El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

La importancia de un Padre

El valor del padre en la familia…








-¡Feliz día mamá!… ¡Feliz día papá!….



Tradicionalmente celebramos con mucha pompa en las instituciones educativas sólo el Día de la Madre. El comercio no ha podido evitar traducirlo en ganancias económicas a este homenaje a las madres del mundo. Bueno, ya depende de cada quien celebrarlo al compas de las publicidades comerciales o al compas de la conciencia de buen hijo. ¡Feliz día mamá! Poesías, llantos, cantos, almuerzos y bailes…





[font=Times New Roman]
¿Y dónde queda papá?

[/font]











Eso me preocupa. Rendimos homenaje a mamá, con toda la razón del mundo como protagonista y figura principal en el gran teatro biológico de la vida, pero en cuanto a las virtudes sociales atribuidas exclusivamente a ellas en su día ha ido excluyendo al varón de la práctica de esas virtudes, empujándolo a una mesa con dos botellas…para empezar…lo que a mi parecer ha otorgado a muchos padres la idea de que está autorizado para no cultivar aquellas virtudes atribuidas a las madres y que el machismo ha reforzado ampliamente; los excluye de valores que por ser tan atribuidas y cantadas a las madres en su día, el varón termina creyendo que esas son virtudes femeninas que él como hombre no tiene obligación de practicarlas con los hijos en el hogar.

REFORZAR ESA IMAGEN. CRASO ERROR DE NUESTRA EDUCACIÓN.








En las instituciones educativas sólo se celebra con gala especial el Día de la Madre y las celebraciones por el día del padre se han reducido a unos cuantos saludos o algunos comentarios en las formaciones escolares.

¿Qué mensaje damos con esto a los hijos desde las instituciones educativas?…Sencillamente que papá no tiene el mismo significado que mamá en el hogar. Error que no debe reforzarse, menos, desde las instituciones educativas, pues el mensaje que damos a nuestros niños y adolescentes es que ser papá es algo de poca responsabilidad, o es una cuestión de fe, cosa que es un atentado en momentos como éste en la que los hogares del mundo se ven amenazados por el deterioro constante que el valor de la familia está sufriendo como unidad básica de la sociedad.





No olvidemos que el Día de la Madre se ha instituido en una época donde ellas socialmente estaban postergadas y confinadas a los rincones del hogar donde el cuidado, el afecto, la ternura, el aseo, la salud y la preparación de los alimentos se entendían como responsabilidades femeninas. Era necesario reivindicarlas en su valor.

Sin embargo dada las características sociales actuales vemos que la mujer madre tiene cargos y empleos fuera del hogar, el concepto exclusivo de la madre abnegada, sacrificada y arrinconada va diluyéndose en las páginas románticas de la historia de los hogares, pues va asumiendo papeles que la van apartando de los motivos de la creación del Día de la Madre sumándose hoy a la tradicional imagen del padre frio y ausente de la casa que está afectando a los hijos cuya factura el tiempo cobrará a la sociedad.


REINVINDIQUEMOS A LOS PADRES.






Creo que aún es tiempo para que la educación tome la iniciativa de incluir al varón en celebraciones igualitarias por el Día del Padre en procura de salvaguardar su valor en la familia, para animar a muchos de ellos a asumir con abnegación, sacrificio y presencia las tareas del hogar para llenar el vacío que va dejando la madre ausente.

La educación debe contribuir brindándole homenaje al padre con el mismo peso que se da a la madre, sin flores ni cosméticos, pero con canciones, poesías, regalos, música y números artísticos. Esto indudablemente dará a nuestros niños y jóvenes el mensaje de que ser padre tiene el mismo valor que ser madre en la conducción del hogar; debe servir al mismo tiempo para hacer reflexionar a cuanto padre que aún no asume su compromiso de conducir su hogar con abnegación, sacrificio y presencia cambie de actitud frente a sus hijos. No dudo que luego de recibir homenajes en su día como padre muchas conductas se modificarán, pues sentirá que también es sujeto de reconocimiento y que es valorado como conductor de su hogar por el camino que él está haciendo al andar, como dice el poema.

