El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Varios Creepypastas (3)

Varios Creepypastas (3)

He aqui la 3ra entrega de Creepypastas y no siendo mas... comenzamos:

Cierra tu puerta:

Lee atentamente mis palabras y cierra muy bien tu puerta, al terminar de leer, agradecerás haberla cerrado.
Ya no hay tiempo, están cerca…
Sus pasos se escuchan, ya están llegando, intentan abrir la puerta, la cerré en cuanto note que ya casi era la hora de su llegada…
Escucho sus susurros… están hablando de mí, hablan sobre lo que les prometí…
Rasgan sus pezuñas contra mi puerta, sé que quisieran rasgar mi piel con ellas…
Ahora empiezan a gritar, piden que les abra la puerta, piden que cumpla mi promesa…
Exigen que pague por lo que ellos me entregaron…
Pero…
Como podría cumplir algo que solo acepte en un momento de ambición, sé que no debí haberlo echo, jamás pensé en como podría cumplir algo casi imposible y en tan poco tiempo no imagine que ellos vendrían a cobrar aquel precio…
“Conocimiento absoluto” me dijeron, tendrás todo el conocimiento del mundo de toda época pasada o futura, buena o mala, se revelaría ante mis ojos la verdad sobre Dios, la ubicación de grandes tesoros de la historia, podría solucionar errores de mi pasado y tener respuesta para las preguntas de mi futuro, definitivamente quería aquel poder, era demasiada tentación ante mi, ofreciéndose de manera muy… Barata…?
No…claro que no era barata, tenía que entregarle algo a aquellos seres, pedían un precio muy alto, cien almas… cómo podría conseguir cien almas y en tan poco tiempo…?, oh no, claro que no lo pensé, en aquel instante tome la pluma y firme el contrato, si en tres días no entregaba lo prometido, mi vida sería el pago. Si en tres días mi cuenta no era saldada ellos vendrían y me arrancarían el alma.
Hace 2 días tenia que entregar aquellas almas, vinieron a recogerlas y se enojaron mucho al ver que no tenía ni una sola, suplique por mi vida, intente convencerlos y afortunadamente me dieron una última oportunidad.
Tenía 2 días mas… 2 días para contar y hacer famosa mi historia y ante todo hacerla creíble, me dijeron que si alguien se enteraba por lo que pasaba y me prestaba atención por al menos 2 minutos imaginando cada palabra y sintiendo por lo menos algo de emoción, la vida de aquel incauto seria el pago…
Gracias por salvar mi vida, en pocos momentos…ellos tocarán tu puerta.


El Dia de todos los Santos:

Recuerdan cuando de niños siempre nos hablaban de la religion, tratando de que nunca abandonaramos “El Camino de Dios”?. En estos momentos, escribo esto como mi ultima voluntad y espero que alguien capte el mensaje tan horrible que les dejo:

“Ellos te conocen, Ellos te ven, Ellos vendre y te tendran a ti”

Mis dedos siguen con fuerza asi que seguire…

Los Angeles y Dios….. NO LO SON!, Ellos no te protegen ellos no son lo que nosotros pensamos, ellos revuelven nuestra imaginacion y nos hacen creen en cosas diferente, algo alterno. yo descubri la verdad por mi cuenta y ellos son mucho peores que los demonios, si muero no tendre descanso alguno sere torturado de todas formas vaya a donde vaya.

Estaba yo tranquilo, como siempre navegando en mi computador personal, estaba totalmente aburrido fue entonces donde al cerrar el navegador me llego un mensaje instataneo que aparecion en la pantalla con tal rapidez que no lo capte, me senti extrañado porque no tenia ningun programa de mensajeria abierto y no habia dejado ninguna ventana abierta pero lei el mensaje de todas formas. El mensaje Decia:

“El Heraldo de Dios

Si este mensaje te ha llegado es porque tu has sido elegido para poder entrar en “El Paraiso” y solo tienes que retractar todos tus pecados una vez hecho esto un angel vendra por ti.

