El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Cuentos, Historias, Relatos, Guiones de terror y etc 1.

Anuncios

Bueno, estoy un tanto apurado como para hacer de este post, un gran POST. Por lo que voy a evitar poner imágenes esta vez, disculpen. Advierto que este post es para aquellas personas que gustan de las lecturas de ciencia ficción, terror, horror y etc. Ademas es un poquitin largo.
Es un texto que escribí hace ya unos meses y bueno, aquí esta
.


Vladimir, Dylan y un evento contraproducente.

Y allí estaba, tirado en una cama, El glorioso señor Vladimir. Tal hombre que vivió más que cualquier persona en ese pequeño pueblo al sur del rincón del mundo. Aquel hombre que sobrevivió a mil tormentas y aquel mismo hombre que todas las mañanas despertaba con la brisa y el sol del ocaso en sus ojos. Aquel hombre que todos en aquel pueblo conocían.
Aquel mismo hombre… Hoy, estaba allí, enfermo en una cama de hospital. El aroma en el aire era escaso al aroma que se sentía de él en la vida normal. Había una sensación extraña y un tanto siniestra. Una tranquilidad incomoda que ponía nervioso, esa mañana a todos los animales. Dicen que ellos saben lo que va a ocurrir... Quién sabe.
Esa mañana fue distinta de las otras. Pero antes de contarles la historia del señor Vladimir; Voy a contarle la historia de Dylan, un hombre humilde del mismo pueblo.
Era una mañana de agosto cuando ese día Dylan se levanto de la cama como hacía varias noches lo hacía; con la nariz en el suelo. Dylan estaba teniendo pesadillas que incomodaban su estilo tan tranquilo de vida. Una persona del pueblo, cualquiera; La vecina Carmody; Él señor Dulls o incluso David…Todos eran vecinos de él, y todos podrían haber jurado que él jamás piso ese pueblo.
El jamás salía de su casa; Dylan era reservado, muy. Pero esa mañana, todo lo cambio. Y todo comenzó con… Una atada de cordones, si.
Esa mañana estaba tan pero tan cansado que olvido atarse los cordones del zapato de su su pie izquierdo. Él era muy detallista en este tipo de cosas. Lo interesante y hasta gracioso es que al instante en que bajaba los pies de su cama, sus zapatos no estaban en el lugar de siempre, junto a su mesa de luz marrón de maderea de caoba. Sus zapatos, estaban en sus pies. Muchos dirán que allí es dónde deben estar.
Pero esa mañana se despertó tan, pero tan desorientado que si quiera miro el reloj para ir a trabajar.
Dylan se dirigió cuál zombie a una presa segura, hacía su baño. Tomo su cepillo de dientes y dio, como todas las mañanas desde hace 16 años; 24 cepilladas arriba y abajo y 24 cepilladas por fuera; eran un total de 70. Tenía calculado; verán, sus padres eran bancarios y inculcaron en su cabeza, que los números son la base y la punta de la pirámide social y socioeconómica. De esa forma, desde hace 16 años, y justo en el preciso momento antes de que sus padres murieran en aquel robo, aprendió que los números, eran la matiz de la vida.
Después de lavarse los dientes y la cara, se dirigió a paso torpe hacía la cocina. Puso la pava en la hornalla, pero olvido prenderla.
Por lo cual, ese Dylan, ¡NO DESAYUNO!
Pero estaba tan pero tan desorientado que poco se dio cuenta de la situación, y que el no comer ese día y atarse mal los cordones, complicarían de forma desastrosa, su futuro.
Al mirar su reloj de pulsera, y ver que marcaban casi las 10. Echo a correr sus píes y en tan solo 4 pasos llego a la puerta. El no presto atención a lo que había hecho, pero cualquier persona no llega desde la cocina a su puerta de entrada en 4 simples pasos. Dyla no disfrutaba de la vida y no diferenciaba una simple acción laboral de una acción tan curiosamente explendida como la que había ejercido hace tan solo 3 segundos. Sin darle la mínima importancia que merecía, metió la llave en la cerradura, la abrió lentamente y los sentidos empezaron a agudizar.
En lo profundo del silencio, se podía sentir la sensación y el sonido que causaba la cerradura al abrirse; él tan solo pensó que, ver las cosas lentas y escucha sonidos que el oído humano no pueden captar, eran tan solo síntomas de una futura jaqueca.
Dejo la puerta con la cerradura a medio abrir y fue a buscar una pequeña aspirina a su habitación.
.-Esta agua está explendida-. Pensó Dylan… Pero luego de un segundo de pensarlo, regreso a su actividad laboral…
Después de todos, ya marcaban las 10:15 en su reloj, tenia 15 minutos más para llegar a su oficina, que quedaba en la otra punta del pueblo y tardaba unos 20 minutos en llegar.
Dylan se dirigió a la puerta y al intentar terminar de abrir la cerradura, la llave cedió después de tantos años de no reemplazarla… y se rompió.
Dylan insulto y insulto y insulto sin cesar.
.- ¡PERO POR QUÉ PASA ESTO! ¡POR QUÉ!...-.
Luego de varios insultos que no corresponde si quiera escribirlos, abrió la ventana de su baño, trepo sobre el vidette y salto al exterior.
Al llegar a la acera, se detuvo 2 segundos y medio para corroborar que tenía todo en sus bolsillos…
Como todo estaba en orden, emprendió camino, esprintando a más no poder hacía su trabajo.

Camino al trabajo.

