear tanto entre primos.
@MostSexy +1
reality show
@CiberSinsajo +1
Aca en Argentina todos tenemos Alzheimer
@Lunaroja21
A la hora de votar sobre todo.