Te llevara en sus alas y ahi sera el momento en que seras llevado con el mismisimo Dios”

Basura religiosa Pense, asi que cerre el mensaje y instantaneamente salto otro mensaje diciendo: “Dios te ofrece gracia y tu no la aceptas?”, Extrañado pero no asustado cerre el mensaje pense que era uno de esos mensajes multiples de bromas o alguna estupidez para convecer a tontos de la existencia de Dios, pero al cerrar este inicio una grabacion de voz con el reproductor. Escuche una voz ronca hablando como si estuviera en un abismo diciendo: “Dios no esta AQUI! No te dejes engañar NO DEJES QUE TE ATRAPEN“ Ahora estaba asustado no podia moverme era como si la grabacion estuviera dirijida hacia mi, al ver la barra de reproduccion, no estaba alli, como si la grabacion fuera en vivo y el hombre de la grabacion dijo: ” Quieres saber donde estoy?” yo no dije nada y el dijo “Quieres saberlo? RESPONDE!“ me senti abrumado y repondi Si entonces lo que me dijo fue: “Estoy en el paraiso, el paraiso por el que tanto soñamos no es mas que un paraiso corrupto, un paraiso sin dioses misericordiosos ni angeles brillosos llenos de gracia, TODO ES MUERTE!”.

De pronto se cerro la reproduccion y salto otro mensaje del Heraldo de Dios diciendo: “Es todo, espero que te hayas tapado los oidos porque si no lo hiciste te buscaremos”. Yo sin palabras senti como un frio penetraba mi columna”

El mensaje se cerro y aparecio un mensaje, esta vez no del Heraldo de Dios si no del Heraldo Falso diciendo: “Ahora que nos conoces, El dia ha llegado”

Se cerro….

El calendario de mi computadora se habria y marco una nueva fecha este mismo dia entrepara ver que fecha marco, y habia marcado este dia como “El Dia de Todos los Santos”

Ahora estoy aqui, solo, sin esperanza, sintiendo como me buscan los santos para hacer quien sabe que. Sabia que la religion tenia una mentira, una mentira inmensa que el Dios por el que tanto oraban tenia un secreto…

En estos momentos escucho pasos en la sala de mi casa, escucho pisadas como de pezuñas, escucho el sonido del filo de sus espadas…

Sin nada mas que decir me despiywgrfecfhuoinfaANFI

b njgggmbvlkAIPKJL´P+


Cigarrilos:

Alguien quiere intentar esto?

Ve hacia algún baño de alto tráfico. Debe ser un baño donde haya estado mucha gente, o no habrá la suficiente energía latente residual para poder hacer esto. El baño de un hotel es perfecto. Asegúrate que es después de las 00:00, y asegúrate de que lleves dos cigarrillos. Entre más fuertes sean los cigarros, más probabilidades de éxito tendrás. Siéntate a obscuras y fúmate uno de los cigarrillos; asegúrate de que haya un espejo y que puedas ver tu reflejo siempre. La cereza del cigarrillo encendido te debe dar la luz suficiente para esto. Cuando te hayas fumado más o menos tres cuartos del cigarrillo, el cuarto deberá estar lleno de humo. Tus ojos probablemente se pondrán llorosos, pero no parpadees. No quites la vista de tu reflejo en el espejo por nada del mundo. Si parpadeas, todo lo que hayas hecho hasta ahora será en vano.

Te darás cuenta de que tu reflejo se desvanecerá en la obscuridad. Sin embargo, la cereza del cigarro se separara en dos ojos rojos. El humo del cuarto se empezara a condensar y antes de que te des cuenta de lo que ha pasado, una figura estará sentada a tu lado. Te pedirá un cigarrillo, dáselo y se encenderá por si sólo en cuanto lo lleve a donde su boca debiera estar. En este momento puedes preguntarle lo que tú quieras, y siempre te dirá la verdad. Puedes preguntarle sobre quién mató a JFK o quién era Jack el destripador. Cualquier cosa que se te ocurra. Asegúrate de estar pendiente de cuánto ha fumado del cigarrillo; cuando esté a punto de acabársele, el humo de tu cigarro empezará a definir más de sus facciones, haciéndolo mas material que etéreo.

