El mensaje - Creepypasta

El mensaje


Ya habían pasado 8 horas desde que Gastón había entrado a cursar.
La tarde noche estaba helada, el aire no corría y se podía sentir como el frío se incrustaba en el abrigo.
Al salir, caminó un par de cuadras con sus compañeros y luego se despidió en la esquina donde el tomaba su camino de todas las tardes. La noche se había apoderado tempranamente y las luces de La Plata poco ayudaban a iluminar el camino, cubierto de arboles viejos y construcciones antiguas.
Gastón apuró el paso para no quedar caminando solo por las calles, así que esquivando conductores inconcientes terminó por llegar a su pequeño departamento, en el cual viviá con su primo, ubicado en un plan horizontal, bastante descuidado. Abrió las tres puertas deterioradas que lo dejaban por fin en su hogar.
Al entrar se dá cuenta de que tenía un mensaje de texto en su celular. Gastón no era muy partidario de andar con el celular para todos lados, por lo que en general lo dejaba en la mesa de su casa. Agarra su celular, un Motorola plateado, modelo bastante viejo, que se le caía la tapa de la bateria de lo viejo que estaba, y lee el mensaje. Era de un número desconocido y el mensaje decía “Mamá”. Sin entender mucho, dejó el celular en la mesa y como ya era tarde y su primo no daba señales de aparecer por la casa se puso a cocinar.
Luego de cenar, se fue a su cama con su netbook, como habitualmente lo hacia, para hablar con sus amigos y navegar un poco por internet, tranquilo. Gastón navegaba por las redes sociales, en lo que de repente se empieza a escuchar la puerta de entrada. Era su primo, que fue a buscar una muda de ropa, que no dormía en casa esa noche, y se fue. Cumplido su horario de ocio, se decidió por acostarse, ya que al día siguiente tenía parcial.
Aproximadamente a las tres de la madrugada, le suena el celular. Gastón tenía como sonido para mensajes la clásica marcha fúnebre, sonaba muy fuerte. Se levanta enojado, porque le habían cortado el sueño. Lee el mensaje, otra vez de número desconocido y un texto que decía “Papá”. Creyó que alguien le estaba jugando una broma bastante tediosa, por lo que apagó el celular y se acostó de nuevo.
A la mañana siguiente, se levanta temprano para ir a rendir. Otra vez ese frío helido que carcomía el calzado y congelaba la punta de los dedos.
Al finalizar el parcial, Gastón se fue a la casa de un compañero a pasar la tarde después de semejante semana de estudio. Vuelve a su casa a la noche.
Al llegar, otra vez no había nadie en casa, estaba él solo. Toma un vaso de agua y va a ver su celular. Cuando lo prende se encuentra con algo bastante inusual, tenía treinta y tres llamadas perdidas y unos diez mensajes de texto y otros tres de voz. Eran todos de parientes de él, tíos, tías, su abuela, los primos, amigos íntimos, por lo que rapidamente se puso a escuchar los mensajes de voz. Eran todos muy parecidos, con llantos y nerviosismo, palabra entre cortada que le decían que se comunique lo más rápido posible, que había pasado algo, por lo que prosiguió a leer los mensajes de texto, que también eran muy parecidos a los mensajes de voz, pero aclaraban un poco más, algo mas oscuro. Decían que algo malo había pasado con sus padres, los habían encontrado asesinados en sus respectivas casas, que los habían encontrado desgarrados, mutilados y que habían evidencias de que pudo haber sido. Entre nervios y un llanto desconsolado, luego de terminar de leer los mensajes, empieza a llamar a sus tíos, pero no lograba acertar a las teclas, por su temblor y desesperación por comunicarse. Mientras intentaba marcar el número, una alta tensión hizo estallar los focos de luz, dejándolo completamente a oscuras, congelado y desesperado. Cuando finalmente estaba por marcar correctamente, un mensaje lo interrumpe, comienza a sonar la más tenebrosa y cruda marcha fúnebre jamás oída, por lo que, entre lagrimas, desesperación y el temblor que tenía, accidentalmente, se pone a abre el mensaje. Otra vez, era de un número desconocido, pero esta vez el texto del mensaje era otro, no muy distinto, este decía “Hola, hijo”

El mensaje - Creepypasta


Fin

2 comentarios - El mensaje - Creepypasta