Sonidos Blasfemos

Anuncios

Sonidos Blasfemos

12:26 am

Me encontraba trabajando, como ya era costumbre desde hace casi dos meses, en mi proyecto universitario, con el firme objetivo de terminarla pronto y poder descansar. Ya era tarde para estar despierto pero si quería terminar con él tendría que seguir despierto sin importar que el sol me sorprendiera por la mañana.

Ya estaba cansado de oír la música que aduras penas me mantenía despierto, así que decidí silenciarla para trabajar en mas cómodo. Mi alta concentración me hizo olvidar la música y dedicarme únicamente a mi trabajo, pero otros sonidos comenzaron a surgir del silencio de la noche. Oraciones, cánticos y rezos comenzaron a llegar a mis oídos y de pronto toda la habitación en donde me encontraba se vio inmersa en ellos.

Los perros ladraban como asustados ante tales acontecimientos. Mientras los gritos seguían ellos ladraban con más fuerza y cada vez con mayor intensidad, pero parecía inútil pues sus ladridos eran ahogados por tales cantos, los cuales ponían cada vez más nerviosos a los canes.

¿De dónde vienen aquellos sonidos? ¿Por qué surgen a tan altas horas de la noche?, esas fueron las primeras preguntas que vinieron a mi mente, pero la principal de todas era: ¿quienes los emitían?

Esta incógnita obtuvo una rápida respuesta, mis vecinos. No fue difícil descubrir el origen de estos sonidos, pues con tan solo poner un poco de atención logre seguir las palabras que el aire me traía. Una pequeña casa a no más de treinta metros de la mía era el lugar de donde todas aquellas oraciones provenían; dentro de ella un grupo de personas, cuyo número no pude asegurar, pues se encontraban todos inmersos en la oscuridad, se encontraba orando y rezando a su Dios, oraciones que para mi sonaban algo tétricas y extrañas. No lograba entender que decían, pues cada persona oraba a su manera, unos gritaban con fuerza ásperas palabras que solo ellos lograban comprender, otros entre sollozos pedían disculpas por no resistir las tentaciones de “El Maligno”, y otro, cuya gruesa voz resaltaba entre caos de ruidos y lamentos, les gritaba y regañaba por su falta de fe.

Mi mente trataba de imaginar cómo era la sensación de encontrarse ahí, para así lograr entender porque ellos se expresaban de tal manera, una manera blasfema, para mí.

Solo lograba concebir imágenes de personas arrodilladas con los brazos extendidos, en cuyos rostros rodaban lágrimas de dolor por no ser merecedores de la gloria de su Dios. Lloraban y suplicaban piedad y perdón por su falta de fe y debilidad espiritual, pues en más de una ocasión habían sido víctimas del pecado. Llegue a imaginar a hombres y mujeres tirados en los duelos, orando con voz baja como en una especie de trance que los separaba de la realidad, para hundirse en la oscuridad junto a sus hermanos, pues así es como se llaman entre ellos mismos. En mi mente veía a aquel hombre de gruesa voz quien los regañaba e insultaba, alzaba su voz a quien le llamaban “Padre” para pedir por ellos, quienes según él se encontraban perdidos, para luego mirarlos y gritarles: “!!Libérate de ese mal que corrompe tu alma!! !!Libérate de los actos pecaminosos que condenan tu alma a una eternidad de tormento y dolor!! ¡Libérate! ¡Libérate! ¡LIBÉRATE!

Aquellos sonidos blasfemos aumentaron su intensidad, se volvieron más fuertes, dolosos y delirantes. Las personas lloraban con un dolor que parecía incalmable, como condenadas al eterno sufrir sin que nada pueda secar sus lágrimas; las oraciones se alzaron con más fuerzas y los cantos se entonaban con más fervor y los rezos eran cada vez más intensos. Todo esto llego al punto en que nada era entendible, solo se oían voces sin sentido ni armonía, una grotesca mezcla de sonidos insultantes al oído, que se elevaba con más fuerza y euforia entre la oscuridad de la noche. Hasta que el último sollozo se volvió silencio.

Ya no se escuchaban gritos o rezos, ni cantos ni llanto. Todo se fue abruptamente, como si jamás hubiera pasado. Ahora dudo si realmente paso, si en verdad hubo gente en esa pequeña choza donde según yo todo tuvo acontecimiento, si realmente se alzaron voces para la busca de la salvación y el perdón. Ya no hay rastro de ellos, es como si nunca hubieran estado verdaderamente. Pareciera que la oscuridad se los trago para jamás devolverlos.

Son las 2:56 am y los sonidos se han esfumado, pero sé que otra noche volverán, y los esperare, con entusiasmo.

1 comentario - Sonidos Blasfemos

@TrollacioDog
Despues lo leo, ahora ni ganas
@Drahcir18
espero tu comentario de que te pareció