El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

¿Una palabra menos en nuestro diccionario?

Anuncios

Antes de empezar con este Mega Post, quiero aclarar que esto no es un tema para tomarlo en broma o para la joda. Muchos no le dan importancia y la dejan de lado, pero quiero que sepan su futuro esta marcado por esta humilde y tímida palabra que muchas personas esquivan y no le dan la importancia que realmente merece, así es, se trata de la EDUCACIÓN.

¿Una palabra menos en nuestro diccionario?

¿Qué es la educación?

Según distintos diccionarios consultados algunas definiciones son:

El proceso multidireccional mediante el cual se transmiten conocimientos, valores, costumbres y formas de actuar. La educación no sólo se produce a través de la palabra: está presente en todas nuestras acciones, sentimientos y actitudes.

Es el proceso de vinculación y concienciación cultural, moral y conductual. Así, a través de la educación, las nuevas generaciones asimilan y aprenden los conocimientos, normas de conducta, modos de ser y formas de ver el mundo de generaciones anteriores, creando además otros nuevos.

Proceso de socialización formal de los individuos de una sociedad.

La educación se comparte entre las personas por medio de nuestras ideas, cultura, conocimientos, etc. respetando siempre a los demás. Ésta no siempre se da en el aula.

Existen tres tipos de educación: la formal, la no formal y la informal. La educación formal hace referencia a los ámbitos de las escuelas, institutos, universidades, módulos.. mientras que la no formal se refiere a los cursos, academias, etc. y la educación informal es aquella que abarca la formal y no formal, pues es la educación que se adquiere a lo largo de la vida.

Luego de haber leído esas definiciones, mi conclusión es que la Educación es lo que forma a una persona. Es la primer base en la formación profesional y de incersión social de un individuo. Sin Educación podría casi asegurar que no se conseguiría un trabajo fírme y estable, por lo tanto no podriamos mantener una familia.

Si una persona tubo una gran fuente de Educación, tanto en la escuela como en su casa (por sus padres), es muy probable que consiga consolidarse en lo que quiere ser en su futuro.

Es por eso que la Educación, en "mi" opinion, es un arma muy poderosa para combatir muchos males, entre ellos la Pobreza.

Leer

La importancia de la Educación en nuestra vida

Educar es entusiasmar con los valores.

Estamos en un momento en el que mucha gente joven está perdida, sin saber a dónde ir.

Estar perdido es no tener rumbo. Ir tirando a ver qué pasa. Veo mucha gente joven así. Y no hablo sólo de nuestro país.

¿Por dónde debemos empezar?

Los edificios que no se caen son los que tienen unas bases firmes, unas raíces sólidas. Lo primero de todo es la formación. Educar, convertir a alguien en persona. Educar es conseguir seres humanos con dignidad y criterio. Educar es seducir con modelos sanos, atractivos, coherentes y llenos de humanidad.

Por ahí debemos comenzar. Ejemplos de vidas llenas de sentido, atractivas, que nos empujen, que arrastren nuestra conducta en esa dirección. Educar es atraer por encantamiento y por ejemplaridad.

El gran educador moderno está enfermo y con mal pronóstico: la televisión.

Y no hay ningún indicador que nos diga que va a cambiar en positivo.

Pero la primera fuente educativa, en la que todo debe arrancar, es la familia.
La familia debe ser una escuela en la que uno se sabe querido por lo que es, y no por lo que tiene.

Una familia sana es la primera escuela en la que uno recibe lecciones que no se olvidan.

Si la familia funciona, la persona va a tener un edificio construido con materiales resistentes. Allí hay un mundo mágico y decisivo. Porque la primera piedra de la educación es la formación. Adquirir una buena formación, en general, es distinguir lo que es bueno de lo que es malo; tener criterio; saber a qué atenerse; discernimiento: aprender a penetrar en la realidad distinguiendo lo que es mejor y más positivo para escoger ese camino.

La formación hospeda en su interior distintos ingredientes. Hay dos notas principales que no quiero dejarme en el tintero, por eso quiero plasmarlas cuanto antes: la formación humana y la espiritual. La primera aspira a que lleguemos a tener un comportamiento propio de seres humanos y, dentro de ese plano, se abren tres grandes notas: la inteligencia, la afectividad y la voluntad. Cada una de ellas tiene un largo recorrido.

La inteligencia es la capacidad de síntesis; saber distinguir lo accesorio de lo fundamental. Desde pequeños, hay que enseñar a pensar, a tener espíritu crítico y a formular argumentos que defiendan nuestras ideas y creencias. Hay muchos tipos de inteligencia y, en general, unas y otras no se llevan bien; parece como si poseer unas, excluyera a otras. Inteligencia teórica, práctica, social, analítica, sintética, discursiva, creativa, inteligencia emocional (tan de moda hoy, desde el libro de Goleman), fenicia, instrumental, matemática e inteligencia para la vida (saber gestionar del mejor modo posible la propia trayectoria). Todas tiene un lugar común, captar la realidad desde diversos ángulos.

