El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

10 géneros musicales que jamás debieron mestizarse

Anuncios

10 géneros musicales que jamás debieron mestizarse


Desde que el hombre es hombre, no ha parado de crear cosas nuevas, a veces desde cero y otras mezclando elementos existentes; ya sean helado y fabada, o westerns y robots futuristas.

Y en un arrebato de creatividad –o falta de ella, según se mire– los músicos también toman la peligrosa senda del mestizaje en busca de sonidos nuevos, o con la intención de llegar a un público más amplio. Y a veces sale bien y a veces sale mal.

Perrear al ritmo de la palabra de Jesucristo nuestro señor; rancheras en otras exóticas lenguas como el euskera o, sencillamente, cualquier cosa que pase por las manos de Pitingo son marcianadas musicales que nuestros oídos podrían perfectamente haberse ahorrado. Pero como ya es tarde, os las mostramos para que vosotros también “disfrutes” de ellas.


Heavy metal cristiano: Cuando el metal se topó con el mensaje de Jesús




Admitámoslo, el metal (sea cual sea su aleación, peso y color) sólo mola cuando de alabar al Anticristo se trata. Guitarras eléctricas que lanzan llamaradas de fuego acompañadas de gritos melódicos que anuncian la llegada del mismísimo Satanás. Y punto. Cualquier otro sucedáneo endulzado para que llegue a un público menos oscuro es un intento fallido; como la Coca-Cola Light o el queso bajo en grasa.


Reggaeton cristiano: perrea con Jesucristo




Cuando creías que el reggaeton ya no podía empeorar de ninguna manera, apareció el reggaeton cristiano. Así es, perreando a ritmo de palabra de Jesús. Imaginaos la situación durante unos segundos en vuestra mente. En contra de lo que muchos puedan imaginar, esta gente se ha ganado un lugar muy especial en el infierno.

De México a Bilbao: Euskorrantxerak



Pues sí, por algún extraño motivo, las rancheras en euskera causaron –y siguen causando– furor en las verbenas de las fiestas de los pueblos vascos, especialmente en la década de los 1990. Desde El buey de la barranca, a Ai Txabela, pasando por Marina, estos inolvidables temas con sabor a México se tocan con trikitixa y se cantan en euskera; algo que, desafortunadamente, jamás debió suceder.

Electro-hebreo: Pongan sus kipás a bailar



He aquí una marcianada total, otro intento fallido de fusionar religión y música moderna. ¿Judaísmo y electrónica? ¿¡Por qué!? Bueno, la cosa no parece tan grave si solo escuchamos la canción, pero desde el momento en el que vemos a este buen judío en acción intentando moverse al ritmo de la música, nos entran ganas de arrancarnos la piel.

Villancicos por sevillanas: ¡Ha nacido el hijo de Dios! ¡Esas palmas!



Las sevillanas deberían estar circunscritas por ley a la Feria de Abril y al perímetro de urbano de Sevilla. Combinarlas con otros géneros musicales como echar chorizo a la paella: innecesario y atroz. Lo único bueno de mezclar sevillanas y villancicos es que ninguno de ellos empeora en la mutación.

Flamenco-Grunge. ¡Ay si Kurt Cobain levantara la cabeza!



Hay cosas que no, definitivamente, no pueden ser. Por ejemplo, cualquier canción que pase por las manos de Pitingo. ¿Flamenco y grunge? ¿En qué momento de su vida se le ocurrió que versionar el mítico Smells like teen spirit de Nirvana era una buena idea? Les aconsejamos no vean el vídeo, puede herir sensibilidades.

Death metal y flamenco: duelo de guitarras eléctricas y españolas


Pitingo no es el único en hacer experimentos atroces con el flamenco. Al parecer, a la buena gente de Impureza se le ocurrió que molaría mazo fusionar el death metal y el flamenco. El resultado: una de las cosas más extrañas y más desagradables que hayáis escuchado en vuestras vidas, como darse un buen baño de agua caliente y usar una esponja de alfileres.

Reggaetón con aire nipón: Otro experimento digno del mismísimo Frankenstein



Definitivamente, cualquier cosa que se mezcle con el reggaetón tiene como resultado algo espeluznante. Lo mismo pasa cuando tres jóvenes peruanos descendientes de inmigrantes japoneses (Los Kalibres) se ponen a darle al perreo en un mix de sus lenguas maternas. A ver cuándo se va enterando la gente que al reggaetón hay que dejarlo morir, intentar reanimarlo y hacer que procree con extrañas mezclas y fusiones es un esfuerzo inútil. ¡Haced algo bueno por la humanidad, por Dios!


Death metal y ladridos de perros: Decadencia total




Un día, alguien en algún lugar del mundo se despierta por la mañana y se pega un fuerte golpe en la cabeza. Y se le ocurre fusionar los ladridos de sus perros con el death metal. Así nace Caninus, una banda cuyos vocalistas son dos pitbull terriers con muy mala baba. Y así, perdemos toda esperanza en la humanidad.

Mierdaca de la buena en tu disco, never again




Sí, los 1990 fueron años duros para la música en España, ¿os acordáis de los famosos MegaMixes? Son los culpables de toda una generación echada a perder. Esos recopilatorios de versiones techno de temas clásicos como del momento hicieron mucho daño. Y ahora lo estamos pagando todos.

Anuncios

5 comentarios - 10 géneros musicales que jamás debieron mestizarse

@Harry_StyIes -1
La musica esta tan podrida como taringa
@NetyCraft
Cáncer Auditivo... Cáncer Auditivo Everywhere! :v