El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

historias de terror

Anuncios

EL ARMARIO

Lo siguiente que voy a relatar me ocurrió cuando tenía 8 o 9 años. Y la verdad es que lo recuerdo como si fuera ayer...

Era verano. Y es un dato a tener muy en cuanto por lo que a continuación relataré...

Estaba en la torre que mi familia tenía en una urbanización. En Massanet de la selva (Girona). La torre estaba un tanto apartada del resto de las que había por allí. Rodeada de bastante terreno y abundante bosque. Quien haya estado por aquella zona sabrá que tipo de vegetación hay. La verdad es que por la noche imponía bastante el asomarte por la ventana y ver que a tu alrededor solo veías árboles e infinidad de sombras...

No me desviaré del tema porque lo que me sucedió no fue en el exterior...

Era ya bastante tarde. Sino recuerdo mal eran mas de medianoche. Recuerdo que estaba con mis primos, todos mas pequeños que yo, en la habitación que se encontraba al final del pasillo. Allí nos solían meter (teóricamente, a aquellas horas, debíamos estar dormidos) a los niños mientras los mayores se quedaban a charlar o jugar a las cartas. Pues bien, aquella noche, mis primos y un servidor, montamos bastante alboroto en la habitación y, como yo era el mayor, me tocó cargar con las culpas. Y, como era de esperar, mi tío me castigó.
El castigo consistió en trasladarme de la habitación de los niños, a la habitación de mis tíos. Los dueños de la torre. La habitación se hallaba justo al lado. Si la de los niños estaba al final del pasillo, la de mis tíos se encontraba a mano derecha de éste. En un lateral. No sé si me he explicado. En fin, sigamos...

Yo no estaba muy de acuerdo con el castigo pero, con la edad que tenía, no tenía otra opción que cumplirlo. Mi tío me sacó con muy malas formas, todo sea dicho, y me metió en su cuarto. Me dijo que me tumbara encima de la cama de matrimonio y que me durmiera que ya vendrían a buscarme. Ni siquiera se molestó en cubrirme con la sabana. Ni en dejarme la luz encendida. Me dejo allí tumbado en medio de la oscuridad. Sin nada con lo que poder cubrirme. Cerró la puerta y se fue. Nada mas ver como se cerraba la puerta y me quedaba completamente solo en aquel lugar, empecé a pasar miedo. Muchísimo miedo. Cuando mis ojos se acostumbraron a la oscuridad, y con la única ayuda de un tenue halo de luz que iluminaba tímidamente el lugar, el terror se hizo mas agobiante ya que, lo único que veía eran extrañas sombras por todas partes. Y esto no era debido a ningún fenómeno sobrenatural, sino a la aclimatación que experimenta el ojo humano después de unos segundos en contacto con la oscuridad...

Rígido como nunca lo he estado a causa del temor que sentía. Tumbado sobre la cama. En posición casi mortuoria. Sin nada con lo que cubrirme ya que no me atrevía a mover un músculo. Moviendo nerviosamente los ojos para todas partes. Intentando controlar las sombras. Empezó mi calvario...

No recuerda bien el tiempo que estuve así pero se me hizo eterno. Y os puedo asegurar que no estaba dormido ni tenía intención de hacerlo. El miedo no me lo permitía. Era completamente imposible poder relajarme en el estado que me encontraba. Seguro que muchos de vosotros sabéis a lo que me refiero...

Habrían pasado unos veinte minutos. Aproximadamente... El terror te hace perder la percepción de las cosas. Cuando, de pronto, se abre lentamente la puerta de la habitación. La alegría que me inundó en ese instante fue de la misma intensidad, que el terrible terror que se apoderó de mi en cuanto presencié lo siguiente...

Una vez la puerta se abrió totalmente, y cuando mi alegría todavía estaba latente a causa del inminente levantamiento del castigo (creía que mi tío se había apiadado de mi y venia a buscarme), apareció "aquello"...

Recordad que estaba a oscuras. Mis ojos se había acostumbrado a la oscuridad pero todavía les costaba distinguir lo que presenciaban entre las sombras... Solamente tenía como guía en la oscuridad, los leves destellos que se colaban por entre las persianas...

