El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

¿Cómo saber quién es alcohólico?

La respuesta no es fácil debido a la existencia de algunos conceptos erróneos, muchos prejuicios y bastante falta de conocimiento. Por otra parte, alrededor del tema se mueven intereses familiares e incluso sociales, y la negación del hecho no existe sólo por parte de su protagonista: a veces los parientes se niegan a reconocer que tienen en la familia a un “vicioso.”

La actitud general ante el problema oscila entre una crítica despiadada y una comprensión benevolente: o bien los borrachos son degenerados que deberían estar en la cárcel o el manicomio, o bien son cómicos que en realidad no le hacen daño a nadie y lo mejor es no darles tanta importancia. Ambas actitudes soslayan el núcleo del problema.

En primer lugar, es indispensable definir y enfocar el tema en forma apropiada. No todos los que beben en exceso son alcohólicos, e incluso hay diversas formas y tipos de alcoholismo y alcohólicos. Lo que los hechos parecen confirmar es que los alcohólicos son aquellos que beben con culpa, generalmente inconsciente. Suelen dar explicaciones, como que beben para mitigar el excesivo calor o el frío, o para calmarse luego de un supuesto disgusto que acaban de tener, o para aplacar su sed. Difícilmente admiten que beben porque les gusta, y explican cuando nadie les pide que expliquen nada.

Hay que referirse primero a las personas abstemias, aquellas que por razones de preferencia, religión, cultura o principios personales no beben alcohol. Luego están quienes beben moderadamente, y aunque se emborrachen en alguna ocasión especial deben ser considerados como bebedores sociales. Quienes beben con mucha frecuencia y en cantidades inmoderadas pueden ser llamados bebedores excesivos, y en sucesivas etapas bebedores problema. Muchos de ellos tendrían que reconocer que se encuentran al borde del abismo: de allí al alcoholismo hay apenas un paso.

Un alcohólico, entonces, podría definirse como la persona que padece el ansia irrefrenable de beber y no tiene la posibilidad de abstenerse, es decir, que una vez que inicia la ingesta no puede detenerse aunque se lo proponga. Esto puede llegar a estar vinculado a una posible predisposición genética. Pero lo peor está señalado por la imposibilidad de abstenerse: si la persona pasa un período de abstinencia, llega un momento en que no puede mantenerse por más tiempo sin beber; ineludiblemente reincide en la bebida, y una vez que la prueba sólo se detendrá cuando rompa el nivel de tolerancia física.

También hay personas que, sin llegar a esos extremos, tienen una dependencia psicológica con el alcohol: los denominados adictos al alcohol. En este caso, la terminología es equivalente, dependientes o adictos no pueden dejar el alcohol en forma espontánea, carecen de fuerza de voluntad para hacerlo. Otro caso es el de aquellos que llegan a una etapa en la cual su mente y su físico han acusado severos daños, y los efectos del alcohol subsisten aún cuando no continúen bebiendo. Se los denomina alcohólicos crónicos.

En Estados Unidos, el Consejo Nacional de Alcoholismo define esta adicción como “una enfermedad crónica, progresiva y potencialmente fatal”. Se caracteriza por la tolerancia y dependencia física, o cambios orgánicos patológicos, o ambos, consecuencia directa o indirecta del alcohol ingerido.”

Los límites entre un bebedor social, un bebedor excesivo y un alcohólico no resultan delineados con demasiada precisión. Es importante señalar que la imagen popular hace del alcohólico un vagabundo que vive abajo de un puente, y de hecho, sólo un ínfimo porcentaje de alcohólicos llega a estos extremos. Es necesario saber que hay alcohólicos que viven en medio de nosotros, trabajan - hasta donde pueden y con un rendimiento cada vez menos eficaz- y a veces hasta forman parte de nuestras amistades o incluso de nuestras familias.

CAUSAS

El alcoholismo, como casi todas las adicciones, reconoce tres causas básicas: personales, sociales y familiares. A su vez, las primeras pueden subdividirse en psicológicas y físicas. Desde luego, esta división es esquemática y sirve para encuadrar el problema, sin perjuicio de que pueda haber una influencia recíproca entre dos o más causas.

Fuente: www.manantiales.org

Anuncios

0 comentarios - ¿Cómo saber quién es alcohólico?