El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

evangelio diario: Lucas 6,43-49.

Jesús decía a sus discipulos:
«No hay árbol bueno que dé frutos malos, ni árbol malo que dé frutos buenos:
cada árbol se reconoce por su fruto. No se recogen higos de los espinos ni se cosechan uvas de las zarzas.
El hombre bueno saca el bien del tesoro de bondad que tiene en su corazón. El malo saca el mal de su maldad, porque de la abundancia del corazón habla la boca.
¿Por qué ustedes me llaman: 'Señor, Señor', y no hacen lo que les digo?
Yo les diré a quién se parece todo aquel que viene a mí, escucha mis palabras y las practica.
Se parece a un hombre que, queriendo construir una casa, cavó profundamente y puso los cimientos sobre la roca. Cuando vino la creciente, las aguas se precipitaron con fuerza contra esa casa, pero no pudieron derribarla, porque estaba bien construida.
En cambio, el que escucha la Palabra y no la pone en práctica, se parece a un hombre que construyó su casa sobre tierra, sin cimientos. Cuando las aguas se precipitaron contra ella, en seguida se derrumbó, y el desastre que sobrevino a esa casa fue grande.» (Palabra de Dios)


Leía vez pasada, una asociación que, en primer momento me causó gracia, y luego me hizo pensar. Es que hay cuentos infantiles, que leíamos y que leímos a nuestros hijos, que tenían cierta moraleja que recién en el hoy tienen significado.
El caso, que les comento es ese cuento de los tres chanchitos:

Al lado de sus padres, tres cerditos habían crecido alegres en una cabaña del bosque. Y como ya eran mayores, sus papas decidieron que era hora de que construyeran, cada uno, su propia casa. Los tres cerditos se despidieron de sus papas, y fueron a ver como era el mundo.

El primer cerdito, el perezoso de la familia, decidió hacer una casa de paja. En un minuto la choza estaba ya hecha. Y entonces se fue a dormir.
El segundo cerdito, un glotón, prefirió hacer la cabaña de madera. No tardo mucho en construirla. Y luego se fue a comer manzanas.
El tercer cerdito, muy trabajador, opto por construirse una casa de ladrillos y cemento. Tardaría más en construirla pero estaría más protegido. Después de un día de mucho trabajo, la casa quedo preciosa. Pero ya se empezaba a oír los aullidos del lobo en el bosque.
No tardo mucho para que el lobo se acercara a las casas de los tres cerditos. Hambriento, el lobo se dirigió a la primera casa y dijo: – ¡Ábreme la puerta! ¡Ábreme la puerta o soplare y tu casa tirare!. Como el cerdito no la abrió, el lobo soplo con fuerza, y derrumbo la casa de paja.

El cerdito, temblando de miedo, salió corriendo y entro en la casa de madera de su hermano. El lobo le siguió. Y delante de la segunda casa, llamo a la puerta, y dijo: – ¡Ábreme la puerta! ¡Ábreme la puerta o soplare y tu casa tirare! Pero el segundo cerdito no la abrió y el lobo soplo y soplo, y la cabaña se fue por los aires.
Asustados, los dos cerditos corrieron y entraron en la casa de ladrillos de su otro hermano. Pero, como el lobo estaba decidido a comérselos, llamo a la puerta y grito: – ¡Ábreme la puerta!¡Ábreme la puerta o soplare y tu casa tirare! Y el cerdito trabajador le dijo: – ¡Soplas lo que quieras, pero no la abriré!

Entonces el lobo soplo y soplo. Soplo con todas sus fuerzas, pero la casa ni se movió. La casa era muy fuerte y resistente. El lobo se quedo casi sin aire. Pero aunque el lobo estaba muy cansado, no desistía. Trajo una escalera, subió al tejado de la casa y se deslizó por el pasaje de la chimenea. Estaba empeñado en entrar en la casa y comer a los tres cerditos como fuera. Pero lo que él no sabía es que los cerditos pusieron al final de la chimenea, un caldero con agua hirviendo. Y el lobo, al caerse por la chimenea acabo quemándose con el agua caliente. Dio un enorme grito y salió corriendo y nunca más volvió. Así los cerditos pudieron vivir tranquilamente. Y tanto el perezoso como el glotón aprendieron que solo con el trabajo se consigue las cosas.

