Para los amantes de los Hospitales Malditos

Los hospitales aparecen entre los lugares más típicos para ambientar creepypastas, cuentos de miedo y todo tipo de actividad paranormal, debido a que nunca dejan de ejercer su terrorífica fascinación. Aquí les traigo la segunda parte (y también la primera) de una historia de terror. Nuestros protagonistas se atreven a explorar el Hospital Santa Mónica, un viejo hospital abandonado, conocido por las muertes extrañas y los casos de locura que lo rodean. Lo que les espera dentro del siniestro edificio está fuera de su imaginación.


link: https://www.youtube.com/watch?v=DvBhiORzBc0

Por si te perdiste la parte 1


link: https://www.youtube.com/watch?v=x1Fqe_2DEFI


Hospital maldito – parte 2
Amanda Robles

30/Mayo/2004
Al llegar en frente del hospital sentimos escalofríos; era tan terrorífico como esperábamos. Estaba desecho, casi derrumbándose; podíamos ver cómo las ratas se metían por las ventanas rotas. Jacobo estaba petrificado. Era más que obvio que el miedo se había apoderado de él, pero ya estábamos ahí así que caminamos hacia lo que parecía ser la entrada principal.
Jacobo, al igual que yo, dio un paso para atrás cuando abrimos las puertas de par en par. Lo que vimos fue... un hospital completamente en función. Enfermeras atendiendo a pacientes; doctores caminando por los pasillos. ¿Que sucedía? ¿Acaso estaba soñando? Jacobo echó un suspiro largo y comenzó a caminar. -Espera; le dije. Yo también empecé a andar, y entre más avanzábamos más inseguro me sentía. En un momento dado dirigí mi mirada hacia a Jacobo y me sorprendí al ver que ya no estaba junto a mí. ¡JACOBO! ¡JACOBO! Comencé a buscarlo corriendo por todo el hospital, sin hacer caso a todo el personal que se encontraba ahí.

Mientras corría por los pasillos las luces comenzaron a parpadear. Me detuve un momento para tomar aire, volteé a ambos lados pero no se encontraba nadie, absolutamente nadie. No quedaba rastro de todas aquellas personas que habíamos visto hacía un momento. Tomé las cosas que Jacobo y yo habíamos traido. El celular no tenían señal y las linternas no funcionaban. ¡MALDICION! Revisé las habitaciones. Sólo escuchaba el ruido de mis propios pasos; ese silencio innatural me infundió pánico. Comencé a desesperarme; no encontraba a Jacobo, todas aquellas personas habían desaparecido, desde los médicos y enfermeras, hasta mi amigo de carne y hueso.

Escuché un ruido cerca de donde yo estaba: provenía de un par de habitaciones más adelante. Apreté el paso, seguro de que me encontraría con mi amigo. Entré al cuarto, y efectivamente estaba Jacobo, sentado en una camilla, dispuesto a someterse a una cirugía.
-¿Qué haces, Jacobo ?
- Ellos me van a curar- respondió él sin descomponerse
- ¡Pero tú no tienes nada!
- Dicen que estoy loco. Lo estoy; lo estoy; lo estoy... – su voz era apática, falta de emociones.
- No. Vámonos a casa, Jacobo, con tu madre y mi tía Lili.
- Pero si tu tía Lili esta aquí.
- ¿Qué?
En ese instante entró una enfermera a la habitación. Miré su rostro y era la tía Lili.
- ¡Gracias a Dios, estamos salvados!
- Joven, usted no debe estar aquí.
- ¿Cómo que joven ? Tía Lili soy yo, Luis.
- No le conozco. Salga de aquí, por favor.

No tuve tiempo a replicar. Dos hombres me agarraron y me sacaron del cuarto. Comencé a patear la puerta, pero era inútil; podía escuchar a Jacobo gritar con desesperación. Se me llenaron los ojos de lágrimas y comencé a gritar. Intenté echar la puerta abajo. No pude. Al cabo de un rato terminó la cirugía; salió la tía Lili y se dirigió a mi: -Joven, la operación fue un éxito- Jacobo salió de la habitación con algunos de sus órganos internos en las manos. Me miró y dijo: -Ahora estoy curado.
-¿Qué?- Me impresione tanto que caí al suelo, apenas pude reaccionar.

