El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

No comeras,7 tipos de pescado por alta concentración d merc

Anuncios

No comeras,7 tipos de pescado por alta concentración d merc


Natural Resources Defense Council (NRDC) puso a disposición una larga lista donde se clasifican los pescados por niveles de concentración de este peligroso metal pesado.

Sabemos que las termoeléctricas y las mineras hacen un fuerte descalabro en la naturaleza, ingresando sustancias tóxicas a la cadena trófica por un mal manejo de residuos.

salud

El agua, el aire y el suelo se ven afectados con altas concentraciones de metales pesados, entre ellos el mercurio, altamente peligroso pues funciona como una neurotoxina, interfiriendo con el cerebro y el sistema nervioso, lo que causa daños neuronales en los niños como lo vimos en el caso de la escuela La Greda, en Ventanas en Chile.

contaminado

Pero no sólo puedes exponerte a este tipo de contaminación si una termoeléctrica está en el patio de tu casa, sino también si comes productos del mar contaminado. Natural Resources Defense Council (NRDC) redactó la siguiente lista advirtiendo las concentraciones de mercurio que tienen los peces:
Evita comer los siguientes peces

Por niveles muy altos de mercurio:

Caballa Gigante
Aguja*
Pargo Alazán*
Tiburón*
Pez Espada*
Blanquillo
Atún *


Consumir menos de 3 veces al mes por alto nivel de mercurio:

Pez Azul
Mero*
Caballa (Golfo)
Lubina Chilena*
Atún (Albacora enlatada)
Atún (Aleta Amarilla)


Consuma 6 veces o menos al mes por niveles moderados de mercurio:

Lubina (negro, rayado)
Carpa
Bacalao (de Alaska)
Corvinetas
(Sciaenidae)
Halibut (Atlántico)*
Halibut (Pacífico)
Jacksmelt
Langosta
Mahi Mahi
Rape*
Percha (de agua dulce)
Bacalao Negro
Raya*
Pargo*
Atún (enlatado)
Bonito*
Trucha Marina (Corbina)


Consumir sin límite estos productos del mar con poco mercurio

Anchoas
Pez Mantequilla
Bagre
Almeja
Cangrejo (EEUU)
Cangrejo de río
Gurrubata
Rodaballo*
Abadejo (del Atlántico)*
Merluza
Arenque
Caballa (Atlántico Norte, Chub)
Mújol
Ostra
Percha de mar
Platija
Abadejo
Salmón (enlatado)**
Salmón (fresco)**
Sardina
Vieira*
Sábalo
Camarón*
Lenguado del Pacífico
Calamar (chipirón)
Tilapia (mojarra)
Pescado Blanco
Romero

* Está especie de pez está en peligro de extinción, o se captura usando métodos dañinos para el medio ambiente.

** Salmón Cultivado puede contener pcbs, químicos que pueden afectar la salud.







Mercurio alojado en albacoras y atún enlatado excede la norma


salmon

Un 30% de estos peces estarían excediendo las cuotas de mercurio según el Ministerio de Salud chileno.

Un alimento que todos creíamos nutritivo y sano, podría no serlo tanto. Abundante en dietas y apetecido en todo el mundo, el pescado enlatado, pareciera no revestir ningún peligro.

Muchos ecologistas ya ponían la voz de alerta: que este recurso marino estaba sobrexplotado, que estaba contaminado por mercurio, y que su forma de envasado era sumamente antiecológica.

Pues bien, las advertencias no eran más que exageraciones de los "verdes". Las once muestras de pescados provenientes de los puertos de San Antonio en la Región de Valparaíso y Talcahuano en Bío-Bío, arrojaron una cuota superior a la permitida de mercurio, según un estudio realizado por el Ministerio de Salud de Chile, de la región Metropolitana y Coquimbo.

Un 30% de albacoras y un el 2,3% de las conservas enlatadas de atún, estarían con porcentajes de mercurio superiores a los aceptados por mercados externos. De hecho, la señal de alerta llegó desde la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, que recomendó que las embarazadas y menores de tres años, no consumieran estos peces contaminados con el metal pesado.