En este momento, párate y arráncale sus ojos de un movimiento. La figura deberá ser en su mayoría humos, así que tus manos atravesarán su cabeza. Si dejas que termine su cigarro, él te atacará, seguramente tomando tu vida. La figura te gritará e insultará, y la mano con la que arrebataste sus ojos te arderá intensamente. ¡No abras tu mano! Aunque los ojos se hayan casi desvanecido, pueden aún ver; corre hacia el interruptor de luz y préndelo. Esto desvanecerá a la forma física de la figura y lo regresará a su forma etérea. Abandona el cuarto, y espera hasta después de las 3:00 AM para abrir tu mano. Probablemente el ardor sea insoportable, pero si abres la mano, todas las luces de donde estés se apagarán, permitiéndole a la sombra regresar y tomar venganza. Quizás tengas marcas en la palma de tu mano cuando la abras, aunque ya cauterizadas.

A partir de ahora, no podrás nunca estar en un cuarto a obscuras con un espejo, porque la figura podrá seguirte gracias a las marcas en tu mano. Después de esto, quizás sientas más frío de lo normal, sin importar lo cálido del lugar donde estés. A partir de ahora, tendrás muchas pesadillas, pero en ellas, tendrás la habilidad de una especie de sexto sentido. Podrás ver eventos futuros cercanos, quizás cosas horribles. Cosas que solo tú sabrás y nunca podrás detener.

Supongo que es un pequeño precio a pagar por el conocimiento absoluto…


El Baile de las Princesas:

PRIMERA ESCENA

Sindi y sus tres preciadas amigas sentadas en una barda. El río está lleno de tranquilidad, el bosque es triste ¡qué dulce melancolía!
Las cuatro mejores amigas y sus pies descalzos al aire, hablan de cosas imposibles, pues a su edad de 16 años, un poco de adrenalina puede convertirse en un poco de peligro. Son felices, a Sindi le agrada.
Ante el cielo, un exceso de color azul, Sindi sonríe sin sentirse inocente. Las tres amigas son como ángeles, ¿qué pasaría si se viesen desplumados?
La sonrisa angelical de Sindi anima sus pláticas destartaladas. Sindi apuesta a sí misma que un poco de riesgo no hace daño, y ve por fin, su plan perfecto.
Hablan las chicas con carcajadas y emoción, ¡si tan sólo Sindi pudiese ser tan feliz como ellas! ¿O qué? ¿A caso la ves triste?

SEGUNDA ESCENA

Bienvenida a la noche, amiga mía.
Sindi llega a su casa. El plan parece que funcionará perfecto, y las demás amigas, ya se han puesto de acuerdo.
Sindi miente a su madre, enseguida entra a su cuarto y azota la puerta. Su mano alargada y frágil abre suavemente el cajón, ahí guarda su ropa interior. Decide cambiarse de calzón, el rosa queda perfecto, y el cuchillo escondido será mejor que salga a la luz. El cuchillo ha estado asfixiado, a Sindi no le gusta que duerma mucho, ¡pero ya le ha dicho mil veces que no sea flojo!
Sindi se siente tranquila, abre la ventana con cautela, y sin hacer mucho ruido… escapa. Se aleja de su casa con su vestido preferido… Sonríe porque le agrada verse bien durante la ocasión.

