El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

cuento de terror Seis dedos

Anuncios

Un día normal, una niña llamada Isabel, se fue de compras con su madre. Su madre le dijo terminantemente que no podía comprar nada. Así que caminó pasando una tienda de porcelana donde había una muñeca preciosa. Isabel preguntó: “Mamá ¿puedo tener esta muñeca, por favor?” “Isabel, recuerdo lo que dije, no puedes comprar nada.”

Decepcionada, Isabel siguió caminando hasta que llegaron a una tienda de segunda mano. “Mamá, ¿podemos echar un vistazo ahí dentro? POR FAVOR?” Su madre estuvo de acuerdo y después de unos minutos, Isabel cogió una muñeca que tenía una sonrisa en su cara y que tenia seis dedos. Isabel corrió a su madre y dijo: “Mamá ¿puedo tener esta muñeca? Por favor, oh por favor?” Su madre la miró a la muñeca y le dijo “¿No te parece que es un poco espeluznante?”
Isabel negó con la cabeza y su madre dijo: “está bien” y la compró.

Isabel jugo con su muñeca en la escalera toda la tarde hasta que su madre la llamó para la cena. “No te olvides de recoger tu juguete antes de dormir.” Su madre le recuerdo a Isabel. “Ok, mamá.” Isabel estaba tan distraída que se olvido de recoger a su muñeca de la escalera.

Esa noche, Isabel se despertó por alguien susurrando su nombre. “Isabel. Isabel. Estoy en la caja de la escalera.” Sus ojos se abrieron de golpe y dijo “mamá? ¿Eres tú?” Nadie le respondió. Así que me fue a la cocina a buscar un vaso de agua. Oyó su nombre de vuelta. “Isabel. Isabel. Mira detrás de ti.” Isabel quedo tan asustada, que se le cayo la copa y se corto los pies. Se dio vuelta y vio a la muñeca sobre la mesa.

Ella lo cogió y dijo “me has asustado Dolly”. y subió la escalera sujetando su muñeca en sus brazos.

A la mañana siguiente su madre se despertó temprano en la mañana y fue a despertar a Isabela. Cuando entró en su habitación, la cama de Isabel estaba vaciá y un pequeño rastro de sangre condujo a su armario. Su madre abrió cuidadosamente el armario y se quedó boquiabierta. Isabel estaba en su armario con los ojos excavados, con la garganta cortada y la boca cosida. Una nota sangrienta fue clavado en su pecho, escrita con sangre de Isabel, “Mira detrás de ti.” La madre de Isabel se dio la vuelta y vio la muñeca de Isabel sentada en su almohada, cubierta de sangre, celebrando, con siete dedos.

3 comentarios - cuento de terror Seis dedos

@kevquez
no serian parrafos ....... tadinga detected ._.
@kevquez
o mejor dicho también se puede decir dedos ... perdon por ofenderte