El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

The Evil Within

Anuncios

The Evil Within

Primero y principal pongan la musica del post






Hay diferentes tipos de miedos, pero The Evil Within parece tenerlos todos. Acompaña al detective Sebastian en una pesadilla de la que es imposible salir. La ecuación tiene varios elementos, y cada uno de ellos es más apasionante: por un lado está Shinji Mikami al frente de todo esto, pero por otro encontramos también al motor idTech 5 y a unas mecánicas de terror tradicional que muchos usuarios estaban esperando. ¿Preparado para pasar miedo?
¿Es The Evil Within la respuesta que muchos estaban esperando? No es para menos, el género del survival horror siempre lo ha tenido difícil, peleándose con mecánicas de acción más conservadoras y ajustando lo justo su grado de terror para que todo el mundo lo pase mal, pero no tanto como para dejar el juego. Y todo esto sin hablar de modos cooperativos tan controvertidos hoy día, que multiplican la diversión pero que reducen el grado de aislamiento y pavor.

Es entonces cuando llega Shinji Mikami con su estudio Tango Gameworks para ponerlo todo patas arriba, y crear el survival que muchos estaban esperando: The Evil Within. Un título que ha levantado enorme expectación desde su anuncio, y que cuenta con todos los pilares importantes de este estilo de lanzamientos para hacérnoslo pasar mal de verdad.



El Mal que Llevamos Dentro
En la demostración que hemos tenido oportunidad de ver de manos de sus responsables, el programa nos planteaba una gran cantidad de situaciones que, si bien ya hemos visto a lo largo de la historia del género, estaban bien mezcladas y meditadas. Entramos en un manicomio donde se ha desatado el caos, y poco a poco vamos introduciéndonos en la locura que se ha adueñado del lugar. El juego se controla con una perspectiva en tercera persona tradicional, siguiendo la estela que instauró Resident Evil 4. La exploración será importante para encontrar la munición que escasea y habituarnos al escenario. La acción no nos entorpece demasiado; hay cinemáticas, sí, pero muchas están integradas en el juego y no son excesivamente largas. Todo está medido para que el verdadero terror lo encuentres con el control en las manos.

Con sólo unos minutos de juego estamos ya completamente dentro de la pesadilla. Somos capturados por un maníaco de aspecto monstruoso equipado con una motosierra: un personaje que, según nos comentaba el equipo, todavía no ha sido bautizado. La escena a nuestro alrededor es aterradora, con nosotros meciéndonos colgados boca abajo entre muchos cadáveres, una verdadera marabunta de sangre y vísceras. The Evil Within juega mucho con el terror que se ve, pero también con el que no se ve, como demuestra nuestro amigo de la motosierra, cercenando fuera de cámara a un cadáver, y cuyo resultado no veremos hasta que comienza a arrastrar una de sus mitades por el suelo.

Logramos liberarnos y aquí es donde comienza la verdadera experiencia. Podríamos elaborar una lista de qué factores pedirle a un survival horror, y así comprobaríamos que el título de Mikami cumpliría con muchos de ellos. ¿Ambiente opresivo? Sí. ¿Mecánicas de acción y momentos para pasar desapercibidos? Sí. ¿Persecuciones? Sí. ¿Huidas imposibles? Sí. ¿Esconderse del enemigo? No sabéis de qué manera…

the
La sangre no faltará a la cita, Evil Within tiene mucha y a borbotones.

Pongamos por ejemplo el sigilo. Nuestro protagonista Sebastian, un detective duro, de gabardina y cigarro, debe esconderse del loco de la motosierra mientras éste nos busca enfurecido; empujando el mobiliario para mirar en todos los rincones y destrozándolo todo a su paso. No se trata de una escena escogida al azar, ya que demuestra mucho el carácter de Evil Within, porque no podremos hacerle frente de ninguna forma; en este momento estamos totalmente desorientados y lo único que podemos hacer es escapar. En los momentos "guionizados" nos perseguirá, y en una de estas secuencias nos llegará a alcanzar con la motosierra, dejándonos cojeando, sin exagerar, de cinco a diez minutos en los que tendremos una movilidad limitada y el corazón en un puño.