¿Qué es un papá?




Un papá, lo que se llama papá, es una combinación extraña de razón y sentimiento.

Es aquel que sabe orientar y exigir, pero al mismo tiempo sabe amar.

Es aquel que al minuto de haber regañado con severidad, sonríe y guiña el ojo con ternura.

Es el que sabe decir “no” cuando es lo justo y sabe decir “sí” cuando es lo conveniente.

Un papá zapatea duro cuando cumple su deber y anda de puntillas en la noche cobijando nalguitas y cuerpecitos fríos.

Un buen papá es el que después de una dura jornada de trabajo, al llegar a casa abraza a sus hijos y se vuelve un niño jugando con ellos.

Un papá es aquel hombre que genera vida, que acompaña y da seguridad ofreciendo una mano firme.

Un papá es un higo que parece duro y espinoso por fuera pero es puro y dulce en su interior.

Un papá es un director de orquesta, es el constructor de un nido, es el maestro de la escuela de la vida.

Un papá es ante todo un hombre con corazón, que sabe señalar el horizonte con optimismo y confianza.

Un papá, un verdadero papá, tiene mucho de mamá, aunque tenga fortaleza de varón inquebrantable.

Un papá es un refugio seguro para el hijo que llora y sufre, un papá es aquel que sabe escuchar y alentar a los hijos en las derrotas de la vida.

A los papás se les dedica un día en el año, pero ellos dan todos los días para los suyos.

Son generosos por naturaleza, por voluntad y por amor. Además un papá nunca muere, simplemente se esfuma para continuar mandando en su recuerdo con sus enseñanzas.

Los papás son arriesgados, decididos, comprometidos y tenaces.

La vida de los hijos transcurre felizmente a la sombra de un buen papá.







link: http://www.youtube.com/watch?v=37fzTttmc7o




Muy pocos hijos hacemos un reconocimiento a nuestros padres por todo aquello que ellos hacen por nosotros, desde nuestro nacimiento y durante todo el camino de nuestra vida. Por eso hay dos viejos dichos que señalan: “Ningún hijo sabe lo que es ser padre, hasta que tiene un hijo” y “Un padre puede ocuparse de sus cinco hijos, pero sus cinco hijos no pueden ocuparse de un padre”. Somos mezquinos con nuestros padres y, en la mayoría de los casos, sólo se les da valor después de muertos.


“Papá, te extrañará que yo te escriba una carta en esta ocasión y yo también estoy extrañado de cómo antes no se me ocurrió escribirla, siendo tan fácil hacerla, ya que no tengo nada que inventar, porque tienes todos los atributos positivos, que un ser humano pueda tener, ya que eres trabajador, honesto, estudioso, dedicado, ordenado, metódico, decidido, responsable, amigable, generoso, conciliador, sociable, culto, educado, activo, con personalidad atractiva, optimista, emprendedor, agradable, creativo, valiente, buen líder, no eres egoísta y te gusta dar y compartir con los demás, siendo en tu vida personal un ejemplo de lo que es ser un buen hijo, buen amigo, buen esposo y, para todos tus hijos, has sido un magnífico Padre, a quien debemos todo lo que somos hoy. Mi mejor regalo para ti en esta ocasión es: ‘El reconocimiento’ .





VALOREMOS A NUESTRO PADRE LOS/LAS QUE TENEMOS LA DICHA
DE AÙN TENERLO A NUESTRO LADO...

Anuncios

4 comentarios - La importancia de un Padre

@ervasq +2
Vaya yo creia que eso solo sucedia en el Peru
Buen Post...man..........arreglalo un poco con fotos videos ...en fin, pero el tema es interesante....
Ahi te van +5
@notilla +2
Eres el mejor me llegó al corazon si tuviese puntos te daba 20 Muy buen post very well fandango