Os aseguro que, ahora que lo estoy recordando, no puedo evitar que se me ponga la piel de gallina...

"Aquello" que se encontraba en el umbral de la puerta, apunto de adentrarse en la habitación de mis tíos, era una mezcla entre una niña de mi edad, y una anciana...

Me explico...

Imaginaos el cuerpo de una niña de unos 7 u 8 años, con los achaques propios de una persona de unos 80...

Diferenciar algo entre las sombras es muy complicado. Puedes equivocarte fácilmente y ver cosas donde no las hay. El caso es que la descripción era mas o menos así...

Al principio, y pese a que aquella silueta no se correspondía con nadie que yo hubiera visto antes (tíos, primos etc...), pensé que podía tratarse de alguien conocido... Pero... antes de que pudiera articular palabra, "aquello" que hasta ese instante había permanecido estático bajo el umbral de la puerta, comenzó a moverse muy lentamente...

Os aseguro que en cuanto presencié el tipo de movimientos con los que se trasladaba hacía el interior de la habitación, deseché inmediatamente la teoría de que pudiera tratarse de alguien de mi familia.

La silueta era del todo fantasmagórica. Y que conste que no estoy utilizando el recurso fantasmal por el tema en cuestión, sino por lo escalofriante de sus movimientos y de lo acongojante de su apariencia.

Aquella cosa fue avanzando muy lenta y trabajosamente. Cuando ya hubo traspasado el umbral de la puerta en su totalidad, se dio la vuelta a base de costosos movimientos. Y cuando digo costosos, me refiero a un tipo de movimiento propio de una persona de muy avanzada edad.

Otro detalle que le otorgaba un aspecto mas aterrador que el que ostentaba ya de por sí, era su blanquecino (o eso es lo que la tímida luz me mostraba) color y lo desmadejado de su cabellera. Una despeinada melena que cubría su desconocido rostro (menos mal que no pude verlo) y una especie de camisón que le llegaba hasta los tobillos.

Antes de continuar con el relato...

No, no era la niña de "The Ring". En aquella época todavía no se había estrenado la película... Mi imaginación no podía basarse en un personaje del celuloide que, probablemente, todavía no había sido creado...

Prosigamos...

Una vez cerró la puerta, un tiránico frío apareció de la nada. Apoderándose del lugar. Fue como si entrara en una cámara frigorífica. No recuerdo haber pasado tanto frío en mi vida. Contando que era verano, no era nada normal...

Teniendo en cuenta como me encontraba a causa de lo que estaba padeciendo (no os lo podéis imaginar), castigado por aquel intenso frío, totalmente agarrotado por el miedo... aquella cosa, una vez había cerrado la puerta, volvió a darse la vuelta... Insisto... mediante lastimosos movimientos, se encaminó hacia el armario que se hallaba situado justo enfrente de la cama en la cual estaba tumbado. Imaginaos, yo tumbado en la cama (ni que decir como estaba de aterrorizado), la entrada de la habitación justo enfrente de la mesita de noche que había al lado de la cama (obviamente de matrimonio), y el susodicho armario algo escorado a la derecha. No sé si me he explicado... Yo, desde donde estaba situado, veía la entrada de la habitación ligeramente hacia la izquierda. A unos metros mas o menos de donde acababa la cama. Y el armario estaba a mano derecha de la entrada. Justo enfrente de la cama...

Resumiendo...

Aquella silueta fue desplazándose muy lentamente hacia el armario y, una vez llegó a la altura de las puertas, las abrió (con el consiguiente e irritante chirriar resonando y acompañando el movimiento de apertura) y se introdujo dentro...

Cerró la puerta y allí permaneció escondida... En ese mismo instante, solo recuerdo que no podía moverme de lo aterrorizado que estaba, y que mi único fin era el vigilar que aquel armario no volviera a abrirse de nuevo... Después de un rato, no sabría precisar cuanto, volvió a abrirse la puerta de la habitación...