Esto, puesto que es imposible extraer las cuotas del elemento químico que causa en fetos, y en niños menores de tres años, alteraciones en el correcto desarrollo de su cerebro.

A los adultos podría provocarles alteraciones cardiovasculares, por lo que se debiera diezmar su consumo, llegando a una porción por semana.

La contaminación por mercurio del mar chileno, se debe, con alta probabilidad, a las centrales térmicas de carbón y la actividad minera, pues ambas liberan la mayor cantidad de mercurio al medio ambiente.


¿Cuánto plástico consumen los peces?


mercurio

El mundo se volvió plástico. Cada día no solo se producen miles de toneladas de este contaminante material, sino que también se desechan y una parte importante de estos plásticos terminan en el mar. Cada año se producen más de 250 millones de toneladas y poco nada de esta cifra se recicla y se estima que un poco más de 6 millones de estas toneladas terminan en los océanos.

mar

Un estudio del New York Times busca determinar cuánto de este plástico termina en los peces. Los datos que han podido obtener son los siguientes: Entre 12.000 y 24.000 toneladas de plástico terminan siendo consumidas por los peces del Pacifico norte, según las investigaciones de la Universidad de San Diego. La casa de estudios dijo que esta cifra no considera a los peces que mueren a causa de la ingesta de plástico y tampoco a los pescados que pasan el plástico a través de sus sistemas, lo que en realidad hace más altas estas cifras.


Chile se compromete a bajar emisiones de mercurio


caballa

Hace semanas las Naciones Unidas consiguió que más de 140 Estados miembros acordaran el primer tratado mundial para la reducción de las emisiones de mercurio. ¿Cómo anda Chile en este tema?

Hace dos semanas las Naciones Unidas (ONU) consiguió que más de 140 Estados miembros acordaran el primer tratado mundial para la reducción de las emisiones de mercurio. ¿Cómo anda Chile en este tema?

El Convenio de Minamata sobre el Mercurio toma su nombre de una ciudad japonesa donde la población sufrió envenenamiento sostenido producto del vertido de mercurio que una empresa petroquímica hizo en el mar en el año 1956. En es momento, 46 personas murieron por consumir pescados y mariscos contaminados. Para 2001, otras 3.000 habían sido diagnosticadas con una enfermedad provocada por la contaminación; un síndrome neurológico grave que produce descoordinación corporal, parálisis e incluso muerte.

En octubre de este año esa misma ciudad será la sede donde los países que apoyan la normativa se van a reunir para la firma del Convenio, instancia vinculante que pretende reducir y controlar las emisiones de mercurio en la atmósfera. Aún cuando no se ha fijado una meta global de reducción, la idea es que se mejoren los procesos que generan mayor emisión, como los de la minería artesanal y la energía a carbón. De la misma forma, desde 2020 se prohibirá la producción, importación y exportación de una serie de productos que utilizan en su manufactura este mineral, como termómetros, tensiómetros, ampolletas de bajo consumo, cosméticos e instrumentos médicos.

En América Latina, el crecimiento de la minería artesanal y a pequeña escala han supuesto "un grave riesgo de intoxicación para la salud de los trabajadores, sus familias y comunidades que viven alrededor y río abajo de las explotaciones mineras”, según señaló Jordi Pon, consultor del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente Medio Ambiente por el desarrollo (PNUMA).

En Chile, los datos más recientes sobre las emisiones de mercurio son de 2008, cuando la Comisión Nacional de Medio Ambiente detalló las principales fuentes de contaminación en el país, donde se incluyen la pequeña minería de oro, la combustión de carbón en las centrales energéticas, la minería del cobre, las empresas productoras de cemento, termómetros y pilas. En el informe se mencionan al menos 30 zonas críticas por contaminación de mercurio y se establece un plan de manejo para las emisiones.

