El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Historias de terror.... yo te las cuento!

Anuncios

Hola linces, este es mi segundo post así que tal vez no sea tan bueno, como no sabía de que hacerlo, una noche en mi carro pasando por una carretera oscura y tenebrosa me hizo pensar en este tema, pues nada, voy a comenzar, espero les agrade.

Historias de terror.... yo te las cuento!

EL MAIZAL
Pues esta historia me la contó un tío mío, le sucedió a él, quizá al leerla no te provoque miedo, pero imagina que te sucede a ti.
Llegué a un pueblo, no tengo ni la menos idea de cómo se llamaba, pues no era muy conocido. Era fiesta de una sobrina, no podía faltar, ella me quería mucho. Llegamos a un tipo rancho muy grande, había varios cuartos y una alberca. Casi todos los cuartos estaban adentro, y digo casi porque había una choza un poco alejada de ahí, para mi mala suerte, a mí me toco dormir ahí. Durante el día fue un día estupendo, los autos los estacionamos frente a las habitaciones generales. Cuando ya era de noche, tuve que caminar hasta mi choza solo, sentí como si alguien me vigilara. Entré, era un lugar pequeño, solo había una cama y detrás de ella una ventana tapada con periódico, decidí quitar el periódico y no vi mas que un maizal seco. Por si no lo sabía, los maizales son muy altos así que tapaba la vista de la ventana.
Volví a tapar la ventana, apagué la luz y me dormí. Aproximadamente a las
03:00am me desperté porque se encendió la alarma de mi carro, me puse las chanclas y fui hasta los cuartos porque enfrente de ellos estaban los autos, me apresuré porque no quería despertar a los demás, pero obviamente si yo que estaba tan lejos me desperté, los que estaban tan cerca seguro se despertaron. Apagué la alarma y después regrese a mi choza, me volví a acostar y estaba listo para dormir plenamente. De pronto, escuche un ruido, era como un crujido, venía del maizal de atrás según yo, -un gato de seguro
-pensé yo- pero un gato no pesaba tanto como para que crujiera así, además, las pisadas eran lentas, un gato no se toma esas molestias.
Las pisadas se acercaban más y más, de pronto, las sentí muy cerca, fuera lo que fuera, estaba justo detrás de esa pared. El miedo me consumió por completo, me tape la cara con la cobija, como cuando un niño tiene miedo, me convertí en un niño en ese momento, me dormí lo más rápido posible.
A la mañana siguiente, todos fuimos a desayunar y yo les conté lo que había pasado la noche anterior, para mi sorpresa, absolutamente nadie había escuchado la alarma, pensé que me estarían haciéndome una broma, pero ellos me juraron que era en serio que no oyeron nada, hasta el día de hoy, esto sigue siendo un misterio para mí.

reales

HISTORIAS DE LA ESCUELA “FUNDACION MIER Y PESADO”
La Fundación Mier y Pesado de la Salle, fue mi antigua escuela, antes de ser escuela fue un sanatorio (lo que significa que muchas personas murieron ahí) y también un acilo. Pues cuándo yo iba en primaria, las juntas para padres se realizaban ahí, aproximadamente como a las 4 ó 5 de la tarde y terminaban cuando ya estaba obscuro, lo cuál provoco que tuviera un aspecto tenebroso; recuerdo que cuando se hacían estas juntas, todos los niños y niñas del salón solíamos ponernos de acuerdo para ir y poder recorrer libremente la escuela, ya que mientras los padre están en junta, no hay ningún profesor ni autoridad en la escuela. Tenía un estacionamiento grande con 3 entradas que parecía una letra “T”. Este estacionamiento tenía muchas plantas, y si en el día se veía tenebroso, en la noche parecía como de película de terror, y era una gran atracción para nosotros; a este estacionamiento lo llamábamos “el callejón del diablo”, un nombre tonto lo sé, pero solo teníamos entre 6 y 12 años. Resulta que en las juntas nos juntábamos en grupos grandes para ir a recorrer ese lugar, algunos chicos y chicas se metían por otra entrada y hacían ruidos o cosas así para asustar a los demás, sin embargo, pasaron una o dos cosas (estas me sucedieron a mí) que me hicieron pensar que no eran simples bromas, quizás era mi imaginación, mis nervios, o no se pero igual yo te las cuento.

