El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Baphomet según Eliphas Levi

Anuncios

No soy autor de esta información el autor, es como lo dice el titulo Eliphas Levi, cabalista frances, soy agnóstico, por lo cual no me niego a las posibilidades, no digo que este texto sea "LA VERDAD" sin embargo no lo encontré en esta pagina... he visto que se ha hablado mucho sobre la figura de Baphomet, mas no he visto la postura de Eliphas Levi lo cual me parece extraño siendo este quien ilustro la figura mas conocida de la imagen en cuestión...

Dejo la siguiente información por el análisis simbologico y para dotar de otra mirada para hablar sobre este tema.


No busco fomentar ni desacreditar ningún culto... Espero les sea esta información de utilidad.

BAPHOMET *
Tem o h p Abb
Binario verbum vitae morten et vitam equilibrans
Existen varias figuras de Baphomet.

A veces tiene la barba y los cuernos del macho cabrío, la faz de un hombre, el seno de una
mujer, la melena y las garras de un león, las alas de un águila. Los flancos y las pezuñas de
un toro.

Es la esfinge resucitada de Tebas, el monstruo sucesivamente cautivo y vencedor de
Edipo (Hijo de Layo y de Yocasta, reyes de Tebas, a quien el oráculo predijo que
mataría a su padre y se
casaría con su madre, lo cual, por las extraordinarias circunstancias que envolvieron
su nacimiento, llegó
a realizarse y tuvo cuatro hijos de Yocasta. N. del T.).

Es la ciencia que protesta de la idolatría por la misma monstruosidad del ídolo. Lleva entre los
cuernos la antorcha de la vida, y el alma viviente de esta antorcha es Dios.

Se había prohibido a los israelitas dar a las concepciones divinas figura humana o de animal;
así es que no osaban esculpir en el arco y en el santuario nada más que querubes, es decir,
esfinges con cuerpos de toros y cabezas de hombres, de águilas o de león. Tales figuras
mixtas no reproducían en su totalidad, ni la forma humana ni la de animal alguno.
Esos conjuntos híbridos de animales fantásticos daban a comprender que el signo no era un
ídolo ni la imagen de cosa alguna.

No se adora a Baphomet, sino a Dios, en esa imagen informe y viviente, sino la representación
de un pensamiento.
Sin semejanza alguna con los seres creados.

El Baphomet no es un Dios, es el signo de la iniciación; es también la figura jeroglífica del gran
tetragrama divino.

Es un recuerdo de los querubes del arco y del Santo de los santos. El Baphomet es análogo
del Dios negro de Rabí Simeón. Es el guardián de la llave del templo.

Es el lado oscuro de la faz divina. Por eso, en las ceremonias iniciáticas, se exigía del
recipiendario que diera un beso a la faz posterior de Baphomet, o del diablo, para darle un
nombre más vulgar. Ahora bien, en el simbolismo de la cabeza de dos caras la que está detrás
de Dios es el diablo, y la de detrás del diablo es la figura jeroglífica de Dios. ¿Por qué el
nombre de francmasones o masones libres?. ¿Libres de qué?. ¿Del temor de Dios?. Sí; sin
duda, porque cuando se teme a Dios es que se le mira por detrás. El Dios formidable, es el
dios negro, es el diablo.


Del Libro de los esplendores (o Zohar)

Baphomet según Eliphas Levi

Hemos aquí llegado a este terrible número quince, que, en la clavícula del Tarot, presenta por
símbolo a un monstruo, de pie sobre un altar, llevando una mura y cuerno, con seno de mujer
y las partes sexuales de un hombre; una quimera, una esfinge deforme; una síntesis de
monstruosidades, y por debajo de esta figura leemos, en inscripción completamente franca, El
Diablo.

Si nosotros abordamos aquí el fantasma de todos los espantos, el dragón de todas las
teogonías, el Arimán de los persas, el Tifón de los egipcios, el Pitón de los griegos, la antigua
Serpiente de los hebreos, la víbora, la tarasca, el mascarón, la gran bestia de la edad media,
peor todavía que todo esto: el Baphomet de los Templarios, el ídolo barbudo de los
alquimistas, el Dios obceno de Mendés, el macho cabrío del Sabbat.

Nosotros publicamos a la cabeza de este Ritual la figura exacta de este terrible emperador de
la noche, con todos sus atributos y todos sus caracteres.

Digamos ahora para edificación del vulgo, para satisfacción del señor Conde de Mirville, para
justificación de Bodin, para mayor gloria de la iglesia, que persiguió a los Templarios, quemó
a los Magos, excomulgó a los francmasones, etc., etc.; digamos —repito— audaz y
altamente, que todos los iniciados en ciencias ocultas (hablo de los iniciados superiores y
depositarios del gran arcano) han adorado, adoran todavía y adorarán siempre, a lo que está
representado por este espantoso símbolo.