TERCERA ESCENA

Las cuatro mejores amigas se reúnen en el bosque. Sindi observa el rostro de cada una a la luz de la Luna. Sindi sospecha de ellas, ¿por qué sonríen tanto? y lo raro es que… tienen miedo. Ah, pobres angelitos.
Sindi sonríe ante la situación, y las demás también.
Así que había una cabaña dentro del triste bosque, pero como es de noche, tiene principios macabros. Entusiasmadas todas, entran a la casa y comienza su plan: su juego de princesas.
Sara sonríe a Sindi; ambas voltean, y la dulce Pamela se pone su vestido de blanca nieves.
Blanca nieves enciende la grabadora. Una música espantosa sale de las bocinas. Sindi se excita… Blanca nieves siente que debe bailar tan sólo un poco…
Enseguida, las cuatro amigas bailan al unísono. La música se va poniendo más loca, y si más loca se pone, la sensual y misteriosa Sindi congela más su sonrisa.
Blanca nieves alza su mirada inocente; sus ojos no combinan con su tono rojo de labios, es decir, a Sindi no le gusta lo que ve.
Extendiendo sus hermosos brazos, Sindi agarra el tacón de cenicienta (de Bárbara). Bárbara, al darse cuenta, sigue sus pasos… A Sindi le parece buen momento y le coloca una cadena alrededor de las manos. ..

CUARTA ESCENA

Las tres amigas, menos una, están atadas con cadenas que cuelgan del techo. Sindi sonríe con tranquilidad, elige a su primera doncella: Blanca y pura de las nieves.
Como no le gustaban sus labios rojizos y su mirada azul, así como el cielo, saca su cuchillo. Sindi recuerda que veía miedo en el rostro de cada una. Muchas ideas, y la mejor de todas es la que viene: Su cuchillo quería llorar sobre la piel pálida de Pamela, entonces lo presiona contra su bello rostro y le va cortando, y cortando… Lo único que no corta, son sus hermosos labios.
Mucho y horripilante dolor saliendo a gritos de la boca roja de Blanca nieves. “Ahora combinas con tus labios” Sindi le murmura alegre al oído. A sindi todo le agrada más que antes.
La sangre brotaba, y Sindi la recibió con sus manos abiertas. Sus manos marcaban felices su diabólico rastro por las paredes ¡ella era el alma de la fiesta!
Los gritos de las amigas complementaban con la música, pero a Sindi ya no le gustaba, quería un poco de jazz, y también quería, que sus amigas bailaran.
Y así fue, volvió a comenzar la fiesta y Sindi bailaba seductoramente con su cuchillo al aire, en eso se le ocurre dar vueltas y vueltas… Avienta su hermoso cuchillo, y cae al azar en el ojo de Sara. ¡Más sangre, mucha, mucha pintura para escenarios macabros!
Y Sindi agarra un poco más de eso con sus elegantes manos, y se lo embarra a Bárbara por todo el cuerpo.
“¿Por qué haces esto?” dice Bárbara llorando. Y Sindi le contesta haciendo llorar de nuevo a su cuchillo. La, la, la, la… La hermosa Bárbara es desollada. Sindi está contenta.

QUINTA ESCENA

Al amanecer, Sindi escribe en su diario:

Querido diario:
Ayer fue la mejor noche de mi vida. Antes de saciar por completo mi curiosidad, tuve la oportunidad de ver qué había detrás del rostro de mis amigas, de sus gestos… Y ayer por la mañana, bajo el cielo azul, estaba pensando en qué debería de coleccionar, porque en mi vida he tenido alguna colección de objetos valiosos. En fin, cada rostro de mis amigas se encontrará en mi cajón de cosas robadas. ¡yupi, ahora tendré máscaras! Estoy emocionada.

El Trato:

Podía respirar apenas, agarrándose de las percudidas sábanas con la poca fuerza que le quedaba. Tosía y se quejaba de los dolores, estaba solitario en la vieja habitación de una casa sin recuerdos, esperando su hora.

A lo lejos, caminando apenas, venia Idiel, su hijo, y detrás venía otro tipo, de negro elegante, siguiendo raudo los pasos del chiquillo.

La lluvia arreciaba, decorando intencionalmente el triste paisaje. Una casita en medio de la nada, pastizales, arboles a lo lejos y pocas visitas. El Cáncer es una enfermedad terrible, lo sabían padre e hijo.