El año 2011 el Ministerio de Salud realizó un estudio en peces para determinar si pescados y mariscos que se consumen en el país presentaban contaminación por mercurio. Esto se debió a recomendaciones del gobierno español para su población que señalaban que niños menores de tres años y embarazadas no debían comer atún rojo, albacora, tiburón y otros peces grandes por las grandes cantidades de mercurio que acumulan producto de su dieta. De las 67 muestras analizadas, que incluyen atún (54), bacalao (2) y albacora fresca y congelada (11); el 30% de la albacora tenía trazas por sobre lo permitido, lo mismo el 2,3% de las conservas de atún.

Si bien sólo el 9% de las muestras totales tenía procedencia local (San Antonio, Valparaíso y Talcahuano), la situación preocupó a las autoridades del Instituto de Salud Pública (ISP) y en su momento anunciaron controles periódicos a las costas y la posibilidad de una recomendación parecida a la española para niños y embarazadas chilenas; hasta el momento no hay novedad al respecto.


El pescado de Sonora, Sinaloa y Veracruz es el más afectado. Se pide una regulación con respecto al mercurio en peces comerciales.

El pescado es un alimento muy recurrido, en especial por personas llevan hábitos alimenticios saludables. Se pudiera su consumo aporta nutrientes necesarios y, además, es el ingrediente principal en platillos típicos y regionales. ¿Gustan medregal al horno? Rico, ¿no? Pues mucho cuidado: ¡puede contener altas cantidades de mercurio!

En México se ha detectado la presencia de mercurio en altas cantidades en peces comerciales; esto de acuerdo con un estudio realizado por la Comisión para la Cooperación Ambiental (CCA), integrado por México, Estados Unidos y Canadá. Las muestras realizadas rebasan los límites permitidos para su consumo en 3 estados; hablamos de Sonora, Sinaloa y Veracruz.

El bagre, el jurel toro y la barracuda mexicana son los peces que indican mayor presencia del metal, superando la norma de .25 partes por millón. El mayor número de casos se encuentra en Sinaloa, con el jurel toro, el bagre de faja, el burro almejero, papagallo, la piña delgada, el roncador, el tiburón amarillo y el pámpano paloma. En Sonora, los indices altos en mercurio se encontraron en el bagre congo y el medregal cola amarilla. En el caso de Veracruz, en el mojarrón y la barracuda mexicana.

El estudio se realizó en 9 estados costeros, en 13 especies diferentes. Otros casos, por ejemplo, son: la sardina en Nayarit; la sierra del pacífico en Jalisco; el pargo lunarejo en Colimna; el chulín en Oaxaca; y el bagre en Tabasco.

El estudio de la CCA se realizó para conocer la situación de México y, así, crear alguna estrategia regional con respecto a sustancias tóxicas.

Resulta difícil de extrapolar el riesgo potencial de una elevada exposición al metilmercurio para los consumidores mexicanos da partir de estos datos [...] es imprescindible contar con información validada sujeta a protocolos rigurosos de control y aseguramiento de la calidad para que los responsables de la toma de decisiones en materia de políticas puedan apoyarse en información con bases científicas sólidas.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la ingesta de alimentos con alta presencia de mercurio puede provocar desde problemas en aparato digestivo hasta fallas en pulmones y riñones, que pueden ser fatales. Provoca también temblores, insomnio, pérdida de la memoria, cefalea, entre otros.

Así que... ¡cuidado! Aprendimos que el mercurio no sólo se encuentra en el atún. Debemos tomar medidas al respecto, mientras las autoridades establecen alguna medida o normatividad que vaya más allá de un estudio realizado al momento, en regiones y especies determinadas







El mercurio y la salud


Nota descriptiva N°361
Septiembre de 2013
Datos y cifras

El mercurio es un elemento que está presente de forma natural en el aire, el agua y los suelos.
La exposición al mercurio (incluso a pequeñas cantidades) puede causar graves problemas de salud, y es peligrosa para el desarrollo intrauterino y en las primeras etapas de vida.
El mercurio puede ser tóxico para los sistemas nervioso e inmunitario, el aparato digestivo, la piel y los pulmones riñones y ojos.
Para la OMS, el mercurio es uno de los diez productos o grupos de productos químicos que plantean especiales problemas de salud pública.
La principal vía de exposición humana es el consumo de pescado y marisco contaminados con metilmercurio, compuesto orgánico presente en esos alimentos.