Toca escondernos al más puro estilo Haunting Ground. Quien haya jugado al juego de Capcom recordará lo mal que se pasa escondiéndose en un armario o debajo de la cama esperando que el monstruo de turno no nos descubra. La persecución aquí finaliza escapando por los pelos en un ascensor…

Lucha contra tus Propios Demonios
En otra sección del juego, Bethesda nos mostró las mecánicas de combate. Llegamos a reconocer algunos momentos familiares de la jugabilidad de un Resident Evil 4, haciéndonos fuertes en una habitación con un montón de enemigos asaltándonos por puertas y ventanas. Podemos repeler a algunos colocando trampas que anteriormente hemos construido, y eliminar a algunos de ellos disparándoles a la cabeza o a las rodillas para dejarlos sentados. ¿La diferencia? No paran de venir, y como en muchas ocasiones en Evil Within, no nos quedará más remedio que correr, ya que este no es un juego de limpiar rutinariamente habitaciones: prácticamente cada escena es un ejercicio de supervivencia. Tango quería asegurarse de que nos viéramos siempre sobrepasados por la situación, sin más remedio que huir tras aguantar el mal trago durante un tiempo.

evil
Los escenarios son claustrofóbicos, de hecho recuerdan mucho a los de las entregas de la saga Silent Hill.

En los combates, la clave es ahorrar balas como sea. Evil Within diferencia bien las zonas entre exploración y combate, con lo que tendremos que conseguir todos los recursos posibles si queremos estar preparados. Aun así, contra los enemigos más lentos del juego lo recomendable sigue siendo economizar munición a toda costa, disparando un par de tiros a las rodillas del enemigo y terminar prendiéndoles fuego.

Llegamos a la parte final de la demostración tras una huida y nos encontramos con una situación totalmente diferente. El pasillo en el que nos encontramos parece no tener fin, abrir puertas nos devuelve al mismo lugar del que venimos y el escenario cambia constantemente. Es una escena surrealista y magistralmente conseguida, que termina con el enfrentamiento a uno de los monstruos que pudimos ver en el teaser tráiler con el que se anunció el juego. Fin.

Tecnológicamente, The Evil Within se sostiene muy bien con el motor idTech 5 por bandera. El juego llegará tanto a consolas de la presente generación como de la siguiente (hemos confirmado que las versiones de consola tienen como objetivo mostrar 30 fps), al igual que en PC. Nos aseguraron que la versión que habíamos visto se movía en un PC, con una configuración a medio camino entre este ciclo de consolas y el siguiente, pero también afirmaron que la versión para compatibles seguirá siendo la más puntera en cuanto a gráficos se refiere.

juego
Habrá zonas con verdaderas hordas de enemigos. En la mayoría de los casos, huir será la única opción.

La impresión que nos ha causado la ópera prima de Tango Gameworks no nos ha dejado indiferentes. Tiene las mecánicas suficientes para asustar al más experimentado y su estilo se antoja, aunque es muy atrevido decirlo, como una mezcla entre lo que fue Resident Evil 4 y un ambiente tan opresivo como el de un Silent Hill. Una combinación apoyada siempre con esas escenas oníricas que aportan frescura al terror más visceral del juego.

Mikami no se ha cortado a la hora de mezclar todas sus influencias en un juego brutalmente sangriento y opresivo, adornándolo con un halo de misterio y surrealismo, emulando la técnica cinematográfica de los 2.35:1 de CinemaScope de los 70; y todo bañado con el motor de id Software para darle un acabado soberbio. Con demostraciones así, el futuro del Survival Horror en un futuro próximo parece más que esperanzador.

Within




The Evil Within

Anuncios

2 comentarios - The Evil Within

@jota_C +2
Uno de los pocos juegos que me interesa del E3.. espero que poco a poco vuelvan los survival horror a las consolas