epelpad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

¿Por qué el lobo aúlla a la luna?

¿Por qué el lobo aúlla a la luna?




La Luna, además de ser nuestro satélite, siempre ha sido un foco en la noche, y todas las culturas que han habitado la tierra, siempre le han dado la categoría de deidad, culpándola o adorándola por su influencia sobre el ser humano, la propia tierra, o las criaturas que habitan en ella.

Sus ciclos, duran 28 días, al igual que el periodo menstrual de las mujeres, lo que hizo que esta tuviese una gran adoración en los cultos a la fertilidad en la antigüedad. En casi todas las culturas se le ha dado un carácter femenino, y en otras tantas un cierto componente oscuro o antagonista al sol. Por sus efectos sobre los cánidos y muchos animales, también se le atribuye el poder del cambio dentro de las bestias antropomorfas, como el hombre lobo, y a la vez, siempre se le adjudicó un carácter esotérico a la hora realizar los aquelarres y las invocaciones en las noches de luna llena.

Una de las cosas por las que la gente conoce a los lobos es por su característico aullido que ha formado parte de numerosas películas de miedo y que tiende a crearnos una sensación de nerviosismo debido a que pensamos que algo va a suceder en breve.

El hombre es un lobo para el hombre señalaba Hobbes en el siglo XVII para referirse a la naturaleza perversa que posee el ser humano. Esa perversidad significaba que tuvieran que crearse diversos mecanismos de control para vigilarle. En este sentido todos los seres humanos poseemos una capacidad dañina para nuestros congéneres. Algunos somos más o menos lobos que otros, por tanto aceptemos como cierta la metáfora de comparar el lobo con la especie humana, o más que nada con la humanidad de quien escribe.

Los lobos son animales que solitarios pero viven en manada la vez. Así como en el amor el ser humano busca una pareja para construir y proyectarse en el futuro, el lobo busca y lucha por buscar una hembra alfa con la cual conformar una manada, así como muchos seres humanos que por su genialidad poseen un destino trágico los lobos se apartan de la manada y viven en la estepa, ese lugar donde impera la soledad absoluta a la cual Hesse se refiere en su libro el lobo estepario, “Soledad es igual que independencia, la había deseado y conquistado en el transcurso de largos años. Resultaba fría, ¡oh sí!, pero también quieta, maravillosamente quieta y grande como el espacio frío y silencioso en el que giran las estrellas”.

Sigamos con nuestra metáfora, ¿Por qué aúllan los lobos a la luna?, búsquenos razones…la primera es la esencial, el lobo aúlla con obstinación por ese algo que le genera bien alegría o tristeza, es ese grito desgarrador desde el interior, gutural, que busca y clama por respuestas

…¡¡¡¡Luna por qué no estas cerca de mi!!!! Luna porque estas lejana, o bien simplemente porque el lobo a la luz de los haces de la luna quiere expresarse y expresarle al mundo su dicha o desdicha. En este sentido la luna es un objeto al cual expresarle simplemente lo que ocurre.

Una segunda razón tiene que ver, con que el lobo que aúlla a la luna es un lobo, estepario, el lobo estepario es de esa especie de lobo que debe cruzar toda la estepa en solitario, se ha apartado de la manada por algún motivo y busca compañía en la soledad de su estepa, y encuentra en ese intertanto la luz lunar que le guía e inspira, se siente inspirado a llorar su dolor, su congoja, esa contradicción entre querer vivir en manada y la soledad que le embarga.

Por otro lado es posible declarar que también la Luna significa una inmensidad. Hay una inmensidad que separa al lobo de su objeto deseado y amado, está por otro lado imposibilidad de poder lograr llegar a dicho deseo, en este sentido hay un encuentro entre el lobo y la luna como separación, en el cómo debe buscar las vías para destruir dicha imposibilidad eterna e inmóvil. Así mismo en la dicha inmensidad es también cuando el lobo observa la luna hay una inmensidad divina, no es más que el encuentro entre ese ser perfectible creado por Dios y la eterna magia del creador, el encuentro con su poder donde uno herido y cansado busca respuestas.

Quiero detenerme en esa inmensidad, en un clima frío, hostil, ese lobo que se atreve a llorar su agonía, su perdida, su desorientación, cuyo espíritu está herido, no llora más que su vuelta a la estepa, ya que está al tanto de que cuando esa luna no este, deberá volver a su rutina esteparia, esa rutina que lo aleja cada vez más de la vida civilizada de la manada. Es en esa inmensidad que aúlla por lo que no puede lograr, lo imposible, es decir en como esa inmensidad sideral pero a la vez titánica, le sumerge y le hunde cada vez en los fangosos pensamiento de su memoria.

La luna en este sentido es como su bálsamo, es como su pequeño haz de luz que le permite seguir de pie, resistiendo en la estepa. El lobo estepario debería cuestionarse miles de elementos del porqué de su situación…la nobleza no sirve para la vuelta a la manada, la justicia dejó de existir sino que premia a otros, su lucha por muy fuerte que sea no le sirve para lograr sus objetivo al ser imposible, por tanto en el momento en que se rinda ya no podrá seguir aullando ante la luna, ya que está no estará nunca con el lobo estepario: le habrá abandonado, así como ha perdido a su manada: quedará eternamente sólo vagando por la estepa, hasta que el dolor de haber vivido en manada, pase.

Será entonces que se atreverá de nuevo asustadizo bajar de su soledad a la civilización, casi como una visita, ya que no se siente a gusto con su antigua especie debido a los daños propinados y a los cuales la luna niega su respuesta. El lobo pierde así por cada viaje a la estepa, la esencia misma de la humanidad.

Por otro lado, la inmensidad de entre el contacto con la luna, significa para el lobo ese reencuentro con el gran creador y su inmensidad, es la observación contemplativa de su obra, de su creación máxima como lo es la naturaleza, entre esa inmensidad sideral también hay un factor de reunión con Dios, es el contacto entre el espíritu y su creador, donde esta interrelación permite la búsqueda de respuestas.

En este sentido ese aullido no es más que ese grito de culpa desde la estepa, no es más que esa solicitud imperecedera de piedad y misericordia ante las luchas por lo imposible, es esa lucha por la búsqueda para construir una manada y el reencuentro con el espíritu ante la mirada atenta del creador.

La realidad al irse la Luna, será otra, el frío eterno, la soledad, el sentimiento de culpa, de haber herido y dañado a otros, hasta que nuevamente la luna sea benevolente y le regale unos ratos de luz, unos momentos de calma y tranquilidad para expresarse.





Lobo

4 comentarios - ¿Por qué el lobo aúlla a la luna?

2012moroco +1
disculpa que salga del tema. Me acordé de una pregunta_chiste tonta de la niñez: porque el lobo le aúlla a la luna? R= porque la luna no le puede aullar al lobo LOL
2012moroco +1
te dejo puntillos por sucitar el recuerdo Wolf