El mercurio existe en varias formas: elemental (o metálico) e inorgánico (al que la gente se puede ver expuesta en ciertos trabajos); u orgánico (como el metilmercurio, que penetra en el cuerpo humano por vía alimentaria). Estas formas de mercurio difieren por su grado de toxicidad y sus efectos sobre los sistemas nervioso e inmunitario, el aparato digestivo, la piel y los pulmones riñones y ojos.

El mercurio, presente de forma natural en la corteza terrestre, puede provenir de la actividad volcánica, la erosión de las rocas o la actividad humana. Esta última es la principal causa de las emisiones de mercurio, procedentes sobre todo de la combustión de carbón en centrales eléctricas, calefacciones y cocinas, de procesos industriales, de la incineración de residuos y de la extracción minera de mercurio, oro y otros metales.

Una vez liberado el mercurio al medio, ciertas bacterias pueden transformarlo en metilmercurio. Este se acumula entonces en peces y mariscos (se entiende por bioacumulación una concentración de la sustancia más elevada en el organismo que en su entorno). El metilmercurio pasa también por un proceso de bioamplificación. Los grandes peces depredadores, por ejemplo, tienen más probabilidades de presentar niveles elevados de mercurio por haber devorado a muchos peces pequeños que a su vez lo habrán ingerido al alimentarse de plancton.

Aunque las personas pueden verse expuestas a cualquiera de las formas de mercurio en diversas circunstancias, las principales vías de exposición son el consumo de pescado y marisco contaminado con metilmercurio y la inhalación, por ciertos trabajadores, de vapores de mercurio elemental desprendidos en procesos industriales. El hecho de cocinar los alimentos no elimina el mercurio presente en ellos.
Exposición al mercurio

Todas las personas están expuestas a cierto nivel de mercurio. En la mayoría de los casos se trata de niveles bajos, debidos casi siempre a una exposición crónica (por contacto prolongado, ya sea intermitente o continuo). Pero a veces la gente se ve expuesta a niveles elevados de mercurio, como ocurre en caso de exposición aguda (concentrada en un breve lapso de tiempo, a menudo menos de un día) debida por ejemplo a un accidente industrial.

Entre los factores que determinan eventuales efectos sobre la salud, así como su gravedad, están los siguientes:

la forma de mercurio de que se trate;
la dosis;
la edad o el estadio de desarrollo de la persona expuesta (la etapa fetal es la más vulnerable);
la duración de la exposición;
la vía de exposición (inhalación, ingestión o contacto cutáneo).

En términos generales hay dos grupos especialmente vulnerables a los efectos del mercurio. Los fetos son sensibles sobre todo a sus efectos sobre el desarrollo. La exposición intrauterina a metilmercurio por consumo materno de pescado o marisco puede dañar el cerebro y el sistema nervioso en pleno crecimiento del bebé. La principal consecuencia sanitaria del metilmercurio es la alteración del desarrollo neurológico. Por ello la exposición a esta sustancia durante la etapa fetal puede afectar ulteriormente al pensamiento cognitivo, la memoria, la capacidad de concentración, el lenguaje y las aptitudes motoras y espacio-visuales finas del niño.

El segundo grupo es el de las personas expuestas de forma sistemática (exposición crónica) a niveles elevados de mercurio (como poblaciones que practiquen la pesca de subsistencia o personas expuestas en razón de su trabajo). En determinadas poblaciones que practican la pesca de subsistencia (del Brasil, el Canadá, China, Columbia y Groenlandia) se ha observado que entre 1,5 y 17 de cada mil niños presentaban trastornos cognitivos (leve retraso mental) causados por el consumo de pescado contaminado.

Un elocuente ejemplo de exposición al mercurio con consecuencias para la salud pública se produjo en Minamata (Japón) entre 1932 y 1936: durante aquellos años una fábrica de ácido acético estuvo vertiendo en la bahía de Minamata líquidos residuales que contenían elevadas concentraciones de metilmercurio. En la bahía había abundantes peces y mariscos que constituían el principal medio de vida de los ribereños y pescadores de otras zonas.