historias de terror

swag

EL JALON
Esta es la historia menos aterradora, te las cuento desde la menos hasta la más. Esta no sucedió en el callejón del diablo.
Estábamos en grupo, había un pequeño pasillo un poco más subido que la altura del suelo, éste llevaba a los laboratorios de secundaria. Eran como las 6 y aún había un poco de luz, todos estaban en la entrada hacia ese pasillo pero nadie pasaba por el. Al lado de este pasillo, estaba el suelo, lleno de tierra y hojas secas. Un chico, dijo que no tenía miedo y el pasaría SOLO por ese pasillo y nos llamo miedosos, el dio unos pasos y me di cuenta que de el otro lado del pasillo, escondida entre las plantas estaba una chica, quién grito muy fuerte cuando el chico avanzó más. EL pobre chico salió corriendo y gritando traumatizado y todos los demás gritaron, yo no, porque yo vi a la chica, pero no dije nada, porque aquél chico me había llamado miedosa y le iba a probar que el miedoso era él. Yo me ofrecí a caminar por el pasillo y todos me miraron y algunos decían entre murmullos, “¿pero que esta loca?”
“¿Acaso no vio lo que acaba de suceder”, pero a mí no me importo, creí que todo eso era falso, y comencé a caminar. Llevaba caminando ya la mitad del pasillo y me sentía genial, me voltee hacia mis compañeros y me reí al ver sus caras de asombro, entonces, dije: -¿Ven?, ¿No pasa nada?
En ese momento, sucedió algo que me dejó marca para siempre, tanto así que aún ahora lo recuerdo, recuerdo todo como sucedió. Sentí una mano en mi tobillo, me jaló, y caí al suelo. -¿Qué paso? -gritaron-
-¡Me jalaron! -respondí-
Todos comenzaron a gritar y a corer, yo me paré, me sacudí y voltee pero no había nadie, dudó mucho que alguien fuera tan rápido como para jalarme así sin que yo lo haya visto y luego correr de regreso sin que yo lo haya oído o visto, simplemente intente olvidar este suceso pero aún el día de hoy recuerdo la mano fría en mi tobillo.

quemiedo

ATORADA EN EL CREMATORIO
En mi ex-escuela, organizaban varios partidos de fútbol. En una de esas veces, 4 amigas, 1 amigo y yo decidimos presentar un número de porristas en el medio tiempo del partido, nada del otro mundo, pero aún así necesitábamos ensayar.
Un viernes, nos decidimos quedar hasta las 2:00 cuando salimos a las 12:30, en cuanto todos se fueron, nos cambiamos y empezamos a traer el material, ya solo faltaba una colchoneta y los aros, fui con mi amiga, ella me mostró un horno donde se queman a las personas al morir, me dijo que ahí era el crematorio cuando la escuela era crematorio, no habían quitado el horno y por eso aún se veía el hoyo. El lugar donde estaba el horno, donde guardaban el material, era como un sótano con una puerta muy chiquita y para entrar tenías que agacharte. En cuanto mi amiga salió cargando la colchoneta, yo comencé a juntar los aros para cargarlos, entonces la puerta se cerró de repente y con mucha fuerza, obviamente me espante, intente abriría y estaba atorada, estuve apunto de llorar pero me calmé, y con mucha calma, termine de recoger los aros y abrí la puerta como si nada, y corriendo me fui al lugar de ensayo.

Historias de terror.... yo te las cuento!

LA NIÑA DEL VESTIDO BLANCO
En otra de las juntas, ya estando yo más grandecita, decidimos recorrer en grupo el “callejón del diablo”, en un momento les intentaré poner el esquema del estacionamiento, pero bueno, por mientras intentaré explicar lo que pasó.
Entramos por una de las entradas, ya estaba muy obscuro, caminábamos lento, teníamos miedo, se escuchaban ruidos de los animales. De pronto, vimos una niña con un vestido blanco que se veía bastante antiguo, como el de mi abuela en varias fotos que vi.
-¡Hola! ¡Ven!
Comenzamos a gritarle pero ella ni siquiera volteaba, de pronto, uno de los niños le gritó: -¡Hey! ¡Pero que hermoso el vestido de tu abuela el que te has puesto!
En ese momento, la chica volteó, comenzó a correr hacia nosotros y pues obviamente corrimos gritando llenos de miedo, salimos del callejón, nos quedamos callados unos segundos y después, como si nos leyéramos la mente, corrimos a asomarnos a el callejón para ver que había pasado con la chica. Como era de esperarse, no había nada, lo más raro fue que a pesar de que volteó, nadie recordaba su rostro.
Después de que pasaron 1, 2 ó 3 años, caminé con una amiga a través del callejón del diablo, era horario escolar pero nos habían mandado a buscar un profesor y el camino más rápido para llegar a su salón era atravesar por ahí, entonces, platicando, ella me dijo: -Tu recuerdas, hace algunos años, en una junta, vimos a una niña y ella corrió hacia nosotros, no supimos quien era n9 nada
-Claro que lo recuerdo, y es raro que lo menciones porque…
-¿Tu igual pensabas que eso realmente no paso?
-¿También tu?
-Si, es que después de ese día nadie volvió a enconar nada sobre el tema
-Lo sé, seguro fue porque todos pensamos que eso era imposible, y nos dio pena contarlo porque quizá había sido un sueño o algo así
-Que bueno que después de tanto tiempo, al fin sé que eso si paso, al menos no me estoy volviendo loca
Solo por ella, me enteré de que la niña esta, fuera lo que fuera, si existió.