Esta vez si que se trataba de mi tía. Se acercó a la cama encendió la luz de la mesita de noche y me preguntó porqué no estaba durmiendo...
Al parecer, habían pasado cuatro horas desde que me encerraron allí... Yo no le contesté. No podía articular palabra. Supongo que mi tía pensó que le estaba tomando el pelo. Me sacó de la cama y me llevó a la habitación de los niños...

El tiempo que transcurrió entre que me metieron en la habitación hasta que me “rescataron” de allí, fue considerablemente extenso. Imaginad la de cosas que pasaron por mi mente durante aquellas cuatro eternas y terroríficas horas de vigilia... Anhelando con todas mis fuerzas que aquella cosa no saliera del armario...

Y no, no fue un sueño... Nunca en los sueños se puede llegar a recordar tan inequívocamente algo como lo que me aconteció...

Y esto, algo resumido en su última parte, ha sido todo..

Os puedo asegurar que es completamente cierto

EL SUEÑO

Todo comienza un día en el que yo venia llegando del colegio muy cansada por todo lo que tuvimos que hacer ese día justamente lunes. Me sentí extraña todo el día pero a la vez tranquila y relajada. bueno para hacer el relato mas corto llego la noche, esa sensación continuaba y en un profundo sueño placentero (por ese momento) soñé lo peor que una persona a mi juicio puede soñar..."mi mejor amigo y ex pololo se moría en un accidente no recuerdo en que pero el es biker (practica piruetas en bicicleta)y yo estaba ahí mismo y no podía hacer nada por el ya que todo era demasiado rápido como accidente agonizacion y muerte inmediata" desperté de súbito con lagrimas en mis ojos y muy exaltada...mi cuerpo sudaba helado y mi habitación se encontraba mas fría de lo común, sentí miedo angustia y muchas cosas mas pero era tan real que ese era mi miedo...lo real del sueño.
Al otro día me encontré a mi amigo en el colegio y me dio miedo contarle el sueño ya que me marco el resto de la noche y del día. Esta de mas decir que no me concentre en nada ese día y pensé solo en el sueño y en Felipe...mi amigo.
Llego la noche, sentí miedo de volver a soñar lo mismo ¡¡¡que creen!!! volví a soñar lo mismo pero esta vez yo incluida también nuevamente en el sueño pero esta vez fue todo aclarándose poco a poco (soñé con él el resto de la semana) y cada vez el sueño se hacia mas claro y preciso y todo se explicaba detalladamente un día moría, al otro día se mostraba cómo, luego porque moría y así el resto de la semana...no quise decirle nada en toda la semana por miedo al sueño que pudo con migo por completo, toda una semana asustada sugestionada y cosas así...creo que ahí estuvo el error al no decirle lo que soñé pues con hablar hubiese evitado una de las peores cosas que me han pasado en mi vida...la muerte de mi mejor amigo y el pololo que mas quise...fue en el fin de semana en el primer campeonato nacional que el tenia y se dio un fuerte golpe en la cabeza y murió inmediatamente...según sus amigos lo que pedía era que me entregaran una carta que estaba en su closet que iba dirigida a mi...al leerla me decía algo así: nunca deje de quererte como hombre y que se arrepentía de haberme fallado como pololo, que hubiese querido casarse con migo y haber estado juntos hasta viejitos. Eso me partió el alma. Nunca e dejado de ir a verlo a su nicho puesto que aunque suene increíble tengo un hijo de el no lo supe hasta dos semanas de su muerte...este es el regalo mas bello que pudo haberme dejado Felipe...un hijo que llame igual que el...ya han pasado mas de tres años mi hijo sabe como paso todo sabe que es lo que le pasó a su padre y yo con solo 21 años aun siento el no haberle dicho todo lo que sentía por el...no e dejado de amarlo...ni jamás lo haré es por eso que les aconsejo que jamás dejen de decirle a la gente que quieren cuanto es que los aman...porque de un día para otro pueden perderlos y habrán perdido a su vez la oportunidad de sentir decir un te quiero un te amo.
Eso seria todo
COMENTEN

1 comentario - historias de terror

@southpark4ever
y quieres puntos por esta mierda?, no mentira es que no tengo puntos amigo, me podrías mandar un mp mañana para no olvidarlo?