El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Los veinte animales más venenosos del mundo

Anuncios

En la naturaleza, a veces no importa quién es más grande o más fuerte, sino quién hace un mejor uso de la química. En ocasiones animales en apariencia poco temibles, diminutos o indefensos, salen victoriosos gracias a las sustancias tóxicas que son capaces de sintetizar. En inglés se distingue entre venomous y poisonous para referirse a los animales venenosos, con un matiz que el castellano no contempla. Así, los primeros inyectan una toxina en el cuerpo de su rival, ya sea para cazarlo o para defenderse, a través de aguijones o colmillos. Los segundos, en cambio, son peligrosos por sí mismos. En otras palabras, es su cuerpo el que segrega la sustancia química, por lo que en este caso es un sistema de defensa enfocado a que un posible depredador no repita. En ocasiones estos animales alertan de su peligro con colores muy vivos, bajo el lema de que quien avisa no es traidor. Por este motivo resultan tan mortíferos como llamativos. Algunos pueden llegar a matar a un ser humano mientras que otros garantizan una mala experiencia, pero todos son peligrosos.

Los veinte animales más venenosos del mundo
EL BESO DE LA MUERTE
La mamba negra es la serpiente más venenosa de África. Su mordedura inyecta 100 mg de dendrotoxina, cuando la décima parte de esa cantidad puede matar a un ser humano adulto en 45 minutos. Por fortuna ya existe un antídoto, aunque antes de su existencia la mortalidad de su picadura, conocida entre los nativos como "beso de la muerte", era del 100%. Dicho esto no es de extrañar que a la protagonista de 'Kill Bill' se la conozca con este apodo.

Venenosos
NADA QUE VER CON SCARLETT JOHANSSON
La mordedura de la viuda negra inyecta latrotoxinas, que acúan sobre las células neuronales provocando dolores cada vez más intensos por todo el cuerpo que pueden persistir durante semanas. Sin embargo, la leyenda popular de esta araña supera a la realidad: la mortalidad en humanos es casi inexistente. El antídoto, además, se utiliza en medicina para paliar los dolores.

Mundo
CUIDADO CON PAUL
El pulpo de anillos azules es un octópodo pequeño, de menos de 20 centímetros, pero su veneno puede matar a un ser humano. La toxina que inyecta es un cóctel de sustancias químicas contra el que no se conoce antídoto. Por este motivo es uno de los animales marinos más peligrosos, aunque por fortuna el primer instinto de este cefalópodo es el de huir.

veinte
¿ME VES?
Es obvio de dónde viene el nombre de pez roca. Se trata de un animal peligroso: al ser difícil de detectar y vivir en el fondo marino, un buzo despistado puede pisarlo. Su veneno es letal y extremadamente doloroso, aunque las muertes humanas son raras. Irónicamente, es consumido en algunas partes de Asia, ya que la toxina desaparece con la cocción.

Animales
TAN BONITA COMO PELIGROSA
La carabela portuguesa, contrariamente a lo que pueda parecer, no es una medusa. Se trata de un sifonóforo, es decir, de una colonia de pequeños organismos que se asocia para sobrevivir. Su veneno resulta extremadamente doloroso, pero las muertes humanas son muy infrecuentes.

Los veinte animales más venenosos del mundo
¿DÓNDE ESTÁ PERRY?
Es raro encontrar mamíferos venenosos, pero el ornitorrinco (ya de por sí raro) es una excepción. Sólo los machos pueden liberar una toxina a través de los espolones de su tobillo. Es lo bastante potente como para afectar a un ser humano, aunque no resulta peligroso.

Venenosos
ÚNICA EN SU GÉNERO
Esta especie de sepia, 'Metasepia pfefferi', es la única venenosa que se conoce. Su toxina es tan letal como la de su primo el pulpo de anillos azules, por lo que no tiene interés comercial. Eso sí, sus color espectacular ha hecho que numerosos acuarios la deseen.

Mundo
EL MONSTRUO DE GILA
Aunque sean las más peligrosas, las serpientes no son los únicos reptiles venenosos. El monstruo de Gila es un buen ejemplo de ello. Su neurotoxina es tan letal como la de la temida serpiente coral, pero la sintetiza en cantidades tan pequeñas que no puede matar a un ser humano adulto sano. Este veneno ha servido en investigaciones biomédicas para desarrollar medicamentos contra la diabetes.

veinte
NO ME COMAS, TE LO DIGO POR TU BIEN
Algunos escarabajos como los de la familia Meloidae secretan una sustancia que puede provocar quemaduras químicas. Uno pocos de estos insectos, mezclados con la alfalfa, pueden matar a un caballo. Para el ser humano no representa un peligro, siempre y cuando nadie se lo coma.