Nilo pensaba en que su retoño ya no llegaría. Era extraño. Recuerda con claridad que le había prometido encontrar una Cura. No sabe si lo dijo por la angustia del momento o quizás el clima era demasiado frio. Es Técnicamente imposible, pero bueno, hay una palabra llamada Milagro.

A Mi Padre.

Llegando a la casita, encendieron una vela, y haciendo un gesto de “Quédate aquí”, Idiel avanzo hasta la pieza de al fondo, solo, extrañado, con cara de angustia y las manos sudando.

- Pensé que no llegarías, hijo.

- La lluvia no es impedimento para dejar de venir a verte, Pá.

Nilo se asomó, como pudo y curioso, a mirar la entrada.

- Y el es..

- Es solo un conocido, Pá. Me hace Compañía.

Idiel revisaba los Niveles de Oxigeno del tanque y se aseguraba de que las medicinas estuvieran a las horas, con sus dosis correspondientes. Miró en lo que se había convertido su padre. Una lágrima se asomó recelosa.

- ¿Recuerdas que prometí sacarte de esto?

- Si, hijo. Pero no te esfuer…

Nilo paró en seco cuando vio a su hijo sacar una cuchilla de carnicería.

- No tengo mucho tiempo, Pá.

Nilo se acomodó como pudo. Le era Imposible escapar, le dolía el alma. ¿Su propio hijo sería capaz de… matarlo? ¿De esa forma lo liberaría?

- Hijo, esto no es necesario…

- Necesito que confíes en mi, Pá. Dije que te sacaría de esto y así va a ser.

Idiel se acercó con el cuchillo, raudo y amenazante, con los ojos hinchados y manos temblorosas. Nilo apenas podía levantar las manos, no tenia como defenderse. Aun así, entendía de cierta manera a su hijo… La desesperación, la impaciencia… La Ira.

Entre la poca luminosidad que entregaba la vela y el ruido de los Truenos y el agua cayendo, el brillo de un elemento filoso se asomó agresivo de entre la oscuridad. Nilo tomo una gran bocanada de aire y detuvo el repentino ataque de su Primogénito. Un pequeño forcejeo se inicio. El Hombre de negro en la puerta solo se limitaba a oir la triste escena mientras daba caladas a un cigarrillo.

Pero ya no habían fuerzas. No quedaba nada más que hacer es su situación.

- Confía en mi, papá…

Nilo, ya sin nada más que hacer, dejó de luchar. Idiel acuchilleó el Abdomen de su padre y cortó, casi sin problemas, dejando entrever los órganos vitales. Un Grito de dolor ahogaba el ruido de las gotas chocando contra las viejas latas del techo de la casita. Idiel, casi vuelto loco, metió la mano por entre las tripas malgastadas de su moribundo padre, con la otra sacó una piedrecilla roja de su Bolsillo, y la introdujo como pudo en el vientre.

Nilo convulsionaba del Dolor, acortándose su respiración y debilitándose su pulso. Idiel tan solo seguía sobre el, con ambas manos metidas, hurgando, buscando algo.

De pronto, La Muerte se llevaba el alma del Pobre enfermo. O eso creería cualquiera.

Idiel sonrió y sacó las manos, ensangrentadas, del cuerpo de su padre. Las heridas de este ultimo empezaron a cerrar de forma pausada, y sus estado en general empezó a mejorar. Luego, un suspiro, un aliento de vida.

Despertó, recompuesto…

Nilo, asustado y sorprendido, se miraba las manos, las piernas, el abdomen, y por ultimo, a su hijo. Luego de un momento de quietud y silencio, se lanzo sobre Idiel, llorando a mares, agradeciéndole lo que sea que haya hecho para lograr tal… cosa.

Pero idiel, extrañamente, lo tomó y de un pequeño empujoncito, lo hizo ponerse de pie.

- Debes irte, ahora. Te esperan en la casa de la Tía Doris. Pero debes irte, YA.