Durante muchos años nadie advirtió que los peces estaban contaminados con mercurio y que ello provocaba una extraña dolencia que afectaba a la población de la localidad y otros distritos. Al menos 50 000 personas resultaron afectadas en mayor o menor medida, y se acreditaron más de 2 000 casos de la enfermedad de Minamata, que alcanzó su apogeo en el decenio de 1950, con enfermos de gravedad afectados de lesiones cerebrales, parálisis, habla incoherente y estados delirantes.
Efectos sanitarios de la exposición al mercurio

El mercurio elemental y el metilmercurio son tóxicos para el sistema nervioso central y el periférico. La inhalación de vapor de mercurio puede ser perjudicial para los sistemas nervioso e inmunitario, el aparato digestivo y los pulmones y riñones, con consecuencias a veces fatales. Las sales de mercurio inorgánicas son corrosivas para la piel, los ojos y el tracto intestinal y, al ser ingeridas, pueden resultar tóxicas para los riñones.

Tras la inhalación o ingestión de distintos compuestos de mercurio o tras la exposición cutánea a ellos se pueden observar trastornos neurológicos y del comportamiento, con síntomas como temblores, insomnio, pérdida de memoria, efectos neuromusculares, cefalea o disfunciones cognitivas y motoras. En trabajadores expuestos durante varios años a niveles atmosféricos de al menos 20 μg/m3 de mercurio elemental se pueden observar signos subclínicos leves de toxicidad para el sistema nervioso central. Se han descrito efectos en los riñones que van de la proteinuria a la insuficiencia renal.
¿Cómo reducir la exposición humana a fuentes de mercurio?

Hay varias formas de prevenir los efectos perjudiciales para la salud, por ejemplo fomentar las energías limpias, dejar de utilizar mercurio en las minas auríferas, acabar con la minería del mercurio o eliminar progresivamente productos no esenciales que contienen mercurio.
Promover el uso de energía limpia que no dependa de la combustión del carbón

La combustión de carbón para la generación de electricidad y calor es una fuente importante de mercurio. El carbón contiene mercurio y otros contaminantes peligrosos de la atmósfera que son liberados cuando el carbón se quema en las plantas generadoras de electricidad, los quemadores industriales y las estufas domésticas.
Acabar con la minería del mercurio y el uso de mercurio en la extracción de oro y otros procesos industriales

El mercurio es un elemento que no se puede destruir. Por lo tanto, cabe la posibilidad de reciclar y destinar a otros usos el mercurio que ya está en circulación, sin necesidad de seguir extrayéndolo de las minas. El uso de mercurio en las pequeñas minas auríferas de tipo artesanal es especialmente peligroso y tiene importantes consecuencias para la salud de las poblaciones vulnerables. Hay que promover y aplicar técnicas de extracción del oro sin mercurio (sin cianuro), y allí donde todavía se utilice mercurio hay que emplear métodos de trabajo más seguros para prevenir la exposición.
Eliminar progresivamente el uso de productos no esenciales que contengan mercurio e implantar métodos seguros de manipulación, uso y eliminación de los restantes productos con mercurio

pezcados

El mercurio está presente en muchos productos, entre ellos los siguientes:

pilas;
instrumental de medida como termómetros y barómetros;
interruptores y relés eléctricos en diversos aparatos;
lámparas (incluidos ciertos tipos de bombilla);
amalgamas dentales (para empastes);
productos para aclarar la piel y otros cosméticos;
productos farmacéuticos.

Se están adoptando muy diversas medidas para reducir los niveles de mercurio en ciertos productos o retirar progresivamente otros productos que lo contienen. En los servicios de atención de salud de casi todos los países se utilizan amalgamas dentales. En 2009, una consulta de expertos organizada por la OMS arrojó la conclusión de que una prohibición mundial y a corto plazo de las amalgamas plantearía problemas de salud pública y para el sector de la odontología, pero que en cambio convenía proseguir su eliminación gradual fomentando la prevención y alternativas a las amalgamas, así como actividades de investigación y desarrollo para obtener alternativas costoeficaces, la formación de los profesionales del ramo y un mayor nivel de conciencia pública.