MIRANDA: SHE´S LIVE IN MY HOUSE
Esta historia es la más larga, pero es totalmente real, les presentaré a Miranda, ella vive en mi casa, y no es una persona.
Todo comenzó un día en el que mi hermana, estaba en el baño lavándose las manos, según ella, vio a una niña. Esa noche, yo había hecho un collage con unas imágenes que recorté de una revista, me había quedado hermoso y decidí mostrárselo a mi hermana; subí al segundo piso y entré a su habitación, ella estaba dormida, la escuche susurrar: “Miranda… Miranda…”
Al día siguiente, les conté, y desde ese momento, al principio de broma, decidimos que en nuestra casa “había una niña fantasma llamada Miranda”
En el lugar donde vivo hace mucho calor y por eso siempre tenemos las ventanas abiertas; era muy normal que las puertas se azotaran y siempre culpábamos a Miranda, al principio eran risas claro, pero cuando sucedía en la noche, admito que provocaba miedo.
Un día, o más bien una tarde-noche, me quedé sola en casa recogiendo mi habitación, mi mamá y mis hermanas fueron a recoger a mi papá; prendí la T.V. y puse Ritmoson para al menos oír música y no aburrirme. De pronto, estaba pasando una canción que me gustaba muchísimo y decidí dejar un rato de recoger para ir a ver el video, salí y me recargue en la pared mientras cantaba, de pronto las puertas de los 2 cuartos de arriba comenzaron a azotarse muy fuertemente mientras que abajo no se sentía ni una pequeña brisa. Me sentía en una película de Actividad Paranormal en donde las puertas se cierran y abren solas, solo que esto me estaba pasando a mí y era real, me espante tanto que estuve a punto de llorar, coemnze a gritar “Basta” por alguna razón, pero esto no paraba, entonces se me ocurrió gritar “Basta Miranda:, y se que no me lo van a creer pero en ese instante dejaron de azotarse las puertas, dije gracias y me aventé llena de miedo al sillón, me tapé con una chamarra que estaba ahí y me peque a la esquina cercana a la pared. -No tardaran, mi papá esta muy cerca de aquí, no mas de 15 minutos -pensé- pero me equivocaba, mi familia llego 1 hora después, hora en la que yo no me moví del sillón, en esa posición y llena de miedo. Obviamente les reclamé y me dijeron que habían pasado al supermercado y se habían encontrado con unos amigos y se han puesto a platicar, les conté lo que paso y como buena familia que son, se atacaron de risa hasta llorar ignorando mi cara de trauma. Les juré que era real y fueron arriba a revisar pero obviamente no había nadie, las ventanas estaban abiertas y las puertas… cerradas, desde ese momento hasta 1 mes después no me volví a quedar sola en mi casa nunca más, pero después lo olvide, bueno no lo olvide pero pensé que era el viento y decidí ignorarlo.

Mi primo organizó una fiesta en mi casa, tenemos 3 habitaciones y una alberca, es buen lugar para una fiesta. Invitó a algunos amigos, en la noche nos pusimos a contar historias y mi mamá contó lo de Miranda, todos rieron y nadie lo tomo en serio, solo era una historia, no podía ser real. Un chavo cuyo nombre desconozco, pero cuyo apodo era “Largo”, durmió en la habitación de mis hermanas, al día siguiente todo transcurrió normal, y no supimos hasta 3 meses después en otra fiesta de mi primo lo que le sucedió a él. Confesó que en la primer fiesta, en la madrugada, se levantó en la noche, solo abrió los ojos y lo primero que vio fue el ropero de mis hermanas, según él, a un lado de el ropero, estaba una niña. Todos nos reímos mucho pero el dijo que se tapo la cara con el sarape, se destapó y la niña aun estaba ahí, entonces se volvió a tapar y así se quedo toda la noche.