- Pero, hijo… no puedes decirme que me vaya…

- ¡Debes Irte ahora, Mierda! Yo estaré aquí, de verdad…. solo necesito descansar, a solas un rato.

Nilo lo miro extrañado, pero una sonrisa apareció en su rostro.

- Nunca terminaré de agradecerte esto… Ya hablaremos.

Tomó un abrigo y se fue corriendo, ignorando hasta al tipo de negro que estaba en la puerta.

Acto seguido a esto, Idiel expulsó un chorro de sangre y se lanzó al suelo, retorciéndose de dolor. Miro sus manos, sus brazos y se tocaba la cara. Sus órganos ardían, estaba mareado y exhausto, con ganas de morirse y de vomitar.

El Hombre de Negro entró calmado a la Habitación, encendiendo otro cigarrillo. Idiel volteó como pudo dentro de su repentina agonía y le estiró la mano.

- No… Nosotros teníamos u… un trato…

- Y lo cumpliré al pie de la letra, chiquillo.

El Hombre de Negro Le tomó la mano a Idiel, quien ya había perdido la mitad de su peso en 30 segundos. Aquel Hombre Dio un pequeño chasquido y a sus espaldas se formaba una pequeña sombra en el suelo. Idiel, ya moribundo, se dejó caer sonriente en los Brazos del Hombre de negro.

- Debes de amar mucho a tu padre para hacer esto…

Idiel solo sonreía. El Hombre Acomodó al chiquillo e hizo aparecer su Hoz. El agujero negro se enanchó un poco más y ambos desaparecieron entre la nubosidad maldita de un portal desconocido, dejando atrás un mar de dudas en Nilo, quien había llegado con algunos familiares para celebrar el milagro, pero no encontraba a su amado hijo por ningún lado…

Él te esta viendo:

El sigue ahí y no se va a moverse. no mueve ni un musculo de su cara, estaba ahí, paralizado. No hace nada, ni un movimiento a excepción de sus ojos. Sus ojos, sus ojos te miran fijamente mientras la luz del día se agota. Es este hombre, el que te hace sentir extraño cuando estas solo y no sabes por qué. Cuando escuchas un ruido a tras de ti, es él. Cuando piensas que algo se movió sin explicación alguna, es él. Cuando sientes ese pequeño viento que te produce escalofríos… si, era él.

Tú como muchos otros ha sufrido de su mirada perversa y esquizofrenia. La sensación de que alguien te ve no es falsa, si te estaban viendo, y te ven fijamente. Con esos ojos casi blancos por completo que solo se mueven cuando tu lo desees, cuando tu te mueves. Parado ahí, en la primera oportunidad que tiene te esta viendo. Pero no siempre lo hace… a veces no puede. Cuando es de día él se esconde, no lo pueden ver. Cuando no hay lugar por donde ver… Y te preguntaras ¿Él por donde me esta viendo?. Te diré pero promete no ir… te pasaría lo que a mí. Ver los ojos de tal hombre te provocara una locura de la cual nunca escaparas, es tan perturbador… Yo solo lo hice por curiosidad.

Me acerque al lugar en donde estaba. Apenas moví esa tela con que se cubre y lo pude ver. Él ahí parado, y cuando mire sus ojos fijamente no pude moverme y empezó a sonreír. Esa sonrisa no se me olvidara, y si te asomas a ti tampoco. No recuerdo ni mi nombre ¿Quien soy? solo recuerdo una sonrisa y dos ojos mirándome.. solo eso.

Perdóoon… no te he dicho en donde se encuentra mirandote. El esta atras tuyo, a un lado, en frente… depende de donde este tu ventana. No te veas en la noche, no conseguirás ver nada mas que esos ojos y la sonrisa escalofriante. La razón por las que no veo a la ventana de noche: él te esta viendo.



Hasta aqui esta entrega de Creepys... espero que se hallan entretenido un buen rato.

Anuncios

0 comentarios - Varios Creepypastas (3)