La inteligencia se nutre de la lectura. Fomentar este hábito es esencial. Hoy a todos nos cuesta más, pues estamos en la era de la imagen. Pero hay que intentarlo. Un par de libros siempre cerca, alternándolos. Y la curiosidad como ingrediente esencial. La lectura es a la inteligencia lo que el ejercicio físico es al cuerpo.

La afectividad: ese sentido pura sangre que recorre nuestra persona y que se manifiesta por medio de los sentimientos, las emociones y las pasiones. Tener una buena formación sentimental significa capacidad para dar y para recibir amor. Uno de los puntos básicos, en este sentido, es aprender a expresar sentimientos: desde dar las gracias, mostrar afecto, saber que la palabra bien empleada es puente de comunicación: te quiero, te necesito, perdoname, ayudame en este asunto, necesito hablar contigo, tengo un problema y necesito que me orientes. Todo eso cultiva, hace prosperar el mundo sentimental, y le da fuerza y consistencia.

En tercer lugar, la formación humana tiene un elemento decisivo, clave, de una importancia a la larga de gran alcance: la voluntad.

¿Qué es la voluntad, en qué consiste, qué características tiene?

Voluntad es la capacidad para ponernos metas, objetivos y luchar a fondo por ir consiguiéndolos. Con la voluntad no se nace, sino que uno la cultiva, la trata, se empeña por ir incluyéndola en la conducta personal, contra viento y marea.

La voluntad es la determinación, la firmeza, el esfuerzo deportivo por conquistar cimas de cierto nivel que nos ayuden a crecer como personas. Y ésta, a su vez, se compone de una serie de ingredientes que son muy importantes: el orden, la constancia y la motivación.

Cuando uno va navegando por un río de cierto caudal a favor de la corriente, ésta lo lleva a uno rápida y fluidamente, pero se corre el riesgo de ir tan bien, que uno se duerme y se puede caer al agua y ahogarse. Por el contrario, cuando uno está acostumbrado a ir contra la corriente, hay que luchar, esforzarse y resistir, y cada pequeña victoria es un triunfo. El agua salpica a la cara y es difícil seguir, pero la pasión por avanzar es mayor, así se fortalece la postura.

Opinion personal:
"Voluntad, Fuerza, Esfuerzo, Conviccion, Fé, Persistencia"

Estas palabras hacen que una persona sea grande por dentro, que una persona logre sus objetivos a la lo largo de su vida, de su carrera, de su formacion como persona.
No te dejes caer facilmente, si tenes un sueño, esforzate por lograrlo!

Si es necesario levantarse otra vez y empezar de nuevo, TENES TIEMPO! Lucha por lo que te gusta, por lo que queres. Si la tenes dificil, VOS hacelo facil. Si uno se mentaliza puede lograr grandes cosas, y de eso estoy seguro.


Se lo quieras ser, pero se TU MISMO!

fe

"Horróres Ortográficos"

Cada quien tiene su propio estilo de escritura y su propia forma de entender sus textos, sin embargo, en muchas ocasiones podemos dar paso a malas interpretaciones o a una lectura difícil si redactamos de manera muy complicada, rebuscada o… mamona. La dificultad que le damos a los lectores no sólo se ve afectada por un estilo complicado, también por errores ortográficos o gramaticales que pueden pasar desapercibidos a la hora de escribir y afectar el significado de la oración (no es lo mismo “huele a traste” que “a traste huele”), sobre todo cuando se trata de los tan temidos acentos diacríticos que son los que se emplean para diferenciar dos palabras que se escriben igual pero significan distintas cosas (sólo = solamente, solo = una persona). A continuación pondré los errores más frecuentes que he encontrado (y que aparentemente son muy “inocentes”) para que puedas tener una guía de referencia antes de publicar tus escritos.

estudio

Acentos Diacríticos: Cuando las palabras suenan igual, pero no significan lo mismo.

Ahí vs ¡Ay! vs Hay

Creo que es de los errores más comunes, ya que las tres palabras suenan igual.
Ahí: sirve para indicar una dirección, un lugar.


Ahí está la salida.
El camino correcto es por ahí.

Hay: viene del verbo HABER, por lo tanto se escribe con hache y significa que existe algo.

En esta caja hay tres juguetes.
Todavía hay posibilidades de ganar el partido.

¡Ay!: es una exclamación, esto significa que lo utilizarás cuando ocurra algo sorpresivo.