Si en nuestra convicción profunda, los maestros reales de la orden de los templarios,
adoraban el Baphomet y le hacían adorar a sus iniciados, si han existido y pueden existir
todavía, asambleas presididas por esta figura, sentada sobre un trono, con su antorcha
ardiendo entre los cuernos, únicamente los adoradores de este signo no piensan como
nosotros, que esa sea la representación del diablo, sino más bien la del dios Pan, el dios de
nuestras escuelas de filosofía moderna, el dios de los teurgistas de la escuela de Alejandría y
de los místicos neoplatonianos de nuestros días, el dios de Espinosa y de Platón, el dios de las
primitivas escuelas gnósticas, el dios de Lamartine y de Victor Cousin, el mismo Cristo del
sacerdocio disidente, y esta última calificación, aplicada al macho cabrío de la magia negra,
no asombrará a aquellos que estudien las antigüedades religiosas y que han seguido en sus
diversas transformaciones las fases del simbolismo y del dogma, sea en la India, sea en el
Egipto, sea en la Judea.

El toro, el perro y el macho cabrío son los tres animales simbólicos de la magia
hermética, en la cual se resumen todas las tradiciones del Egipto y de la India. El toro
representa a la tierra o la sal de los filósofos; el perro es Hermanubis, el mercurio de los
sabios, el fluido, el aire y el agua; el macho cabrío representa el fuego y es, al propio tiempo,
el símbolo de la generación.


En Judea se consagraban dos machos cabríos, el uno puro el otro impuro. El puro, era
sacrificado en expiación de los pecados; el otros, cargado por imprecaciones de esos mismos
pecados, era enviando en libertad al desierto. ¡Cosa extraña, pero de un simbolismo
profundo! ¡La reconciliación por la abnegación y la expiación por la libertad! Pues bien;
todos los sacerdotes que se han ocupado del simbolismo judío, han reconocido en el macho
cabrío inmolado, la figura de aquel que ha tomado —dicen ellos— la propia forma del
pecado. Luego los gnósticos no estaban fuera de las tradiciones simbólicas, cuando daban al
Cristo libertador la figura mística del macho cabrío.

Toda la Cábala y toda la Magia, se dividen, en efecto, entre el culto del macho cabrío
sacrificado y del macho cabrío emisario. Hay, pues, la magia del santuario y la del desierto, la
iglesia blanca y la iglesia negra, el sacerdocio de las asambleas públicas y el sanhedrín del
sábado. -

El macho cabrío que está representado en el frontispicio de esta obra y aquí reproducimos,
lleva sobre la frente el signo del pentagrama, con la punta hacia arriba, lo que basta para
considerarle como símbolo de luz; hace con ambas manos el signo del ocultismo y muestra en
alto la luna blanca de Chesed y en bajo la luna negra de Géburah. Este signo expresa el
perfecto acuerdo de la misericordia con la justicia. Uno de sus brazos es femenino y el otro
masculino, como en el andrógino de Khunrath, atributos que hemos debido reunir con los de
nuestro macho cabrío, puesto que es un solo símbolo. La antorcha de la inteligencia, que
resplandece entre sus cuernos, es la luz mágica del equilibrio universal; es también la figura
del alma elevada por encima de la materia, aunque teniendo la materia misma, como la
antorcha tiene la llama. La repugnante cabeza del animal manifiesta el horror al pecado, cuyo
agente material, único responsable, es el que debe llevar por siempre la pena; porque el alma
es impasible en su naturaleza, y no llega a sufrir más que cuando se materializa. El caduceo
que tienen en vez de órgano generador, representa la vida eterna; el vientre, cubierto de
escamas, es el agua; el círculo, que está encima, es la atmósfera; las plumas que vienen de
seguida, son el emblema de lo volátil; luego la humanidad está representada por los dos senos
y los brazos andróginos de esa esfinge de las ciencias ocultas.

He aquí disipadas las tinieblas del santuario infernal; he aquí la esfinge de los terrores de la
edad media, adivinada y precipitada de su trono; ¿quomodo cecidisti, Lucifer? El terrible
Baphomet no es ya, como todos los ídolos monstruosos, enigma de la ciencia antigua y de sus
sueños, sino un jeroglífico inocente y aun piadoso. ¿Cómo podría el hombre adorar a la
bestia, cuando ejerce sobre ella un soberano imperio? Digamos en honor de la humanidad,
que jamás ha adorado a los perros ya los machos cabríos, más que a los corderos y a los
pichones. El punto a jeroglíficos, ¿por qué no un macho cabrío lo mismo que un cordero? En
las piedras sagradas de los cristianos gnósticos de la secta de Basilio, se ven representaciones
del Cristo, bajo las diversas figuras de los animales de la Cábala; tan pronto es un toro, como
un león; tan pronto una serpiente con cabeza de león, como otra serpiente con cabeza de toro;
por todas partes lleva, al mismo tiempo, los atributos de la luz, como nuestro macho cabrío,
que su signo del pentagrama prohíbe tomar por una de las fabulosas figuras de Satén.
Digamos muy alto, para combatir los restos de maniqueísmo, que todavía se advierten a
diario en nuestros cristianos, que Satán,, como personalidad
- superior y como potencia, no existe. Satán, es la personificación de todos los errores, de
todas las perversidades y, por consiguiente, también de todas las debilidades. Si puede
definirse a Dios, diciendo «aquél que existe», ¿no puede definirse a su antagonista y enemigo
como «aquel que necesariamente no existe?» ... (continúa el capitulo XV)


Del Dogma y Ritual de la Alta Magia

Anuncios

0 comentarios - Baphomet según Eliphas Levi

Los comentarios se encuentran cerrados