Corría…corría y corría. Pero corría tan rápido, que todos los vecinos de su barrio no podía verle la cara. Muchos llegaron a pensar que era un ladrón, otros que era un vagabundo demente y otros que estaba herido.
Corría tan rápido que la corbata roja que tenia, se desvanecía en la perspectiva de cualquiera que lo miraba…y llegaba a parecer sangre, sangre espesa.
Luego de haber corrido tanto, se cruza con una esquina, el pretendía seguir corriendo y así fue.
Al instante en que piso con su pie izquierdo la acera, un coche desde su extremo derecho surgió, mientras que otro de su extremo izquierdo, a mayor velocidad que el derecho.
Los conductores quedaron tan atónitos, que al instante pretendieron frenar. El de la derecha estaba tan nervioso que en lugar de pisar el freno. Piso con ambos pies el acelerador y el conductor izquierdo, estaba tan nervioso, de la misma, incluso aún más que el derecho. Qué piso el freno, pero al mismo instante giro el volante de tal manera que el coche giro en unos noventa grados.
El coche izquierdo volaba. Las personas a su alrededor miraban y sus ojos estaban fijos en Dylan que aún seguía corriendo hacía el otro extremo de la calle.
En ese preciso momento, el auto que volaba calló justo encima del derecho…Pero como el conductor del auto azul, derecho. Estaba tan pero tan nervioso y aún sus pies seguían en el acelerador. Tomo tal velocidad, que el auto que impacto desde el aire en su frente, no lo detuvo.
El conductor derecho siguió avanzando. De forma que el auto izquierdo que estaba incrustado en su parte delantera, fue arrastrado con tal fuerza que impacto a Dylan, empujándolo varios metros hacia adelante. Pero paren, esto no termina aquí.
En esa misma calle…había un pequeño bache. Ustedes dirán, ¿Qué hay con eso?
Pero hay mucho. La semana anterior, un grupo de constructores arreglaba la calle…Pero a punto de terminarla, 2 autos empezaron a tocar bocinas sin cesar. Eran los mismos coches y los mismos conductores que en este momento tenían el accidente.
Así que… Si una semana atrás, esos hombres tan impacientes hubiesen empleado un poco de paciencia a lo que el trabajador estaba haciendo. En este preciso instante, podrían haberse salvado…y a Dylan. Que aún seguía con vida y aún seguía moviéndose por la inercia y el impacto.
En ese preciso momento, ese bache, todo lo cambio. El auto del conductor derecho que estaba siendo arrastrado, topo con ese tan insignificante y pequeño bache. Ocasionando que una insignificante también caña de pescar en el interior del coche del conductor. Frenara el auto bruscamente,
Era una caña de pescar marca Shimano. Una de las marcas más aclamadas por los pescadores, y sus anuncios al parecer no mentían.
¡LAS MEJORES CAÑAS DE PESCAR, TAN DURAS COMO EL ROBLE!
La teoría…fue comprobada.
Pues la caña se trabo en ese insignificante bache y freno el auto dado vuelta. El conductor derecho aún seguía avanzando y cuando por fin pudo pisar el freno, fue tal el impacto que, volvemos a la inercia. El auto empezó a elevarse por encima de su parte trasera. Voló de tal forma y casi tan impactante como voló el primer auto, que todos los testigos en esa zona, creyeron estar en un set de película Hollywoodense. Pero no era así, el auto giro y giro por los aires y su conductor inconsciente.
El auto giro. Y en el otro extremo Dylan estaba mal herido.
Con las fuerzas que quedaron en su último suspiro, levanto el brazo en el que tenía el reloj pulsera y miro la hora…
10:20. Se preocupo tanto que movió la cabeza de lado al lado y justo, metros a su derecha se encontraba el BAR Talimbur. Una pequeña taberna local que tenia puertas de cristal.
La mirada de Dylan se planto en un gran reloj digital de pared, gigante, incluso más que una cabeza de bebé.
La hora que marcaba ese reloj, eran las 9:30. Dylan se preocupo, pero al no darle importancia volteo la cabeza y miro hacía el cielo y las nubes eran azules.
En ese preciso instante, la vista fue tapada por el coche que se dirigía hacía el.
Lo interesante, curioso, sádico y morbo de esta situación. Fue que él no le dio importancia al reloj de pared que marcaban las 10:30. Pero una mano salió del auto que se dirigía hacía a él desde metros en el cielo.
Un reloj digital de pulsera negro, marcaban las 10:30. El siguió sin aceptar el hecho de que se había equivocado. Pero la radio del conductor aún seguía prendida, una voz de locutor de un programa de una estación que él no reconocía; un tanto extraño, ya que pasaba sus horas de descanso escuchando radio; marcó las 10:01 de la mañana.
En ese preciso instante, dio cuenta la cabeza de Dylan. Que la noche anterior, había marcado su reloj una hora y quince minutos tarde sin querer al acostarse. El jamás se dormía con su reloj, pero la noche anterior llego tan pero tan cansado, que su reloj continuó en su muñeca. Y al apoyarse sobre el display de botones, adelanto la hora sin querer, y quince minutos más tarde.
Dylan lloro con una sola lagrima y el auto seguía apróximandose hacía a él.
Cerró los ojos lentamente y el final es inevitable.




¡MUCHISIMAS GRACIAS SI LO LEÍSTE! Y si no, no pasa nada. Si queres putearme el post Jajaja no tengo drama, hacelo. Me divierte que haya gente más al pedo que yo

Anuncios

2 comentarios - Cuentos, Historias, Relatos, Guiones de terror y etc 1.

Ribbarecords +1
Realmente Fantastica, felicitaciones. Atrapante de principio a final. Y que le paso a Vladimir??