¡Ay, mis hijos!
¡Ay! Me diste un balonazo

Compara:

Ahí nos vemos!
¡Ay que dolor!
Todavía hay mucho por hacer.

Tú vs Tu

Tú: hace referencia a tu interlocutor (segunda persona). Es un pronombre, por lo que siempre va a usarse cuando quieras indicar a alguien.

¡Solamente puedes salvar al mundo!
vales mucho y mereces respeto.

Tu: lo utilizarás cuando quieras indicar que una segunda persona posee algo.

Tu perro apesta.
Éste es tu libro

Compara:

Fuiste tu verdugo (esa persona fue su propio verdugo).
Fuiste el culpable (esa persona tiene la culpa).

El vs Él

El: es un artículo (igual que la, los y las).

El perro es blanco.
Estoy buscando el sombrero gris.

Él: éste es otro pronombre y al igual que “tú”, se utiliza cuando hagas referencia a alguien.

Él escribe de maravilla.
No estoy seguro, pero creo que es él a quien buscamos.

Compara:

El viernes tenemos junta con el alcalde.
Él siempre está contando chistes.

Sólo (Solo) vs Solo

Solo: cuando una persona se encuentra en soledad (si puedes sustituirlo por “solito”, entonces no lo acentúes).

Después de la fiesta se quedó solo en su habitación [... se quedó solito en su habitación].
Se sentía tan solo que decidió comprarse un caballo [... tan solito que decidió...].

Sólo: si puedes sustituir en tu oración la palabra “sólo” por “solamente“, entonces lleva acento.

Prometo escribirte una canción, pero sólo si me perdonas [… pero solamente si me perdonas].
Sólo quiero saber por qué no acentúas bien [Solamente quiero saber...].

Compara:

Si no estuviera tan solo, estaría más acompañado.
Si sólo pudiera conseguir la llave, saldría más rápido.

Mas vs Más

Mas: sin acento es una conjunción, esto quiere decir que une dos oraciones (equivale a: pero, aunque, sin embargo, no obstante, antes bien).

Quisiera un Ferrari, mas no tengo suficiente dinero [... pero no tengo suficiente dinero].

Más: adverbio de cantidad, significa que al comparar dos cantidades o medidas una será mayor.

Quiero más sopa.
Canadá tiene más territorio que Filipinas

Compara:

No puedo más.
No puedo, mas lo intento.

Que, Quien, Como, Donde, Cuando vs Qué, Quién, Cómo, Dónde, Cuándo

Aunque parezca confuso, estos son los más fáciles de distinguir: si utilizas signos de admiración (¡!) o interrogación (¿?)… entonces ¡ponle tilde! Otra forma de saber si le pones o no le pones acento es preguntándote: ¿me refiero a una pregunta o exclamación? Si la respuesta es sí, entonces ponle tilde.

¿Cómo puedo saber si lleva acento?

Durante el asalto no sabía ni quién estaba junto a mí [“... quién estaba junto a mí”, al llevar acento, da una muestra de inquietud, duda o desconocimiento de lo que se está hablando, por lo que sigue siendo una pregunta aunque no se encuentre entre signos de interrogación. Si no llevara a acento, “... quien estaba junto a mí” estaría dando un sentido de señalización y por lo tanto de seguridad o confianza. Ejemplo: él fue quien estaba junto a mí (dando respuesta a la pregunta “quién estaba junto a mí”)].

Cuándo no le debo poner acento? Cuando no te refieras a una pregunta o exclamación.

Cuando termines tu comida tendrás tu postre.
Donde veas el árbol torcido da vuelta a la izquierda.

Compara:

No sé para cuándo terminaré mi tarea.
Cuando termine la tarea podré salir a jugar.
Donde te vuelva a ver, te mato.
¿Dónde dejaste las llaves?
Quien se atreva a tocar mi comida, recibirá su castigo.
¿Quién es Hideki Cuamatzi?
Volveré como pueda.
¡Cómo te atreves a mentirme!
He visto ahora cómo lo has hecho.
Como pasta todos los días [Aquí podemos observar una particularidad del “como”: puede referirse tanto a la manera en que algo es realizado y a la conjugación del verbo “comer” en primera persona del presente (yo como pasta...)].
¿Qué color te gusta más?
Cuando sea grande quiero ser piloto
¿Cuándo es tu cumpleaños?

Este/Esta, Aquel (y similares) vs Esté/Está vs Éste, Aquél (y similares)

No llevan acento cuando a lo que te estás refiriendo se encuentre seguido inmediatamente (o en la misma oración) del pronombre. Llevan acento cuando el objeto, persona o lugar se encuentra atrás del pronombre, por ejemplo, en una oración antecesora de donde estás usando la palabra ‘este’, ‘aquel’, etc. Las únicas excepciones son ESTO, ESO, ESTOS y ESTOS ya que NUNCA SE ACENTÚAN.