Hoy Jesús nos trae esto de los frutos buenos que vienen de árboles buenos y de la casa plantada sobre buenos cimientos. Y aunque como ingeniero, no me cuesta explicar tanto lo de los cimientos, es algo que el común de la gente no ve pues eso se hace hacia abajo de la tierra y uno aprecia lo que está más bien arriba de ello, o sea la casa construida. Por eso me llamó la atención este cuento.
A veces construimos nuestra casa “así nomas”, sin valores o vamos tomando esos valores de la calle aprendidos cuando chicos entre amigos, que a veces no tienen que ver con nuestra identidad cristiana. Hacemos casa de paja o de madera, no nos interesa edificar nuestro futuro con solidez o decimos que si queremos hacerlo, pero usamos materiales débiles, nos quedamos con lo primero que aparezca en la vida, no estudiamos, no nos capacitamos, vivimos el hoy, el día a día, perdemos tiempo en construir casas de madera para seguir perdiendo el tiempo, desaprovechamos cada minuto que nos regala el Señor.

Pero también están los otros, los que construyen su casa con solidez. Esas noches que te pasaste estudiando cuando tus amigos estaban divirtiéndose, debes saber que ¡es para construir tu casa de ladrillos!. Esos días que te pasaste trabajando, ayudando en tu casa cuando tus amigos estaban de plena y absoluta diversión ¡debes saber que son para edificar tu futuro con solidez! Ese tiempo que pasaste tratando de entender una materia que tanto te costaba, ¡debes saber que estabas ejercitando tu vida para el futuro…ese tiempo que lo pasas trabajando de sol a sol, mientras otros viven de arriba, de la dádiva, sin esfuerzo, sentados todo el día en la mesa de un bar arreglando los problemas del mundo, debes saber que estás construyendo tu vida con ladrillos sólidos, cuando cuidas a tu novia o tu novio, cuando mantienes la castidad hasta en los pequeños detalles, mientras tus amigos dan rienda suelta al libertinaje sexual o hacen vida de esposos sin conocerse bien, cuando aprendes a dialogar y sueñas con un proyecto de vida juntos, cuando aprovechas el tiempo para conocer a la otra persona y crecer juntos, mientras tus amigos aprovechan cada momento de soledad para llegar lo más rápido posible a “ese” momento, debes saber que estás construyendo tu futura familia con ladrillos, con solidez, con grandeza.

El lobo, es el viento, los temblores, las dudas de fe, las tentaciones, el viento es el fracaso circunstancial, es la derrota de una batalla, es la traición de alguien querido, es el desanimo, la falta de oportunidades, la falta de trabajo. El lobo es la rutina, es la infidelidad a la que nos llama el mundo. Debemos tener la seguridad que esa casa construida con ladrillos , día a día con mucho esfuerzo, nunca cederá a la furia del mal

Ese tercer chanchito, podría haber dicho: no. Váyanse, yo me dedique a esto ahora aténganse a las propias consecuencias…sin embargo, abrió las puertas de su casa para refugiar a sus hermanos. Y ahí está la síntesis de este evangelio: el gran corazón, la bondad, el ser buena gente, la capacidad de amar, hacen que este chanchito sea refugio y abrigo para aquellos insensatos.

evangelio diario: Lucas 6,43-49.
No sólo hay que escuchar y hacer lo que nos dice el Señor sino que hay que tener un corazón bueno. Si no queremos que nuestra fe se convierta en algo superficialmente muy bonito, aparentemente correcto y sin embargo profundamente frío e inexpresivo necesitamos cuidar mucho, muchísimo lo que hay dentro de nuestro corazón. ¿Cómo? AMANDO, pues cuanto más fruto dé el árbol más feliz es.

Buena jornada para todos. Por más sensatos que construyan su casa con firmeza, por más corazones buenos y nobles, y porque la vida nos de siempre la oportunidad para volver a comenzar cuando hemos equivocado el camino.

11 comentarios - evangelio diario: Lucas 6,43-49.

Tonnyka -4
Espera, los cerditos construyeron sus casas de nuevo? El estado no se ocupo? Y porque habia tantos lobos, la policia no sirve para nada, solo te atajan en la calle para pedirte documentos y esperan que los sobornes... que pais de mierda
genesis1972 +1
Excelente, gracias por compartirlo.
PaterSo +3
Necesitaba leer esto. Gracias y bendiciones.
Ryo_shyurei +1
Gracias hermano. Que tengas muy buen sabado
judas1960 +1
GRACIAS por recordarmelo.....un abrazo...saludos.....