Tomé a Jacobo de la mano y corrimos buscando una maldita salida. Llegamos al final del corredor, hasta una puerta que decía "Salida de emergencia". Giré la perilla... casí lloré de felicidad cuando vimos la luna y las estrellas esa noche. Abracé a Jacobo con todas mis fuerzas, le repetí que era mi mejor amigo. Cuando le solté y abrí los ojos... estábamos dentro del hospital. ¿QUE? ¡NO! ¡NO! ¡NO! NO PUEDE SER POSIBLE. ¡ESTÁBAMOS FUERA! ¿QUÉ QUIEREN, MALDITA SEA? ¿QUÉ QUIEREN DE NOSOTROS? Me desvanecí al darme cuenta de que nunca saldríamos. Jacobo estaba en estado de shock; se limitaba a repetir que le habían curado. Me obligué a ponerme de pie. A lo lejos vi que alguien se acercaba hacia donde estábamos. ¡Ya no más sorpresas por favor! Rogué por que no fuera otro cirujano psicópata. Entre más se acercaba más nos dábamos cuenta de que no tenia forma humana. Cuando lo tuvimos ante nuestros ojos vimos que era una especie de fantasma: era totalmente blanco, no tenia brazos ni piernas, y también carecía de rostro.
-¿Qué eres?
- La nada- respondió el eco de una voz de hombre.
-¿Qué quieres?
- ¿Qué quieres tú? Jajajaja.
-Yo sólo quiero salir de aquí, y olvidarme de todo esto.
-Sólo uno podrá irse. Tú sales, él se queda.
- ¡NO! ¿Por qué? Saldremos ambos.
-Sólo uno podrá salir.
-Pero...
-Intercambio. Tú te vas, él se queda. Nadie les ordenó que vinieran aquí.

Miré a Jacobo, parecía estar tan confundido como antes. Le abracé. –Jacobo, discúlpame. Eres mi mejor amigo, pero gracias a ti estamos aquí. No me quedaré. Lo siento, me voy- Jacobo me miró y aun sin entender bien lo que sucedía me sonrió, y dijo: -Sí somos mejores amigos ¿por qué te vas? No le respondí; di media vuelta y una puerta se abrió. Salí corriendo, luego mire hacia atrás. Jacobo gritó ¡ NO TE VAYAS! ¡NO ME DEJES AQUI!... Poco a poco sólo escuché su eco. Salí del hospital, tomé un autobús de regreso a casa. Cuando entré estaba la tía Lili. La abracé llorando. Ella me preguntó muchas cosas, a las que yo no respondí con la verdad. No quería que se riera de mí, o que me tomará por loco. En cuanto al resto, nunca volví a ver a mi amigo Jacobo.

Si te gustó este post, no olvides puntuarlo y comentar. Gracias por leerme

Para los amantes de los Hospitales Malditos

12 comentarios - Para los amantes de los Hospitales Malditos

@themetinero2 -2
pelao cabeza de tula y la reconchasumadre!!!!!!!!!!!!
+10
@mcpain
eso se parece demasiado a la pelicula grave encounters
@PedroGallegosII
Hola, me gustaría que leyeras mi blog Buenas, la historia censurada del Silbón, la versión que nunca te contaron, la que te negaron totalmente. http://espantosdevenezuela.blogspot.com/
@PedroGallegosII
@jorgeserra79 Toda historia merece ser contada y tiene que ser contada, escribirse. Porque las palabras nunca mueren, quedan en el tiempo. Es nuestro mejor legado.
@PedroGallegosII
@jorgeserra79 No tienes blog? solo lectura.
@jorgeserra79 +1
@PedroGallegosII No tengo un blog de textos. Lo que hago es escribir mis propias historias o contar historias conocidas (como leyendas o creepypastas), y también relato cuentos que me envía la gente. Hago todo eso en un canal de Youtube. Vamos, se trata de narraciones en video.
@PsicolocoBlog
Muy buena historia. Sencilla. +10 y favoritos NOW!!
@tifa789
La influencia de Silent Hill es impresionante, y aunque el final esta bueno le falto un poco más de narración. no lo se siento que falto algo. Por lo demas es una excelente historia.