Hay una particularidad con “este”. Hay que fijarse en qué contexto se está utilizando, ya que cuando no lleva acento, puede referirse a una dirección cardinal: oriente. Es muy fácil identificar estas situaciones. Ejemplo: El Sol sale todos los días por el este/oriente.

Compara:

Esto es lo más difícil que he visto en mi vida.
Este perro me mordió
Necesito éste y éste [No estás mencionando a lo que te refieres en la misma oración donde usas ‘éste’, por lo tanto, queda implícito que se trata de algo ya mencionado o tomado en cuenta (quedó “atrás” de la oración usada). Para que no llevaran acento, el enunciado quedaría así: “Necesito este y este" (como cuando se señala algo)].
No me refería a ti, sino a aquél.
¿Ha visto a esta sospechosa?
¿Y a ésta?

El uso de porqué, porque, por qué y por que (por Baker 221b)

Porqué es un sustantivo (el porqué, es decir, la causa, el motivo); siempre va precedido del artículo (el) o de otro determinante (su, este, otro...). Admite plural : los porqués.
Ejemplo: No explica nunca el porqué de sus decisiones.

Porque es una conjunción causal: introduce una oración subordinada que explica la causa de otra principal.
Ejemplo: Lo he entendido porque me lo has explicado muy bien.

Por qué sólo se usa en oraciones interrogativas, directas e indirectas. Por es preposición y qué es un pronombre interrogativo.
Ejemplos:
¿Por qué no has venido a la fiesta? (Interrogativa directa)
No sé por qué se ha portado tan mal.(Interrogativa indirecta)

Por que se compone de la preposición por y del pronombre relativo que; se puede sustituir por "el cual, la cual", etc.
Ejemplo: Fueron varios los delitos por que fue juzgado.

Nota importante:

En español, los signos de admiración e interrogación son dos: uno que abre la oración y otro que la cierra. En otros idiomas solamente se utiliza el que la cierra. Aunque nos dé flojera escribir el signo que abre la exclamación o interrogación, es necesario usarlo ya que nos indica el tono de la oración al leerla (así nos damos cuenta al principio de la misma y no al final, cuando ya nos hayamos equivocado al leerla).

Para finalizar:

Como seguramente habrás podido observar, algunas palabras podrían cambiar completamente el significado de la oración, aunque por lo general no se nota ya que los lectores también ignoran estas reglas, mas no por eso podemos permitir que baje la calidad de nuestro trabajo.

Estos han sido sólo algunos ejemplos importantes (y frecuentes) pero aún hay muchos que no se mencionan ya que de por sí es cansado leer muchos ejemplos sobre horrografía… perdón ortografía. Próximamente habrá más tips para que podamos dar a entender nuestras ideas sin posibilidad de malas interpretaciones (que podrían hacernos quedar mal).


educacion

Lamentablemente por motivos de cantidad de caracteres, no pude poner toda la info que tengo en un solo post, asique les dejo la primer parte, luego postearé la segunda.

No soy un maestro de la educación ni mucho menos, pero sí se que es algo mas que importante empezar a tomar conciencia que la Educación puede lograr muchas cosas, y si nosotros la ayudamos a crecer, va a ser mucho mejor.

Cuando alguien les habla de Educacion, no piensen solamente es el echo de matar estudiando, la Educacion no es solo estudiar; sino tambien adquirir modales, saber escuchar a los demás, ganarse las cosas por merito propio.

Ojalá pueda al menos convencer a uno solo, que es esto es sumamente importante, si logro eso en uno, ya estoy más que contento Que tengan buenas tardes!

Anuncios

Fuentes de Información - ¿Una palabra menos en nuestro diccionario?

¿Te gustó lo que viste?

Inscríbete en el newsletter de Taringa! para recibir más artículos como este.

¡Gracias por suscribirte al newsletter!

Periódicamente recibirás en tu correo más artículos de Taringa!

4 comentarios - ¿Una palabra menos en nuestro diccionario?

@g1a1s1t1o1n1
es: [cuote=(alguien, si no no pongas el =) ] y luego pones: [ /cuote]
@ANDRESGARCIA1997
te dejaria 10 pero ya los di.. asiq te dejo 10 kritas..!!



PD: EXELENTE POST..!!
@Xavianzx
Está buena la clase de ortografía sobretodo para tanta gente acá a quienes les duele escribir bien... pero hay un error ortográfico en tu post aquí:
Horróres


Las palabras graves no llevan tilde a menos que no terminen en vocal ni en consonantes N o S.... Excelente post