El uso de mercurio en ciertos productos farmacéuticos, como el tiomersal (etilmercurio), utilizado como conservante en algunas vacunas, reviste escasa importancia en comparación con otras fuentes de mercurio. No hay datos indicativos de que las cantidades de tiomersal utilizadas actualmente en las vacunas humanas supongan un posible peligro para la salud.

A algunos productos para aclarar la piel se les añaden cantidades importantes de mercurio inorgánico. Muchos países han prohibido los productos de este tipo que contienen mercurio porque son peligrosos para la salud humana.
Convenio político

La liberación incesante del mercurio en el ambiente como resultado de las actividades humanas, la presencia del metal en la cadena de producción alimentaria y sus efectos negativos demostrados en los seres humanos despertaron tal interés que en 2013 los gobiernos adoptaron el Convenio de Minamata sobre el mercurio. En el cuadro del Convenio, los Gobiernos Parte se comprometen a aplicar una serie de medidas, entre ellas acabar con las emisiones de mercurio a la atmósfera y reducir paulatinamente los productos que contienen este elemento.
Respuesta de la OMS

La Organización Mundial de la Salud publica datos sobre las consecuencias sanitarias de las diversas formas de mercurio, pautas para determinar qué poblaciones están en peligro de exposición, herramientas para reducir esa exposición y directrices para sustituir los termómetros y esfigmomanómetros con mercurio en la atención de salud. La OMS encabeza proyectos para fomentar una buena gestión y eliminación de los desechos de la atención sanitaria y ha facilitado la creación de un esfigmomanómetro exento de mercurio homologado y de precio asequible.


Altas concentraciones de C02 en el mar afectan sistema nervioso de los peces


termoelectricas
Según un estudio realizado por científicos australianos, las más de 2.300 millones de toneladas de dióxido de carbono que van a dar al océano, serían las culpables de múltiples trastornos en sus habitantes.

Me coloqué a pensar (a veces lo hago) a propósito del volcamiento del Costa Concordia, en lo cada vez más común que son las embarcaciones monstruosas en los mares del mundo. Ya no es algo extraño como para hacer una serial al estilo "Crucero del Amor" . Y eso, por supuesto causa un alto impacto producto del combustible que se utiliza para navegar.

De hecho, el Centre of Excellence for Coral Reef Studies ARC y la Universidad James Cook de Australia, aseguró que las altas concentraciones de C02 en el mar - más de 2.300 millones de toneladas anuales- " afecta la habilidad de los peces para oír, oler, moverse y escapar de los depredadores", situación que se agravará con el paso del tiempo.

Al cambiar la acidificación de los océanos los peces van deteriorando sus sentidos, pudiendo perder el olfato y el oído, síntomas que los expertos señalaron ser la evidencia de un trastorno a todo el sistema nervioso central. Además, señalaron, que era el propio dióxido de carbono el causante que especies como el paz payaso o la doncella amarilla y demás peces de arrecife, los que afectados por la contaminación no pudieran escapar ante el ataque de los depredadores que son más resistentes ante este tipo de tóxico.

Quizás ante el accidente, que nos retrotrajo a la antigüisima tragedia del Titanic, se deba comenzar a pensar en los contras que tiene trasladar una ciudad por los mares del mundo con toda su carga de basura y desperdicio.


salud



Anuncios

6 comentarios - No comeras,7 tipos de pescado por alta concentración d merc

@anafustaken +2
Si seguimos asi tarde o temprano no se va a poder comer nada..
@Exekiel69 +1
sabias palabras anafustaken! sabias palabras!

dejemos de contaminar !

saludos
@VIJOSCA +1
No comeras,7 tipos de pescado por alta concentración d merc
@Exekiel69 +1
muchas gracias!!!!!!
@Maswatt +2
Si claro, sigan contaminando, total va a ser problema de nuestros hijos... cabrones se deberian meter esos residuos por el or**..!!
@alfluna5
No me quedó claro para qué país o países son esas recomendaciones, ¿Chile?