La siguiente historia fue la que más nos dejó pensativos a mi familia y a mi sobre la existencia de ‘Miranda’, desde este suceso, aprendimos a vivir con Miranda.

Mi tía vino de viaje a mi casa, como a todos los invitados, mi mamá le contó sobre Miranda. El día siguiente de su llegada era martes, mis padre iban a ir a trabajar y mis hermanas y yo teníamos que ir a la escuela; como mi escuela queda cerca de la casa, yo llegaba primero que los demás, mi tía se quedó sola en la casa hasta que yo llegué. El martes a la salida yo había olvidado que mi tía estaba en casa, así que cuando me acerqué a mi casa me sorprendió mucho encontrar la puerta abierta, aún así entré y deje mis cosas pero escuché ruidos arriba, tomé un bat de béisbol (como si hubiera un ladrón) y subí lentamente sin hacer ruido, vi que había alguien en el cuarto de mi mamá y abrí la puerta cuando escuché que gritó mi nombre y me abrazó, era mi tía, lo recordé. Me preguntó por el bat y fingí no escuharla, para no dar explicaciones que me harían quedar en ridículo.
Me contó que estaba en el cuarto de mis hermanas y había atorado la puerta con el colchón (en esos tiempo, apenas nos habíamos mudado y los colchones estaban en el suelo, por eso la puerta se atoraba muy duro con el colchón) cuando de pronto se cerro muy fuertemente y mi tía se asustó y dice que comenzó a gritar un buen de groserías y que le dijo que a ella no la estuviera molestando y no se qué. Entonces, mi tía tenía varias amigas “videntes” o al menos eso creía ella. Le marcó a una de ellas y le contó, le dijo que estaba viendo una niña de 10 años, pelo largo y rubio, ojos verdes, delgada; ¡resulta que mi hermana es así!, esa señora descubrió a la perfección a mi hermana. Le llamó a otra y ésta le dijo que no era una niña como nosotros creíamos, era una señora de la tercera edad bastante chaparra, dijo que la que ahora es mi casa antes era de ella, que ella no nos quería allí; dijo también que la otra vidente había visualizado a mi hermana porque esta señora al parecer fue atraída por ésta, al parecer mi hermana es la que la atrae, por ella está aquí. Le prendimos una vela blanca y le pedimos que se fuera de la casa.
Actualmente yo me quedó sola en mi casa de lunes a viernes desde que llego de la escuela (1:30) hasta las 6, y a veces las puertas de azotan, se escuchan pisadas, las persianas se mueven, se escuchan ruidos y eso, pero aprendimos a vivir en paz con ella, y Miranda es una historia que contamos siempre a nuestros invitados, quienes siempre ríen a carcajadas, excepto los mas pequeños, ellos, mueren de miedo.

Espero que les hayan gustado mis historias, a lo mejor no son muy horripilantes pero son reales, las que me sucedieron a mí al menos. Imaginen que a ustedes les sucede esto, creo da más miedo si te imaginas que te pasa a ti. Yo no se si realmente Miranda viva en mi casa o sea culpa del aire… pero lo que sí sé es que a veces si me da medito

Por favor si te gustó o te pareció interesante siguemé, comenta ó déjame puntos!!! Te lo agradecería mucho >.< :3 <3

Anuncios

7 comentarios - Historias de terror.... yo te las cuento!

@Diego_1021 +2
Te sugiero que borres el Facebook de tu cuenta, cada pedófilo que hay por acá
@ximenitalamasbon
Gracias amigo pero como lo quito?
@Diego_1021
@ximenitalamasbon Cuenta > Al costado de "Cambiar clave" hay un candado, dale clic ahí. Y luego baja hasta que veas "Facebook Desvincular"
@axlmoota
no fue momento para leerla retomare la lectura mas tarde bien por el aporte
@mkldavid +2
Mas miedo da escuchar reggaeton... xP
pero bueno espero una 2da parte
@acidnoots
debo reconocer que en la de ATORADA EN EL CREMATORIO , tuviste mucho valor jaja la verdad es muchísimo más fácil entrar en pánico pero venciste el miedo y no cualquiera te digo por experiencia e.e +10 por la ortografía y bien r4edactadas porque son reales y te creo (Y)
@novaef
estan buenas y la de miranda tambien +10
@Hunter_ghost
Muy buenas historias, sube mas te dejo +5.
@arcanghelforever
te dejo 10 para que tu me dejes 10 en mi nuevo post paranormal, XD

naaaa en fin, buenas historias, pero no estaria mal ponerles algunos espacios entre parrafos para que no canse la vista ver tanto texto, solo un consejo +10