El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Gripe y Cacerolas...

Estamos rodeados…
En las últimas horas han llovido todo tipo de mails y mensajes de texto anunciando una nueva protesta popular masiva para repudiar la actitud del Gobierno de la Nación con respecto a las medidas tomadas con la pandemia de gripe N1H1.
Una vez más, compañeros. No nos dejemos engañar con la salida fácil de elegir una cabeza para irle con todo y creer que erradicado el cerebro del monstruo, los problemas del cuerpo se esfumarán.
Nada más lejos.

Durante todo el Operativo desplegado durante las semanas desde que se desató esta alarma a nivel mundial, con motivo de poder seguir adelante con las campañas electorales, nadie, absolutamente nadie, decidió tomar la iniciativa de una manifestación en contra de la venda con la que, una vez más, tapaban los ojos de todos los argentinos.

No caigamos en facilismos, no caigamos en las maniobras antioficialistas de querer decapitar un sistema que terminará atentando contra el propio sentido común.

Ningún candidato, ni siquiera los que hoy en día se encuentran infectados y padeciendo su propia trampa, denunció nada.

La historia argentina es una historia que se repite y repite y repite indefectiblemente, por la ceguera y la falta de sentido común.
No es denunciando como se construye, no es tapando y pactando como se solucionan los problemas.
Y, desde ya, no es con cacerolas.
No fueron las cacerolas las que terminaron con la ineficiencia y la debilidad del gobierno en el 2001.
No fueron las amas de casa y los estudiantes.
No.
La historia se repite, aprendamos nuestra historia. Estudiemos el pasado para que no volvamos a caer en estas debilidades burguesas.

No es la cabeza la que hay que cortar. Jamás se solucionaron los problemas cortando cabezas, sin embargo en casi 200 años de República, es el único modelo que seguimos.

No soy K.
Pero este gobierno ha hecho muchas cosas que no llegaron a los ojos de este pueblo tan esclarecido que cree que con cacerolas y gritos y apagadas de luz, los problemas se solucionan.

Si cortamos la cabeza, si rechazamos todo por una cara, un tono, un enojo, un peinado, acusaciones de debilidades psíquicas o un “brujo” manejando el país desde las tinieblas, volvemos a ser los mismos del 76.
No es condenable que esto ocurra, la generación de jóvenes adultos que hoy nos metemos en la realidad política, tenemos una visión trunca, mal digerida y feroz de esos años.
Estudiemos el pasado, amigos, es el único camino.

Construyamos.
Un enfermo terminal, no siempre muere por un tumor en la cabeza. Hay millones de variantes y somos adultos, 200 años de adultez, como para discriminar eso.

Reconocer un cuerpo enfermo implica aprender a tomar las medidas necesarias para poder pensar con claridad y empezar a cuidarnos orgánicamente. TODO.

Tomar conciencia, aprender a leer entre líneas. No aceptar lo que nos dicen los noticieros sino el sentido común.
Esa es la forma.
Cuidar el cuerpo.
Y el cuerpo, argentinos, somos nosotros y también aquellos que jamás van a llegar a leer este mail por no tener computadora, ni celular… ni “tamiflu”, por supuesto

No importa qué medidas tomó Nación. Importa que todos esos que hoy dicen que respiramos el ALIVIO con el resultado de estas elecciones TAMPOCO NOS CUIDARON, NI LES INTERESA CUIDARNOS.
NO BREGARON POR LA SUSPENSIÓN DE LAS ELECCIONES Y NOSTROS MARCHAMOS COMO VACAS AL MATADERO. CALLADITOS Y RELOJEANDO PARA TODOS LADOS.

Un pueblo sabio es un pueblo que entiende y no se deja engañar.
Entendamos.
Cuidar el cuerpo.

No solucionamos NADA con cacerolas y cortes de luz. Jamás se hizo. Basta de repetir la mentira del 2001 que lo único que hizo fue poner una nueva capucha al pueblo creyéndose artífice de su propio destino cuando en realidad, siguieron manejándola las patotas sindicales de la derecha que vienen arruinando el país desde hace cuarenta años. (Me quedo corta)

Basta de C5N, basta de TN y grupo Clarín, etc. Es hora de pensar por nosotros mismos y hacer un nuevo tipo de prensa: ESTA.
Libre, justa, con sentido común y sin intereses políticos. Y DIRIGDA, FUNDAMETNALMETNE AL SENTIDO COMÚN. ¡Por qué? Porque el sentido común no requiere educación especial más que la necesidad de cuidado, solidaridad y unión entre los miembros de un Pueblo que está cansado de que le peguen en los tobillos.

Seremos gobernados como nos merecemos el día que podamos dejar de pensar en tener cabezas que cortar, votos solamente para oponernos, y sin analizar ni remotamente la responsabilidad en el descuido del cuerpo en el que caemos CADA DÍA. Con la indiferencia y el enojo.
Cuidar el cuerpo.

Quiero escuchar a algún argentino diciendo: Alfonsín nos dio esto, Menem aquello, de la Rúa aquello otro, Duhalde eso y los K estas otras cosas. CONSTRUYAMOS CON LO QUE HEMOS LOGRADO, QUE NO ES POCO.

No hubo ningún gibierno 100% deleznable. Sí hubo infelices que tiraron por la borda lo que era rescatable.
Es una rutina de terror la costumbre de borrar las huellas de los que hicieron algo con lo que no estamos de acuerdo. ¿Hace falta apelar al revisionismo para recordar miles de libros quemados, familias enteras borradas de la faz de la tierra, reescritura de la historia para distorcionar la realidad?

Y para no caer en la misma miseria que denuncio, con acidez corresponde decir que Cacciatore construyó aquella autopista en la Capital... creo que de esta manera es más claro el ejemplo.

No puedo seguir viviendo en un país que descarta el todo tan livianamente. Tan livianamente, y mientras con total liviandad, descuida su cuerpo.

Amigos, argentinos, compañeros.

Basta de boludeces.
La caridad empieza por casa, por el metro cuadrado y tiene el deber moral de extenderse hasta el infinito.

No hay mundo nuevo, no hay posibilidades de hombre nuevo sin el total convencimiento de que las cosas se cambian a partir del cuidado del cuerpo y no de una brillante cabeza (que encima siempre será la próxima y nunca la que tenemos)Las cosas cambian sin el individualismo feroz con el que hoy proponen culpables en vez de tomar medidas personales y extenderlas.


Mi apoyo incondicional a un Pueblo que merece crecer, SIN ENGAÑOS,
Mi fe absoluta en lo fundamental del revisionismo histórico.
Mi pedido de apoyo a quien hoy nos gobierna porque, justamente, HOY NOS GOBIERNA.
Mi compromiso a seguir apoyando a quien nos gobierne en el futuro, aún bajo protesta, porque merece el respeto de quienes lo eligieron y son mayoría.

“Divide y reinarás” nunca sonó más real que en estos días. Esclarezcamos quién nos divide, en realidad. Y jamás seremos vasallos de ningún déspota.

0 comentarios - Gripe y Cacerolas...