Animales
DELICIOSAMENTE LETAL
El famoso pez fugu es un manjar en la gastronomía japonesa. Su veneno, 1.200 veces más potente que el cianuro, paraliza a la víctima, que muere por asfixia. Los japoneses, sin embargo, aseguran que es más fácil morir atragantado que por el veneno, y la estadística está de su parte. Las pocas muertes que se producen al año son debidas al consumo doméstico, en vez de en restaurantes profesionales con cocineros expertos.

Los veinte animales más venenosos del mundo
NO TOCAR
Los peces escorpión se encuentran entre los más bellos y letales de la naturaleza. Sus colores los hacen candidatos ideales para los acuarios. El pez león de la foto es uno de los ejemplares más peligrosos, capaces de matar a un niño. El cabracho, perteneciente a esta misma familia y también venenoso, es consumido en varias zonas de España.

Venenosos
MUERTE TAMAÑO MINI
Las ranas flecha venenosa reciben este nombre porque los indígenas restriegan esta armas por su espalda para matar a sus presas. Sus preciosos colores (rojo, amarillo y azul, principalmente) advierten a los depredadores de que comerlas no es buena idea. La más peligrosa de todas podría a matar a más de diez personas con un miligramo de su toxina. Como algunas de ellas dejan de ser venenosas (o lo son mucho menos) en cautividad, se baraja la posiblidad de que adquieran el veneno por la dieta.

Mundo
LA PARÁLISIS DE LA GARRAPATA
Las garrapatas son arácnidos más peligrosos de lo que parece. La neurotoxina de su mordisco puede provocar parálisis reversible. La más peligrosa de ellas vive en Australia, y ha provocado al menos 20 muertes hasta 1989.

veinte
¿PÁJAROS VENENOSOS? TAMBIÉN EXISTEN
Como ocurre con los mamíferos, los pájaros venenosos son raros, pero existen. El pitohuí es uno de los pocos ejemplos: la neurotoxina de sus plumas puede provocar hormigueos y adormecimiento en quien lo toque. Probablemente adquieren su veneno al consumir escarabajos de la familia Melyridae, que también son tóxicos.

Animales
LA ARAÑA QUE PROVOCA ERECCIONES
No sabemos si la araña bananera recibe este nombre porque vive en los bananeros o por los molestos efectos secundarios que provoca su mordedura. Por estos motivos su toxina se utiliza en investigación para desarrollar medicamentos contra la impotencia. Al margen de esto, puede provocar la muerte en seres humanos.

Los veinte animales más venenosos del mundo
NO ME MOLESTES MIENTRAS VIAJO
La mariposa monarca es famosa por sus largas migraciones de hasta 4.000 kilómetros. Además, sus alas sintetizan una toxina para convencer a cualquier posible depredador de que no vale la pena el esfuerzo.

Venenosos
BUSCANDO A NEMO
Las anémonas son unos extraños animales emparentados con las medusas, por lo que es fácil imaginar que también son venenosas. A pesar de esto algunos animales como el pez payaso son inmunes y aprovechan para vivir, con seguridad, en su interior.

Mundo
EL REY ESCORPIÓN
Este escorpión indio es uno de los más letales del mundo, debido a un veneno que afecta al corazón y los pulmones. Su tasa de fatalidad puede alcanzar el 40%, especialmente entre niños. Los antídotos tienen poco efecto pero la prazosina disminuye el porcentaje de riesgo hasta el 4%. Por fortuna, la picadura es el último recurso de este arácnido.

veinte

Anuncios

2 comentarios - Los veinte animales más venenosos del mundo

@TrollacioMarche +4
tanto palitos de la selva parece que te hicieron un instruido en el tema de los animales
@I2011 +2
Animales

Este bicho también es terrible.
Conocido también como "la viuda negra", "Kuka" o "el mal del laburante", es capaz de secarte los bolsillos, quemarte los oidos con estupideces o contarte una serie de historias de ficción que harían avergonzar hasta el mismo Asimov. Contagia una enfermedad que produce locura, estado de imbecilidad o zombificación irreversible.